Skip to main content
Publicidad
Silent Hill: HD Collection

Silent Hill: HD Collection

review_game
| |

Regreso a nuestras peores pesadillas. Konami nos ofrece la posibilidad de disfrutar de dos de los mejores survival horror de todos los tiempos en alta definición. Todo momento es bueno para regresar al pueblo maldito de Silent Hill...

No han sido pocas las veces que el mercado de los videojuegos ha echado la vista atrás y recordado diversas entregas de una franquicia como Silent Hill. Konami conoce bien el calado que ha tenido la licencia históricamente y ha sabido explotarla, con mayor o menor acierto según la ocasión, pero siempre teniendo en cuenta qué era aquello que los aficionados más deseaban ver. Entre dichos deseos, se contaba la revisión de los primeros capítulos de la franquicia, los de más calidad y los más impactantes, que se han grabado a fuego en la mente de todos los amantes de los videojuegos. Es por eso que, aprovechando la tendencia actual de recuperar juegos de la generación pasada pero adaptados a la alta definición, Konami se puso manos a la obra con Silent Hill HD Collection, una producción que recuperaba Silent Hill 2 y Silent Hill 3 con los retoques necesarios para adaptarlos a la actual generación. Y aunque esto es motivo de alegría en general, es justo reconocer que, en general, el resultado final no es tan espectacular como esperábamos y como debería haber sido.

De Silent Hill 2 y Silent Hill 3 hemos hablado en infinidad de ocasiones, tanto en sus respectivos análisis como en diferentes artículos dedicados a la franquicia o al mundo del survival horror en general, así que no vamos a pararnos otra vez más a comentar todas las virtudes de dos auténticas joyas atemporales del ocio electrónico. Los dos títulos se mantienen inalterados a nivel jugable, con las mismas secuencias de vídeo, la misma banda sonora y, por supuesto, la misma ambientación opresiva y sus argumentos impactantes y cargados de sorpresas (además, Silent Hill 2 es la versión especial que incluye la historia extra “Born from a wish”). Por sí mismos, siguen siendo auténticas maravillas que nadie que todavía las desconozca debería dejar pasar. De hecho, a pesar de los problemas que comentaremos a continuación, es ponerse de nuevo en la piel de James y Heather y darnos cuenta de lo difícil que se hace soltar el mando, deseando recordar momentos épicos y volver a revivir sus emotivas historias. Pero, como decimos, esta HD Collection no ha estado a la altura de las circunstancias y palidece ante otras como, por ejemplo, la de Metal Gear Solid, de la propia Konami.

Si por algo destacan los Silent Hill es por el fantástico uso que se hace de la luz. Con tanta oscuridad y niebla, una simple linterna puede marcar la diferencia entre la supervivencia o la muerte.
Si por algo destacan los Silent Hill es por el fantástico uso que se hace de la luz. Con tanta oscuridad y niebla, una simple linterna puede marcar la diferencia entre la supervivencia o la muerte.

En primer lugar, es preciso comentar la jugabilidad. Son juegos que tienen una década sobre sus hombros y el mercado ha cambiado notablemente desde entonces. Aunque sigue siendo una delicia jugar a ellos y no se observan grandes problemas de ningún tipo en el sistema de control, es justo reconocer que ha envejecido un poco mal y que exige acostumbrarse a sus particularidades. Para los jugadores tradicionales que hayan disfrutado de las producciones en su momento, esto no será un gran problema y lo harán rápidamente y de manera instintiva; por el contrario, los nuevos jugadores, acostumbrados a los sistemas de control actuales, tendrán más problemas para llegar a dominar una jugabilidad más bien arcaica. No obstante, este sería un problema menor que no afecta en absoluto a la calidad de dos títulos que solo se pueden calificar de sobresalientes en todos sus aspectos originales, jugabilidad inclusive. Los verdaderos momentos de decepción llegan cuando vemos el trabajo de adaptación realizado por Konami.

Lo primero que llama la atención es el acabado visual. En gran medida, es comprensible que Konami no haya realizado grandes cambios (eso supondría casi un remake completo más elaborado) y se haya limitado solo a recurrir al filtro de alta definición y a pequeños retoques para que ambos juegos luzcan mejor en las pantallas actuales. Sin embargo, hemos visto trabajos similares que ofrecieron resultados más satisfactorios. Por ejemplo, las secuencias de vídeo (sobre todo las de Silent Hill 2) se antojan demasiado borrosas y poco naturales, con una calidad demasiado baja. De igual modo, la niebla de Silent Hill 2 se ha reducido y “naturalizado” para hacerla más transparente en algunas secciones, desvelando las limitaciones técnicas que dicha niebla tapaba; este defecto es más notorio en la versión para PlayStation 3 (aunque ya habrá parche el propio día del lanzamiento para corregirlo), y aunque en Xbox 360 también se hace notar, no alcanza niveles tan sangrantes.

Otro emblema clásico de la franquicia son las enfermeras. De todas las que han visto la luz hasta la fecha, las de Silent Hill 2 siguen siendo las más memorables sin ninguna duda.
Otro emblema clásico de la franquicia son las enfermeras. De todas las que han visto la luz hasta la fecha, las de Silent Hill 2 siguen siendo las más memorables sin ninguna duda.

También hay unos incomprensibles problemas en la estabilidad de la tasa de frames, menores en Silent Hill 2 (posiblemente por tener escenarios más pequeños) pero bastante notables en Silent Hill 3 (que hace menos uso de la niebla), por los que en escenario muy amplios con muchos enemigos el juego puede sufrir un poco. No es algo que afecte de forma extrema a la jugabilidad, tan solo se hace notar por momentos desluciendo el acabado general de las producciones (más si recordamos las entregas originales, que es como se hacen más notables estas variaciones de la fórmula). De igual modo, algunos escenarios de Silent Hill 3 se antojan un poco borrosos en el movimiento; además de haberse potenciado el uso de la oscuridad en ambas entregas (algo hasta cierto punto comprensible, pero que se les ha ido un tanto de las manos, más con el cambio de la niebla), de tal forma que en ocasiones se nos hará molesto avanzar ya que lo haremos demasiado a tientas, aún a pesar de los notables cambios realizados a los efectos de luz de la linterna.

Otro punto controvertido es el del doblaje. Cuando se anunció que se grabarían de nuevo todas las voces (en inglés), los aficionados saltaron dado que no querían cambios en las producciones originales. Así pues, Silent Hill 2 cuenta con un selector de doblaje, pudiendo optar por el nuevo o el original, mientras que Silent Hill 3 cuenta solo con el nuevo. Es preciso destacar que el nuevo trabajo de doblaje, más allá de la nostalgia del original, es mejor en casi todos los aspectos. Los personajes están mejor interpretados y adaptados, la sincronía es mejor y la calidad general muy superior, por lo que este no es un aspecto a criticar y sí a alabar, ya que se ha conseguido potenciar la inmersión en el universo gracias a diálogos más cuidados y creíbles. El único personaje de las dos entregas que pierde claramente garra con la nueva voz es Heather, pero tampoco es algo que destroce el gran trabajo general, ya que solo el agravio comparativo juega en su contra. Por lo demás, el apartado sonoro conserva las grandiosas composiciones de Akira Yamaoka y los excelentes efectos de sonido (aunque alguna que otra vez suenan a destiempo, sobre todo en Silent Hill 3).

Silent Hill 3 nos deparaba algunos momentos realmente intensos y, hasta cierto punto, grotescos. Es difícil de olvidar algo que tiene lugar al final de la aventura... Aunque la escena de la bañera también impresiona mucho.
Silent Hill 3 nos deparaba algunos momentos realmente intensos y, hasta cierto punto, grotescos. Es difícil de olvidar algo que tiene lugar al final de la aventura... Aunque la escena de la bañera también impresiona mucho.

Conclusión: 

Al ser un recopilatorio de grandes juegos clásicos, Silent Hill HD Collection puede tener dos valoraciones diferentes: una por los propios juegos que contiene y otra del producto completo. Los juegos en sí mismos, Silent Hill 2 y Silent Hill 3, son auténticas obras maestras atemporales, títulos sobresalientes que han marcado un antes y un después en la franquicia y en el género del survival horror, hasta el punto de que tantos años después sigan siendo un referente dentro del mismo. Son juegos de corte clásico, de investigar mucho los escenarios y avanzar lentamente (son cortos si vamos a tiro fijo sabiendo qué hay que hacer, hasta el punto de tener logros por terminarlos en menos de 4 horas), de descubrir poco a poco el universo que nos esconden y de embelesarnos de su soberbia ambientación y sus intricados y sorprendentes argumentos. Nadie que no haya disfrutado de estas dos entregas debería dejar pasar la oportunidad de disfrutarlas, ya que son historia de los videojuegos y dos producciones que, en su época, fueron inolvidables a todos sus niveles y aún mantienen el tipo bastante bien.

Pero, a todas luces, esta HD Collection no es digna de estos títulos. Lo que debería ser la ocasión perfecta para volver a alabar ambos títulos se ve empañado ligeramente por la incapacidad para potenciar sus virtudes. Cosas como modificar la niebla, que en su momento era un truco para tapar errores gráficos, provoca que ahora estos queden expuestos. En general, da la sensación de que Konami se ha limitado a recurrir a un emulador para adaptar ambas entregas a alta definición con el menor esfuerzo posible, y lo que suele ocurrir en estos casos es que el juego no consigue correr con la misma fluidez que en los originales. Aunque los problemas no son como para desmerecer drásticamente a la calidad de los títulos originales, sí que el resultado está por debajo de lo alcanzado a principios de siglo por Silent Hill 2 y Silent Hill 3. La misteriosa no inclusión de Silent Hill 4 también es criticable, de igual modo que tampoco hubiese estado de más incluir el primer capítulo, aunque fuese sin introducir grandes cambios. En definitiva, los juegos siguen mereciendo mucho la pena, aunque la edición diste mucho de ser la colección definitiva que podría haber llegado a ser.

Lo MejorLo Peor
Revivir dos clásicos inolvidables como estos.
Técnicamente, la adaptación deja que desear.
Los logros añaden interés a rejugar ambas aventuras.
Los problemas de framerate son incomprensibles.
El nuevo doblaje mantiene un gran nivel.

Puntuación

Bueno
Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.
Cómpralo sin miedo.
Jugabilidad

Aunque ambos capítulos siguen ofreciendo un gran nivel, lo cierto es que la jugabilidad ha envejecido un poco mal y hay veces en las que el control del personaje se antoja poco intuitivo. Es cuestión de acostumbrarse y recordar los viejos tiempos, pero puede ser un lastre para los nuevos jugadores.

Gráficos

Por sí mismos, Silent Hill 3 se conserva mejor que Silent Hill 2 (ya era más portento gráfico en su momento). En esta edición HD, es incomprensible ver los problemas con algunas secuencias de vídeo, con la tasa de frames y con la niebla. Deberían haber dado más de sí.

Sonido

Las composiciones de Akira Yamaoka siguen siendo un portento que da vida a Silent Hill de la mejor manera posible. El nuevo doblaje también ofrece un gran nivel, y en Silent Hill 2 se conserva el original para quien lo prefiera. Ciertos efectos de sonido a destiempo deslucen un poco este excelente apartado.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
7
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Konami
Género: 
Acción, Aventura
Subgéneros: 
Survival Horror
Duración: 
12 Hrs.
Lanzamiento: 
29/03/2012
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
360
También en:
PS3
+18MiedoViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad