Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Splinter Cell: Conviction

Sam "Bourne Bauer" Fisher
Sam "Bourne Bauer" Fisher
review_game
| |
107426 visitas
El espía más profesional del mundo del videojuego vuelve a estar en activo gracias a Ubi Soft y a los chicos de su estudio en Montreal. Sam Fisher vuelve a la palestra con mucha más mala leche que nunca y con un objetivo tan claro como perturbador. Esta vez es personal y nadie va a poder evitar la ira de Sam.

La saga Slinter Cell debutó en el año 2002 con un nuevo héroe de acción; Sam Fisher. Con él llegó un nuevo concepto de sigilo que intentaba alejarse de lo que ponía Metal Gear Solid -el referente- sobre la mesa, mucho más refinado y perfeccionista de lo que estábamos acostumbrados. La propuesta era tan simple como pasar completamente desapercibido en un universo realista en el que las sombras eran la seguridad y la luz un constante peligro. Una propuesta alejada de la acción frenética que durante cuatro entregas (Splinter Cell, Pandora Tomorrow, Chaos Theory y Double Agent) ha ido perfeccionando su base de acuerdo a estas mecánicas.

Pero la serie, más allá de refinarse, comenzaba a mostrar signos de fatiga. Y con ello saltaron las alarmas. Por ello Ubisoft tomó la determinación de reinventar la saga para esta quinta entrega, con todas las consecuencias que pueden derivarse de ello. El proyecto fue originalmente mostrado en mayo de 2007, presentando un Sam mucho más oscuro y capaz en las distancias cortas. Convertía al agente del Third Echelon en un renegado que tenía incluso la posibilidad de usar objetos de su entorno (mesas, sillas, ordenadores, etc…) en su favor en mitad de los combates cuerpo a cuerpo.

12_177.jpg Captura de pantalla

Desgraciadamente ese desarrollo tal y como lo conocíamos, que debía haber visto la luz esas mismas navidades, se paró, víctima de unas decisiones no del todo acertadas -algo con alta probabilidad de incurrir dado el riesgo que se corría al tratar de redirigir la franquicia- y no se volvieron a tener noticias hasta el último E3, cuando este Conviction volvió a ver la luz con una fecha de lanzamiento definitiva, el 14 de abril de este mismo año, siendo exclusivo de Xbox 360 y PC. A partir de aquel momento la expectación ha ido creciendo merced al cambio de ambientación y al nuevo rumbo de esta saga, alejándose del sigilo puro, pero sin olvidar sus orígenes.

2_409.jpg Captura de pantalla

Se ha dicho que este será el Splinter Cell que abrirá el sigilo a nuevas audiencias, haciendo más accesible la entrada de nuevos jugadores, quizá menos experimentados en este tipo de lanzamiento. Esto tampoco deja de ser un arma de doble filo, ya que hemos visto acercamientos de este estilo por parte de Ubisoft -Prince of Persia en cel shading, por ejemplo- que han terminado por arruinar el factor desafío con títulos demasiado fáciles. De este modo se intenta que la jugabilidad de la saga sufra un giro hacia la acción, aunque sin abandonar sus orígenes. El sigilo sigue siendo la base, pero las capas superiores muestran un planteamiento más ágil.

9_155.jpg Captura de pantalla

Este pequeño cambio se basa en una premisa simple pero muy efectiva; el antes frio Sam Fisher está cabreado como nunca. En anteriores entregas vivimos una sucesión de misiones en las que las implicaciones personales del protagonista eran poco menos que testimoniales. Ahora la historia que se nos narra comienza con una nueva pista sobre el paradero del culpable de la muerte de su hija. De esta manera, el ex-agente secreto no necesitará centrarse en no ser descubierto, sólo en encontrar la verdad y saciar su sed de venganza.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8
Regístrate o haz login para votar

Cómpralo al mejor precio

Tom Clancy's Splinter Cell: Conviction (XBox 360)

PAL/ES 17.98 € Comprar >
Desarrolla: 
Ubisoft Montreal
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Táctico
Lanzamiento: 
23/04/2010
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
360
También en:
PC
+18ViolenciaLenguaje soez

Add to my games

publicidad

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad