Skip to main content
Publicidad
Ryse: Hijo de Roma

Ryse: Hijo de Roma

review_game
| |

Crytek llega con el juego visualmente más impactante del lanzamiento de Xbox One, una aventura épica ambientada en el imperio romano que tiene en sus gráficos su principal baza.

Ryse ha tenido una trayectoria de desarrollo sin duda interesante. De juego para Kinect dedicado a convencer al público más especializado de las bondades del periférico, a juego de cabecera en el lanzamiento de Xbox One. Es también interesante dado que en algún punto del final de la generación que acaba, el presidente  de Crytek declaraba que habían acabado con los juegos tradicionales después de Crysis 3, proclamando que el Free To Play sería el camino del estudio alemán a partir de ese momento -en el calor del desarrollo de Warface, la oferta de shooter multijugador gratuito que tiene la compañía. Sim embargo, a pesar de todas estas circunstancias, en algún punto del camino Microsoft y Crytek se pusieron de acuerdo para lanzar un título que ha ocupado un papel protagonista en el camino previo al lanzamiento de One, con demo estelar en el E3 incluida (y sonada polémica prácticamente desde la primera vez que empezamos a ver demos jugables).

La opinión sobre el juego ha estado polarizada desde sus mismos inicios. Las sospechas de "juego Kinect", apoyadas en un más que evidente apego por los QTE le costó una recepción fría por parte de los amantes de la acción, que ha obligado al equipo un poco a ir cuesta arriba en cuanto a percepción pública. Por otro lado, el espectáculo gráfico que también ha exhibido desde el primer día ha despertado el interés de los fieles a Microsoft, dispuestos a presumir de exclusiva con un título que ha exhibido un nivel gráfico verdaderamente de principios de nueva generación, un salto notable y perceptible que sí que hace justicia al hardware de la nueva máquina. En ese juego de luces y sombras, nos sumergimos en una historia dentro del imperio romano cuya definición sólo puede ser épica, al más puro estilo de las grandes películas de Hollywood en la época en donde Roma era la excusa para las mayores inversiones.

Ryse: Son of Rome (XBO) Captura de pantalla

Ryse es un Beat'em Up en tercera persona bastante convencional, basado en un sistema reactivo y contextual que recuerda en ciertos puntos al combate de Assassin's Creed, pero sólo al combate. Mientras el juego de Ubisoft es un sandbox puro y duro, en Ryse la navegación por los escenarios es absolutamente lineal, en una historia que se desarrolla a lo largo de ocho episodios en dos puntos concretos del Imperio Romano: Roma y Britania. La mayor parte del juego discurre en la segunda, formando parte de un esfuerzo militar por atajar una rebelión bárbara que amenaza con acabar con la presencia de Roma en las remotas islas. Encarnamos a Marius Titus, un soldado romano que se embarca en esta peligrosa campaña por motivos muy personales, aunque  el destino le llevará a lugares insospechados y a protagonizar un episodio crucial para la historia de la civilización romana -pero que nadie espere rigor histórico ni nada remotamente parecido-.

La historia en particular no es el fuerte de Hijo de Roma, la narrativa es meramente una excusa decente para que Crytek pueda hacer gala de lo que mejor sabe hacer: los gráficos. Desde el principio, Ryse deja claro dónde está su fuerza, con unos primeros minutos que sólo se pueden definir como espectaculares. Estos primeros minutos, con el obligado tutorial, discurre en Roma, en el apogeo del imperio romano, con un enloquecido Nerón como emperador viendo horrorizado como un ejército bárbaro está a las puertas de su imponente palacio. Esos momentos iniciales suponen un auténtico clímax gráfico, la perfecta carta de presentación del juego, de la consola y de la nueva generación. Es un paisaje imponente, coronado con un palacio gigantesco, rico en detalles, salpicado de estatuas, fuentes, columnas y adornos que además forma parte del escenario, no es un fondo pintado ni nada parecido. En sus pies, cientos de figuras aparecen enzarzadas en combate, con impactantes efectos, explosiones y partículas que forman un paisaje sobrecogedor.

Ryse: Son of Rome (XBO) Captura de pantalla

A partir de esos inicios, la historia se desarrolla por unos escenarios diseñados para regalarnos a la vista y creados con toda la intención para aprovechar el CryEngine y el propio dominio del estudio. Por ejemplo, no podía fallar una zona idílica con bosque y un cristalino río en nuestra incursión en Britania, oportunidad perfecta para crear un escenario rico en vegetación, prácticamente virgen y además en un contexto de incursión solitaria -frente a la mayor parte del juego en el que somos parte del ejército y estamos en escenarios más movidos-. Si hay algo que ha distinguido a este motor es precisamente sus buenos resultados a la hora de recrear esta clase de entornos. Cada episodio discurre en un lugar distinto con una ambientación específica, todos grandes telones de fondo para dar cabida a las épicas que salpican un juego diseñado para ser grandilocuente, una visión muy "Call of Duty" de lo que sería la guerra en esa época.

Merece la pena detenernos en los gráficos porque si hay un motivo para estar interesado en Ryse, es por su condición de escaparate para comprobar qué pueden hacer esos 500 euros de inversión en una nueva máquina. Por ejemplo, destaca la escala de todo. Cuando estamos en medio de una batalla hay una sensación convincente de caos y escala, con grandes fortalezas ominosas, barcos de guerra que chocan entre sí y se hunden en una agua recreada con realismo, con cientos de hombres luchando y muriendo en diversos escenarios. Como casi siempre en los videojuegos, no es una guerra miserable en algún escenario vacío y olvidado, sino que todo es épico, resplandeciente y espectacular. Nuestra misma armadura es la prueba fehaciente de esta condición irreal del escenario: siempre brillante, resplandeciente y sin mácula, pase lo que pase.Ryse es uno de esos títulos que por lo bien que está recreado, nos invita a detenernos, a girar la cámara y a buscar ángulos en los que realizar capturas. Tiene algunos momentos realmente memorables en cuanto a despliegue técnico y una serie de logros que están claramente fuera del alcance de 360. La luz ambiental está por ejemplo a otro nivel, más cerca de lo que sería un Crysis 3 en PC de gama alta que lo que hemos visto en consola en los últimos años. Los reflejos en el agua y en los suelos -muchas veces convenientemente mojados para poder usar esta característica-, el detalle en las texturas, la cantidad de componentes que forman los escenarios, los ricos efectos de partículas y la recreación en general de efectos como el fuego o el humo están todos a un nivel muy alto. Su conjunción hace que veamos escenas en pantalla realmente impactantes, tanto estáticas como en movimiento.

Ryse: Son of Rome (XBO) Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
6
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 24.99 € Comprar >
PAL/ES 56.99 € Comprar >
Desarrolla: 
Crytek Studios
Género: 
Acción, Aventura
Lanzamiento: 
22/11/2013
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
XBO
También en:
PC
+18Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad