Skip to main content
Publicidad

Piratas Cazados y Castigados

publicidad
feature
| 3DS WiiU PC PS3 PS4 360 XBO - Reportaje |

La historia del videojuego va por desgracia unida a un legado de piratería desde sus inicios. Pero algunos desarrolladores se las han arreglado para evitarlo o, al menos, para reírse a costa de aquél que haya jugado a una copia pirata de su obra y sufrido las consecuencias. Imaginativas, maliciosas y hasta un punto sádicas, estas son algunas de las mejores medidas para cazar in-game a los piratas.

Reportaje

Piratas Cazados: Castigos in-game Captura de pantalla

La piratería de juegos es algo tan antiguo como el propio Videojuego en sí mismo. Los chips internos, los ‘Custom Firmwares’ o los cartuchos R4, las torres de CD’s, posteriormente DVDs y luego tarjetas de memoria y discos duros internos/externos –abandonando ya la grabación y usando directamente la imagen ISO. Podemos establecer líneas cronológicas que mostrarían los picos del uso de software pirateado, y como desde la época del Spectrum, Amiga o ST los juegos sufrían el azote de los ‘Jack Sparrow’ del momento.  Con la oleada de la 3ª y la 4ª Gen –NES, Master System, Mega Drive, Super Nintendo-, la cosa disminuyó, por el simple hecho de que los cartuchos eran más caros de fabricar –aunque en el mercado asiático existía un pirateo considerable de cartuchos de estas consolas-, aumentando cuando llegaron los sistemas que ya usaban el revolucionario Compact Disc o CD, sobre todo cuando la tecnología de hacer nuestras propias grabaciones llegó a casa con los primeros grabadores.

Con la piratería parecía dar igual el método usado. De poco sirvió que SEGA introdujese el GD-Rom ni la PlayStation 2 se pasara al DVD, ya que tarde o temprano –más bien temprano-, los hackers encontraban la manera de saltarse protecciones, de circunvenir sistemas, de clonar programas, e incluso de jugar a títulos de PS2 que necesitaban DVDs comprimidos en un CD que carecía de cosas como las secuencias de video. En los tiempos actuales tenemos medidas tan polémicas como la de los 10 Dólares de EA, con el paso de los últimos años rebautizada a Pase Online, que bloquea las opciones de red de un juego si no tenemos un código válido. También se hizo muy conocido el DRM, siglas de Digital Right Managements, que en algunos casos hizo más mal que bien y castigó por igual a infractores y a honrados gamers que habían pagado de buena fe, abriendo todo un debate entre estudios y editoras públicamente posicionados a favor y en contra.

Piratas Cazados: Castigos in-game Captura de pantallaPiratas Cazados: Castigos in-game Captura de pantallaPiratas Cazados: Castigos in-game Captura de pantalla

Pero no vamos a meternos a hablar de estas cosas, ni tampoco es nuestra intención hacer un repaso por lo que ha dado de sí la piratería. Desde que el juego es juego, los autores de software han querido combatir el temido copieteo/descarga de sus títulos creados de todas las maneras inimaginables. Y algunas de ellas, en determinados títulos, han sido ciertamente originales, tremendamente imaginativas, deliciosamente maliciosas en ocasiones y hasta con un punto divertidamente ‘sádico’ a veces. Aprovechando a inicios de julio el genial caso Skullgirls -del cual hablaremos más adelante- como punto de partida para el presente reportaje, aquí en la redacción de MeriStation nos pusimos a discutir al lado del aire acondicionado sobre las medidas antipiratería que recordábamos a lo largo de nuestra vida de jugadores en la época en que Hideo Kojima nos hacía mirar detrás de la caja, o en la que LucasArts nos tenía montando cabezas de piratas.

 Y con una larga lista en un cuaderno –tecnología SD de boli y papel que nunca pasará de moda- que hemos ido llenando a base de recuerdos y anécdotas de la red –la de Serious Sam 3 sucedida en 2011 que llenó foros sigue siendo épica e irrepetible-  empezamos a anotar y a cribar para este reportaje una lista con un solo denominador común: Aquellas que mejor han -permitidnos la palabrota, que estamos en verano y la temperatura está alta- puteado y bien a los que han jugado a un título descargado/ejecutado/copiado/clonado de manera ilegal. Lo cierto es que nos hemos dejado muchos ejemplos de medidas anti-piratería en el camino: Leisure Suit Larry 2 y su agenda de rubias y morenas, las gafas Lenslok de inicios de los 80 para sistemas como Commodore 64 –eso sí que eran mareos y no una hora con el Oculus Rift-, los libros de códigos y pistas de la época de los compatibles de 8BIT… Todos ellos merecen sin duda un repaso a fondo en otro reportaje, pero aquí vamos a ver medidas in-game para cazar y fastidiar bien a los que no quisieron pagar por lo que estaban jugando. Señores, que comience la cacería:

 

Game Dev Tycoon
Pirateados en nuestro propio juego pirata de hacer juegos

Piratas Cazados: Castigos in-game Captura de pantallaDemostrando cómo la venganza servida en plato frío es muchísimo más divertida de contemplar, el año pasado el estudio Greenheart lanzo Game Dev Tycoon, un simulador de temática  muy parecida al título de Kairosoft Game Dev Story estrenado en 2010 en el que el objetivo es manejar un estudio de desarrollo de videojuegos. Realistas y conscientes de la situación y sin querer colocarle DRM a su obra, sus creadores decidieron lanzar antes que el juego una copia ‘especial’ en la red para observar la reacción. Colgada en el site principal de descargas P2P Torrent, esta versión era prácticamente igual, solo que estaba crackeada para que, pasadas unas horas de juego, apareciese el siguiente mensaje: “Informe de Ventas: Jefe, parece que mientras que son muchos los usuarios que juegan a nuestro nuevo juego, lo están robando descargando una versión pirata en vez de comprarlo de manera legal. Si el público no compra los juegos que le gustan, tarde o temprano iremos a la bancarrota”.

¿Y qué pasaba a partir de aquí? Que en esta versión íbamos gradualmente entrando en bancarrota sin poder hacer nada. Pero lo mejor de todo el asunto fue comprobar cómo aquellos que habían descargado de manera ilegal esta versión se quejaban de la piratería in-game que sucedía dentro de la experiencia del simulador, pues provocaba que sus partidas no llegasen a buen puerto, preguntando como Kotaku recogió hace un año incluso de qué manera actuar para evitar el pirateo que daba al traste con nuestras obras dentro del juego. La palabra Brillante, señores, se queda bien corta. Chapeau por Greenheart Games.

Piratas Cazados: Castigos in-game Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad