Skip to main content
Publicidad
Dragon's Dogma

Dragon's Dogma

review_game
| |

Capcom se atreve con el género del Action RPG con Dragon's Dogma, su último y ambicioso proyecto. Un vasto lleno de peligros que pretende ofrecer horas y horas de diversión. Una apuesta arriesgada en búsqueda de un dragón que debe caer derrotado. Como siempre ha sucedido.

El rol occidental ha ido cogiendo mucho protagonismo a lo largo de la presente generación. Ante la falta de ideas y buenos representantes del rol japonés durante los primeros compases de las consolas actuales, algo que se ha ido subsanando con el tiempo como lo demuestran diversos de los grandes JRPG aparecidos en Wii, lo que se conoce como rol occidental ha tomado la delantera. Propuestas como Oblivion o Skyrim han sido auténticos referentes en un lugar donde propuestas exigentes como Demon’s Souls han calado con éxito. En medio de estos nombres aparece Dragon’s Dogma. Hecho por japoneses pero con la vista puesta en lo que triunfa al otro lado. Al oeste.

Dragon’s Dogma es uno de los proyectos más ambiciosos de Capcom según sus palabras. También según el apoyo y altavoz que se le ha estado dando a nivel de promoción y también según las cifras que se manejan: más de tres años de desarrollo con más de 150 personas detrás del proyecto. Por desgracia, no es la primera vez que se escucha de Capcom hablar de proyecto importante. Sin quererlos comparar, también se decía de Dark Void. Y fracasó. Avanzamos que no es el mismo caso. Dragon’s Dogma ni es un juego de lucha ni tampoco un shooter de acción en tercera persona, géneros en los que se ha ido sustentando el gran éxito comercial de la compañía de la cápsula en estos últimos años. La apuesta es arriesgada, ya que el género parece estar un gran momento de forma y El dogma del dragón se comparará inevitablemente con nombres con los que comparte alguna que otra cosa: Skyrim, Dark Souls, el reciente Kingdoms of Amalur.

Las piedras que nos llevan a la falla, un lugar donde encontrarnos con los peones.
Las piedras que nos llevan a la falla, un lugar donde encontrarnos con los peones.

En cierta manera, las comparaciones son lógicas. Dragon’s Dogma usa una ambientación fantástica medieval que tanto está cuajando últimamente no sólo en los videojuegos (solo hace falta ver el éxito de la serie Juego de Tronos en televisión). Los dragones están de moda y nos los hemos encontrado en Skyrim, en The Witcher 2, en Dark Souls… junto a toda una fauna fabulosa y fantástica. Como la que tiene dentro de sí la obra de Capcom. Mapa grande por explorar y descubrir; juego difícil y desafiante en el que escapar es una opción a tener en cuenta; y sistema de combate profundo y lleno de posibilidades. Skyrim, Dark Souls, Reckoning… Sí, hay cosas en común. Pero la apuesta de Dragon’s Dogma, admitidas las similitudes en premisas y en conceptos con otros tocayos del género, ofrece elementos originales, personales e intransferibles. Es un Action RPG, y lo es con su propia personalidad.

Corazón robado
Los primeros compases con Dragon’s Dogma son algo confusos. Nos encontramos controlando a un héroe en lo que parece ser la introducción a su batalla final. Vamos con una serie de acompañantes que nos van ayudando a acabar con los enemigos y acabamos batallando con un fantástico quimera, mitad león mitad cabra y cola de serpiente. Estábamos rememorando una de las grandes últimas batallas recordadas por la gente. Esas imágenes dejan paso a un cielo que se oscurece y del que aparece un dragón rojo. Y de golpe, la creación de nuestro propio personaje, como si el tiempo se hubiera roto y avanzado bruscamente. Lo que es una pequeña carta de presentación nos da paso a quien realmente controlaremos durante toda la aventura.

Elementos de personalización de todo tipo.
Elementos de personalización de todo tipo.

La historia principal se complica muy pronto. Estamos en una pequeña aldea, Cassardís, de la costa, donde el runrún de la gente es cada vez mayor. Ha vuelto el temido dragón que de manera cíclica acecha las tierras recreadas en Dragon’s Dogma y se está buscando gente para alistarse en los ejércitos de turno para combatirlo. Ahí entramos en escena nosotros, tan tranquilos en la playa. De golpe y porrazo, el enorme dragón rojo aparece en escena y empieza a sembrar el caos. Valientes nos decidimos a luchar contra él, aunque la batalla es tremendamente desigual. Después de clavarle la espada en una de las patas, el dragón pronunciará unas palabras extrañas y nos extraerá, de un pequeño golpe, el corazón. En lugar de morir, sobrevivimos contra pronóstico con una cicatriz en el pecho. “Si quieres enfrentarte a mí ármate bien, nuevo Arisen”. Esto escuchamos. Aquí comienza nuestra aventura, intentando entender lo que pasó con el dragón e ir a por él para recuperar lo que nos pertenece… y aniquilarlo. Aunque veremos que la cosa va más allá del dragón.

Crear un héroe
Lo primero que deberemos hacer es crear a nuestro propio personaje. Empezaremos escogiendo atributos clásicos en este tipo de juegos, que van desde el nombre al sexo del protagonista, aspecto físico, la voz… hay una gran cantidad de posibilidades, tanto por caras y pelo como también por complexiones: niños, armatostes, enanos… podemos hacer de todo. Lo más importante es mirar qué clase vamos a elegir para nuestro héroe. Después de la secuencia con el dragón y entender que seguramente somos el elegido que debe hacerle frente, tenemos tres vocaciones para elegir de inicio: Luchador, Strider o Mago. Es una elección importante, ya que dependiendo de lo que hagamos deberemos equilibrar nuestro equipo con otros estilos.

Enemigos de todas las dimensiones posibles.
Enemigos de todas las dimensiones posibles.

El Luchador es el clásico guerrero cuerpo a cuerpo, que cuenta con la espada y el escudo como principales armas en un primer momento. Con él podremos combatir a corta distancia. El Strider tiene las dagas y el arco como su arsenal. Muy rápido y ágil, es ideal para luchar a largas distancias además de tener ataques imponentes si se acerca cuerpo a cuerpo. Por último, el mago cuenta con un abanico de posibilidades muy variadas, empezando con magia de carácter curativo y con fuego abierto, ideal para atacar a lo lejos a los enemigos. De estas tres vocaciones podemos luego pasar a otras más complejas a medida que progresamos, como un arquero mágico, un hechicero… 

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,7
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Capcom
Género: 
Acción
Lanzamiento: 
25/05/2012
Plataforma: 
360
También en:
PS3
+3

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad