Skip to main content
Publicidad
SMITE

SMITE, Análisis

review_game
| |

Tras hacerse un hueco entre los más grandes del género en PC, SMITE prueba suerte ahora en Xbox One, la nueva consola de Microsoft, con una gran adaptación de los controles para el mando y con los toques que caracterizaban a este peculiar MOBA y que lo hacen ideal para el jugador de consola.

Este análisis se centra en los aspectos más importantes de la versión de Xbox One. Si queréis más detalles acerca de los diferentes modos de juego y características de SMITE podéis consultarlas haciendo clic en este enlace que os conducirá a nuestro análisis para PC.

Tras afianzarse dentro del mercado del PC como uno de los juegos de referencia en su género albergando varios de los eventos de deportes electrónicos con mayores bolsas de premios del panorama de los e-Sports, Hi-Rez y su MOBA free-to-play, Smite, llegaron hace tan solo unos días a Xbox One, la consola de Microsoft, para ofrecer una alternativa para esta sobremesa a uno de los géneros más populares del mercado de los videojuegos en general en los últimos años.

Las peculiaridades de este título con respecto a otros MOBA, desde luego, hacen que sea peculiarmente atractivo para el público de consola y, además, más fácil de adaptar a los controles específicos de Xbox One que otros títulos como pueden ser League of Legends, DOTA 2 o Heroes of the Storm.

Pero antes de proseguir con este análisis, en el que repasaremos las peculiaridades de la versión para la consola de Microsoft (podéis leer un análisis más en profundidad con los principales modos de juego y mecánicas del título en el texto que preparamos para PC desde este enlace) vamos a explicar, de forma resumida y por si algún usuario no lo sabe ya, las mecánicas básicas de los MOBA.

smite_screenshot_arenateam.png Captura de pantalla

En una partida habitual, dos equipos de cinco jugadores se enfrentan por llegar a la base del enemigo y destruir su deidad, nexo, núcleo o como quiera llamarse, dependiendo del título. Para lograrlo, deberán ir destruyendo las torres de guardia enemigas que hay a lo largo de las tres calles donde se desarrolla el transcurso normal de la partida (TOP, MID y BOT, sin olvidarnos de la jungla que se sitúa en los espacios entre estas calles) enfrentándose a otros jugadores y a los minions, pequeños monstruos controlados por la inteligencia artificial que a pesar de no ser demasiado poderosos adquieren importancia a la hora de ganar oro o experiencia.  El primer equipo que llegue a la base enemiga y destruya el poderoso edificio, gana la partida.

Una vez repasadas las mecánicas básicas (el juego en sí es mucho más profundo) de los MOBA para aquellos que aún no estén familiarizados, vamos a hablaros de cómo le ha sentado la adaptación a SMITE para Xbox One.

Como decíamos, el titulo de Hi-Rez tiene una particularidad con respecto a otros juegos del género, que no es otra que su vista en tercera persona como si de un juego de acción se tratase, algo que facilita mucho su adaptación al control con el mando, una adaptación que está bastante bien resuelta para el periférico de la consola de Microsoft.

gdc2015_smite_assets_xbox_one_screenshot_v2_01.jpg Captura de pantalla

Con el stick izquierdo moveremos a nuestro personaje y con el derecho controlaremos la cámara como si de cualquier otro shooter se tratase, con la pequeña salvedad de que no podemos regular la sensibilidad del control, algo que debería ser posible gracias a la importancia de apuntar en SMITE para realizar nuestros ataques. Sin embargo, esta es la única pega en lo que a controles se refiere de esta versión, puesto que una vez nos acostumbremos a la sensibilidad del stick, el resto será coser y cantar gracias a unos controles elegidos con bastante inteligencia.

Para realizar nuestros ataques básicos deberemos pulsar el botón RT y para lanzar las cuatro magias diferentes de los personajes que irán adquiriendo al subir de nivel deberemos de pulsar los ya clásicos botones X, Y, A y B. Para determinar que habilidad aumentar cuando ganemos un nivel, deberemos de pulsar LB en conjunto con la tecla correspondiente a la habilidad en cuestión y así lograremos aumentarla un punto.

En cuanto a los objetos, podremos comprarlos desde la base abriendo la tienda pulsando el botón izquierdo de la cruceta, y utilizarlos pulsando LT junto, una vez más a Y,X, A y B, dependiendo de donde se coloque nuestro objeto en el inventario (lo veremos de forma bastante fácil desde la interfaz del juego, muy centrada y clara para los jugadores noveles). Además, por último, podremos usar un teletransporte a la base usando la tecla “abajo” de nuestra cruceta.

smite_screenshot_fenrir.png Captura de pantalla

Toca ahora hablar del panorama visual, que es un tanto inferior a la versión de PC pero que aun así cumple más que de sobras con lo que podemos esperar a nivel técnico de un MOBA, aunque bien es cierto que no nos encontramos con gráficos de última generación en lo que a texturas se refiere, los diferentes ataques y poderes especiales de las deidades que controlaremos durante las partidas lucen de una manera bastante espectacular. Sin embargo, hemos observado alguna pequeña caída de frames que, pese a que no es preocupante, se necesita pulir, sobre todo para los ojos de todos aquellos que vengan de la versión de PC y que, probablemente, estarán acostumbrados a ver el juego a una tasa de más de 60 FPS inalterable.

Además de esto, hay algunas características de la versión de PC que aún no han llegado a la adaptación de Xbox One, como algunas skins para los personajes exclusivas o la localización al castellano, algo que esperemos que nos llegue en futuras actualizaciones de un título que acaba de nacer en la consola de Microsoft y que es de esperar que tenga el mismo soporte que el estudio le ha dado a su versión para ordenadores.

Por último queremos hablar del sistema de pagos, que es similar al de la otra versión del juego y que resulta todo un acierto ya que por 29,99 € podemos hacernos con todas las deidades disponibles. Caso aparte es el tema de los diferentes añadidos gráficos o potenciadores, que deberemos de comprar mayoritariamente mediante gemas de pago u otras monedas que obtenemos jugando, más difíciles de conseguir, claro está.

Conclusión: 

Smite es uno de los mayores acercamientos de los MOBA a las consolas. Hasta ahora, hemos podido disfrutar de algunos proyectos de corte independiente que han intentado llevar el género a un público por norma alejado de los gustos del jugador de PC, pero es por fin con la apuesta de Hi-Rez Studios cuando podemos ver el género en todo su esplendor en este caso en Xbox One.

Lo cierto es que la peculiaridad de este título, con su cámara en tercera persona al más puro estilo de juego de acción, hace que la adaptación a este mercado sea menos complicada que con otros juegos del estilo, algo que la compañía ha redondeado acertando de pleno con la adaptación de los controles, con el problema menor de no poder calibrar la sensibilidad del stick derecho para ajustar la precisión de nuestro apuntado y con algunas ligeras caídas de frames que no son graves y que se arreglaran con toda seguridad con futuras actualizaciones del juego.

Smite, por lo tanto, es una gran alternativa para jugadores noveles en el género y para todos aquellos usuarios de consola que aún no se hayan atrevido a dar el salto a los MOBA, seguidos y jugados por millones de personas en todo el mundo. Además, la posibilidad de poder jugarlo sin poner un euro de nuestro bolsillo hace que cualquier curioso no tenga excusa de ningún tipo para bajarlo de la store de Xbox One y probar una partida. Por si fuera poco, los jugadores que se queden prendados del título podrán desbloquear a todos los héroes invirtiendo tiempo sacando las monedas propias del juego o de un solo plumazo por un precio bastante bien ajustado de 29,99 euros.

Lo MejorLo Peor
La adaptación de los controles a Xbox One
Faltan por incorporar algunas características de la versión de PC como el idioma en castellano.
Un MOBA con un toque diferente que le sienta fenomenal a las consolas
No permite ajustar la sensibilidad del stick derecho a la hora de apuntar.
El modelo de negocio, un F2P con el que te puedes hacer con todos los personajes por 29,99 euros

Puntuación

Muy Bueno
Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.
Cómpralo.
Jugabilidad

El cambio de cámara y de control de los dioses hacen de SMITE un título completamente diferente en el género acercándolo más a los juegos de acción o a los MMO y están completamente adaptados a los controles dle mando de Xbox One.

Gráficos

Las animaciones de los poderes de los dioses son una auténtica gozada. A nivel artístico está muy bien trabajado. Sin embargo, la versión de Xbox One es menor que la de PC a nivel de algunas texturas y cuenta con pequeñas bajadas de FPS (aunque no afectan a la jugabilidad).

Sonido

La música cambia a medida que avanza la partida pero se acaba haciendo bastante aburrida. Voces en inglés (textos en castellano). Buen sistema de comunicación por mensajes de audio.

Multijugador

Un montón de modos de juego alternativos, ligas, clasificaciones, herramienta de retransmisión integrada con recompensas. Las posibilidades son infinitas y tendrás juego y pique online para mucho tiempo.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Hi-Rez Studios
Género: 
Acción
On-line: 
10 Jugadores
Lanzamiento: 
19/08/2015
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
XBO
También en:
PC PS4
+16Juego onlineViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad