Skip to main content
Publicidad
SimCity
publicidad

Sim City, Impresiones

preview_game
| - Impresiones |

La construcción y gestión urbanística van a dejar de ser lo que eran. El nuevo SimCity nos enseña su versión final y cómo se hace frente ahora a la sostenibilidad y las nuevas economías inteligentes, en el mayor y más completo simulador de alcalde que se haya concebido nunca además del más estilizado visualmente y receptor de nuevos públicos. Manos a la obra.

No se puede decir que SimCity tuviera fácil su vía de mejora, era una marca sofísticada ya y que había conseguido avanzar mucho en entregas hoy pretéritas como Sim City 2000 o las versiones de redes sociales. Llegó un momento en el que parecía que Maxis no tenía más margen de evolución, que todo lo posible en un videojuego de gestión urbana ya se había puesto en pie y que solo los arreglos técnicos iban a macar las entregas posteriores. Fue ahí cuando la desarrolladora de Los Sims o Spore pensó en un reboot más que en un SimCity 5 al uso, reiniciar la saga como han hecho otras marcas de Electronic Arts como SSX, Medal of Honor o FIFA Street, darle un nuevo enfoque jugable y audiovisual que solo recordara a lo original, pero que en realidad pusiera en juego un producto bien distinto y con otras fórmulas.

Eso es, este SimCity de 2013 y que llegará a PC/MAC el próximo 7 de marzo no sigue exactamente lo que estaba profundizando la anterior entrega. Lo hemos jugado durante más de seis horas, y contrastado que EA ha querido buscar un nuevo formato de juego, más visual, evolutivo y accesible pero que al mismo tiempo gane en complejidad en cuanto se ahonda en el asunto. Además ha incorporado un sistema de ciudades interconectadas donde el jugador ya no solo trabaja con una gran urbe, sino que puede gestionar hasta una provincia entera de municipios cada uno dedicado a una especialización que sirva de motor de la economía local y que al crear conexiones (carreteras, vías de tren...) entre estos puntos se genere mejor economía global y, además, felicidad de los ciudadanos.

Gracias a la nueva barra de herramientas y categorías es muy sencillo y rápido moverse entre las diversas áreas de gestión, además de muy visual para tener siempre el control.
Gracias a la nueva barra de herramientas y categorías es muy sencillo y rápido moverse entre las diversas áreas de gestión, además de muy visual para tener siempre el control.

Esto en su modo online, también clave aunque incitador de las criticas ya que SimCity requerirá conexión constante para jugar hasta el singleplayer, lleva la experiencia a una nueva dimensión donde los alcaldes deben darse la mano y aprender unos de otros para lograr sinergia entre poblaciones vecinas y así crecimiento. Es decir, se ha buscado un gameplay compartido donde el usuario no puede ignorar las urbes que le rodean, y hasta tiene cierta potestad sobre ellas ya que estarán conectadas con sus territorios, con traspaso constante de ciudadanos. Ampliación, pureza de mecánicas y propuesta para la introducción de nuevos públicos. Estos tres valores se unen a un apartado técnico asombroso, capaz de mover con total soltura los más sofisticados núcleos urbanos, ya sean residenciales, industriales o comerciales.

La Ciudad de Los Sims

Así se está presentando, esta vez más que nunca, clara señal de las intenciones más comerciales de EA con la marca SimCity y la herramienta de expansión hacia el público masivo que es esta entrega. Pero que ningún fan tema, al probarlo tranquilamente hemos detectado que su jugo permanece inalterado y que todas las partes que hicieron respetada a la franquicia permanecen aquí, empezando por la total toma de decisiones con repercusiones en todo momento. Este producto se basa en la elección constante, de casi todo, desde dónde colocamos una carretera hasta cuántos módulos sumamos al ayuntamiento o con qué frecuencia pasa el autobús escolar. Y no por ello es un juego complicado de dominar, este SimCity estrena el modo Empezando de nuevo, una espeice de tutorial de inicio de una partida que acabará durando cientos de horas.

Hay que mirar de cerca los comentarios de la población, las manifestaciones ante el Ayuntamiento y los colores de las zonas donde viven. Es vital para lograr la ciudad perfecta.
Hay que mirar de cerca los comentarios de la población, las manifestaciones ante el Ayuntamiento y los colores de las zonas donde viven. Es vital para lograr la ciudad perfecta.

En esta modalidad, obligatoria para jugadores noveles y recomendable para habituales ya que con ella pueden ir descubriendo las novedades y el nuevo formato de este renacimiento, se van dando pasos firmes hacia la experiencia total, dejando al principio algunas partes y apartados de forma automática, mientras que paulatinamente el jugador va teniendo acceso a más y más capas de información. Es decir, que utilizando este tutorial al principio solo tendremos accesos a unas cuantas labores pero cada vez más tendremos a nuestro cargo más estadísticas, números, menús desplegables y posibilidades. Pero que nadie se preocupe por ir recibiendo estos accesos, están expuestos de forma tan visual (con colores, formas, ritmos distintos...) que es muy intuitivo y natural ver de un vistazo rápido dónde están los problemas, amenazas o incertidumbres.

Cuando nos queramos dar cuenta estaremos gestionando un puñado de cosas de forma totalmente natural y cómoda, aunque no hayamos tocado un SimCity en nuestra vida. Y esta genial capacidad se pone en marcha gracias a la exposición clarísima y evitadora de cifras o tablas que hace en todo momento, prefiriendo trucos como colorear la ciudad de verde o rojo según satisfacción con el elemento que tengamos seleccionado o otorgando colores a cada campo de gestión: residencias verde, comercio azul, industria amarillo. Este trío de áreas es clave al comienzo de cada municipio, siendo la parte residencial clave para que vivan los habitantes, el comercio imprescindible para que tengan acceso a productos y felicidad, y la industria determinante para que se generen beneficios y puestos de trabajo. Esto a priori, luego todo está mucho más mezclado y complicado, más perfeccionado.

Con el tiempo la ciudad evoluciona sola. Las casitas pasan a ser pisos y luego rascacielos. Las fábricas pasan a ser centrales y las tiendas lujosos centros comerciales.
Con el tiempo la ciudad evoluciona sola. Las casitas pasan a ser pisos y luego rascacielos. Las fábricas pasan a ser centrales y las tiendas lujosos centros comerciales.

De esta forma y casi a coste cero, cada carretera que tracemos deberá tener rápido a sus dos lados el color de una de estas tres posibilidades de inicio, teniendo que equilibrar qué color predomina en nuestra urbe para poner en pie una ciudad dedicada al trabajo, a la residencia o al ocio y el comercio. Las casas, tiendas y fábricas se construyen y van evolucionando y creciendo ellas solas, sin tener que intervenir nosotros en nada y solo mirando al paso del tiempo, aunque también, una vez familiarizados con el título, podemos ir teniendo más potestad sobre cómo avanza nuestro municipio, que pasará de pueblo a gran ciudad con el paso de los días. Como decíamos antes, posibilidades que se ofrecen de forma evolutiva, de lo sencillo a lo realmente complejo y libre. Con tiempo y dinero, el árbol de herramientas y categorías se va cargando de botones, hasta que al final tenemos ante nosotros un sofisticado panel de alcalde donde decidimos casi de todo.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
7,5
Regístrate o haz login para votar
Desarrolla: 
Maxis
Género: 
Simulación
Subgéneros: 
Gestión
Lanzamiento: 
14/02/2013
Plataforma: 
PC
+12

Añadir a mis juegos

publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad