Skip to main content
Publicidad

Regreso al Pasado: Devil May Cry Saga

publicidad
feature
| PC PS PS3 360 - Regreso al pasado |

El hijo de Sparda se prepara para una nueva etapa cuyo éxito está por escribir, pero antes de eso Dante se forjó a sangre y fuego su nombre y su reputación con cuatro entregas que han ofrecido algunos de los juegos de acción de más calidad de estos últimos años. Incluso los demonios pueden llorar.

Regreso al pasado

Desde luego, si una franquicia adolece de una carrera de lo más accidentada en la que los bandazos que la llevan de la excelencia al fracaso son constantes, esa es sin duda Devil May Cry. Concebida en un principio, tal y como veremos más adelante, como la cuarta entrega numerada de la saga Resident Evil, Devil May Cry no tardó mucho en adquirir identidad propia, ganándose a pulso una extraordinaria reputación que le permitió triunfar con la mayor de las contundencias ya desde su primer título. Pese a que en los tiempos actuales cada vez que pensamos en un hack and slash (dícese de aquel juego en el que se mezclan combates con armas al más puro estilo beat ’em up, algo de exploración, plataformeo, aventura e incluso unas gotitas de RPG según el caso) de referencia lo primero que nos viene a la mente es cierta franquicia protagonizada por un calvo de pálida piel aficionado al deicidio, en realidad ese honor debería corresponder a la serie protagonista del presente Regreso al Pasado.

Devil May Cry sentó las bases del hack and slash moderno, y no fueron pocos los títulos que siguieron su estela a partir de entonces. ¿Dónde se encuentra por tanto la razón por la que suele ser God of War, y no la franquicia que nos ocupa, la que acaba sentada en el trono del hack and slash cuando nos viene a la cabeza la referencia indiscutible de la mencionada disciplina? Quizá la principal culpable no sea otra que la errática calidad exhibida por la serie a lo largo de su trayectoria. El primer Devil May Cry fue uno de los mejores juegos de su generación, pero a partir de su secuela todo comenzó a complicarse. Y es que quizá muchos no piensen en Devil May Cry cuando se les pregunta por el epicentro de los hack and slash; pero cuando hay que mencionar una secuela fallida que no es sino una mera sombra del juego original, en casi todas las quinielas aparece el nombre de Devil May Cry 2. Con su tercera entrega, la serie regresó a la senda del éxito, todo gracias a la gran calidad derrochada por un título que sí era más que digno sucesor del DMC original. Pero con el cuarto juego la cosa volvió a torcerse. Devil May Cry 4 no era ni mucho menos un mal título, pero se encontraba lejos de alcanzar las cotas de excelencia de la primera y tercera entregas, por no decir que presentar a un protagonista totalmente nuevo y relegar a Dante al rol de personaje secundario no sentó nada bien a los aficionados.

Regreso al Pasado: Devil May Cry Captura de pantalla

En cuanto a la quinta entrega… Bueno, digamos que tampoco es que levante por ahora muchas pasiones entre los usuarios más acérrimos a la franquicia. Concebida como un reboot en lugar de secuela o precuela de alguno de los Devil May Cry anteriores, el ya casi inminente DmC ha sido carne de polémica desde su misma presentación en el Tokyo Game Show del año 2010. La inseguridad, falta de ambición, carencia de objetivos claros o cualquiera que sea el motivo que ha llevado a la industria del videojuego japonesa a sumirse en una profunda crisis de identidad ha dado pie a que muchos estudios nipones releguen en compañías occidentales la responsabilidad de dar a luz nuevas entregas de sus franquicias más conocidas. Ése es el caso del nuevo Devil May Cry, juego de cuya programación se encarga el estudio Ninja Theory en lugar de un equipo de desarrollo interno de Capcom. En teoría ello no debe ser tomado como una mala noticia; no en vano estamos hablando de los creadores de esa maravilla incomprendida que es Heavenly Sword, además del bueno-en-calidad-pero-no-tanto-en-ventas Enslaved: Odyssey to the West. Vamos, que solo hay que nombrar alguno de estos dos títulos para que nadie pueda dudar de la habilidad de Ninja Theory a la hora de construir un buen hack and slash.

Pero la dirección tomada por el estudio creador de Nariko y Monkey ha puesto en pie de guerra a una buena parte de los aficionados. El nuevo Dante posee un aspecto… distinto. Muchos lo ven como una suerte de primo hermano de Edward Cullen, el peculiar vampiro (cuando se pone a la luz del sol le da por brillar como un gusiluz) protagonista de la saga Crepúsculo. Al parecer, la personalidad de este nuevo Dante (duro por fuera, pero vulnerable por dentro cual nuez cascada) también difiere de la del chulesco cazador de demonios que todos conocemos y adoramos. De todas maneras, polémicas aparte, ¿merece la pena el nuevo DmC? Ni a nosotros ni a esta sección corresponde contestar dicha pregunta por ahora, aunque saldremos de dudas en breve. Lo que más nos interesa es que, reboot o no, un nuevo Devil May Cry irrumpirá la semana que viene en nuestras lúdicas existencias, razón más que suficiente para echar mano de nuestro viejo y fiel DeLorean y disponernos a rememorar tiempos pasados. No diremos aquello tan manido de que dichos tiempos fueron mejores; pero que eran más que interesantes no cabe la menor duda, tal y como podréis comprobar si tenéis a bien seguir leyendo el presente reportaje.

Regreso al Pasado: Devil May Cry Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad