Skip to main content
Publicidad
Assassin's Creed: Unity

Assassin's Creed Unity

review_game
| |

Arde París ante la Revolución Francesa y el nuevo Assassin's Creed Unity nos presenta a Arno como figura clave para el Animus de Ubisoft que estrena la nueva generación, Xbox One, PlayStation 4 y los PC más potentes. La marca de los asesinos da el salto, ¿con la agilidad y técnica esperadas?

assassins-creed-unity.jpg Captura de pantallaLibertad, igualdad y fraternidad por el fin del Absolutismo; poderío gráfico y revueltas jugables por el fin de una generación. El Antiguo Régimen de la serie más exitosa de Ubisoft llega a su abolición con Assassin's Creed Unity, el primero puramente de nueva generación (PC, PlayStation 4, Xbox One), revisado y rearmado título en la lucha Assassins-Templarios que ahora nos lleva hasta la época histórica que sus creadores, como buenos trabajadores de un sello galo, más ganas tenían de recrear, la Revolución Francesa. París en llamas y en su momento más crucial y salvaje, con la burguesía y las masas obreras levantándose contra los acomodados poderes clásicos, con guillotinas en las calles para derrocar a los antiguos reyes corruptos, con las primeras constituciones modernas empezando a escribirse y con un joven Napoleón Bonaparte en la sombra preparando su demoledora imposición. ¿Puede haber un mejor escenario para ser un sigiloso y súper ágil asesino encapuchado que intervenga de forma activa en esta revolución maquinada?

AC Unity es el salto definitivo a nuevos sistemas de videojuegos para la rompedora saga sandbox que empezó su racha en 2007. Se dice que no es un título posible en Xbox 360 ni PlayStation 3 donde los anteriores episodios han barrido en ventas otoño tras otoño a pesar de un claro estancamiento de la fórmula en los últimos exponentes hasta Rogue. Ubi quería con este episodio revolucionar la marca en sentido jugable y, por supuesto, técnico. También hacerla renacer, absolverla de sus pecados capitales y cosas que no terminaban de estar bien ejecutadas. Un deseo muy ambicioso que no consigue. La nueva sincronización del Ánimus, aquí evolucionado a Helix, no se aleja de los patrones ya de sobra conocidos. El acontecimiento del siglo XVIII sirve al enorme estudio responsable de este juego para asentar ideas como las misiones adicionales en cooperativo o la preponderancia del sigilo frente a la más castigadora acción, para perfeccionar el elenco y rendimiento de movimientos parkour de los asesinos o para dibujar una atmósfera más poblada, más llena de vida y más detallada de lo particular al horizonte. La mejor París jamás tridimensionalizada en un videojuego. Eso sí, la París de los bugs.

assassins-creed-unity-screenshot-4.jpg Captura de pantalla

Pero en ningún caso estamos ante un capítulo radicalmente rompedor y con nuevos estandartes que dejen atrás lo que menos gustaba, sí un salto generacional que no asume demasiados riesgos. El gameplay se mantiene a todas luces conservador, algo que no es del todo negativo tampoco puesto que ya ha demostrado funcionar en su mezcla de exploración, sigilo y acción; mientras que el apartado audiovisual se pone al día aprovechando características solo posibilitadas por las máquinas a la última. Assassin's Creed Unity es claramente uno de los juegos más caros del año en materia de producción, una obra de gran calibre que obviamente se refresca en algunas facetas, incorpora ideas, rehace fundamentos y busca estar bien atada a escala técnica y no lo logra. Pero que suena ya a algo trillado, es bastante parecido en esencia a sus predecesores old gen y arrastra aquellos tropiezos.

Unity no es una entrega que haya estado exenta de polémica, tampoco, como la estabilización a resolución de 900p y framerate de 30fps en consolas, la decisión de no incluir asesinas o la elección de actores para su doblaje en castellano, que contara con el presentador Christian Gálvez para dar una característica y algo extraña voz al personaje central de Napoleón. Ocurre todos los años. Alguna trifulca rodea al Assassin's Creed de turno. Y no es para menos, ni injusto; ser una serie de abrumador éxito comercial y anual como ésta, Call of Duty o FIFA conlleva el precio y constantes lupas observadoras de estar en lo más alto en ventas. Desde que se anunció hace casi ocho meses, AC Unity ha mostrado mucho -demasiado- en gameplays, tráileres y hasta filtraciones que se sospechan como deseadas. Ya conocíamos bastante de la París de época preparada esta vez por Ubisoft, y de Arno Victor Dorian, el nuevo ágil protagonista francés. Incluso de las Anomalías Temporales que sufre el Ánimus y nos destrozaron lo que iba a ser una grata sorpresa atmosférica. La saga tiene tantos adoradores como detractores, usuarios satisfechos y usuarios agotados. Unity aspira a contentar a todos durante muchísimas horas, y eso no es tarea fácil.

Assassin's Creed: Unity (PC) Captura de pantalla   Assassin's Creed: Unity (PC) Captura de pantalla

Assassin's Creed: Unity (XBO) Captura de pantalla

Abstergo, hackeada por un nuevo Ánimus

Una vez más todo se enfoca desde un futuro no demasiado lejano, con un sujeto desconocido -el propio jugador- que debe unirse ahora a una organización secreta que lucha contra Abstergo y busca intervenirla. Un sujeto que va a conocer la vida de sus antepasados desde el mejorado Ánimus, el conector Helix, en un intento más de cambiar el rumbo de la Historia de la Humanidad. Siguiendo la estela de todo esto que introdujo Assassin's Creed IV: Black Flag, los interrogantes argumentales empiezan a dispararse incluso antes de tomar el control de Arno, el nuevo asesino francés con el que sincronizamos desde la avanzada puerta interdimensional y que se nos presentará como un niño feliz que corretea con su amiga por los salones del Palacio de Versalles. A partir de aquí, una trama con giros, talante propio y hasta los aparentemente ineludibles personajes arquetipo se plantea llevando al espectador por una sincronización que a veces falla y con ello nos depara algunos de los mejores actos, trascendencias y sorpresas. No es un trama imprevisible, pero funciona al nivel que se le puede pedir.

2014_11_8_19_21_57.jpg Captura de pantalla 2014_11_8_19_23_57.jpg Captura de pantalla Assassin's Creed: Unity (PS4) Captura de pantalla

Atmósfera a un nuevo nivel

Assassin's Creed: Unity (PS4) Captura de pantallaEl flashazo hasta el control del que es ya siguiente gran nombre de La Hermandad empieza fuerte. Rápido se nos enseña cómo el Sena serpentea la Ciudad de la Luz en unos años de confusión y violencia donde los candiles permanecían apagados demasiado a menudo y la ira de las clases insurgentes daba merecida intranquilidad a los aristócratas opresores. Assassin's Creed Unity vuelve a ser un ejercicio de ambientación sin rival, una de las virtudes de la saga que aquí se lleva todavía más lejos gracias a los trucos gráficos del motor Anvil Next, esfuerzos contextuales y sonoros que han implementado los diseñadores y creativos para conseguir densidad y dinamismo. Recorrer con Arno las callejuelas húmedas, fachadas góticas o dieciochescas, sombrías tabernas y talleres, y tejados angulosos de los distintos barrios de la capital francesa es una delicia visual e inmersiva que se sustenta con grandes muchedumbres de parisinos diferentes (más de 10.000 viandantes simultáneos en una misma área), aglomeraciones para ver las ejecuciones o simplemente escuchar un discurso de los líderes de opinión a las puertas de un edificio célebre. Recreación de ensueño, pero repleta de cosas extrañas no esperables de la nueva generación.

Los ciudadanos cuentan con un nivel de detalle mayor, animaciones más variadas, un acabado de los rostros más nítido o físicas propias para la ropa gracias a la herramienta propia denominada soft cloth, todo esto en teoría y que no es muy notorio en realidad. Pierden cierta credibilidad y acaban recordando a los transeúntes de anteriores capítulos de la franquicia en su tratamiento y comportamiento como meras marionetas sin patrones de IA especialmente elogiables, cuerpos que salen corriendo de una zona si hay bullicio, caen como tontos en cualquier trampa, se percatan de un asesinato llamativo que ocurre ante sus ojos (los sigilosos parecen no verlos), o se amontonan ante un evento scriptado y que es de interés de cada secuencia. Y poco más, nada que no se haya visto en otros referentes del género como GTA V o incluso Assassin's Creed IV. Eso sí, en Unity hay más unidades en pantalla que en ningún otro sandbox, las calles están abarrotadas, lo que interfiere en el gameplay cuando tengamos que movernos rápido o con destreza entre tantos cuerpos que obstaculizan el paso. Y también hay un buen puñado de bugs, como gente que queda suspendida en el aire, flotando, animaciones torpes (screens de abajo), o muchos cuerpos que se atraviesan, desaparecen o quedan atascados. Nada gravísimo para la experiencia de partida pura (gameplay), pero es algo fácilmente visible, frecuente y que desluce. Esperamos que se arregle.

bug1.jpg Captura de pantalla   Assassin's Creed: Unity (XBO) Captura de pantalla

Todo en esta atmósfera está dibujado con multitud de elementos interactivos y objetos apilados en las esquinas de piedra y las calzadas adoquinadas. El nivel de elementos en escena y detalle particular marca un récord en la serie y está a la altura de los mejores sandbox de nueva generación. Eso sí, que nadie espere ver ratas ni otros animales que caballos, y eso que los alrededores de Notre Dame y el Sena estaban plagados según algunos documentos de la época. Quitando este detalle menor de contexto, sus creadores han dado forma a una ciudad de antaño repleta de puntos reconocibles, monumentos, palacios, parques, distritos de diversa clase social que se aprecia en sus gentes y rincones, sedes revolucionarias, catacumbas del subsuelo... con un mimo y esmero asombrosos en bastantes edificios, en fachadas e interiores. Notre Dame les llevó más de un año de trabajo, es una maravilla poligonal y de iluminación.

Assassin's Creed: Unity (XBO) Captura de pantallaEl interiorismo se lleva a un nuevo escalón y un aspecto más natural además de fusionado directamente con los exteriores, sin tiempo de carga alguno salvo para la entrada a las complejas sedes de La Hermandad. En este AC las persecuciones a menudo tienen lugar atravesando tabernas, talleres, cafés o casas particulares y la recreación de estos espacios de trabajo, habitación, comercio u ocio es francamente magnífica, a mano, muy inspirada y claramente respetuosas con el estilo estético de la época. Hay bastantes interiores habitables y diferencias en la composición de éstos, aunque -lógicamente- encontraremos elementos y esquinas que se repiten de unas a otras. Los puntos clave de la ciudad están modelados de forma fiel y sin dejar nada al azar. La ornamentación de las calles con banderas y pancartas, la iluminación y niebla volumétricas, proyección de las sombras, los detalles de las fachadas y salones... La ciudad entera respira vida y se aprecia que está hecha para disfrute y exploración del súper ágil visitante.

Assassin's Creed: Unity (PC) Ilustración

 2014_11_8_19_20_33.jpg Captura de pantalla Assassin's Creed: Unity (PS4) Captura de pantalla Assassin's Creed: Unity (PS4) Captura de pantalla

Visitante que se encontrará en su camino con nombres clave de la Revolución Francesa y su trastienda, en su máximo esplendor, como el líder jacobino Robespierre, el fundamental y excéntrico escritor y filósofo Marqués de Sade o el mismísimo Napoleón Bonaparte. La recreación de estos personajes es espectacular, con un gran parecido físico, detalles en las caras, e intentando clavar su personalidad en diálogos e intereses. También especial peso en la trama del juego y buen acabado en rostros y modelado tienen Élise de la Serre, la amiga de toda la vida de Arno, o los mentores de La Hermandad.  En cuanto a doblaje en castellano, encontramos un notable resultado general. Pero la polémica con Napoleón al cargo del presentador Christian Gálvez (Pasapalabra) está servida, justificadamente. Su voz juvenil no termina de encajar en el personaje y se aprecia que no es actor profesional, su intervención queda muy leída. Pero al menos Gálvez intenta dar lo mejor de sí mismo en los registros y sincronía con los labios del personaje, que ahí no fallan. Vídeo de abajo:

Assassin's Creed: Unity (PS4) Captura de pantallaSumado a esto del doblaje está también la atmósfera sonora de una París en guerra civil y cambiando para siempre la Historia de Occidente. Los cánticos en las calles, los cañonazos de las armas, el griterío ante las horcas y guillotinas, los alaridos de auxilio... La ciuidad está agitada, más que en ningún otro Assassin's Creed, y esto se traslada con maestría al apartado sonoro. Oiremos matices diferentes en las voces dentro de una catedral grande, en una sala con alfombras como las de Versalles o en una plaza abierta abarrotada. También un buen puñado de voces para los ciudadanos anónimos, que no se repiten tanto como antaño. Y estupenda música de época y orquestada para los momentos más emocionantes, las misiones cruciales que cuentan con un potente despliegue de scripts o simplemente para representar el ambientillo inquieto de aquellos años.

Pese a esto, bien es cierto que en materia meramente audiovisual hay algunos tropiezos serios o decisiones erróneas en las versiones de PlayStation 4 y Xbox One que no son comprensibles en un título que quiere estar a la última. Veremos algo de popping en sombras y en los giros de cámara más rápidos, horizontes no tan nítidos desde las alturas como se espera de un sandbox new gen, bastantes sombras parpadeantes y no del todo perfiladas y naturales, inestabilidad de algunas texturas y efectos, o los tan comentados 900p de resolución en ambas consolas y 30 frames por segundo para la fluidez de imagen, con algunas caídas de framerate graves en determinados actos y fachadas repletos de elementos o donde el juego tiene que cargar estancias en segundo plano mientras nos deja seguir avanzando. Hay tirones notables, prevemos parche reparador. En PC también ocurre, menos, y hay algunos detalles poco vistosos. Pero desde luego es un título muy por encima gráficasmente, especialmente optimizado para tarjetas Nvidia, con características propias que exponen la mejor versión de todas. Vídeo de algunas ventajas:

Los requisitos para disfrutarlo al máximo son altos y no es un juego todo lo bien optimizado que cabría esperar y el port le pasa factura. Pero a cambio el jugador de ordenador con equipo potente se llevará la mejor experiencia visual de todas, especialmente en todo lo relacionado con el entorno y las muchedumbres de parisinos, más corpóreos, definidos, estables... También ganan los horizontes, más nítidos, y por supuesto la resolución e iluminación. Las texturas ganan detalle con las tarjetas más avanzadas, con efectos especiales únicos con la GeForce GTX 980 y 970, respaldadas por Ubisoft para la mejor experiencia AC Unity. Filtros como el God Ray que intensifica los chorros de luz volumétrica o el HBAO+ para pulir el detalle quedan pronto de manifiesto. La perfecta sincronización vertical o el Antialiasing, teselado para pequeños relieves, etc. son otros parámetros técnicos que ganan no solo en teoría, sino de forma muy visible hasta para el ojo inexperto. Si tienes ordenador para jugarlo, indiscutiblemente mejor esa versión, muchísimo más estable y francamente más pulida.

Assassin's Creed: Unity (PC) Captura de pantalla

La prolongada Senda del Águila

assassins_creed_unity_elise_1406641575_1004.jpg Captura de pantallaPor redención, por curiosidad o por una más probable venganza entregada, el joven y no del todo tenaz Arno se inscribe como nuevo Assassin al servicio de La Hermandad para descubrir los verdaderos intereses de la revolución. El grueso narrativo, algo trillado en esquema, comienza tras el prólogo y caída de la Bastilla, para luego llevarnos hasta la espectacular iglesia y primer "puzle" de Sainte Chapelle. El jugador recibe así un Assassin's Creed evolutivo, que perfectamente puede ser el primero si no se ha jugado a otro antes, y que va enseñándonos con tutoriales y misiones progresivas -otra vez más para los que sí venimos de anteriores- todas las capacidades de asesino, esquemas de combate, trucos de movimiento, preferencia aquí constante del sigilo o mejoras en equipo y habilidades. La progresión en estos juegos que ofrecen tantas variantes y mecánicas es esencial, y una vez más Ubisoft ha apostado fuerte por la curva de dificultad bien trazada para no crear picos de exigencia tempranos ni tampoco hacer de la aventura más a largo plazo un paseo donde nunca muramos ni se desincronice el Ánimus. De hecho, el combate gratuito en este Assassin's Creed empieza a dejar de ser una opción. La exigencia del sigilo es, en general, mucho mayor. No hay autorregeneración de vida (sincronización).

Nos encontramos una vez más con una duración generosa para todas las misiones de la campaña central, en torno a las 15 o 17 horas, más del cuádruple si se quiere limpiar todo el vasto mapa de iconos de secundarias, coleccionables, puntos de interacción, eventos espontáneos... La mayoría de tareas principales están muy cuidadas en presentación, encargos adicionales de esa misión y encaje en la trama del juego. Presentan en su ejecución un nuevo esquema más abierto o libre al que sus responsables llaman de "Caja Negra", es decir, una disposición donde solo nos dan el objetivo y toda la ciudad para abordarlo, no se producen aquellas molestas o raras desincronizaciones del Ánimus en cuanto nos salimos de la ruta prefijada, aunque también hay actos así, sobre todo al principio. Aquí cómo abordar cada trabajo no suele estar impuesto, sí hay claras recomendaciones y preferencias dadas, subtareas que premian. Se consigue así un esquema un poco más interesante y que deja en manos del jugador el análisis del entorno, personajes y oportunidades para buscar la resolución del encargo que crea oportuna. Eso sí, a las horas vuelve a ser repetitivo y lo de todos los años. Entrar en combate pasa más factura que antes, sale más caro y es más duro, por lo que habrá que discurrir, observar cada escondite y tirar del sigilo y el movimiento preciso.

senda.jpg Captura de pantalla

Para ello era importante arreglar las peleas y perfeccionar aún más el parkour, muy ligeramente mejorado en Unity en aspectos como los saltos y pasos en diagonal o los descensos suaves. Ahora es más fácil bajar de un saliente a otro y luego a otro rápido y sin fallar -gatillo izquierdo-. También hay nuevas animaciones fluídas de agarre y de enganche entre salientes colocados en diagonal. El recorrido por cuerdas y barandillas, en equilibrio, es más preciso, realista y satisfactorio. Lo mismo para los saltos y las carreras, o los giros de esquina y avance entre muchedumbres. Es aún más fácil que antes moverse y al principio llegan a sorprender todas las nuevas animaciones que sus programadores han preparado para dar vida y rienda suelta a un Assassin todavía más todoterreno y capaz de encadenar acrobacias. Eso sí, como antaño, veremos que se nos escapan algunos movimientos que no queríamos hacer y nos pueden suponer quedar expuestos o caer desde una altura involuntariamente. El control está algo pulido, pero sigue sin ser pleno. Las incongruencias del pasado y frustraciones regresan, en menor medida, eso sí.

El esquema combativo tradicional se mejora en cierta medida, pero sigue sin ser perfecto, del todo satisfactorio ni genuino. Arno cuenta con más movimientos que sus antecesores, contraataques, quiebros y esquivos con voltereta, pero también recibe daños más realistas que los protagonistas de las anteriores entregas, daños tremendos que de dos espadazos mal colados o un disparo certero nos derriban, o nos machacan una barra de vida que solo se recompone con medicinas que buscar y comprar (botiquines). Los enemigos, pese a rodearnos en grupos cuantiosos, siguen atacando por turnos con unos patrones de Inteligencia Artificial no demasiado coherentes. Atacan sin más, e intentan cubrirse cuando pueden, pero no se ven tácticas interesantes o grupales en los escuadrones de soldados, matones y otros rivales que salen a nuestro paso. Esta desventaja en combate y grave importancia de los daños recibidos impone un transcurso de juego más basado en el cuidado de no ser vistos y la huida antes que el enfrentamiento directo, algo más arduo de ganar sin rasguños.

Assassin's Creed: Unity (PS4) Captura de pantalla   Assassin's Creed: Unity (PS4) Captura de pantalla

2014_11_8_19_26_38.jpg Captura de pantalla

Para ello se afinan los comandos de sigilo y movimientos de Arno en este sentido. Ahora podemos forzar cerraduras, usar granadas de humo que ciegan de forma exagerada a todo el que nos rodee, adherirnos a las paredes para desplazarnos con cautela y mejor visibilidad tras las esquinas pulsando un botón... Se agiliza al mismo tiempo la animación de agachado (gatillo izquierdo) y toma de cobertura voluntaria, o se incorpora una nueva característica del HUD que nos deja ver la silueta holográfica que deja nuestro asesino cuando es visto o ligeramente percibido por un enemigo, lo que nos posibilita llamar la atención de los rivales exponiéndonos levemente para que acudan extrañados a nuestra zona y darles muerte por la espalda de forma silenciosa y eficaz. Lo que cabría esperar de un título con la obligación de mejorar eso, sin más.

También en este sentido se incorpora el Anillo de Detección, un aro alrededor del Assassin que nos indica por dónde se acerca un adversario que nos ha detectado y desde dónde nos está viendo. Es útil en interiores muy estrechos repletos de enemigos o en las muchedumbres donde no es difícil confundirse entre tanta gente. O los iconos de puntos de interés totalmente in-game cuando estemos cerca, en tejados y otras alturas, para poder planificar mejor todas las cosas por hacer en ese área, dejar para luego anotadas en el listado de pendientes, etc. sin tener que interrumpir la partida e ir al mapa con el juego en pausa, que también se seguirá usando mucho, claro.

Assassin's Creed: Unity (PS4) Captura de pantalla

La variedad de armas y gadgets ha sido desde hace varias entregas una característica de la saga de los Assassins. Pero no siempre era realmente importante conseguir más y mejor equipo, algo que en Unity por fin se perfecciona y nos hará desear nuevas espadas, lanzas y fusiles en las tiendas ya que es más crucial que nunca el reparto de puntos entre daño, velocidad, parada y alcance, se notan en pelea. El dinero (en francos) y el nivel de personaje tienen importancia para acceder al mejor equipamiento, que sentiremos necesario en cuanto veamos las nuevas exigencias del combate y enemigos más dañinos. Hay armas de una mano, pesadas, largas, pistolas y rifles. Y todas se mejoran para incrementar sus atributos. También se enfatizan ahora las armaduras, con distintos inconvenientes y ventajas.

Pero por encima de todo el arsenal y sus atributos concretos repartidos en categorías está la Hoja Fantasma y sus derivadas, la evolución de la Hoja Oculta que ahora además de una daga desplegable desde la muñeca del protagonista es un arco lanzador de dardos letales que nos dejan hacer bajas a distancia si tenemos buen ángulo sobre el objetivo, precisión en el apuntado y alguno de estos preciados proyectiles. Arno recibe esta idónea herramienta de Assassins bastante pronto dentro de La Hermandad parisina, y desde luego que algunas misiones presentan un nivel de vigilancia tal de los objetivos que nos será muy útil encontrar la posición para sacarle partido, con apuntado automático en la distancia corta o apuntado manual para derriba a un único hombre lejano. No es muy suave ni genuino el apuntado, es simple pero eficaz.

Assassin's Creed: Unity (PS4) Captura de pantalla   Assassin's Creed: Unity (PS4) Captura de pantalla

Con todo esto podemos hablar de un Assassin's Creed que en materia jugable se actualiza, pero que en pilares conceptuales y de mecánicas es lo mismo de siempre, no se refresca, y no se aleja como muchos esperábamos de las desgastadas cuerdas tradicionales. No hay un salto generacional en términos de gameplay que nos deje hablar de una serie revitalizada y renacida con mecánicas solo posibles en la nueva generación. Más bien lo que hay aquí es una serie que se refina y que cuenta con avances notorios respecto a sus predecesores. Unity hace más ágiles y cómodas la navegación y organización para ir abordando todos los encargos, progreso, adquisición de equipo, atalayas que sincronicen distritos, etc. La preponderancia del sigilo es una decisión acertada mientras que el combate, más duro y castigador, no termina de hacerse tan natural y fluido como en otros sandbox de peleas, como Batman Arkham o Sleeping Dogs.

Assassin's Creed: Unity (XBO) Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,7
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 19.95 € Comprar >
PAL/ES 26.99 € Comprar >
Desarrolla: 
Ubisoft Montreal
Género: 
Acción, Aventura
Subgéneros: 
Sandbox
Lanzamiento: 
13/11/2014
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
XBO
También en:
PC PS4
+18Juego onlineViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad