Skip to main content
Publicidad
Metal Gear Rising: Revengeance

Golpear y cortar
Metal Gear Rising: Revengeance es un hack and slash puro en el que lo más importante es acabar con todos los enemigos que nos vamos encontrando por el camino. No nos encontraremos ni grandes fases de plataformas –que las hay levemente- ni puzles donde rompernos la cabeza pensando como podemos avanzar. Aquí todo es mucho más sencillo. Se trata de nuestra katana y nosotros. Y nos vale para cualquier menester. Para matar soldados armados, para romper verjas o para acabar con enemigos de gran envergadura. Lo más destacado es seguramente la sencillez del control que ofrece el juego, marca de la casa de los videojuegos de este género. Con el analógico izquierdo nos movemos, con el derecho movemos la cámara, con dos botones atacamos con espadazo normal y espadazo más fuerte, un tercero para saltar y un cuarto para realizar acciones. Nada nuevo hasta aquí.

Las novedades llegan con los controles de los botones superiores. El más destacado a nivel de ataque tiene que ver con el modo Katana, una técnica mediante la cual activamos un ataque más focalizado que nos permite realizar cortes veloces y precisos a nuestros enemigos. Pulsamos el gatillo izquierdo y pasamos a controlar un Raiden que se queda clavado en el suelo para dar espadazos a diestro y siniestro. El stick analógico izquierdo sirve para mover el cuerpo y apuntar donde damos los cortes. Tenemos ataques verticales, horizontales y el modo katana libre, que no es más que controlar la trayectoria de los cortes con el stick analógico derecho.  Este modo de ataque está íntimamente ligado con las células de combustible, una barra de energía que se va llenando cuando golpeamos a los rivales. Una vez llena podemos entrar en modo Zandatsu.

El sistema Zandatsu nos permite precisar dónde queremos dar el corte letal a nuestros enemigos.
El sistema Zandatsu nos permite precisar dónde queremos dar el corte letal a nuestros enemigos.

Esta técnica nos permite, con el modo katana, asestar cortes precisos que eliminen a los enemigos. Los cyborgs normales se pueden cortar de saque, pero otros tenemos que golpearlos diversas veces antes de poder cortarles extremidades con el Zandatsu o directamente cortarlos por la mitad. Además, en este modo si cortamos por los puntos marcados podremos arrancarles sus unidades de reparación, lo que nos llena tanto la barra CC como la de vitalidad. Habrá enemigos que iremos cortando poco a poco (primero un brazo, luego otro, luego una pierna) hasta conseguir acabar completamente con él y partirlo para robar su unidad de reparación. Se trata de un sistema que funciona de manera muy ágil y sencilla, aprendiendo a cortar mientras apuntamos con el stick izquierdo y robamos las unidades de los enemigos. Además de ser útil porque se ralentiza el tiempo mientras tengamos barra CC.

El único contratiempo relevante tiene que ver con el modo Katana libre, el que decidimos los cortes con el stick derecho. Es un sistema que intenta darnos libertad, y cuando lanzamos golpes a diestro y siniestro no funciona mal, pero cuando nos pide precisión puede ser poco intuitivo y algo incómodo. Tener que cortar por un lugar justo en un tiempo limitado nos puede traer algún que otro dolor de cabeza, sobre todo por el hecho d tener que combinar los dos analógicos. La verdad es que aunque el modo Katana funciona bien en términos generales, la katana libre no acaba de responder igual de bien. Tal vez automatizando el movimiento del stick izquierdo se hubiera facilitado algunas acciones en las que fallaremos por el control.

Los jefes finales tiene patrones distintos a todos los enemigos. Y un diseño y una personalidad que vale la pena conocer. Antes de acabar con ellos, claro.
Los jefes finales tiene patrones distintos a todos los enemigos. Y un diseño y una personalidad que vale la pena conocer. Antes de acabar con ellos, claro.

Moverse como un Ninja
Raiden cuenta con muchos otras herramientas que le permiten moverse con facilidad de un lado a otro del escenario. Uno de ellos es la carrera ninja, que nos permite saltar plataformas y obstáculos a toda velocidad con una secuencia de animaciones de lo más fluidas (tipo Assassin's Creed). En ataque destaca también la posibilidad de marcar objetivos en los enemigos, de tal manera que nos moveremos alrededor de su figura. Algo imprescindible con jefes finales. Por último, nuestra única herramienta defensiva: los parry. Raiden no puede bloquear los ataques con un botón de guardia al uso, sino que debe hacer un movimiento de parry cuando nos van a atacar para poder repeler el ataque y contragolpear. Es tan sencillo como pulsar la dirección hacia donde el enemigo nos va atacar y pulsar el botón de ataque normal. A medida que nos aprendemos los patrones de los enemigos atacaremos y combinaremos esto con parrys que nos permitirán sorprenderlos. El sistema beneficia claramente el ritmo frenético y dinámico de los combates. Bloquear forma parte de nuestro ataque, ni más ni menos. Destacar que en medio de este frenetismo tenemos diversos Quick Time Event que por norma general acompañan sin ser molestos, aunque hay alguno concreto (mover el stick izquierdo) y un par de secuencias puntuales que son prescindibles. Pero por norma los QTE son ágiles e intuitivos.

En honor a Metal Gear
Contamos con un gran compendio de armas secundarias que nos ayudarán a combatir a grandes grupos de enemigos. Metal Gear Rising: Revengeance no es solo un hack and slash con armas blancas, sino que hay un compendio de elementos del universo Metal Gear que también pueden ser usados por Raiden. Granadas de humo, granadas electrocutantes, lanzacohetes, misiles RPG dirigidos, cajas y barriles donde escondernos, revistas fotográficas para despistar a los enemigos… un arsenal digno de Solid Snake que podemos usar de manera sencilla en cualquier momento. Además, la katana no es nuestra única arma de ataque cuerpo a cuerpo. A medida que vamos acabando con los jefes finales que nos vamos encontrando recogeremos su arsenal. Y eso va desde un palo alargado de gran rango a una arma marcial digna de la tortuga ninja Rafael que se alarga y engancha a los enemigos, unas tijeras enormes formadas por dos espadas u otra katana especial. Todas ellas ganan enteros con el modo destripador, un estado que podemos desbloquear cuando tenemos la barra CC llena y que nos da mucho más poder de ataque durante un tiempo limitado. El clásico modo furia de los hack and slash también presente aquí y que nos da ventajas importantes en combate.

A lo largo de la aventura podemos encontrar diversas misiones VR que nos harán realizar acciones muy específicas.
A lo largo de la aventura podemos encontrar diversas misiones VR que nos harán realizar acciones muy específicas.

Todas estas armas se pueden mejorar y potenciar desbloqueando diversos movimientos nuevos o dándole mejoras como más daño o mejor absorción, por ejemplo. A medida que matamos enemigos sumamos puntos PC que podemos cambiar por elementos como estos, mejorar nuestra vitalidad, nuestra barra CC o adquirir nuevas habilidades y accesorios para ser más duros en combate. Las armas tienen un buen surtido de movimientos (sobre todo la katana), aunque ninguna de ellas llega a la profundidad y posibilidades de ataque que hemos podido ver en otros hack and slash como Bayonetta o Ninja Gaiden 2.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,9
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/UK 5.99 € Comprar >
PAL/ES 28.49 € Comprar >
Desarrolla: 
Platinum Games
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Beat'em up
Lanzamiento: 
21/02/2013
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
360
También en:
PC PS3
+18Lenguaje soezViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad