Skip to main content
Publicidad

NVIDIA Shield Tablet

publicidad
feature
| AND PC - Reportaje |

Ponemos a prueba el último dispositivo portátil de NVIDIA dedicado a los jugones. Rompiendo el esquema de su predecesora, esta vez se separan mando y tableta en un dispositivo más versátil y con una potencia inédita.

Reportaje

 

NVIDIA Shield Tablet llega justo un año después del lanzamiento de su predecesora, NVIDIA Shield Portable. Aquel dispositivo sorprendió por incrustar un mando en una tableta de forma nunca vista antes, ya que la forma del aparato era más similar a un mando de consola de sobremesa que a una tableta o incluso una consola portátil. NVIDIA Shield Tablet, por su parte, abandona ese formato para separar el mando de la tableta. Se trata de una decisión bastante lógica, pues permite mayor movilidad cuando no necesitemos el uso como consola de videojuegos, sin perder esa cualidad cuando la busquemos. La compañía ha buscado un equilibrio entre tamaño de pantalla y portabilidad, quedándose en una atípica diagonal de 8” en el mundo Android que, no obstante, parece bastante acertada. La resolución no se queda atrás, 1920x1200 (230 ppi), o lo que es lo mismo, Full HD. Si bien no llega a los 2048x1536 (326 ppi) del iPad Mini con pantalla Retina o los impresionantes 2560 x 1600 (359 ppi) del Samsung Tab S 8.4", es más que suficiente para ese tamaño de pantalla. El panel es de tipo IPS con un buen rango de colores y el único punto en el que quizá flaquea un poco es en el brillo, lo que puede afectar a su uso en exteriores.

El corazón de la tableta está equipado con un procesador de última generación Tegra K1. La CPU está formada por cuatro núcleos A15 a 2.2 GHz más un núcleo de apoyo en una disposición que NVIDIA denomina 4-Plus-1, incluso como marca registrada. Lo que este núcleo adicional proporciona es un ahorro de batería cuando la tableta no necesita ejecutar tareas complejas, pasando el control a los otros cuatro núcleos cuando es preciso. La GPU resulta también muy interesante al disponer de núcleos Kepler, que son los mismos que se pueden encontrar en las tarjetas gráficas para PCs de la casa. En concreto hablamos de 192 núcleos Kepler, que si bien obviamente no llegan a la potencia de un ordenador de sobremesa, sí están por un lado en la cima del mundo móvil, y además habilitan características y efectos inéditos con soporte para OpenGL ES 3.1 y Android Extension Pack (AEP). Mostrado durante el Google I/O de 2014, AEP propone una serie de extensiones a OpenGL ES para, como decimos, ser capaces de mostrar gráficos propios de PC. Varios benchmark demuestran, por ejemplo, una mejora superior al 100% e incluso el 200% sobre la última Nexus 7.

El sucesor de NVIDIA Shield llega en formato tableta desde 299€ Fotografía

shield_tablet_06.jpg Captura de pantalla shield_tablet_05.jpg Captura de pantalla

La construcción de la tableta es bastante sólida y aunque la carcasa sea de plástico no transmite una mala sensación en las manos en ningún momento. El perfil es ligeramente más grueso que en otras tabletas, 9,2mm, pero no se siente incómoda. Lo mismo podemos decir del peso, que sin ser el menor de su categoría, 390g, no supone ningún inconveniente para manejarla con una mano. En definitiva parece un precio pequeño a pagar por disfrutar del resto de características. Un detalle que seguro muchos apreciarán son sus altavoces frontales, que también cuenta con salida para graves en los laterales, y que mejoran la calidad del sonido que nos llega de forma notable. Otra cuestión también singular se refiere a las cámaras. No suele ser uno de los elementos más destacados de una tableta ya que no se espera que reciban el mismo uso que un móvil en ese sentido, quedándose la cámara trasera en unos discretos 5MP con HDR y sin flash, suficiente para salir del paso en situaciones cotidianas con buena luminosidad. Lo relevante es que la frontal también alcanza los 5MP, resaltando la importancia que le da NVIDIA no sólo a las videoconferencias, sino también a la funcionalidad de retransmisión a través de Twitch que mencionaremos a continuación. Y, por qué no decirlo, también sirve para tomar buenos selfies. La batería viene integrada en el cuerpo y no se puede extraer. Dados los variados usos que se le puede dar al dispositivo y el hecho de que en un proceso de análisis los tiempos de uso difieren de la utilización normal, es difícil dar una estimación real de la duración. Creemos que puede llegar a aguantar unas 3 o 4 horas de juego continuado con la pantalla encendida y superar el día de duración con un uso moderado, pero no nos atrevemos a confirmar estos números.

La base del software sigue siendo el sistema operativo Android en su última versión, 4.4 KitKat. Esto nos permite acceder a todos el catálogo de juegos y aplicaciones disponible en la Play Store. Shield Tablet incluye de serie la aplicación Shield HUB que, entre otras cosas, sirve de interfaz a la tienda de aplicaciones de Google. De este modo podemos ver fácilmente los últimos lanzamientos y si están optimizados para el uso del mando, bien porque lo soportan nativamente, bien porque hacen uso de Gamepad Mapper. Esta tecnología propietaria de NVIDIA básicamente es capaz de mapear botones virtuales en la pantalla táctil con botones físicos del mando e incluye perfiles para cientos de juegos de Android. NVIDIA cifra en más de 400 los títulos con los que se puede utilizar el mando de un modo u otro, aproximadamente un 50% de cada. Desde Shield HUB también podemos lanzar los juegos que ya hayamos adquirido, aplicaciones multimedia como YouTube o Spotify, o juegos en nuestro propio ordenador gracias a la funcionalidad estrella del dispositivo: GameStream.

El sucesor de NVIDIA Shield llega en formato tableta desde 299€ Fotografía

El sucesor de NVIDIA Shield llega en formato tableta desde 299€ Fotografía El sucesor de NVIDIA Shield llega en formato tableta desde 299€ Fotografía

GameStream fue incluido por primera vez con la NVIDIA Shield original. Requiere de una tarjeta de la serie GTX600 o superior y de la última versión del software GeForce Experience. Esta aplicación se encarga, en primer lugar, de buscar todos los juegos compatibles instalados en nuestro ordenador. Según NVIDIA son más de 100 y hay nombres como Dark Souls II, Titanfall, Borderlands 2 y más. GeForce Experience también hace sus veces de servidor al que se puede conectar cualquier dispositivo Shield en la misma red, mostrándole los títulos que haya instalados en ese PC. Desde la tableta podemos navegar fácilmente por la colección y lanzar cualquier juego sin tener que acercarnos al ordenador en ningún momento. Si además contamos con Steam, sirviéndose de Big Picture, también podemos movernos por la tienda de Valve e iniciar los juegos desde ahí, con una interfaz perfectamente adaptada a un control con mando. Nosotros hemos realizado pruebas con Dark Souls II mediante Wi-Fi y la experiencia no ha podido ser más satisfactoria: ningún retraso en la señal o en el control y una calidad gráfica a la altura.

El puerto HDMI de la tableta nos permite convertirla en una consola. La resolución máxima es de hasta 4K para contenido multimedia, aunque aún haya pocos televisores que puedan sacarle provecho. Existe también un modo espejo que, debido al formato de la pantalla nos añade unas franjas negras en el televisor y, por tanto, no aprovecha al máximo su resolución. Hay un detalle importante a tener en cuenta cuando queramos usar GameStream: la resolución está limitada a 720p mediante Wi-Fi. Para alcanzar los 1080p es necesario utilizar un adaptador Ethernet a MicroUSB conectado a este puerto de la tableta. Ahora mismo hay un servicio en beta, que no hemos podido llegar a testar, mediante el que podemos enviar la imagen de nuestro PC a través de Internet a cualquier lugar del mundo, sin tener que estar en la misma red local. Será interesante ver qué respuesta se puede conseguir cuando entre en producción y qué tipos de conexiones se requerirán en ambos lados. A esto se sumará también NVIDIA Grid, el servicio de juego en la nube al estilo PlayStation Now que se vale de la red de servidores Tesla que está montando la compañía. De momento está igualmente en fase de pruebas en algunas zonas de EE.UU. y no se conocen los planes de expansión o qué precios finales manejará.

El sucesor de NVIDIA Shield llega en formato tableta desde 299€ Fotografía

El sucesor de NVIDIA Shield llega en formato tableta desde 299€ Fotografía El sucesor de NVIDIA Shield llega en formato tableta desde 299€ Fotografía

El mando que se lanza junto a NVIDIA Shield Tablet viene inspirado por el diseño de NVIDIA Shield Portable, la que al fin y al cabo replicó el diseño actual de los mandos de consola. El NVIDIA Shield Controller es quizá algo más tosco y pesado que los mandos de PS4 y Xbox One, aunque también cuenta con más funcionalidades en su interior. Para empezar la conectividad se realiza mediante Wi-Fi Direct, lo que según NVIDIA asegura una menor latencia frente a la alternativa, Bluetooth. La batería integrada nos ofrece una duración de hasta 40 horas y se apaga por sí solo cuando entra en modo reposo. Incluye botones para navegar por la interfaz de Android, lanzar la aplicación Shield HUB desde cualquier menú, o controlar el volumen. Tiene en la parte inferior un pequeño panel táctil al estilo del que introdujo Sony en el Dual Shock 4. Nuestras pruebas no han terminado de ser satisfactorias debido a su baja respuesta, aunque desde NVIDIA nos aseguraron que es algo que mejorará una próxima actualización de software. En cualquier caso la palanca analógica derecha también sirve para mover el cursor y utilizar cualquier interfaz táctil desde el mando, como por ejemplo para navegar por Internet. La tableta soporta además la conexión de un segundo mando para partidas multijugador, como puede ser en el cooperativo de Trine 2, lo que potencia la capacidad de servir de consola de salón eventual. Para facilitar la comunicación se ha añadido además un pequeño micrófono y, si lo deseamos, podemos conectar unos auriculares directamente al mando. Esto resulta perfecto para retransmitir partidas desde Twitch.

A este respecto, Twitch viene integrado de serie en el software de NVIDIA Shield Tablet. El servicio de moda para jugones sigue ganando adeptos y NVIDIA ha visto un filón que no podía dejar pasar. Dejando pulsado un botón en el mando podemos lanzar en cualquier momento el menú de Twitch y comenzar a retransmitir nuestras partidas desde ahí. Este menú sobreimpreso ofrece también opciones para comenzar a grabar en local, por si preferimos editarlo y subirlo a YouTube posteriormente, o tomar capturas de pantalla. Más sencillo imposible, seguro que hará las delicias de los YouTubers. A este respecto, si lo que queremos en grabar partidas desde el PC, el softare ShadowPlay incluido en GeForce Experience también incluye integración directa con Twitch y grabación local. Es similar a la funcionalidad de compartir de las últimas consolas aunque con mejoras, siendo capaz de ir almacenando hasta los últimos 20 minutos de juego a 1080p.

shield_tablet_03.jpg Captura de pantalla

shield_tablet_02.jpg Captura de pantalla shield_tablet_01.jpg Captura de pantalla

El catálogo de inicio se nutre en su mayor parte de lo que ya estaba disponible para Shield Portable, que en definitiva es todo lo disponible en la Play Store. No obstante, desde NVIDIA han hecho un esfuerzo especial para trabajar con algunos desarrolladores con el fin de mostrar el potencial de Tegra K1. En un lugar destacado se halla Trine 2: The Complete Story, convertido directamente de su versión de PlayStation 3. El juego vendrá pre-instalado en todas las Shield Tablet y es uno de los mejores ejemplos de cómo mejora el control con un mando respecto a la interfaz táctil. War Thunder, el multijugador masivo de aviones disponible en PC, PS4, MacOS y Linux, llega también al catálogo de NVIDIA con multijugador compartido con el resto de plataformas. Valve ha vuelto a colaborar con NVIDIA en adaptación de dos auténticas obras maestras, Portal y Half-Life 2, convertidas inicialmente Shield Portable, y que han pasado por otro remozado aprovechando la mayor potencia del nuevo procesador. La lista la completan Talos Principle, Pure Chess, Rochard, Anomaly 2, Flyhunter: Origins, Dungeon Defenders Eternity y Chuck’s Challenge 3D: Reloaded. Es de esperar ver más colaboraciones de este tipo a lo largo de la vida útil de Shield Tablet, pues en eso NVIDIA es una auténtica experta.

Finalmente cabe mencionar que, como tableta en sí, no únicamente como dispositivo orientado a juegos, Shield Tablet es también digna de atención. Los 2GB de RAM permiten soportar con fluidez la multitarea de Android basada en servicios en segundo plano. Se incluye además un puntero integrado en la propia carcasa de la tableta, lo que permite navegar por Internet con facilidad o utilizar el reconocimiento de escritura con total fiabilidad. El puntero en sí no tiene nada especial y cualquiera puede ser utilizado en su lugar, ya que NVIDIA ha puesto el esfuerzo en el software con la tecnología Direct Stylus. Para mostrar las capacidades se ha incluido una aplicación muy interesante para los artistas en potencia: NVIDIA Dabbler. Se trata de un programa de dibujado con multitud de opciones apoyadas por la GPU. Se puede ver por ejemplo cómo la gravedad afecta a las acuarelas deslizándose por el lienzo virtual o cómo afecta la iluminación al cuadro. Al sacar el puntero de su lugar nos saltará un menú personalizable con aplicaciones optimizadas para su uso.

shield_tablet_04.jpg Captura de pantalla

Conclusiones

Estamos ante un dispositivo de lo más interesante desde la perspectiva de un jugón, pero también para otros usos. El diseño del Shield Portable original complicaba su utilización en otros menesteres como, por ejemplo, simplemente navegar por Internet. Separar mando y tableta es por tanto una buena decisión en términos de versatilidad, aunque penaliza un uso muy concreto que es cuando viajamos en transporte público, ya que ahí resulta incómodo tener que lidiar con dos aparatos independientes. Sería apetecible que NVIDIA considerara un mando extra con un formato más plano en el que se pudiera encajar la tableta para estas situaciones. La potencia de Tegra K1 es digna de mención y marca un nuevo camino para los juegos móviles que empiezan a rivalizar con las consolas portátiles actuales y las de sobremesa de la pasada generación, no sólo en gráficos sino en jugabilidad. El mando se convierte en un elemento indispensable en este escenario y el Shield Controller es el complemento perfecto para la tableta. NVIDIA ha cuidado también el apartado del software, que ha mejorado notablemente desde el lanzamiento de la Shield Portable y cuenta con una interfaz totalmente amigable para el uso del mando. La funcionalidad de reproducción de juegos de nuestro ordenador es otra de las claves y todas nuestras pruebas han arrojado resultados más que satisfactorios. Sin duda estamos ante un equipo muy bien trabajado en su conjunto con un precio bastante adecuado a sus posibilidades.

Shield Tablet saldrá a la venta el próximo 14 de agosto en España en dos versiones: Wi-Fi, con 16GB de capacidad a 299€, y LTE, con 32GB a 379€. En cualquiera de los casos la memoria es ampliable hasta los 128GB mediante el uso de tarjetas microSD. El mando se vende por separado a 59,9€ y desde NVIDIA no tienen por el momento ningún pack previsto de tableta+mando. Lo mismo sucede con la funda oficial, Tablet Cover, que costará 29,9€. La misma se sujeta mediante imanes, de forma que activa la pantalla cuando se abre y, al ser flexible permite colocar el dispositivo en varias posiciones, al estilo de las Smart Cover de Apple.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad