Skip to main content
Publicidad
Max: The Curse of Brotherhood

Max: The Curse of Brotherhood

review_game
| |

Press Play presenta su primera aventura que mezcla plataformas y rompecabezas en exclusiva para Xbox One. Un mundo de fantasía y un rotulador mágico como arma principal para acabar con un malvado plan.

Xbox One va recibiendo las primeras propuestas genuinas para su bazar de juegos descargables. La predecesora de la nueva consola de Microsoft basó parte de su éxito y fuerza en los juegos indies que llenaron Xbox Live Arcade, y la intención de Microsoft Games Studio es conseguir lo mismo con su recién estrenada nueva plataforma. Hace poco llegó Peggle 2, esta semana también es el turno de Halo: Spartan Assault y hoy nos ocupa uno de esos juegos que lo tiene todo para desprender encanto por los cuatro costados. Max: The Curse of Brotherhood es el enésimo plataformas bidimensional con un apartado artístico muy trabajado y mecánicas que intentan enganchar al jugador desde el primer minuto hasta el final. Una aventura con encanto, lejos de la excelencia de otras propuestas similares vistas anteriormente, pero un buen punto de partida en esto de los descargables de Xbox One.

Max es un chico alegre que llega a casa después de la escuela. Pero allí se girará la suerte al ver que su hermano Félix está trasteando todo lo que tiene en su habitación. Harto de que su pequeño hermanito no le deje en paz, busca en su portátil algún conjuro para poder hacerlo desaparecer. Giggle mediante –un guiño a Google- y con el sistema de ‘voy a tener suerte’ –otro guiño más- da con un conjuro que lee atentamente. De golpe y porrazo, un enorme monstruo aparece a través de un portal y se lleva a Félix. Max, asombrado por lo que ha sucedido y consciente que va a tener un problema con sus padres, se lanza a través del portal a salvar a su hermano.

El rotulador será la clave para poder avanzar en el juego.
El rotulador será la clave para poder avanzar en el juego.

Así empieza el nuevo título de Press Play, compañía que creó el título predecesor a este (Max & de Magic Marker) y también Tentacles: Enter the Dolphin para Windows Phone y iOS. La nueva aventura nos presenta un plataformas de corte clásico en 2D. A pesar de los enormes escenarios que vemos a nuestro alrededor, Max solo es capaz de ir hacia delante y hacia atrás, además de saltar, escalar o agacharse claro. Lo que se presenta como un juego de plataformas poco incisivo en su propuesta, con saltos más o menos precisos, plataformas móviles, otras que desaparecen, etc. Se convierte en un título con un alto grado de componente de rompecabezas gracias a su rotulador mágico. En el mundo paralelo en el que aterriza, Max conoce a una vieja que le explica que debe acabar con Mustacho, el malvado viejo que ha secuestrado a su hermano. La clave de todo es el rotulador y sus posibilidades.

Mediante este artilugio podremos hacer diversas acciones que vamos desbloqueando a medida que vamos avanzando en el título. La primera de ellas es poder levantar pilares de tierra desde el suelo para llegar a puntos impensables; posteriormente podremos crear ramas con diversas formas, luego hacer lianas desde las que colgarnos, crear corrientes de agua para propulsarnos a lugares lejanos y por último disparar bolas de fuego desde puntos concretos. En nuestras creaciones y también destrucciones (cortamos ramas que luego usamos para navegar en un río, por ejemplo) está la clave jugable de este Max, ya que todas estas herramientas serán vitales para poder ir avanzando.

Las zonas de plataformas puros escapando de grandes enemigos, un acierto.
Las zonas de plataformas puros escapando de grandes enemigos, un acierto.

Combinar dos pilares de tierra para ir escalando de uno a otro hasta llegar a un punto elevado, enganchar lianas con ramas para poder atravesar precipicios, combinar diversas direcciones de corrientes de agua para salir despedidos y literalmente volar hasta nuestro objetivo… cada habilidad tiene su momento, aunque no somos libres de usar cualquier cosa siempre que queramos. Mientras avanzamos por las fases encontraremos puntos relucientes donde se nos marcará qué habilidad usar para poder continuar. No hay demasiada libertad de acción en este sentido (siempre llegamos a un lugar donde se necesita usar esto y lo otro, sin margen para probaturas)  y además, salvo algunos puzles concretos, tampoco tendremos grandes desafíos ante nosotros. Uno de los problemas que encontraremos es que es algo impreciso cuando necesitamos ajustar la dirección de un chorro de agua o hacer alguna forma concreta de las ramas (a veces, necesitaremos hacerlas en forma de círculo o de gancho, y la precisión del rotulador no es la adecuada para que nos salga a la primera). Otro momento que puede ser frustrante es cuando se nos exige hacer trazos rápidos porque hay un peligro que acecha, ya que a veces el resultado no será el deseado por la citada falta de precisión en según que movimientos con el analógico.

El juego es ágil e inteligente, pero no demasiado exigente salvo tramos finales. Uno de sus contratiempos de hecho es la propia estructura del título: hasta el tramo final no tenemos todas las habilidades en nuestra mano, por lo que la combinación de diversos elementos se da avanzada la aventura. Y además, los mejores artilugios de los que disponemos (los chorros de agua y las bolas de fuego) no se desbloquean hasta muy avanzado el juego, dando una sensación que desaprovechamos posibles complicaciones en los primeros niveles.  En unas cinco horas habremos terminado el título, aunque durará más si queremos completar el 100% encontrando todos los ojos de Mustacho (algunos de ellos precisan de ingenio para llegar hasta ellos) o las partes de un objeto especial de la vieja que nos ayuda.

Con el rotulador podemos crear nuevos caminos por los que ir.
Con el rotulador podemos crear nuevos caminos por los que ir.

A todo ello se añaden momentos de plataforma clásicos, con secuencias que se tienen que solucionar rápidamente, algún que otro cliffhanger con slow motion mientras caemos al vacío y tenemos que activar algo con el rotulador, y la batalla con ciertos enemigos. No podemos saltar encima de ellos porque moriremos, por lo que hay que usar el ingenio: crear trampas para atraparlos, hacerlos caer, que se golpeen con sus propias bombas, etc. El título en secuencias como estas se basa sobre todo en el ensayo-error, ya que habrá momentos que moriremos irremediablemente porque el diseño de niveles nos sorprenderá con algo que no esperábamos y ante lo que es imposible reaccionar de primeras.

Película de animación
Seguramente uno de los ganchos que tiene Max: The Curse of Brotherhood es precisamente su gran acabado visual. Estamos ante un título muy cuidado a nivel artístico que cuenta con el diseño de mundos totalmente distintos entre sí (bosque, templos, pantanos, cavernas) y que están cuidados al milímetro a nivel de detalle. Los escenarios gozan de una gran profundidad y de muchos elementos que dan riqueza y vida a nuestro avance. Además, los personajes también están bien diseñados y trabajados. Parece una película de animación de las más recientes, lleno de colores y armonía en movimiento. Si no fuera porque en algunos momentos se sufren ciertos bajones de framerate. No son decisivos en lo que jugabilidad se refiere, pero sí se notan. La banda sonora acompaña bien en todo momento, con tintes épicos cuando estamos en ciertos momentos de tensión (se caen las plataformas, nos persigue un enorme monstruo) y cambiando las melodías según cada mundo –misterio en medio del bosque, mayor intensidad en la caverna de fuego-. El título llega con voces en inglés, que están bien interpretadas y son coherentes con lo que vemos en pantalla, además de subtítulos en castellano.

Los chorros de agua son uno de los movimientos más interesantes del juego.
Los chorros de agua son uno de los movimientos más interesantes del juego.

Conclusión: 

Max: The Curse of Brotherhood es un juego de plataformas con mucho de puzle que atrae inicialmente por su gran acabado visual y que fácilmente se termina gracias a unas mecánicas de juego sencillas pero bien ejecutadas. La combinación de plataformas 2D con los puzles de nuestro rotulador mágico funciona, pero sin alardes. El título usa un sistema de desarrollo en el que vamos añadiendo habilidades nuevas a medida que avanzamos, pero las mejores –los chorros de agua y las bolas de fuego- llegan demasiado tarde.  Además, esto provoca que zonas donde debamos combinar todas nuestras posibilidades solo están en el tramo final. El título ofrece rompecabezas interesantes en ciertos momentos –de nuevo, sobre todo en el tramo final y si queremos hacer el 100%- pero tampoco es un reto que nos deje bloqueados durante horas en un mismo punto, ni mucho menos.  Divertido, muy bonito a nivel visual pero algo limitado en el desarrollo de una propuesta que podría ser mucho más ambiciosa y que tiene algún que otro problema de control en términos de precisión, tanto a la hora de hacer algunas formas como a la hora de usarlo con rapidez porque estamos en peligro.

Lo MejorLo Peor
El acabado artístico y el contraste de mundos
Las mejores habilidades y combinaciones, solo en el tramo final
Ciertos puzles que mezclan las diversas habilidades del rotulador
Algún que otro bajón de framerate
En general, los momentos de plataforma están bien resueltos
El control del rotulador es algo impreciso cuando queremos hacer algunas formas concretas y cuando precisamos de una respuesta rápida
Conseguir el 100% precisa de ingenio

Puntuación

Bueno
Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.
Cómpralo sin miedo.
Jugabilidad

Zonas de plataformas 2D que funcionan bien en general, con momentos que nos exigen reacciones rápidas y precisas. El control del rotulador para los momentos de rompecabezas podría ser más preciso, y se echa en falta desbloquear antes todas las habilidades para tener más puzles combinados. No es demasiado exigente, pero tiene momentos dignos de mención por la propuesta que ofrecen.

Gráficos

Es un título muy bello gracias a la dirección artística: mundos vivos, detallistas y llenos de contrastes, personajes que están bien recreados y un estilo desenfadado y simpático. Solo algunos bajones de framerate empañan un acabado visual encantador.

Sonido

La banda sonora es cambiante según el mundo en el que estamos, y aparece cuando es necesario aunque no sean precisamente melodías memorables ni mucho menos, simplemente buenas acompañantes. El resto de sonidos como las voces están a un buen nivel en términos generales (en inglés).

Regístrate o haz login para hacer un comentario
7
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Press Play
Género: 
Plataformas
Lanzamiento: 
20/12/2013
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
XBO
También en:
360 PC
+7Lenguaje soezViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad