Skip to main content
Publicidad

Xbox One y PlayStation 4: Primer año

publicidad
feature
| PS4 XBO - Minireport |

Xbox One y Playstation 4 han cumplido su primer año de vida en España. 12 meses en la que hemos visto juegos, exclusivos de peso, polémicas y decisiones controvertidas. Así ha sido el primer año de las dos plataformas de Microsoft y Sony.

Minireport

Xbox One salió a la venta el 22 de noviembre en España. Una semana más tarde, el 29, lo hizo Playstation 4. Microsoft y Sony daban el pistoletazo de salida a la nueva generación de consolas. Dos plataformas que tenían la difícil papeleta de recoger el testigo de consolas como Xbox 360 y Playstation 3, longevas en el tiempo y todavía con juegos potentes pendientes de salir. Un año en el que han pasado muchísimas cosas en ambos lados. De buenas y de malas. Doce meses desde que saliera una generación que parece ser, ahora sí, ya está arrancando. Así han sido los 365 días de vida de Xbox One y Playstation 4.

Xbox One
22 de noviembre de 2013

y8kci8hezpnr5mlu-0-7hdmyxfuxpugcuzbgzavveck.jpg Captura de pantalla

Xbox One salió una semana antes que su competidor y lo hizo con varios elementos a tener en cuenta que ayudaron a disfrutar de un lanzamiento positivo en muchos sentidos. Dos cosas a tener en cuenta: la primera, el pack de consolas con FIFA 14 que sin duda fue un buen gancho para los usuarios que querían adquirir la nueva plataforma de Microsoft. La segunda, una gran línea de títulos exclusivos que acompañaba desde el primer momento a One. Entre ellos, un Forza 5 Motorsport que mostró las bondades técnicas de la plataforma y un Killer Instinct que recuperaba la esencia de la saga de Rare.

Junto a estos títulos y la variada línea de juegos, también se supo promocionar el tema del Day One con motivos exclusivos para los jugadores que decidieran adquirir la consola el día de lanzamiento. Detalles en forma de contenidos descargables, motivos en el mando y demás. Un toque exclusivo que intentó llamar la atención de los indecisos, de aquellos que tal vez querían esperar algunos días.  Desde ese momento también se pudo probar el nuevo mando de la consola, para muchos con un diseño y ergonomía inigualable a día de hoy.

q5cde2liop8q4ezo4kzocns0ngckxntdkm7imji6tbi.jpg Captura de pantalla

Pero el lanzamiento de Xbox One no estuvo exento de polémicas. A pesar de ofrecer juegos exclusivos por doquier, lo cierto es que varios de los nombres que se esperaban no llegaron a las expectativas generadas. Dead Rising 3, seguramente más querido por el público que por la prensa internacional, quedó por debajo de sus dos predecesores y estaba lejos de ser un título Next Gen en lo visual. A Ryse le pasó al revés: gráficamente llamaba y mucho la atención pero el juego de Crytek hizo aguas en términos de jugabilidad. Tampoco ayudaron las decisiones controvertidas en tema de microtransacciones de Forza 5 ni el fracaso evidente de un nombre que como Crimson Dragon, que intentó recuperar la esencia Panzer Dragon Orta sin acierto.

El Precio. 500 euros es un precio elevado, sobre todo porque se sabía que Playstation 4 salía a un precio de cien euros menos. La justificación de este diferencial se encontraba en Kinect, por lo que los argumentos de Microsoft tampoco ayudaban a calmar los ánimos en este sentido. Se había dicho que la consola no sería tan potente como Playstation 4 y, encima más cara, no parecía la mejor de las estrategias para el lanzamiento de Xbox One.  La decisión de obligar a comprar Kinect se ha acabado demostrando que no era la más acertada.

zqamzfbzppsxbmuxggxfxak7rfimmalujd3t9e4lzls.jpg Captura de pantalla

Resolution-Gate. Xbox One ha sufrido varios problemas en términos de resolución tanto en juegos propios como en juegos multiplataforma que han ido evidenciando de cara al público su potencia inferior respecto a Playstation 4. Juegos third party que van a 900p en la consola de Microsoft y 1080p en Playstation 4, títulos importantes dentro de la batalla de consolas como Titanfall que salía a una resolución de 792p o nuevas resoluciones imaginativas para juegos como Halo 2 Anniversary o Call of Duty: Advanced Warfare que en estos casos no es tan grave por la diferencia con los 1080p de toda la vida pero que no dejan de ser elementos significativos. Sobre todo porque justo acabamos de empezar la generación de consolas.

Kinect. De ser un elemento imprescindible que marca la manera de jugar en One a caer en el más profundo de los olvidos. La defensa férrea de Microsoft a Kinect quedó en saco roto cuando anunció un pack de la consola sin el artilugio por 100 euros menos y se explicó que sin él se ganaba potencia extra para los desarrolladores. El resultado final es que se ha cortado de raíz las posibilidades de este controvertido add-on, y para las desarrolladoras ya no es una prioridad. Los que pagaron 500 euros en el primer día y primeras semanas de salida de la consola se han quedado con un Kinect que salvo ocasiones contadas (D4) no tiene demasiada utilidad.

Los Incentivos de Xbox Live. El servicio de Internet de pago para disfrutar del sistema online de la consola ha intentado adaptarse a la realidad instaurada por PS Plus en Playstation 3, pero todavía está lejos de conseguir ser suficientemente atractivo con sus incentivos, insuficientes hasta el momento a nivel de juego que se ofrecen para conseguir de manera gratuita. El servicio, además, ha sufrido algunos problemas de conectividad más de la cuenta, sobre todo comparado con la solidez que mostró a lo largo de los años en Xbox 360.

u49ta8hvg4cshqntapdolepjhxc7k1cxi4e86rdfpw0.jpg Captura de pantalla

Xbox One ha destacado en estos 365 días por ir recibiendo varios títulos importantes que están conformando un catálogo de juegos más que interesante. Sobre todo en lo que exclusivos se refiere. Forza Horizon 2 se ha convertido en el gran referente después de estos 365 días, y Titanfall es uno de los nombres con los que la plataforma saca pecho respecto a sus competidoras en el mercado de consolas (está también en PC). Dos juegos excelentes y sólidos que convencen a los usuarios de One y a los que se suman proyectos interesantes como Sunset Overdrive, que a nivel de diversión quiere recuperar la herencia que supuso el primer Dead Rising en Xbox 360, y alguna propuesta indie exclusiva como D4.

Junto a ello no faltan los títulos third party que han ido apareciendo sin descanso como en Playstation 4. Nombres importantes que van desde los deportivos de siempre (FIFA, NBA, Madden, PES), los nombres anuales de toda la vida con Battlefield 4 y sobre todo Call of Duty: Advanced Warfare, que vuelve a tener un convenio con plataformas Microsoft para recibir los contenidos descargables antes. Sombras de Mordor, remasters como GTA V o Dragon Age: Inquisition son otros de los nombres destacados.

Decepción First Party: Halo The Master Chief Collection . Un juego que tenía que estar en la cima de los títulos exclusivos de Xbox One por ser una compilación abrumadora en contenido y que ha acabado lejos del resultado final esperado. Los problemas online en el multijugador competitivo han hecho que uno de sus atractivos, más de cien mapas disponibles, se convierta en uno de sus principales problemas. Sumado a otros detalles (lag en algunas partidas cooperativas, algunos bugs y la gestión del idioma de Halo 2 en nuestro país) que lo alejan del producto excelente que tenía que ser.

 

ijshyvj-vlrzkofg4kyf84ycu7youms3nodtjxjbeqa.jpg Captura de pantalla

La plataforma ha ido añadiendo mejoras y nuevos elementos en su interfaz –mejorable a nivel de distribución y funcionamiento- y se ha asentado como una propuesta interesante sobre todo por los juegos que han ido apareciendo en ella. Un año después, la consola tiene varios atractivos para los que no se han decidido: packs interesantes como Sunset Overdrive y la consola blanca o el de Advanced Warfare y la consola personalizada; la rebaja de precio a 400 euros sin Kinect acaba siendo un movimiento acertado para los potenciales nuevos compradores y las ventas están acompañando. 10 millones de unidades distribuidas. Unas cifras buenas, pero que no consiguen serlo tanto en comparación con su principal competidor.

Lo mejor para Xbox One es que ahora sí parece que el camino a seguir está claro, sin tumbos ni cambios de política según sopla el viento. Y la cosa solo puede ir a más con varios títulos previstos para el futuro: Halo 5 Guardians, Quantum Break,  o Scalebound entre muchos otros. Y es que se han anunciado muchos nuevos proyectos para desarrollar en el futuro, a lo que se suman varios títulos que se han retrasado al año que viene, el último de ellos el indie Ori and the Blind Forest. En definitiva, Microsoft, después de todo, quiere que su auténtico caballo de batalla sea este: los juegos. Desempolvando franquicias del pasado y generando otras de nuevas. Y la realidad es que apostando el futuro de la consola a los juegos, al software, dicho futuro está asegurado.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad