Skip to main content
Publicidad
Disney Infinity

Disney Infinity

review_game
| |

La puerta a la sinergia de juguetes reales y videojuegos abierta por Skylanders es usada por una de las líderes en cuanto a entretenimiento infantil. Y es que el gigantesco archivo de IPs de Disney y Pixar sí que dan para un infinito de figuras en esta caja de juegos que es Disney Infinity

ToyBox
Disney. Esa palabra, pronunciada hoy en día, significa una multinacional gigantesca con ramas en distintos sectores de mercados que incluyen el cine –con su división infantil y la adulta-, la literatura, la música, los juguetes, líneas de ropa y un estilo de vida completo en el que casi todo lo que usemos en casa puede tener a Mickey, Pluto o Phineas pegado a ello. Pero Disney es también videojuegos, un sector en el que decidió meterse para dirigirse ella misma y no para simplemente ceder licencias, su nombre o echar una mano en el desarrollo. Pero se le resiste, y considerablemente. Incluso cuando intenta alejarse un poco de su imagen habitual, la de creadora de adaptaciones de sus personajes/films de de estética infantil y dificultad nimia, no ha conseguido lo esperado con IPs tan interesantes como Epic Mickey. Con el cierre de estudios y acuerdos tan millonarios como Marvel o Star Wars –escogiendo en este último caso a EA para que se encargue de los títulos basados en el universo de George Lucas-, y a tenor de rumores no de fuentes anónimas, sino de editoriales tan prestigiosas como el Wall Street Journal, la compañía del tio Walt acomete en Disney Infinity su proyecto más ambicioso y también uno cuyo éxito o fracaso parece que decidirá gran parte del futuro de Disney Interactive en el mundo del ocio consolero.

Su apuesta se llama Disney Infinity, una fórmula de juguetes reales en forma de figuras que se conectan mediante una base a la consola y nos traspasan personajes, juegos, fases, potenciadores, etc al videojuego en sí. Testeada y con mucho éxito por Activision y su hit Skylanders, Infinity echa mano de la enorme galería de películas y personajes que la fábrica de sueños posee y que tiene la facultad de que varias generaciones –abuelos, padres, hijos- recuerdan unas u otras, mezclando de momento en su mayoría las propiedades de Pixar con las de éxitos de imagen real como Piratas del Caribe o  estrenos recientes como El Llanero Solitario –sonoro batacazo en taquilla, aunque su presencia hace pensar en otras licencias que aparecerán si la fórmula tiene éxito como quizás Tron Legacy. ¿Su truco? Enchufar, conectar y jugar, ya sea viviendo aventuras o creándolas en su mejor modo incluido, esa Toy Box virtual que de verdad ejemplifica como nadie el concepto Disney entre nosotros  y nuestros juguetes, entre coger un puñado de estos y montarnos nuestra propia aventura según la imaginación nos dicte que Toy Story inmortalizó.

disney-infinity-starter-pack-three-figures.jpg Captura de pantalla

Plugged
Lo primero es abrir el Starter Pack y darse uno cuenta de que las figuras son bastante más grandes que las de los Skylanders, y además pesadas y de calidad, de esas que pondríamos en las baldas de las estanterías y no las relegaríamos a la caja. Corresponden a Mister Incredible, del film Pixar Los Increíbles, el joven Sully del estreno de este verano Monsters University –tan comercial como usar el Llanero Solitario, pero mejor puesto que Sully sí es un icono-, y tenemos a otro de los personajes Disney que lleva ya una década y apenas cuatro películas, pero que sigue en boca de todos, el capitán Jack Sparrow de los Piratas del Caribe. En el caso de las figuras Pixar, éstas mantienen el mismo diseño de sus homónimos, pero con la de Jack se ha optado por estilizarla en formato animación, en un resultado logrado –aunque la de Davy Jones sí que les ha quedado estupenda. Tenemos también aparte de el juego en sí la base en la que lo enchufaremos todo, y el Play Set, en sí el complemento con los niveles de cada personaje –un cubo con los logos de los tres films en este caso, aunque por ejemplo en el set de cars el Play Set tiene forma de la Copa Pistón. Una tarjeta con un código para la web del juego y el complemento en forma de Power Disc es lo último que sacamos, siendo este último distinto en cada Starter Pack. En este caso tenemos un disco hexagonal de Alicia en el País de las Maravillas que de momento no sabemos qué hace –en otros como por ejemplo el caballo de la princesa Mérida en Brave es un boost para la velocidad del personaje.

Creación
El inicio del juego es ya una declaración de intenciones  absoluta por parte del estudio, en forma de una especie de versión Disney del prólogo de uno de los mejores indies de PlayStation 3 pasado por el tamiz de Epic Mickey, en el que vemos cómo un mundo surge frente a nosotros a medida que avanzamos –la influencia del juego de Warren Spector en este punto es innegable. Magia en estado puro, como aquella que solamente Disney es (para algunos más bien era) capaz de conseguir con tan solo ver a Mickey, escuchar su icónica voz española, y levantar la cámara para ver fuegos artificiales mientras la música restalla. Experta en las IPs que debe mostrar, gente como Jack Skellington –el primero de todos, otra señal del inmenso peso que la obra de arte de Tim Burton sigue teniendo 20 años después-, la princesa Rapunzel de Enredados o el más reciente Rompe Ralph nos saludan –con sus voces españolas de doblaje originales donde es posible, Santiago Segura por ejemplo no repite como Sully, pero sí el doblador de Johnny Depp. Aunque este inicio es un simple paseo por ser un tutorial inicial, el despliegue visual y sonoro bastan para encandilar por completo a los niños, y el cambio constante de mecánicas y universos para cogernos por el tema nostálgico a los más mayorcitos.

Davy Jones, igual de malvado en el Play Set de Piratas del Caribe
Davy Jones, igual de malvado en el Play Set de Piratas del Caribe

Terminando como debe terminar, toda comenzar a usar la parafernalia física. De hecho en pantalla vemos una réplica de la base que brilla, y si nos fijamos en la que tenemos de verdad conectada ante nosotros, veremos que la zona para colocar los personajes también está brillando en un ejemplo de sinergia virtual-física brillante. Colocando cualquiera de los que tenemos –no nos pudimos reprimir a poner a Jack Sparrow-, al instante accedemos al HUB principal del juego, con el clásico castillo Disney situado en un entorno abierto. Estamos en la Toy Box, y lo que es un escenario situado en pleno mar se convierte de pronto en el bosque de la Wonderland original animada de Alicia en el País de las Maravillas–la buena, la de 1951, no la de Tim Burton- en cuanto colocamos el Power Up del que os hablábamos antes, incluso con la BSO original de la cinta, añadiendo más elementos a la Toy Box para la creación de niveles. Un detalle: para jugar con los personajes, estos deben estar sobre la base. Si queremos cambiar del capitán Jack a Sully es tan sencillo como quitar una figura y poner otra. Poner el Play Set en la base es lo que nos da acceso a las fases y universos de cada personaje que vengan en él, en este caso los de Piratas, Monstruos y Los Increibles.

Pulsando el botón rojo que el narrador no se cansa de recomendar, entramos en una lista desplegable con varias opciones. Como Aventuras de Maestría, tutoriales que nos enseñan el modo Construcción, los controles de Combate y los de Conducción, los tres pilares base de la jugabilidad de Infinity. Tambien tenemos Aventuras, que son minijuegos en los que participar desde el HUB sin tener que colocar el Play Set. Son los mismos para los personajes, aunque cambia la ambientación. Tenemos desde carreras de coches normales y con armas, hasta pistas en plan todoterreno para los coches, un coliseo en el que sobrevivir a varias oleadas de enemigos, una plataforma que va desapareciendo y hay que aguantar sin caernos –complicada con enemigos-, o un escenario en el que coger el máximo número de tesoros posible. El problema es que lograr la medalla de oro en cada uno es tremendamente complicado, por lo que contrastan radicalmente con la escasa dificultad de los modos Historia de cada universo. Los Mundos prefabricados nos invitan a recorrer los ya vistos, como el prólogo o nuestros primeros pasos por la Toy Box por defecto -que también podemos modificar-, u optar por una Toy Box vacía y empezar a demostrar la imaginación que aún nos queda editando con todos los elementos, juguetes e items de nuestro cajón desastre de juguetes.

Sully, amo y señor de las gamberradas en la Universidad Monstruo
Sully, amo y señor de las gamberradas en la Universidad Monstruo

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,8
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Avalanche Software
Género: 
Acción, Aventura
Subgéneros: 
Sandbox
Lanzamiento: 
23/08/2013
Texto: 
Español
Plataforma: 
360
También en:
3DS CIN PC PS3 Wii WiiU
+3

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad