Skip to main content
Publicidad

PlayStation 4 Vs Xbox One, Round One

publicidad
feature
| PS3 PS4 360 XBO - Reportaje |

Las dos nuevas consolas de Microsoft y Sony ya dan sus primeros pasos públicos. Hardware, detalles técnicos, ideas generales y otras valoraciones para evaluar el potencial de Xbox One y PS4.

Reportaje

Disculpe las molestias

El contenido no se encuentra disponible en estos momentos

Antes de comenzar este texto, un aviso para navegantes. Xbox One acaba de realizar sus primeros pasos públicos y Microsoft puede haber mostrado la carcasa, pero no ha explicado en detalle lo que hay en su interior. Sony sí ha tenido más tiempo para explicar su visión del hardware y para entrar en detalle sobre ciertos aspectos. Sin embargo, tenemos sobre la mesas la filtración de VGLeaks de hace unos meses detallando el hardware de cada sistema, filtración que ha demostrado coincidir plenamente con la realidad cuando se ha contrastado con los datos oficiales, así que vamos a asumir que esos detalles técnicos son fieles a la realidad y a tratar de realizar un primer boceto de ambas plataformas en el plano técnico. Por supuesto, tal y como reza el nombre del reportaje, es sólo el primer intercambio de golpes y no hay nada definitivo cuando ni siquiera las plataformas han llegado a aparecer en las tiendas. Pero una comparativa preliminar es un interesante ejercicio a estas alturas y merece la pena realizar un intento, a la espera de ver cómo ambas plataformas evolucionan. También es importante mencionar que no se ha “dejado de lado Wii U” en este texto como algún lector podría llegar a pensar, la consola de Nintendo ya está en las tiendas y este reportaje quiere centrarse de forma específica en las plataformas de Microsoft y Sony, que comparten la situación de estar en ese limbo entre el anuncio y el lanzamiento de una plataforma.

CPU

Aunque Microsoft pasó un poco de puntillas sobre el asunto, sí llegó a reconocer que su CPU estaba basado en un CPU de 8 núcleos creado por AMD, sin especificar la velocidad de los mismos. En realidad sabemos, y está perfectamente contrastado con las especificaciones de PS4 y lo que han enseñado de Xbox One, que AMD ha creado una versión personalizada de su unidad de procesamiento acelerada (APU) Jaguar, que integra CPU y GPU en un solo chipset. La tecnología está orientada a conseguir el máximo aprovechamiento con un chipset integrado, maxificando el rendimiento, facilitando la comunicación entre las diferentes partes y ahorrando energía en el proceso, obteniendo así algo que es mayor que la suma de sus partes individuales. Es un diseño más orientado a crear portátiles de nueva generación, frente a lo que sería un ordenador de mesa tradicional, especialmente uno dedicado a gráficos con un GPU separado -ya sean videojuegos o aplicaciones-. Para las consolas de nueva generación, esta aproximación tiene más sentido por una multitud de motivos. Consume menos, es relativamente más fácil de producir y ofrece una teórica mayor fiabilidad -cuantas menos piezas independientes, mejor, se lo pueden preguntar a los ingenieros de Xbox 360-.

Disculpe las molestias

El contenido no se encuentra disponible en estos momentos

La diferenciación más visible que podría haber entre los dos sistemas está en la velocidad de los núcleos. Pero atendiendo a lo que sabemos de la arquitectura Jaguar, lo más probable es que funcionen a 1,6 GHz en ambos casos. Los CPU normales que se ven hoy en día en PCs o incluso en 360 sin ir más lejos apuestan por menos núcleos, pero mucho más rápidos. Sin ir más lejos, el CPU de Xbox, Xenon, cuenta con tres núcleos, pero con una velocidad de 3,2 GHz cada uno. Lo lógico en este caso es preguntarse qué planteamiento es mejor pero esa es una pregunta difícil de contestar. Básicamente, depende en gran medida de la aplicación, y en consecuencia del que la programa, es posible que en ciertos casos sea ventajoso tener núcleos muy rápidos, y haya otros casos donde una buena organización y control haga brillar el hecho de tener más núcleos funcionando en paralelo.

En todo caso, siguiendo con la velocidad de los núcleos, se comentaba que lo más probable es que se mantengan en los 1,6 GHz base de Jaguar. El motivo es que los APUs también tienen sus contraprestaciones. Para empezar, integrar CPU y GPU en un único chipset requiere un espacio relativamente considerable, lo que explica el tamaño de la consola -desde Microsoft se argumenta que es sólo un 10% más grande que Xbox 360, pero posiblemente la superficie que ocupa en horizontal sea mayor-. Las fotografías publicadas por Wired son bastante ilustrativas sobre el espacio que ocupa el chipset. Otro aspecto a considerar, y esto es clave, es que las APUs tienden a calentarse más rápido que una disposición normal de CPU y GPU sobre una placa base. Esto es lo que complica ahora mismo la posibilidad de subir la frecuencia de los núcleos. Xbox One viene equipado con un disipador enorme, precisamente para evitar que este hecho suponga un problema -lo último que querría Microsoft ahora es otro episodio de luces rojas y está claro que se han tomado el asunto en serio. PlayStation 4 tendrá problemas similares, posiblemente será tan o todavía más grande que Xbox One y tampoco se puede permitir subir la frecuencia de los núcleos a riesgo de caer en problemas de inestabilidad. Así que ambas tendrán unos CPU prácticamente idénticos.

GPU

Si en el CPU ambas máquinas van a estar parejas, no se puede decir lo mismo en cuanto a lo que sería el la unidad de procesamiento gráfico. No sabemos cuál sería el equivalente en una tarjeta gráfica Radeon respecto a lo que ambos sistemas llevan en su interior, pero sí conocemos su capacidad de procesamiento bruta y hay una diferencia clara. Sony ha apostado por un GPU basado en GCN con 18 unidades de procesamiento, capaz de procesar 1,85 billones de operaciones por segundo (teraflops). Microsoft por su parte ha apostado por un GPU más pequeño, con 12 unidades de procesamiento y por tanto una capacidad de 1,23 teraflops. Dadas las características de Jaguar y sus límites, sabemos que esas unidades de procesamiento funcionan a 800 MHz, lo que coincide con lo que sabemos de PS4 y con lo que aparece en las filtraciones para ambas plataformas.

Desde que aparecieron dichas filtraciones había bastante controversia con este apartado porque era algo que colocaba a la consola de Sony claramente por encima de la nueva plataforma de Xbox en cuanto a capacidad de renderizado, por lo que no se acababa de creer. Pero Microsoft lo confirmó durante la presentación de esta semana cuando reveló el dato sobre las 12 unidades de procesamiento, lo que asegura que PlayStation 4 tendrá una ventaja clara en este apartado. No es una diferencia baladí ni mucho menos, los estudios con juegos multiplataforma van a tener más margen con PS4 -lo que podría incidir en mejoras de rendimiento visibles como framerates más estables-, mientras que los estudios internos van a tener un hardware más potente a su disposición. El hecho de que ingenieros de Microsoft hayan declarado que “deliberadamente no hemos apuntado a los mejores gráficos posibles” dice bastante sobre este asunto.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad