Skip to main content
Publicidad
Publicidad

The Maw

La gula nunca fue tan divertida
La gula nunca fue tan divertida
review_game
| |
27596 visitas
Un pequeño extraterrestre raptado y una criatura gelatinosa de color violeta se convierten en una de las parejas más imposibles del mundo de los videojuegos. Eso sí, a Maw sólo le regirá una regla: comer para sobrevivir.

La actual generación de consolas nos ha enseñado lecciones muy valiosas que merecen ser tenidas en cuenta; el valor de un juego y la calidad que puede llegar a ofrecer no dependen exclusivamente del número de gigas que ocupe en un DVD/Blu-ray o del presupuesto millonario invertido en su desarrollo. No. Muchas veces se trata de ofrecer, sin más, un buen juego. Tanto el Bazar de Xbox Live, pasando por la consola virtual y Wiiware, así como PlayStation Network y su tienda virtual, nos han devuelto el valor de lo clásico -Castlevania Symphony of the Night, Prince of Persia-, ejemplos paradigmáticos de diseño y jugabilidad contundentes -caso Braid- y, por fortuna, el juego que nos ocupa: The Maw, una mezcla brillante de plataformas y puzzles donde un par de extraterrestres, a cada cual más peculiar, consiguen arrancarnos diversión  y alguna que otra sonrisilla tonta a partes iguales, siendo un gran exponente del género embutido en poco más de 140 megas.

mawpreview5_2.jpg Captura de pantalla

The Maw nos mete en la piel de Frank, un pequeño extraterrestre raptado y encerrado en una nave junto a varias criaturas más. Con apenas tiempo para asumir su captura, Frank observa, a pocos metros de él, una extraña criatura morada, de textura gelatinosa, con un solo ojo y una boca poderosa, llena de afilados dientes. La primera mirada que se cruzan ambas criaturas da a entender que entre los dos surgirá una extraña amistad, algo que confirma Frank con una sonrisa de oreja a oreja, justo antes de que la nave donde ambos permanecen encerrados se vaya al traste en apenas segundos. Aún en estado de shock por la explosión, Frank se despierta al lado de su nuevo amigo, llamado Maw, el cual no duda en hacer frente a los miembros supervivientes de la tripulación de la nave, con graciosos resultados y momento "Kill Bill" incluido. Una nueva explosión tumba a nuestro héroe y una vez despierto por segunda vez, comienza, esta vez sí, The Maw.

meris_themaw_4_0.jpg Captura de pantalla

Maw, protagonista absoluto
Una vez metidos en faena nosotros tomamos el control de Frank, el cual tiene más uso de razón que el no siempre racional Maw, aunque, paradójicamente, el protagonismo recae única y exclusivamente en el gracioso extraterrestre morado. Tras conseguir una pistola con la capacidad de lanzar un rayo que atrapa a todo ser vivo que alcance su perímetro de acción -Maw incluído-, Frank se da cuenta de que uno de los principales pecados capitales del que hace gala su compañero de viaje será su salvación y billete de salida de un planeta hostil, infestado de todo tipo de artilugios mecánicos perversos, y en este caso, ese pecado recae sobre el voraz e insaciable apetito de Maw; una gula empleada para un fin legítimo: la supervivencia.

mawpreview3_1.jpg Captura de pantalla

Y es que Maw, a pesar del poco respeto que muestra hacia su comida, es uno de esos personajes que por sí solos pueden justificar la compra de un juego, aunque sólo sea por ser testigos de sus excentricidades y a veces desternillantes reacciones ante la adversidad o el placer de una buen manjar, ya sea por el miedo al ver una criatura terrible, atragantarse por comer algo que no debía o correr como alma que lleva el diablo después de probar un ser envuelto en llamas; Maw demanda comida, se lamenta, emite extraños gruñidos cuando algo no va bien o agradece que su guía personal le lance a la boca algo comestible. Maw es un héroe improvisado, y se come todo aquello que tiene la desdicha de cruzarse en su camino…salvo Frank claro está.

meris_themaw_3_0.jpg Captura de pantalla

Y es que hablar de Maw o de Frank -pero sobre todo de Maw- da pie a comentar el excepcional diseño artístico del que hace gala el juego, con alguna que otra lacra técnica que le impide llegar más lejos. La caracterización de ambos protagonistas es simple pero altamente satisfactoria, y perfectamente adaptada a nuestros tiempos, asumiendo, claro está, el tono desenfadado y caricaturesco del que hace gala el juego, con el uso de una paleta de colores especialmente intensa. El cuerpo de Maw reproduce con brillantez su textura gelatinosa y propensa al cambio, mientras que Frank, menos impresionante, goza de un diseño entrañable que resulta ser el complemento perfecto ante el gesto de deseo de su siempre hambriento amigo.

mawpreview2_1.jpg Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Twisted Pixel Games
Género: 
Plataformas
Lanzamiento: 
21/01/2009
Plataforma: 
360
También en:
PC
+3

Add to my games

publicidad

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad