Skip to main content
Publicidad
Dead Rising 3

Dead Rising 3

review_game
| |

Xbox One acoge en exclusiva el nuevo apocalipsis zombi de Capcom Vancouver, un Dead Rising 3 rodeado de polémica por su discutible resultado gráfico pero que acaba siendo de lo más atractivo del lanzamiento de la consola para el jugador avanzado. Y, por supuesto, para el fan de la visceral serie. El mecánico Nick Ramos afronta oleadas masivas en una Los Perdidos amplia y abierta que regresa al estilo desenfadado sobre las mecánicas de siempre, ahora con vehículos y psicópatas de por medio.

Un salto generacional invita al optimismo técnico, a títulos de lanzamiento que sean inconcebibles en los sistemas que se despiden, que abran nuevos acabados gráficos que además interfieran directamente sobre la experiencia de juego. Dead Rising 3 ha estado envuelto en polémica desde que se enseñó por primera vez en la presentación de Xbox One. Muchos hablaban de que no parecía next-gen, y, en materia visual, lo cierto es que ha tenido que cargar con fuertes críticas en esta línea por un inestable frame rate y tropiezos técnicos de los que se supone que One es capaz de reírse. Capcom Vancouver brinda a la última consola de Microsoft un exclusivo que el jugador habitual y conocedor de la sangrienta serie mirará con interés, un tercer episodio de la marca de los zombis en oleadas masivas que deja atrás a Frank West, Greene y el resto, y cede el protagonismo a un nuevo rostro, Nick Ramos. La evolución sobre los anteriores capítulos era lógica, había que abrir los entornos y multiplicar los cuerpos en pantalla. Esto sin perder el puntito canalla, oscuro y desenfadado de la franquicia. Conseguido.

Dead Rising 3 apuesta por la fórmula sandbox urbano, es decir, el estilo de juego a lo Grand Theft Auto, Saints Row, Watch Dogs o Sleeping Dogs. La base jugable se prestaba a que más allá de un centro comercial el escenario ahora fuera una ciudad entera, una capital norteamericana de California como podría ser Los Ángeles transformada aquí en Los Pérdidos, y en sus últimos días ante un ataque nuclear que se lleve todo por delante. La infección masiva regesa a las consolas con esta aventura de acción sin freno que también cae en muchísimos de los estándares del género, hoy venido a más impulsado por el omnipresente e impresionante GTA V. Un mecánico y algunos otros pocos supervivientes tendrán que buscar los recursos para salir con vida del vasto mundo abierto antes del Juicio Final impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos para la hecatombe. Todo ello con algún que otro cameo o momentazo original de por medio. Y el sendero hasta esa salida vuelve a ser entre miles y miles de infectados, solo que esta vez aceptando por el camino encargos secundarios, búsqueda de coleccionables, transformación y uso de vehículos o tareas basadas en ir a por A para llevarlo a B una y otra vez. Típico esquema y misiones sandbox.

Cientos de zombis en pantalla, una ciudad tomada por el caos y una amenazante cuenta atrás para su fin.
Cientos de zombis en pantalla, una ciudad tomada por el caos y una amenazante cuenta atrás para su fin.

Completo, abierto y duradero, claro, pero poco diferenciado de otros de su género salvo por el crucial añadido de los zombis, el de la cuenta atrás de los días, la progresión de jugador y un nuevo modo cooperativo online de participación directa y voluntaria. Dead Rising 3 es todo lo que fueron los anteriores, agranda el concepto, pero lo hace metiéndolo en un GTA de los clásicos, con poca sorpresa hoy pero muy bien atado en todo lo que se propone. Eso sí, una vez contemplado en su versión final no puede negarse, está fastidiado por los gráficos. Capcom Vancouver no termina de amortizar el potencial que trae a la escena la nueva generación de consolas y llena de descuidos visuales una propuesta que, sin ser fresca, sí que apasionará al fan y hará bastante rudio en estos primeros meses de vida de la máquina. Es lo que cabría esperar, pero no lo que cabría ver.

iconcomillas.jpg Captura de pantalla

Una ciudad entera, sin tiempos de carga, con muchos locales y casas donde buscar recursos. La experiencia sandbox tradicional trasladada al mundo zombi.

Dead Rising 3 (XBO) Captura de pantalla Dead Rising 3 (XBO) Captura de pantalla Dead Rising 3 (XBO) Captura de pantalla

La locura vuelve a ser un factor bien asomado en DR3, parte de la identidad de la trilogía y que aquí regresa no solo con armas disparatadas, sino también con una serie de jefes finales encerrados en Los Psicópatas, siete asesinos no infectados pero descerebrados que atormentan Los Perdidos basados en los Siete Pecados Capitales. Nick Ramos -y su hermano Dick para el cooperativo- tendrán que vérselas no solo con la mutación más desagradable del ser humano, sino también con desquiciados personajes tan inteligentes como peligrosos, la otra cara de los pocos supervivientes que quedan en la ciudad ante semejante epidemia, diez años después de las andanzas de Greene en DR2. Las calles se llenan de cuerpos y sangre a borbotones, de vehículos que conducir y que unir para formar otros, de objetos de todo tipo que recoger también con opción de unión, de guaridas, de edificios en los que entrar, de armamento, de trampas... Encargo tras encargo, el jugador va desarrollando una historia central sobre supervivencia sin demasiada chicha pero que sirve para extender la trama central, de unas 13 horas de duración si se va directo al grano y sin pararse en todo el despliegue de secundarias y completismo que disponen sus creadores, lo que puede elevar la duración hasta las 50 horas o más.

Buscar supervivientes y refugios es una constante. Nos ayudarán a cambio de encargos.
Buscar supervivientes y refugios es una constante. Nos ayudarán a cambio de encargos.

Nick Ramos, licencia para montar

Un misterioso tatuaje en el cuello nos lo presenta. Nick es un nuevo protagonista que quiere el carisma de sus antecesores, especialmente del punto de partida de la saga y el más respaldado por los fans, el reportero Frank West. Capcom vuelve a jugar con los clichés con este joven mecánico que sin caer mal y hacerse poco a poco con la empatía del jugador, no terminará de cuajar por su estilo previsible y poco pintoresco dentro de los patrones del cine norteamericano. La nueva tecnología de expresividad facial empleada por sus desarrolladores da a Ramos y al resto de protagonistas la credibilidad suficiente y estilo gestual coherente como para obtener un elenco distinguido, con un aire ligeramente caricaturesco pero que logra realismo junto al humor oscurecido que baña todo el producto. Justo lo que el juego quiere lograr. Animaciones, modelados y sobre todo los rostros trabajan en sintonía para poner en pie unos protagonistas estereotipados pero firmes, que muestran sus sentimientos muy bien en cada mueca y movimiento. Nick tendrá que buscar a otros supervivientes y mantener a sus amigos con vida para tener más fácil su huida antes del séptimo día, lo que queda de cuarentena. Como en los anteriores, la cuenta atrás vuelve a marcar cómo se enfrenta el jugador a este apocalipsis y qué ritmo de misiones centrales y secundarias quiere seguir. Hay tiempo.

La ciudad no descansa, los ciclos día-noche no solo cambian la visibilidad o la paleta de colores sino que también juegan en nuestra contra haciendo a los zombis más feroces bajo la luna. No estamos ante un juego difícil si se juega su modalidad Historia normal, menos aún en los actos de la trama central, pero sí que Dead Rising 3 sabe equilibrar lo suficiente el trabajo principal con el opcional -más arduo- para agudizar aquí su curva de exigencia. Conseguir todos los coleccionables, tener un protagonista evolucionado, los mejores trajes, vehículos, armas y equipo, encontrar secretos y cameos, finales trágicos, etc. no es tarea fácil. Lleva muchas horas y esfuerzo, pero entre todo esto hallamos auténticas reliquias deseables, como el disfraz de Mega Man X -cañón incorporado- o las estatuillas de Frank West, además de otras referencias al mundo Capcom e incluso Resident Evil, a descubrir por el propio jugador. Esta producción es una de ésas repletas de curiosidades, Huevos de Pascua y extras, algo más que una aventura que llevar al final. Y para los todavía más exigentes y como marca la serie, también está disponible desde el principio el Modo Pesadilla, una opción de juego más ardua y donde los guardados de partida solo se harán en los WC.

Los psicópatas, desalmados jefes finales basados en los siete Pecados Capitales.
Los psicópatas, desalmados jefes finales basados en los siete Pecados Capitales.

Opciones de todo tipo en cuanto a desafío, en sentido opuesto con la ayuda de un amigo o un desconocido a través de internet. Un filtro de tipo de jugador (centrado en las misiones de la Histora, que prefiera explorar y buscar coleccionables, que solo busque Puntos de Prestigio -PP- para mejorar, etc.) nos permite emparejarnos en cooperativo con usuarios que sigan un estilo de juego parecido al nuestro. Esto es una buena idea en Dead Rising 3 puesto que realmente hay muchas formas de afrontarlo y habrá quien vaya rápido para llegar hasta los títulos de crédito o quien prefiera perder días en aceptar todos los desafíos y tareas opcionales para dar forma a un protagonista más poderoso, pues el sistema de desarrollo de personaje y el aumento de nivel (hasta un máximo de nv. 50) son factores determinantes una vez más en una producción de Capcom, aquí muy bien expuesto con el completo esquema que explicamos a continuación.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,2
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/UK 19.59 € Comprar >
PAL/ES 56.99 € Comprar >
Desarrolla: 
Capcom Vancouver
Género: 
Acción, Aventura
Lanzamiento: 
22/11/2013
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
XBO
También en:
PC
+18MiedoViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad