Skip to main content
Publicidad
Super Mario Kart

Super Mario Kart

review_game
| |

Super Mario Kart llega a la eShop de Wii U, y aprovechamos para retro-analizar uno de los mejores juegos de Nintendo durante la década de los noventas. Jugabilidad y diversión, de la mano.

images.jpg Captura de pantallaSuper Mario Kart es uno de los mejores videojuegos que nos dejó Super Nintendo hace ahora 22 años. Eso significa, por lo tanto, que es uno de los grandes videojuegos de siempre. El juego que apareció en el ‘Cerebro de la Bestia’ en 1992, a principios del 93 en nuestro caso, recreaba a algunos de los mejores representantes del universo Mario compitiendo en un juego de carreras alocado y distinto a lo que habíamos visto hasta la fecha. Uno de los tres juegos más vendidos de Super Nintendo y un éxito abrumador que sirvió para iniciar una más que sólida franquicia de juegos querida por muchos jugadores. Esta semana llega Super Mario Kart a Wii U mediante la eShop, y por ello nos decidimos a retroanalizar una de las grandes joyas de la Nintendo de la década de los noventa.

Nintendo sabía que tenía un filón con su “mascota” Super Mario, un simpático fontanero protagonista de los mejores plataformas de la época. Y quiso aprovechar el carisma no solo del icono absoluto de NES y Super Nintendo, sino también de todos los otros personajes que lo acompañan en sus aventuras. Por ello, cuando decidió lanzarse al desarrollo de un juego de Karts, contó con ocho rostros conocidos del por entonces creciente universo Nintendo. A Mario se le añadían Luigi, Peach, Bowser, Toad, un koopa, el reciente por entonces Yoshi que había debutado en Super Mario World y Donkey Kong Jr con su graciosa camisa blanca sin mangas. Todos juntos unidos para librar la más divertida de las carreras.

La época en que una sola portada disparaba más el hype y la imaginación que una campaña de marketing millonaria
La época en que una sola portada disparaba más el hype y la imaginación que una campaña de marketing millonaria

El juego de Super Nintendo se convirtió en uno de los favoritos en la mayoría de casas donde estaba la segunda consola sobremesa de la compañía japonesa. Su propuesta tan sencilla como adictiva convenció a los jugadores de la época desde la primera partida. Básicamente estamos en un título de carreras donde contamos, además de nuestra habilidad cogiendo curvas y la velocidad de nuestro kart, con diversos objetos que se nos asignan aleatoriamente cuando pasamos por encima de un panel de ítem. Estos objetos son nuestras armas, tanto ofensivas como defensivas, para intentar mejorar nuestra posición. Cómo peor vayamos, más opciones de tener un objeto poderoso en nuestras manos. Han pasado 22 años, siete entregas, una octava que está en camino y tres máquinas recreativas. Y la premisa de Mario Kart sigue intacta –evolucionada eso sí- como el primer día. Nintendo, con Miyamoto en la producción, dio en el clavo de lleno.

Si por algo se ha destacado siempre la compañía japonesa es en conseguir ofrecer mecánicas de juego sencillas de comprender y accesibles, capaces de divertir desde un primer momento. Y eso se repite en Super Mario Kart, un juego que atrapaba a los jugadores desde las primeras carreras sencillitas en la cilindrada de 50cc y acababa picando de mala manera, semanas después, con la desafiante IA de los 150cc –desbloqueable, no disponible de inicio- y la batalla contra nuestros propios cronos en el modo Time Trial. Diversión longeva en el tiempo, donde los jugadores podían pasar horas y horas durante semanas disfrutando de unas carreras rápidas y dinámicas, completadas en cinco vueltas y un tiempo total que podía oscilar entre los dos y tres minutos. Un juego ideal también para hacer partidas cortas.

supermariokart_charselect.png Captura de pantallasupermariokartbm.png Captura de pantalla

Batallas sobre el asfalto
Cuando nos estrenamos en Super Mario Kart, generalmente en el Mario Circuit de la Copa Champiñón, empezamos a vislumbrar los diversos detalles con los que cuenta el juego. Los controles son sencillos pero tienen ciertos matices. Con un botón aceleramos, con otro frenamos, un tercero nos sirve para usar nuestro objeto equipado y un cuarto para mirar hacia atrás. Además, tenemos los botones superiores que sirven para dar saltos y también para derrapar, dos elementos vitales en las curvas. Saber usar acciones tan básicas como las descritas, la clave del éxito en Mario Kart. Pero hay mucho más a tener en cuenta.

mario-kart.jpeg Captura de pantalla

Los circuitos son mucho más que un trazado de asfalto con sus curvas. El diseño de cada uno de ellos hace que el jugador sienta que siempre puede arañar algún segundo más al crono o pueda sorprender a sus contrincantes recortando por un lugar que parecía impensable. El encanto del universo Super Mario es lo primero que salta a la vista, ya que más allá de los Mario Circuits que tienen elementos clásicos de la serie con tuberías en medio de la carretera, tenemos otros circuitos inspirados en mundos de la saga de plataformas. Choco Island y sus plantas pirañas, los castillos de Bowser con las piedras que caen en el suelo o la presencia abundante de lava –además de los clásicos ladrillos grises que conforman el trazado-, la Koopa Beach con su agua y también los peces voladores, las casas encantadas de fantasmas recreadas en los Ghost Valley, los niveles de hielos también presentes o Rainbow Road, nivel final de la Special Cup que se ha convertido en un referente dentro de la saga Mario Kart.

super_mario_kart_u.png Captura de pantalla10.jpg Captura de pantalla

 

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
9,7
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Nintendo EAD
Género: 
Conducción
Subgéneros: 
Arcade
Lanzamiento: 
21/01/1993
Texto: 
Inglés
Plataforma: 
SNES
+3

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad