Skip to main content
Publicidad
Lollipop Chainsaw

Lollipop Chainsaw

review_game
| |

La última genialidad de Suda51 tiene como protagonista una joven animadora de instituto que además es una auténtica caza zombis. Junto a la cabeza de su novio vivirá una hilarante aventura de acción llena de sangre y corazones rosas.

 

Lollipop Chainsaw es una de las producciones más pintorescas y curiosas de este 2012. Se trata de un proyecto que viene con el sello inconfundible de Suda 51, un creador de videojuegos que tiene una visión muy particular de la industria. Suyos son algunos de los mejores personajes de los últimos tiempos y suyo es, también, alguno de los universos más originales que hemos visto en las consolas de la presente generación. En esta ocasión Los excesos vuelven a ser los protagonistas de esta obra de Grasshopper. Acción, sangre a borbotones, trama hilarante… Todo lo que envuelve a esta atrevida animadora de instituto cumple con lo que se esperaba. Aunque seguramente no sea solo eso lo que se le pide a un videojuego.

Las particularidades de Suda 51 son conocidos por muchos. Ofrece escenarios y contextos alternativos, calificado muchas veces de serie B. O al menos equiparándolo en la comparación con el cine. Un productor de videojuegos de autor, con un sello propio que ofrece a través de la violencia y la acción personajes y situaciones paródicas del propio sector, momentos surrealistas y narrativas originales. Como una vez en una entrevista Shigeru Miyamoto dijo que el hecho de que lo compararan con Spielberg no era un halago ya que se presuponía con esa afirmación que los videojuegos son inferiores al cine, no diremos que a Suda51 se le atribuye muchas veces eso de ser el Tarantino de los videojuegos. Aunque bueno, lo hemos acabado diciendo y la comparación puede ser válida. Con matices.

Una chica rubia con vestido de animadora de instituto, dos coletas y una motosierra. Suda 51 en estado puro.
Una chica rubia con vestido de animadora de instituto, dos coletas y una motosierra. Suda 51 en estado puro.

Los juegos capitaneados por el desarrollador japonés tienen muchos elementos similares al del director de cine con el que se compara, pero sí es cierto que dentro de los videojuegos el acabado de los mismos muchas veces no acaba con el mismo nivel de calidad. Muchas veces la grandeza de las obras de Grasshopper se encuentra en todo lo que hay alrededor de una jugabilidad que acaba estando alejada de la excelencia de uno de sus referentes –confirmado por él- cinéfilos. La hibridación de contenidos, la cultura pop, una gran variedad de referencias. Con ello salen productos casi de culto pero irregulares como Killer 7, obras excelentes dentro del género de la acción como los No More Heroes o apuestas arriesgadas y rompedoras en lo artístico pero sencillas y sin alardes en lo jugable. Como el último Shadows of Damned. Todos estos juegos tienen el sello indispensable de Suda 51 y evocan experiencias de todo tipo en los jugadores. El último en sumarse es el presente Lollipop Chainsaw, una vuelta de tuerca más.

Si en Shadows of Damned íbamos acompañados de una extraña calavera parlante por los caminos del infierno intentando recuperar a nuestra amada, todo con mucho humor macabro, parodias y un protagonista irreverente y brutal, en este caso nos encontramos en manos de una animadora de instituto que armada de una sierra eléctrica tiene la curiosa misión de acabar con hordas de zombies. Serie B total, pero una idea que Suda51 dijo tener en la cabeza durante todo el tiempo y que así decidió plasmarlo. Presentación de personajes con cartelitos y momentos tarantinianos, sangre a destajo y personajes muy pintorescos. En lugar de una calavera nos acompaña la cabeza de nuestro novio durante nuestra aventura, para darle el toque todavía más freak al asunto. Ha sido infectado y la solución es cortarle la cabeza. Y a seguir matando zombies en el 18 cumpleaños de Juliet, que en realidad es una cazazombies que se irá enfrentando a decenas de no muertos y los grandes jefes, los Rock Lords. La puesta en escena no puede ser mejor.

Como en No More Heroes, hay choque de espada y motosierra, con QTEs para resolverlo y un despliegue audiovisual espectacular mientras tanto.
Como en No More Heroes, hay choque de espada y motosierra, con QTEs para resolverlo y un despliegue audiovisual espectacular mientras tanto.

Todo esto una de las grandes virtudes de Lollipop Chainsaw. La escenografía que nos muestra el juego, la propia protagonista Juliet en sí atacando con pompones y con una motosierra, las escenas sobreactuadas a cámara lenta con movimientos cinematográficos claramente exagerados a modo de parodia, la llegada de enemigos de todos lados y la presencia de otros personajes secundarios son un compendio artístico que nos encandilará desde un primer momento. La mezcla de violencia –la sangre y decapitaciones están a la orden del día- con luces de colores cursis en ataques especiales es un cóctel explosivo a nivel visual. Impactos similares a los vistos en Shadows of Damned, pero con otro estilo y otro contexto totalmente distintos.

El estilo de juego nos es fácilmente reconocible. Nos encontramos ante un beat’em up masivo en el que vamos a machacar decenas de zombies por fases lineales en las que avanzamos una vez limpiamos la zona en concreto. Jugablemente es un juego que no revoluciona absolutamente nada y se muestra muy conservador en la propuesta: llegamos a un espacio, acabamos con los enemigos, avanzamos; y así en diversos puntos hasta llegar al jefe final de turno con el que debemos enfrentarnos. En total, Lollipop Chainsaw cuenta con siete niveles que nos durarán más bien poco: unas seis horas en dificultad normal, alguna más en difícil donde el reto aumenta considerablemente. ¿Es un problema? Se antoja poco, aunque es cierto que los amantes de repetir fases y competir en marcadores mejorando las puntuaciones lo rejugarán una y otra vez.

Los jefes, ritmo, demencia y color a partes iguales. Juliet tendrá que entregarse a fondo en estos épicos enfrentamientos, mucho más exigentes que la llegada hasta ellos.
Los jefes, ritmo, demencia y color a partes iguales. Juliet tendrá que entregarse a fondo en estos épicos enfrentamientos, mucho más exigentes que la llegada hasta ellos.

Porque una de las bases de la obra de Suda51 es precisamente esa, picar al usuario para sacar las mejores puntuaciones. Y eso solo se consigue moviéndose perfectamente por el escenario sin perder vida, hacer combos bonitos con los comandos que tenemos y acabar con grupos de zombis la mayor parte del tiempo que podamos. Con esto sumaremos medallas y dinero y mejoraremos las puntuaciones que se nos van dando al final de cada nivel. En otras modalidades distintas a la historia se puede competir con los marcadores de otros jugadores de todo el mundo.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Grasshopper Manufacture
Género: 
Acción, Aventura
Lanzamiento: 
01/06/2012
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
360
También en:
PS3
+18

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad