Skip to main content
Publicidad

Vida y Muerte de THQ

publicidad

Ocaso y cierre de THQ
THQ ha pasado unos últimos años complicados. Con una contradicción importante ya que nombres como Smackdown vs Raw o Darksiders parecían objetos de valor seguro. Pero la compañía se equivocó en algunos movimientos, como el ya archiconocido uDraw GameTablet. Se trataba de un accesorio para Wii, Playstation 3 y Xbox 360 que pretendía poder usar un stylus sensitivo en una tableta y se diseñaba para usarse en juegos concretos pensados para ellos como Marvel Super Hero Squad, seguramente el más conocido de todos.

El error de cálculo de THQ fue mayúsculo, ya que se quedaron sin vender 1’4 millones de unidades, un desastre como se describió posteriormente. Y es que no era para menos, ya que las pérdidas de este movimiento se movieron entorno a los 100 millones de dólares. Corría el mes de noviembre de 2010 cuando se lanzó en Wii y desde entonces la compañía no levantó cabeza a nivel financiero por muchos motivos más allá de uDraw. La compañía empezó a cerrar divisiones en diversos puntos del planeta –como Australia- y a hacer movimientos que mostraban no ser los de una compañía normal, como cerrar el estudio de uno de sus títulos más importantes: Kaos Studio después de hacer Homefront. Incluso tuvo que retrasar el lanzamiento de algunos juegos como Metro: Last Light para intentar conseguir más dinero y mantenerse a flote. La compañía, tras echar a más de 200 trabajadores, aseguraba que en 2012 levantarían cabeza con títulos harcore de gran calidad.

homefront.01.lg_.jpg Captura de pantalla

Un año de rumorología el pasado 2012 hasta que el 19 de diciembre se declaró en bancarrota. Días atrás habían iniciado una propuesta con Hunble Bundle para ofrecer juegos de la compañía que hicieron subir sus acciones, pero acabó siendo insuficiente. Los juegos como South Park: The Stick of truck seguirían su curso, y las propiedades intelectuales y marcas que THQ tenía se pondrían a subasta para que las compañías adquirieran lo que considerasen, como pasó precisamente esta semana con la venta de diversas IP a otras compañías del sector. El reparto deparó algunas sorpresas interesantes que aseguraban el futuro de ciertos nombres relevantes.

Sega se quedaba finalmente con Relic, autores de juegos de estrategia como Company of Heroes, Homeworld o los mencionados Dawn of War siendo la subasta más reñida y consiguiéndolo por 26’6 millones de dólares.  Koch Media se hizo con Volition, empresa que tiene actualmente como gran primer espada la franquicia de Saints Row. No es lo único que cogió Koch, ya que se hizo también con los derechos de Metro: Last Light que seguía en desarrollo superando a Ubisoft en la puja. La compañía francesa, eso sí, se hizo con THQ Montreal, que trabajaba en futuros proyectos como 1666 y Underdog. Es curiosos porque Patrice Désilets, padre de Assassin’s Creed, se fue de Ubi para montar el estudio de THQ y ahora vuelve “a casa”. Además, también se han hecho con los derechos de South Park: Stick of Truth, aunque se esperan litigios con Obsidian que tienen los derechos de la marca South Park en videojuegos.

metro-last-light-580x326.jpg Captura de pantalla

Take 2 se queda con el proyecto Evolve y se lleva también la licencia de la WWE, que no era propiedad de THQ. Por su parte, Crytek estaba trabajando en la secuela de Homefront 2 después de haber llegado a un acuerdo con la compañía norteamericana para que realizará dicho título. Los padres de Crytek ya anunciaron esta semana que el desarrollo de este videojuego no corría peligro. Finalmente, Jason Rubin, que está en el peor momento de la etapa de THQ, explicó recientemente que lo que no se había vendido del catálogo de la compañía saldría durante las próximas semanas. Con algunas dudas.

¿Darksiders?
Sorprende que una de las compañías mejor valoradas de todas en los últimos tiempos de THQ y en esta generación de consolas en general, Vigil, no tuviera ninguna puja por ella. No hubo compañía en el mundo que apostara por los creadores de la saga Darksiders, algo que el propio Rubin consideraba así: “Es de chiste”. Más sobre todo teniendo en cuenta que el nuevo proyecto de la compañía, Crawler, había sorprendido a todos los que lo habían visto. De momento Vigil Games ha tenido que cerrar sus puertas prescindiendo de la plantilla, a la que están llamando a la puerta de equipos como Sony Santa Mónica o Platinum Games. De momento, ese Darksiders III con cooperativo a cuatro deberá esperar en el limbo que ha quedado tras el adiós de THQ, compañía experimentada en la industria con un gran legado tras de sí.

darksiders-2-arguls-tomb-dlc-release-date.jpg Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad