Skip to main content
Publicidad
Tom Clancy's Ghost Recon: Future Soldier

Ghost Recon: Future Soldier

review_game
| |

El que puede considerarse el Ghost Recon más ambicioso sufrió varios cambios de dirección. La vertiente de acción tomaba desmedida presencia. Ahora, con una entusiasta promesa online, Future Soldier pone toda la tecnología bélica y de infiltración a nuestro servicio, en una notable reinterpretación de la IP.

No era necesario para Ubisoft meterse en berengenales como el que ha rodeado a Future Soldier. Pensado a priori como una continuación directa de los aún hoy exitosos dos Advanced Warfighter, el nuevo Ghost Recon debía simplemente limar aspectos de su modalidad para un jugador, ofrecer algunas nuevas ideas y reforzar su faceta online, muy bien planteada desde el primer título que la introdujo. Nada más, ya eso lo haría un juego decente y comercialmente rentable dada la buena cantidad de seguidores -especialmente en Norteamérica- que atesora. Acción en tercera persona pero acción muy táctica y con inteligencia. Nada de tiros a lo loco. Esta postura había marcado la que para la compañía gala es una de sus sagas fetiche, con Tom Clancy apadrinándola. Pero los continuos cambios de manos, retrasos e incorporaciones de esta nueva entrega han acabado transformándola en otra cosa, en un third person shooter vibrante, bien planteado pero sin tanto miramiento táctico, más basado en el gatillo fácil y la cobertura adecuada. Y todo ello con menos innovaciones de las estimadas, bebiendo a buenos tragos de Call of Duty, Gears of War y otras marcas de renombre.

Puede ser un jarro de agua fría para los incondicionales de Ghost Recon, o ser entendido como un acierto y adaptación a la fórmula "casual" de los shooters que predomina hoy. Nunca se sabe. Lo que está claro es que sus creadores han conseguido un título muy completo y ambicioso, que rescata perfectamente las bases de la marca y las reinterpreta en busca del frenetismo jugable y el espectáculo audiovisual, aspectos que sin duda consigue ya en su continua exposición de scripts. Soporte para Kinect y PlayStation Move, 16 usuarios en competitivo en red, cooperativo largo e intenso para 4, calidad técnica... el empaquetado de la aventura bélica no tiene fisuras: es una obra que ha contado con altos valores de producción y que ha sabido gastar los presupuestos como es debido para que el fan no se quede sin un juego bien terminado. Ahora bien, más allá de esto, en sus principios jugables, queda una entrega que ha perdido mucho de Ghost Recon y su identidad basada en el equilibrio táctica-disparo.

Pantallas, hologramas, interfaces... Ghost Recon es sinónimo de tecnología, y aquí además es tecnología para soldados del futuro.
Pantallas, hologramas, interfaces... Ghost Recon es sinónimo de tecnología, y aquí además es tecnología para soldados del futuro.

La tecnología siempre ha marcado la saga, siendo parte protagonista de su planteamiento jugable dado que los personajes tienen multitud de sorprendentes gadgets además de armas. En Future Soldier este pilar se ha cimentado, ahora saber usar cada aparato que se nos presente es vital para salir con éxito de los predefinidos tiroteos, especialmente en la Campaña singleplayer, claramente pensada para enseñarnos a usar el arsenal de imposibles mecanismos. Drones, pantallas, trajes, teledirigidos, granadas, hologramas, torretas, gafas únicas... en este Ghost Recon hay de todo para apoyar la victoria y la variedad de partidas y misiones, aunque ahora más que nunca, lo que cuenta por encima de todo es la puntería, más allá de las posiciones que tomemos, las órdenes que demos o el despliegue nanotecnológico que hagamos preparando la escena antes de ser interceptados.

Infiltración futurista

Como un explorador fantasma, el soldado de Ghost Recon siempre ha buscado llegar a sus lejanos objetivos sin ser visto, y en el juego de Ubi esto se ha traducido siempre en un compendio de misiones que a veces llegan a prohibir ser detectados, acabándose así la partida. En Future Soldier este esquema regresa y está bien adaptado a los tiempos de hoy, cinco años después de Advanced Warfighter 2. Su modalidad para un jugador es totalmente lineal, basada en diversos encargos que llevar a buen puerto por todo el mundo (Sudamérica, África, los Polos...) buscando los menores enfrentamientos posibles. Pero en caso de producirse, el título se convertirá rápidamente en un third person shooter estándar con coberturas y aliados disparando conjuntamente a nuestro protagonista. Hay por tanto una doble vertiente a la hora de afrontar casi todas las misiones: sigilo extremo o demolición. Elegir una u otra solo dependerá de nuestro estilo de juego y que seamos descubiertos, no afecta al desarrollo de la aventura ni supone unos resultados generales cambiantes. Esto es un error, pues se acaba invitando a los disparos sin cesar demasiado pronto. Pierde interés ser cautelosos.

La variedad es una de sus bazas sobre las anteriores entregas. Sus creadores han aprendido mucho de otras marcas y de las técnicas que se estilan hoy en shooters.
La variedad es una de sus bazas sobre las anteriores entregas. Sus creadores han aprendido mucho de otras marcas y de las técnicas que se estilan hoy en shooters.

Los primeros niveles hasta poco más de la mitad del juego siguen una estructura similar: se nos presenta un objeto y se potencia su uso en esa misión en concreto. Hay 12 capítulos. En cuanto Future Soldier ha presentado todas las novedades y revisiones de los aparatos que dispone para ayudarnos a avanzar sin ser vistos, analizar áreas desde dispositivos aéreos, colocar trampas tecnológicas o manipular drones enemigos, es cuando la Campaña empieza a hacerse mucho más abierta y bien trazada, invitando al uso de unos y otros gadgets en las últimas misiones. Esta vez hay civiles de por medio, y no se puede actuar con total despreocupación. No obstante, la inclusión de inocentes podía haber dado más juego a algunas misiones, no da la sensación de que se hayan aprovechado como esperábamos. Con unas 8 horas bastará para acabar este modo principal, pero Ghost Recon: FS busca la rejugabilidad y la propone con varios desbloqueables, nuevos modos de dificultad y partes de acción intensa que se hacen más divertidas de lo predominante, donde la IA rival a veces juega muy en su contra. Por supuesto, este modo admitirá cooperativo a 4.

Enemigos sobreexpuestos y estrategias de ataque mal programadas. Uno de los fallos de Ghost Recon ha sido el comportamiento de los cientos de soldados adversarios con que nos cruzaremos, también en cooperativo. No parecen coordinarse bien para ponernos en verdaderos aprietos ni hacer uso de toda la tecnología y armamento que también tienen a su alcance. El gameplay de la modalidad en solitario tiene altibajos, y los momentos más bajos se deben en su mayoría a esas situaciones que se resuelven de manera demasiado genérica, sin presión. Esto no quiere decir que sea un juego fácil o que las estrategias tácticas no tengan presencia alguna, Future Soldier es menos exigente que los anteriores en este sentido, pero mantiene el espíritu y sellos de la licencia, de manera que dar órdenes a los compañeros, colocar minería, torretas o trampas, usar visores especiales, robots como el potente Warhound y camuflarse bien para lograr posiciones de tiro óptimas siguen siendo mecánicas obligatorias. Pero el fan de Ghost Recon que lo juegue de entrada en la modalidad Difícil. Es el único nivel donde el realismo balístico -de un disparo o dos se muere- se mantiene.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Ubisoft Paris
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Táctico
Lanzamiento: 
14/06/2012
Plataforma: 
360
También en:
PC PS3
+16

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad