Skip to main content
Publicidad
Fist of the North Star: Ken's Rage 2

Fist of the North Star: Ken's Rage 2

review_game
| |

Hokuto no Ken, más conocido por estos lares como El Puño de la Estrella del Norte, cumple 30 años. Los aficionados a este histórico manga podremos celebrar tan señalado aniversario con la segunda entrega de Ken’s Rage, en la que Koei vuelve a poner su filosofía Dynasty Warriors al servicio de Kenshiro y compañía.

En el ya lejano 1983, la popular publicación japonesa Weekly Shonen Jump, cuna de buena parte de las más grandes series manga de la historia (Dr. Slump, Captain Tsubasa, Kimagure Orange Road, Dragon Ball, City Hunter, Saint Seiya, Bastard, Slam Dunk, Yu Yu Hakusho, Ruroni Kenshin, One Piece, Naruto… en fin, podríamos estar así durante horas), comenzó a publicar una obra de lo más especial; una obra que, a poco que se comenzaba a leer, dejaba bien a las claras que estaba destinada a sentar cátedra. Hablamos de Hokuto no Ken, un manga que llamaba poderosamente la atención por muchas razones, entre las que destacaban su alto nivel de sangre y gore, un argumento situado en un mundo post apocalíptico en el que se mezcla la lucha por la supervivencia con los más espectaculares combates de artes marciales, y un detallado dibujo más cercano a la filosofía del cómic norteamericano (o a la de los manhua chinos) que a la escuela japonesa influenciada por los cartoons clásicos procedentes de Estados Unidos. Con Buronson a cargo de los guiones, y Tetsuo Hara de los lápices, se nos narraba una cruenta historia en la que un mundo agonizante era testigo de encarnizadas luchas de poder libradas principalmente entre maestros expertos en milenarias técnicas de artes marciales que podían infligir devastadores daños en los cuerpos de sus enemigos, desde hacerlos explotar desde dentro hasta seccionarlos en porciones muy, muy pequeñas.

El éxito del manga original, publicado desde 1983 a 1988, dio pie a nuevas series impresas, adaptaciones al anime, largometrajes, merchandising de lo más variado y, por supuesto, videojuegos. El recorrido de El Puño de la Estrella del Norte por nuestro país no ha sido tan fructífero como en su patria de origen, ya que apenas nos ha llegado una adaptación del manga original (publicada cuando esto del cómic japonés comenzó a pegar fuerte allá por los 90, estando hoy día completamente descatalogada), algún que otro largometraje y poco más. Especialmente sangrante ha sido el caso de los videojuegos, donde de un total de unos 20 títulos publicados en Japón no llegó a verse prácticamente nada en tierras europeas, o como mucho algún que otro producto camuflado tras un completo lavado de cara que eliminaba cualquier referencia a la obra original (tales fueron los casos del Black Belt de Master System y el Last Battle de Mega Drive). Afortunadamente la situación cambió en 2010, cuando Koei publicaba internacionalmente su Fist of the North Star: Ken’s Rage, tan solo unos meses después de su debut en Japón, y no solo manteniéndose fiel a la obra original, sino elevando algo más el nivel de casquería respecto a lo visto en el videojuego original nipón.

Los combates contra los jefes finales son sin duda lo mejor del juego, consiguiéndose adaptar a la perfección la épica y espectacularidad de la que hacían gala dichos enfrentamientos en el manganime original.
Los combates contra los jefes finales son sin duda lo mejor del juego, consiguiéndose adaptar a la perfección la épica y espectacularidad de la que hacían gala dichos enfrentamientos en el manganime original.


El primer Ken’s Rage formaba parte de la estrategia de expansión en la que Koei lleva ya varios años enfrascada, la cual consiste en lanzar videojuegos basados en varias de las licencias manganime más famosas de Japón, como pueden ser Mobile Suit Gundam, One Piece o la propia Fist of the North Star, a los que le son implementadas la filosofía, mecánica y desarrollo de su popular y exitosa (en tierras niponas) franquicia Musou, formada por los Dynasty, Samurai y Orochi Warriors. Así, con Fist of the North Star: Ken’s Rage nos encontrábamos ante un beat’em up masivo en el que nuestro personaje se enfrentaba a oleadas de cientos y cientos de enemigos al tiempo que recorría un escenario de considerables dimensiones y libre exploración. Sin embargo, y a diferencia de lo visto en un Warriors al uso, la mecánica habitual de poner a dos ejércitos en liza no era en Ken’s Rage otra cosa que un modo de juego alternativo, ya que el modo de juego principal tomaba una filosofía mucho más cercana al beat’em up clásico, al “yo contra el barrio” que alcanzó una gran popularidad en tiempos pretéritos gracias a títulos de la talla de Renegade, Double Dragon o Final Fight. Haciendo gala de todas las virtudes y defectos que forman parte indivisible tanto del beat ’em up en general como de la franquicia Musou en particular, Ken’s Rage acabó haciéndose con el beneplácito de los aficionados gracias sobre todo a que, al fin y al cabo, la mecánica que ofrecía sentaba como un guante dentro de la marca Fist of the North Star.

Tras esto, la maquinaria Musou ha seguido funcionando a pleno rendimiento, y ya tenemos aquí la secuela de Ken’s Rage, lista con poco más de dos años de diferencia respecto al lanzamiento del juego original, y destinada a volver a convertirse en un indispensable para los simpatizantes tanto de la obra de Buronson y Tetsuo Hara como del beat ’em up al más puro estilo Koei. Incluso, y tal y como comprobaremos a lo largo del presente análisis, los aficionados a los arcades duros y desafiantes, esos juegos de los que cada vez quedan menos ejemplos en la actualidad, deberían prestar atención al título que nos ocupa. Un juego que, por cierto, llega en un momento ideal, ya que en este 2013 se cumple el 30 aniversario de la marca Hokuto no Ken. ¿Listos para comenzar a celebrarlo?

Los combates masivos librados contra decenas y decenas de enemigos clónicos siguen estando presentes, no en vano esto es un Musou.
Los combates masivos librados contra decenas y decenas de enemigos clónicos siguen estando presentes, no en vano esto es un Musou.


La vida es un privilegio, y tú no eres digno de él

En un futuro indeterminado, la humanidad ha sucumbido a la ira, la ambición y la codicia, lo que ha desencadenado una guerra nuclear que ha arrasado el planeta por completo. De las cenizas se acaban alzando algunos supervivientes, los cuales se enfrentan al obvio problema de encontrar agua y comida en un mundo en el que tales bienes se han convertido en el único y más escaso de los tesoros. No hay gobiernos, ni civilización, ni leyes que seguir salvo una: la ley del más fuerte. Unos pocos civiles tratan de organizarse y reconstruir sus vidas, pero las bandas armadas son numerosas e implacables, y acaban arrasándolo todo allá por donde pasan. Es entonces cuando surge un misterioso guerrero nómada llamado Kenshiro. Nadie sabe de dónde viene, cuál es su historia y qué motivaciones rigen su aparentemente errabundo deambular. Pero aún más enigmático que el propio Kenshiro es el desconocido arte marcial del que parece ser un auténtico experto. Kenshiro no porta armas, pues él mismo es una mortífera arma viviente capaz de masacrar a decenas de enemigos con las manos desnudas y en un simple parpadeo. ¿Es Kenshiro la última esperanza de una civilización agonizante, o un ángel exterminador enviado para completar el apocalipsis que la propia especie humana desencadenó tiempo atrás? La respuesta a esta pregunta no tardará en revelarse, aunque ello dará pie a nuevos y aún más inquietantes interrogantes.

Fist of the Nort Star: Ken’s Rage 2, tal y como es habitual dentro de la franquicia Musou, no reinventa la rueda. Tan solo reinicia todo desde el principio y nos vuelve a contar la misma historia, con nuevos matices y alguna que otra reinterpretación. Así, el que podíamos llamar Modo Historia de Ken’s Rage 2 comienza en el mismo instante en que lo hacía en la anterior entrega, es decir, desde el inicio del manga. Eso sí, esta vez la sensación que deja la narración a medida que se va desarrollando es de ser menos atropellada y más rica en detalles, por lo que aquellos que no conozcan la obra original tendrán más fácil seguir la trama del videojuego. Además, se incluyen arcos argumentales inéditos en el primer juego, lo que posibilita que podamos controlar a nuevos personajes como son unos Bat y Lin ya en edad adulta. En total, serán 25 los caracteres jugables, aunque al principio solo podremos controlar a Kenshiro y Outlaw, quedando el resto de luchadores desbloqueados a medida que progresamos en la aventura. Eso sí, Ken’s Rage 2 no se libra de la lacra de los DLC por lo que, a pesar de que ya habremos pagado 60 euros por el juego, tendremos que volver a pasar por caja para hacernos con algún que otro personaje nuevo, niveles extra y vestimentas alternativas para los luchadores.

Raoh, amo y señor del Hokuto Shinken, sigue siendo uno de los enemigos más temibles a los que nos tendremos que enfrentar.
Raoh, amo y señor del Hokuto Shinken, sigue siendo uno de los enemigos más temibles a los que nos tendremos que enfrentar.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
6
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 11.99 € Comprar >
PAL/ES 7.55 € Comprar >
Desarrolla: 
Omega Force
Género: 
Acción, Rol
On-line: 
2 Jugadores
Lanzamiento: 
07/02/2013
Voces: 
Japonés
Texto: 
Inglés
Plataforma: 
360
También en:
PS3
+18Lenguaje soezViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad