Skip to main content
Publicidad

Regreso al Pasado: Final Fight 25 Aniversario

publicidad
feature
| AMG CPC DOS GBA PC SNES - Regreso al pasado |

Final Fight, uno de los beat ’em up más legendarios de la historia, cumple 25 años en este 2014. Un juego por el que no pasa el tiempo, abanderado de una inolvidable época, al que dedicamos el presente reportaje. Es hora de salir a la calle para repartir justicia a golpe de suplex, nudillo y tubería de plomo.

Regreso al pasado

1989 fue un gran año para el mundo de los videojuegos. Los ordenadores de 8 bits aún se encontraban en plena forma mientras sus hermanos mayores de 16 bits comenzaban a coger fuerza. Al mismo tiempo, las consolas de videojuegos asomaban la cabeza con cada vez más insistencia en el viejo continente, único de los tres mercados principales en los que aún no se habían recuperado del todo de aquel famoso crack del 83. Pero no solo se respiraba optimismo y futuro en el mercado doméstico, ya que en la vertiente de los salones recreativos todo iba también sobre ruedas. A finales de los 80 existía un local arcade prácticamente en cada esquina de cada calle de cada barrio, y en los bares y restaurantes uno siempre podía encontrar un mueble de recreativa para uso y disfrute de la chiquillería y los adolescentes de la época.

Aunque a finales de los 80 ya existían máquinas tan potentes como Amiga o Mega Drive, los juegos arcade aún hacían gala de un imbatible nivel técnico que los convertían en auténticas maravillas audiovisuales, empujando al usuario a abandonar regularmente la comodidad de su hogar para vivir experiencias que su plataforma casera no podía brindarle. Y desde luego, si hay algo por lo que destacó el año 1989 en su vertiente arcade, fue sin duda por la definitiva eclosión de la edad dorada del beat ’em up. Una edad dorada que no duró mucho (la lucha 1 vs. 1 acabó comiéndole terreno a éste y los demás géneros a partir de 1991), pero que sin duda nos dejó juegos inolvidables.

Una de las curiosidades más relevantes en torno a Final Fight es que en principio el juego estaba planeado como una secuela del primer Street Fighter. Este flyer es prueba de ello.
Una de las curiosidades más relevantes en torno a Final Fight es que en principio el juego estaba planeado como una secuela del primer Street Fighter. Este flyer es prueba de ello.

Antes de aquel año, el beat ’em up, brawler o “yo contra el barrio” había tenido como sus grandes representantes a Renegade (1986), Double Dragon (1987) y Double Dragon II (1988), tres juegos obra de una misma compañía, Technos, que no solo había dado inicio al género con su Renegade, puesto que además había asentado y expandido dichas bases con sus dos Double Dragon. Pero en 1989 otras compañías decidieron lanzar sus propias propuestas dentro de la disciplina de pegar tortas por oscuros callejones y amplias avenidas: Sega, con su Golden Axe; Konami, con su recreativa de las Tortugas Ninja; y Capcom, con su en un principio planeada secuela de Street Fighter (1987), que acabó dando lugar al juego protagonista del presente reportaje.

Golden Axe trasladaba las convenciones del beat ’em up a una ambientación de espada y brujería, ofreciendo añadidos más que interesantes como monturas que brindaban a los luchadores nuevos ataques, o un sistema de magias con momentos tan espectaculares como la invocación de un dragón. Con las Tortugas Ninja, Konami nos ofrecía un espectacular brawler, dotado de un impresionante apartado audiovisual, en el que podían participar hasta cuatro jugadores de manera simultánea. En cuanto a la apuesta de Capcom, Final Fight podía considerarse sucesor espiritual de los juegos de Technos, ya que la compañía nipona elevó dicho concepto a la enésima potencia. Sprites gigantescos dotados de suaves animaciones, un perfecto sistema de control, jugabilidad cercana a la perfección, y sobre todo una fenomenal ambientación ochentera que prácticamente se convertía en el ABC de todo lo que había dado de sí aquella loca y más que particular década.

Final Fight se convirtió en un asiduo de los salones arcade, aunque también era común verlo en bares y restaurantes.
Final Fight se convirtió en un asiduo de los salones arcade, aunque también era común verlo en bares y restaurantes.

Aunque Final Fight no llegó a alcanzar el éxito que sin duda merecía como franquicia, sí que supuso el pistoletazo de salida para toda una suerte de maravillosos beat ’em ups capcomnianos que maravillaron a propios y extraños a lo largo de los 90. Además, tanto sus personajes protagonistas como enemigos, auténticas maravillas del diseño, se han dejado ver en sucesivos juegos de Capcom, especialmente en los títulos de lucha uno contra uno. Pero el mejor legado que ha podido dejar Final Fight a lo largo de estos 25 años ha sido sin duda el juego en sí. Jugarlo a día de hoy es sin duda una experiencia tan fresca y frenética como lo era antaño, a pesar del tiempo transcurrido, lo que da buena fe de la calidad de un juego que no dejó indiferente a nadie en el momento de su lanzamiento. Pues bien, va siendo hora de homenajear como se merece a este clásico con un cuarto de siglo ya a sus espaldas. Subamos a nuestro viejo y fiel DeLorean y encaminémonos a las sórdidas calles y elevados rascacielos de Metro City.

Tras los pasos de Ryu

La historia de la génesis de Final Fight se encuentra íntimamente ligada a una de las sagas más populares de Capcom tanto a finales de los ochenta como en la actualidad: Street Fighter. La primera entrega de la mencionada serie, lanzada en 1987, cosechó la suficiente relevancia como para que la compañía nipona decidiera lanzar una secuela, tarea que encomendó a tres auténticos pesos pesados dentro de sus equipos de desarrollo: Yoshiki Okamoto se encargó de la labor de producción (entre sus trabajos por aquel entonces se contaban clásicos como 1942 o el propio Street Fighter I), mientras las tareas de dirección recayeron en Akira Nishitani y Akira Yasuda. Este último desarrollador sin duda merece una mención extra, ya que bajo el pseudónimo de Akiman colaboró en la elaboración de toda una legión de clásicos incunables de Capcom que maravillaron a los aficionados durante buena parte de las décadas de los 80 y 90: 1942, Captain Commando, Forgotten Worlds, Darkstalkers o la serie Marvel Heroes son sólo algunos de ellos.        

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad