Skip to main content
Publicidad

Regreso al Pasado: E3 1995

publicidad
feature
| 3DO JAG MDR N64 PS STN SNES VRBY - Regreso al pasado |

La primera edición de Electronic Entertainment Expo. Sus primeras conferencias. El combate Saturn vs PlayStation. El estreno de Virtual Boy, Neo Geo CD, la generación poligonal, Jaguard, 3DO, babes y Nintendettes, en un texto puramente vintage.

Regreso al pasado

Regreso al Pasado: E3 1995 Captura de pantalla

Este es un Regreso al Pasado un tanto particular, no vamos a revisitar un juego, sino a volver atrás, a un evento, una feria. Dadas las fechas que son, es fácil imaginar de qué se trata. Viajamos al pasado al E3, al mismo comienzo: 1995. Hasta ese momento, la gran cita de las casas del videojuego en Estados Unidos estaba en el CES -lugar por ejemplo en donde Nintendo protagonizó la célebre "traición" a Sony que a la postre supondría el nacimiento de PlayStation-. Pero hasta entonces la gran feria de electrónica de Chicago había reservado un espacio secundario a los videojuegos en el evento, a pesar de que su crecimiento había sido imparable en los últimos años, con Nintendo y Sega aumentando notoriamente su mercado y que otros actores como Atari, Sony o Matsushita tenían también intereses claros en el goloso pastel.

Regreso al Pasado: E3 1995 Captura de pantalla

Con todas esas circunstancias sobre la mesa, la asociación interactiva digital, formada por los principales actores en el mundo del videojuego -y que acabaría convirtiéndose en la actual ESA- decidió que quería un espacio propio. Uno en el que los asistenes no fueran periodistas despistados preguntando sobre electrodomésticos. Era una industria todavía joven, pero pujante y había llegado el momento de alcanzar su "madurez" y abandonar el nido, creando la Electronic Entertainment Expo. El escenario elegido para el estreno sería el centro de convenciones de Los Angeles, lugar histórico que ha acogido la mayor parte de las ediciones de la exposición -con algunas fallidas excepciones como Atlanta y Santa Monica. El momento elegido tampoco podía ser mejor ni más representativo: el comienzo de una nueva generación después de unos triunfales años con Genesis y Super Nintendo planteando una batalla inédita por el corazón y los bolsillos de un público entusiasta y con ganas de identificarse con sus compañías favoritas -Mega Drive o Super Nintendo, más de uno leyendo estas líneas tendrá algo que contar al respecto.

Regreso al Pasado: E3 1995 Captura de pantalla

En el momento de producirse la feria, las emblemáticas 16 bits estaban todavía muy vigentes, aunque Nintendo sacaba buenos réditos del caos que ya era más que evidente en Sega, con una Genesis/Mega-Drive castigada con varios add-ons que no alcanzaron el éxito esperado -Mega CD- o que simplemente acabarían siendo un fracaso -como el 32X, que en esta feria todavía estaba activo y con juegos en el stand de Sega como se detallará más adelante-. Pero lo nuevo siempre atrae y en ese momento había numerosas plataformas de "nueva generación" tratando de posicionarse en el mercado: Jaguar y 3DO estaban ya presentes y SNK anunciaría en esta feria su Neo Geo CD, un intento de llevar su mítica bestia negra a un mayor público. Pero el centro de atención estaba sin duda puesto en el duelo entre Sega, que llegaba con su Sega Genesis bajo el brazo, y Sony, que aunque era otra empresa prácticamente novata en el mundo del videojuego, era un gigante que además estaba haciendo mucho ruido con su PlayStation, también planeada para ese año, en ruta de colisión con Saturn.

Tekken, una de las mejores armas de PlayStation para combatir a Saturn y su Virtua Fighter.
Tekken, una de las mejores armas de PlayStation para combatir a Saturn y su Virtua Fighter.

Una guerra de hardware

Posiblemente nunca más veamos un E3 con tantas plataformas presentes y futuras luchando por conseguir llamar la atención, aunque ya en aquel momento era fácil ver algunos detalles que mostraban a las claras el triste destino que aguardaba a algunas de estas máquinas. Aunque escribir esto en el 2013 nos da una más que obvia ventaja de "ver el futuro", lo cierto es que era fácil ver que algunas plataformas estaban condenadas. La más dejaba ver su propia debilidad era Jaguar, el último intento de una Atari en caída libre y desesperada por recuperar el esplendor del pasado. La máquina estaba pasando con más pena que gloria por el mercado y la, engañosa, publicidad sobre su condición de máquina de 64 bits -el doble que 3DO, Sega Saturn o PlayStation según gritaba la publicidad de la época-, no convencía a nadie mientras el catálogo no hablara por sí mismo -cosa que no sucedía-. Era más que evidente que los juegos en 3D de Jaguar no tenían nada que hacer contra lo que se vislumbraba en las máquinas de Sega y Sony a pesar de sus cacareados 64 bits, y las compañías importantes tampoco estaban por la labor de apostar por la consola.

Regreso al Pasado: E3 1995 Captura de pantalla

Ante esa evidente soledad, Atari apostó a la desesperada por un golpe de efecto. Por un lado presentaba en su stand el add on Jaguar CD, un complemento para su consola que añadía un más que necesario formato óptico al sistema, además de darle un empujón de potencia que también necesitaba. El sistema servía en teoría para subsanar un garrafal error de cálculo del equipo de la consola, que había apostado por usar el cartucho cuando era más que evidente que el futuro inmediato pasaba irremediablemente por el formato óptico. Pero por 150 dólares y una línea poco impresionante de juegos como Battlemorph, Blue Lightning, Demolition Man, Creature Shock o la enésima versión de Myst, la verdad es que había poco que hacer, además de que los add ons en consola tienen una larga tradición de fracasos. Pero la gran estrella del stand de Jaguar era una quimera: Jaguar VR, unas enormes gafas de realidad virtual con las que Atari intentó recuperar la delantera tecnológica y dibujar un imagen de vanguardia, pero era obvio que la tecnología no estaba lo suficientemente madura ni era lo suficientemente práctica para el consumo de masas, además de que la propia base de Jaguar era insuficiente. Era una obra de ingeniería notable, no se puede negar, dotado además de un preciso sensor de dirección con muy poco lag para poder seguir el movimiento de la cabeza con precisión. Pero si el arma secreta de Atari eran unas rudimentarias gafas de realidad virtual que valían unos 300$, sin software reseñable, estaba claro que el destino de la consola, y de la propia Atari, estaba sellado. Para la propia consola, ya bastante olvidada para las grandes casas, había una hetereogénea línea de juegos, algunos prometedores como el Rayman original -que tendría en Jaguar su mejor versión- o el excelente Defender 2000 de Jeff Minter y otros que ya apuntaban a desastre como la versión en videojuego de la película "White Men Can't Jump", un catálogo con poco impacto que no ayudaba a generar optimismo.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

Publicidad