Skip to main content
Publicidad

Retroanálisis: Super Castlevania IV

publicidad
feature
| N64 - Reportaje |
Cada cien años Drácula resucita, y cada cien años un miembro del clan Belmont se encarga de darle nueva sepultura. Diseñado como uno de los primeros programas disponibles para Super Nintendo, la cuarta entrega de la saga Castlevania perdura hoy como una de las mayores joyas de la etapa de 16 bits...
Reportaje

0.jpg Captura de pantalla
Super Castlevania IV (SNES)
Título: Super Castlevania IV
Desarrolladora: Konami
Editor: Konami
Plataforma: SNES
Género: Acción/Plataformas
Fecha de lanzamiento: 1991
Formato: Cartucho
Memoria: 8 megas
Nota: 9'4

/es/node/Array
Super Castlevania IV (SNES)
Castlevania, un nombre mítico en el mundo de los videojuegos. Aunque en la actualidad probablemente haya quedado en un segundo plano frente a éxitos de más reciente creación, la saga de Konami lleva enamorando a varias generaciones de jugadores desde 1986. En aquel entonces, la compañía nipona se dedicaba en cuerpo y alma a su formato predilecto, el MSX, para el cual lanzó el embrión de esta franquicia: Vampire Killer. El auge de la NES llevó a una conversión de aquel título que se denominó ya Castlevania. A ese cartucho le siguió una secuela con más elementos de RPG y aventura, y finalmente el soberbio Dracula's Curse se encargó de cerrar la etapa de ocho bits.

11_181.jpg Captura de pantalla
Super Castlevania IV (SNES)
En este contexto, y coincidiendo con los primeros días de la nueva máquina Super Nintendo, apareció el programa que ahora nos ocupa, obra de miembros de Konami que más tarde se escindieron de la casa madre y fundaron la aclamada Treasure. Todo el mundo se rindió ante uno de los títulos más premiados del momento, y pese a que hubo algunas voces detractoras -que alegaban que no aportaba nada nuevo aparte de las mejores audiovisuales-, se convirtió en un clásico intemporal. Veamos el porqué.

g  r  á  f  i  c  o  s

17_81.jpg Captura de pantalla
Super Castlevania IV (SNES)
En general, es uno de los juegos más impresionantes de la época. Hablar hoy del apartado técnico de un juego de 1991 puede hacerse desde dos puntos de vista. En primer lugar, con la mentalidad actual, y en ese caso diríamos que ha envejecido estupendamente, si bien en algunos aspectos sale un tanto malparado respecto a lanzamientos posteriores para esta consola, sobre todo los de sus últimos años de vida comercial. Por otra parte, siendo objetivos, debemos ceñirnos al momento en el que vio la luz este juego.


19_71.jpg Captura de pantalla
Super Castlevania IV (SNES)
Así, comenzaríamos a hablar de una atmósfera insuperable, en la que el terror y la oscuridad medieval de Transilvania se respiran en un entorno de lo más tétrico. Ya en la primera fase impresionan detalles como la arquitectura barroca del castillo o la verja que surge del suelo tras cruzar el puente de entrada. Y es sólo el principio.



9_155.jpg Captura de pantalla
Super Castlevania IV (SNES)
Los personajes, tanto Simon Belmont como el amplio y variado catálogo de enemigos, poseen sprites muy detallados. Por desgracia, la animación de nuestro héroe es bastante limitada, de modo que al caminar parece sufrir algún tipo de artrosis, detalle no muy criticable en aquel momento y que además no afecta en absoluto a la jugabilidad. El tamaño del mismo tampoco es muy notable, pero el de algunos enemigos y sobre todo de algunos jefes de final de fase llama la atención.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

Publicidad