Skip to main content
Publicidad

Vida y Muerte de THQ

publicidad

Años 2000: La compra de estudios
Durante los primeros compases del nuevo milenio THQ decidió adquirir algunas de las compañías que se encontraban en la industria para empezar a generar sus propios juegos. Pasó con Locomotive Games y su Road Rash 64, pero es solo un ejemplo de lo que se fue sucediendo a partir de ese momento. Heavy Iron Studios fue la siguiente en formar parte de la compañía norteamericana, y a lo largo de la década cumplió con títulos basados en películas de animación que iban desde los increíbles a ratatouille, pasando por juegos de Bob Esponja, Wall-E o incluso Scooby-Doo.  Este camino con las películas de animación de Disney y Pixar seguía la estela de lo que se había visto a lo largo de los años noventa, tiempo en el que THQ publicó muchos títulos Disney para las consolas portátiles, desde Hércules a Timon y Pumba, pasando por un recopilatorio en el que había el Rey León para Gameboy.

No fue la única, ya que llegarían otras como Helixe, encargada sobre todo en la realización de títulos para Gameboy Advance que pasaron sin pena ni gloria o THQ Digital Studios Phoenix y Volition, con mayor presencia en el devenir de la compañía sobre todo en el caso de la segunda. La adquisición de grandes compañías estuvo ligado también a otros pequeños estudios que aportaron sus recursos humanos a títulos menores o a versiones concretas de videojuegos, como es el caso de Sandblast, que se encargó de una versión de Red Faction II para PC y de trasladar Summoner 2 a Gamecube. Outrage Games es otra comnpañía adquirida por THQ –duró solo dos años de 2002 a 2004- que trabajói en una versión de Red Faction II.

Summoner
(Mac, PC, Playstation 2)

Uno de los primeros proyectos que se afianzó la compañía norteamericana con la compra de Volition fue el Action RPG de Summoner, un juego que tenía como elementos ser algo lineal para ser un RPG pero muy entretenido, absorbente y espectacular sobre todo en sus versiones para compatibles. El título habla de Joseph, un protagonista que tiene un poder interior oculto que debe acabar sacando para salvar la humanidad de un mal que acecha.  Dos años después aparecería la secuela de este título para Playstation 2 y Gamecube, un juego que ofrecía un sistema de combate diametralmente distinto al conocido hasta el momento y que recibió una acogida algo más fría que la primera de las entregas. En todo caso, con Summoner THQ empezaba a labrarse un catálogo propio. Y de calidad.

Red Faction
(Mac, PS2, PS3, PC)

La relación más prolífica con las compañías que THQ fue adquiriendo durante los primeros compases del milenio fue sin duda Volition. La adquisición de la compañía creadora de la serie Descent: Freespace para PC se tradujó en la creación de un videojuego como Red Faction, una de las franquicias más reconocibles de la historia de THQ. Un año después de la adquisición de Volition, estos sacaron a la venta un juego de acción en primera persona donde cogíamos el rol de un minero trabajando por la Ultor Corporation. La gran variedad de armas, destacando sobre todo por el binomio entre el arsenal de mano con el armamento más pesado era uno de los elementos más destacados del juego, que también destacaba por el motor Geo-Mod que permitía, con ciertas limitaciones eso sí, destruir muchos elementos del escenario para crearnos nuestros propios caminos.

Red Faction II
(Gamecube, Playstation 2, Xbox, PC)

Un año después de la llegada del primer Red Faction, título que destacó sobre todo por su versión PC, aparecería en las consolas de la época –pasada generación- la segunda entrega de esta franquicia de Volition y THQ, muy bien recibida sobre todo en su versión sobremesa más que en su versión compatibles. La acción se ubica un tiempo después de la revuelta en las minas de Marte, y un nuevo grupo tiene como objetivo acabar con el dictador de la zona, Sopot. Nosotros adoptábamos el rol de líder del grupo con el objetivo de recuperar la libertad de la zona. Con esta premisa llegaba una secuela directa que volvía a destacar por el motor que permitía destruir construcciones a nuestro alrededor mediante cohetes y minas de diversa índole. Una virtud de esta secuela fue precisamente la presencia de vehículos que podíamos usar en campaña y la novedad, muy de la época también, del multijugador para cuatro jugadores que permitía también la presencia de bots en el campo de batalla. Algo que por cierto no estaba en la versión PC.

MX Unleashed
(Playstation 2, Xbox)

Corría el año 2004 cuando vio a luz uno de los títulos por los cuáles THQ había adquirido Rainbow Studios, conocido posteriormente como THQ Digital Studios Phoenix. La compañía había estado trabajando en nombres como ATV Offroad Fury para Playstation 2 y sus secuelas, aclamadas por el toque arcade y el punto de vista de carreras distintas a las clásicas de coches y motos convencionales. Esto llamó la atención de THQ, que adquirió la compañía y trabajaron codo con codo hasta que sacaron en 2004 para la consola de Sony y de Microsoft MX Unleashed,  un título de moto cross que destacaba por las físicas que ofrecía el juego en carrera, los movimientos realistas de los conductores y más de cuarenta carreras con modo freestyle, un modo carrera y la posibilidad de jugar a pantalla partida con otros amigos. Todo para ganar carreras y hacer combos de tricks para demostrar ser el dominador de estas salvajes motos.

MX vs ATV
(PC, Xbox, Playstation 2)

Pasaría poco tiempo hasta que la compañía encargada en su momento de los ATV Offroad, marca que se quedaría Sony para seguir produciendo su propia serie, volviera a estos impactantes vehículos de cuatro ruedas. Y lo mezclaran con el buen resultado que se vio en MX Unleashed. De esta manera llegó esta especie de versus de las carreras más duras del momento. El juego tenía como principal reclamo la posibilidad de jugar en línea con hasta ocho jugadores, limitando la experiencia local a dos jugadores en lugar de cuatro como en el anterior MX. La versión PC traía además un editor de carreras de lo más interesante. La franquicia tendría cierta continuidad con un port en PSP dos años después y la presencia en distintas consolas de nueva generación –la actual- donde iría mostrando músculo con las bondades de las nuevas máquinas.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

Publicidad