Skip to main content
Publicidad
Prototype 2

Prototype 2

review_game
| |

Alex Mercer pasa el relevo a James Heller en un nuevo sandbox cargado de poderes imposibles, infectados, ejércitos, experimentos, traiciones y situaciones por afrontar. Prototype 2 consigue atrapar con horas de diversión cargadas de posibilidades, que pese a pecar de continuista, dejará satisfechos a los amantes del género y especialmente del Prototype original.

Han pasado ya casi tres años desde que Prototype llegara al mercado. Aquel juego, que competía lejanamente por planteamiento con Infamous, se convirtió en un título muy apreciado por ciertos sectores de aficionados, aunque también generó una cierta aversión entre otros. Sea como fuere lo cierto es que, pese a sus limitaciones, Prototype se convertía en un título divertido y cargado de posibilidades que conseguía dejar un buen sabor de boca entre los amantes de los sandbox cargados de misiones secundarias, secretos e infinidad de horas de destrucción por delante. Lejos de dejar morir la franquicia, Activision volvió a contactar con el mismo estudio de desarrollo para preparar una segunda entrega que, pese a pasar relativamente desapercibida en muchos momentos, afilaba sus garras preparándose para dejar su huella en el mercado.

Y es que pese a que muchos creían que Prototype 2 no iba a estar al nivel del original, a la hora de la verdad ha demostrado sí estarlo, transmitiendo las mismas sensaciones y dejando todo un mundo a nuestra disposición esperando a ser explorado desde la perspectiva de un ser sobrenatural. La fidelidad al original, a nivel jugable, es tan marcada que, en cierta medida, se convierte en su principal punto en contra. Prototype 2 sigue la misma fórmula pero puliendo algunos aspectos, manteniendo algunas dinámicas de juego, posibilidades, misiones… y cayendo inexorablemente en una cierta sensación de recicle de conceptos, algo que le pesa más en la segunda mitad de la aventura, cuando hemos realizado una importante cantidad de misiones bastante similares entre sí y con respecto a las de la primera entrega. Pero más allá de este defecto, que para muchos será secundario, Prototype 2 es, una vez más, diversión en estado sandbox.

Heller será una auténtica máquina de matar, un hombre cargado de posibilidades como militar que, a medida que vaya mutando, adquirirá aún más habilidades imposibles. Quién no querría ser como él.
Heller será una auténtica máquina de matar, un hombre cargado de posibilidades como militar que, a medida que vaya mutando, adquirirá aún más habilidades imposibles. Quién no querría ser como él.


Odio y traición
La principal novedad de este capítulo es que no repetiremos protagonista. En vez de Alex Mercer, el héroe de esta entrega será el sargento James Heller, un hombre que lo ha perdido todo a raíz de los brotes víricos. Tras la muerte de su mujer y su hija, Heller se vuelve un suicida y se alista en las misiones más peligrosas y con menos posibilidades de supervivencia. Será en una de estas cuando se encuentre cara a cara con Alex Mercer, el hombre al que culpa de la pérdida de su familia. Cegado por la ira y la desesperación, se lanza a por Mercer con el único objetivo de vengarse, pero parece que nuestro antiguo amigo tiene otros planes para Heller, y parece jugar con él… hasta que lo atrapa y lo infecta para otorgarle sus mismos poderes, asegurándole que él es inocente y que necesita la ayuda de Heller para acabar con Gentek y con Blackwatch.

A partir de ese momento, Heller irá descubriendo sus poderes poco a poco, además de irlos potenciando en determinados momentos argumentales para obtener nuevas armas y posibilidades. Pero a lo largo de su aventura y su búsqueda de venganza, gracias a la habilidad de absorber gente y, con ellos, sus recuerdos, irá descubriendo la verdad. En este aspecto, la historia es mucho más enrevesada y compleja que la de la entrega original, cargada de traiciones, dobles traiciones y sorpresas de todo tipo. Sin querer desvelar nada desde el punto de vista argumental, es justo reconocerle a Prototype 2 su capacidad para, a través de la aventura, ir ofreciendo novedades que mantienen la frescura con bastante acierto, logrando que el interés del usuario se mantenga firme de principio a fin. Eso sí, que nadie se espere un guión digno de Oscar, simplemente es un nexo para unir las misiones entre sí y que funciona bien en su papel.

La historia se nos narrará a través de bellas secuencias en blanco y negro (con algunos colores extra destacados). Cuanto más descubramos, más nos daremos cuenta de lo enrevesado del argumento.
La historia se nos narrará a través de bellas secuencias en blanco y negro (con algunos colores extra destacados). Cuanto más descubramos, más nos daremos cuenta de lo enrevesado del argumento.


Un mundo de posibilidades
El sistema de juego es, como decíamos al principio, idéntico al del primer Prototype. El juego está ambientado catorce meses después de la aventura de Alex Mercer, de nuevo en Manhattan, por lo que muchas zonas repetirán con respecto al primer juego, pese a que no llega a ser un reciclado descarado. La ciudad de Nueva York Zero ha sido dividida en tres zonas: roja, amarilla y verde, según el nivel de infección que tenga cada una de ellas (aunque, tal y como descubriremos, esta nomenclatura no es del todo correcta dado que están todas ellas bastante afectadas por la infección). Diseminadas por toda la ciudad habrá misiones diversas: de historia, de Gentek, de Blackwatch… algunas de ellas son principales, mientras que otras son fundamentalmente secundarias con el objetivo único de potenciar nuestras habilidades y hacernos más fuertes para el combate.

Dentro de que estamos ante un sandbox, podremos recorrer el mundo a nuestro antojo, sin limitaciones, y cumplir estas misiones en el orden que deseemos (algunas podremos incluso ignorarlas) planteado correctamente. Además, tendremos objetos ocultos por los escenarios (tales como cajas negras) y guaridas de infectados que podremos asaltar. Es decir, el número de cosas por hacer es tan alto que la duración del juego es bastante elevada, pudiendo llegar a las 18-20 horas de duración para la aventura principal. A esta duración hay que sumarle el sistema Radnet una novedad que se ha añadido a esta entrega y que permite el enfrentamiento de puntuaciones entre usuarios a base de retos y desafíos de diversa índole, lo cual prolongará aún más la vida del producto para aquellos que estén interesados en ser los mejores ante sus amigos. Además, Radnet acoge las pequeñas pruebas galardonadas con medallas que ya teníamos en el original, aunque en esta ocasión se presentan de forma independiente y con diversas recompensas para potenciar al personaje o bien obtener aspectos adicionales como el de Alex Mercer y recompensas para el avatar.

Los infectados no se limitan a ser meros humanos mutados, sino que tenemos también grandes criaturas grotescas sedientas de sangre y armadas con afiladas garras, tentáculos...
Los infectados no se limitan a ser meros humanos mutados, sino que tenemos también grandes criaturas grotescas sedientas de sangre y armadas con afiladas garras, tentáculos...


Lo interesante de esta entrega es que casi todas las misiones ofrecerán beneficios. Es decir, por ejemplo, muchas misiones de Gentek nos llevarán a enfrentarnos a enemigos infectados de diversos tipos cuyas habilidades absorberemos al acabar con ellos y mejoraremos nuestro arsenal de armas (cada arma tiene varios niveles de mejora, que potenciaremos eliminando a determinadas criaturas). Del mismo modo, con las misiones de Blackwatch mejoraremos nuestras características básicas y aprenderemos el uso de armas y vehículos militares de distinto tipo; aparte de esto, hay una docena de misiones que desbloquearán diferentes características de Heller de las que podremos seleccionar una de las disponibles cada vez que superemos una (en este aspecto, será imposible conseguirlas absolutamente todas, dado que hay más opciones que puntos a invertir, así que la elección debe ser minuciosa y meditada).

Entrega continuista
Todas estas misiones, por lo general, siguen un patrón bastante similar entre sí. Por ejemplo, las de Blackwatch suelen ser de infiltrarnos en una de sus bases y absorber gente concreta o destruir elementos clave. Tampoco faltarán muchas misiones centradas únicamente en la eliminación de infectados de diverso tipo o eliminación de objetivos concretos. Las misiones más originales, en cierto modo, son las de historia, ya que no nos permitirán causar la destrucción sin más y nos obligarán, por ejemplo, a hacernos pasar por un soldado y contener a oleadas de infectados usando simplemente armas humanas, sin recurrir a nuestros poderes para nada en ningún momento. Y a mayores, no faltarán por toda la ciudad personajes con recuerdos que añaden detalles de argumento, así como personajes que potenciarán algunas habilidades concretas (los infectados, armas biológicas; los humanos, uso de armas o vehículos).

El Goliath es, posiblemente, uno de los enemigos más grandes y peligrosos que hayamos visto en la franquicia. Afortunadamente, cuanto más grandes son, más fuerte es la caída.
El Goliath es, posiblemente, uno de los enemigos más grandes y peligrosos que hayamos visto en la franquicia. Afortunadamente, cuanto más grandes son, más fuerte es la caída.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Radical Entertainment
Género: 
Acción, Aventura
Subgéneros: 
Sandbox
Duración: 
15 Hrs.
Lanzamiento: 
24/04/2012
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
360
También en:
PC PS3
+18

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad