Skip to main content
Publicidad

NES Mini: 30 juegos, ¿30 imprescindibles?

publicidad
feature
| NES 3DS WiiU - Reportaje |

En la semana de su llegada al mercado hacemos un recorrido por los 30 juegos incluidos en NES Mini. Todos son clásicos de un modo u otro, ¿pero también son imprescindibles para revisitar hoy en día? Veamos cómo supera cada uno de ellos la prueba del tiempo.

Reportaje

Nintendo Entertainment System, NES para los amigos, es la definición de plataforma legendaria. Incluso aquellos que no hayan crecido con uno de sus mandos entre las manos seguro que no ignoran el hecho de que en su día impulsó el mercado consolero, catapultó a Nintendo hacia su trono, y vio nacer a montones de sagas de la talla de Super Mario, Zelda, Final Fantasy o Castlevania. Sin embargo, ya han pasado más de 30 años desde su estreno, periodo en el que la industria ha atravesado numerosos cambios y evoluciones. Así que la pregunta al sentarse ante esta colección de clásicos es obligada: ¿qué tal han envejecido? ¿Sus virtudes aún disfrutan de la misma vigencia, o en cambio sirven más para revivir tiempos lejanos que para pasar un buen rato en la actualidad? Para responder a ello proponemos un ranking en orden ascendente (a modo de orientación, no es algo grabado en piedra) que invite a reflexionar sobre cuáles de estos 30 juegos superan la prueba del tiempo, y cuáles bien podrían haber dejado a otros su sitio en la colección. ¡Empezamos!

30. Mario Bros.

Como encargado de usar por primera vez el nombre de Mario en el título (tras su aparición en las dos primeras entregas de la saga Donkey Kong), introducir a su hermano Luigi, y presentar a ambos como fontaneros, es difícil negarle a Mario Bros. un lugar en NES Mini. Es una curiosidad que todo fan de Nintendo debe probar al menos una vez, aunque sólo sea para tener una mejor comprensión de cada paso que la ha traído hacia aquí. Sin embargo, desde un punto vista más frío Mario Bros. funciona mejor como extra, un minijuego, que como juego completo que impide la entrada en la lista a otros que podían ofrecer más por el mismo precio (el propio Super Mario Bros. 3, también incluido en la colección, ya dispone de una versión). El concepto es funcional para una recreativa de la época: gira a los enemigos con el bloque POW o golpeando sus plataformas desde abajo, remátalos antes de que recuperen el equilibrio, y pasa a la siguiente pantalla antes de que ellos o algún otro peligro acabe contigo. Lamentablemente, el manejo de los hermanos está lejos de la precisión que exhibirían después en Super Mario Bros., y como arcade para batir récords tampoco alcanza el nivel de Donkey Kong. El cooperativo puede dar lugar a alguna partida divertida, pero por lo general es uno de los juegos más prescindibles de la colección.

Los Mejores Juegos de NES Mini Captura de pantalla

29. Ice Climber

Además de por un planteamiento bastante original, Ice Climber destaca por ser de las pocas sagas de Nintendo con cierto renombre que no ha recibido ni una sola secuela desde su estreno. Claro que si no fuera por la presencia de Popo y Nana (el dúo de esquimales protagonista) en algunas entregas de Super Smash Bros., probablemente la mayoría ya nos habríamos olvidado de él. El concepto, consistente en escalar montañas heladas a golpe de martillo, parte de una premisa arriesgada, que es convertir todos los suelos del juego en superficies resbaladizas. Seguro que ya solo esa idea evoca frustraciones de otros plataformas en nuestra cabeza, aunque es una concesión que se debe hacer si se quiere conseguir cierta fidelidad en la propuesta. El problema es que a esto Ice Climber también añade una maniobrabilidad aérea muy limitada y una detección de colisiones deficiente, que provoca que atravesemos plataformas a las que deberíamos haber subido, o contra las que deberíamos haber chocado para regresar de vuelta al punto del salto y no precipitarnos hacia el vacío. Aunque el diseño de niveles hace su trabajo y añade nuevos elementos a medida que progresamos, esta incapacidad para clavar el aspecto más básico, la naturalidad del control, juega en su contra desde la primera montaña.

Los Mejores Juegos de NES Mini Captura de pantalla

28. Balloon Fight

Balloon Fight es un juego tan asociado a NES que sería fácil ignorar su origen arcade de no ser por la anécdota que lo conecta a Satoru Iwata. El recientemente fallecido ex-presidente de Nintendo entabló relación con la compañía poco antes de su estreno, periodo en el que se encargó, entre otros, del port de Joust (recreativa de la que Balloon Fight toma elementos prestados). Esta experiencia le llevó a encargarse después del propio Balloon Fight, dando lugar a una versión que, al contrario de lo que solía ocurrir con estas adaptaciones, salió mejor parada en NES gracias a un reajuste en el control. Ya sólo por ese pedacito de historia se puede justificar la inclusión del juego en la colección, si bien luego a nivel jugable no destaque tanto entre sus compañeros. Al igual que Ice Climber, su propuesta le lleva a optar por un control atípico, que pretende emular el efecto de flotar mediante globos. Por suerte, si bien requiere un periodo de acomodación, sale mejor parado y crea menos asperezas, aunque la contrapartida es que esto no evita que el diseño de niveles y encuentros contra enemigos se estanque pronto. Funciona bien en dosis cortas, y puede picarnos para mejorar puntuaciones, pero a pesar del añadido de Balloon Trip (no presente en el arcade) resulta irónico que su ligereza le impida mantenerse en el aire demasiado tiempo.

Los Mejores Juegos de NES Mini Captura de pantalla

27. Excitebike

Al igual que ocurre con otros títulos de la parte baja de esta lista, cuesta evitar la sensación de que Excitebike forma parte de la colección más por representar un pedacito de la historia de Nintendo que por las ventajas de revivirlo en pleno 2016. Claro que no se podría hacer una selección variada sin meter al menos un juego de conducción, así que a falta de un RC Pro-AM o un Rad Racer, este arcade de motos bien vale para representar el género. A su favor juega el ser un título emblemático que ha dado lugar a varias revisiones, secuelas e incluso spin-offs gracias a un mayor hincapié en el dominio del movimiento en sí mismo que en la faceta competitiva de ver quién llega primero a la meta. Así como Mario Kart tiene sus objetos y F-Zero su frenética velocidad, Excitebike trata sobre el uso de las físicas en un contexto relativamente realista, que nos hace reaccionar de forma lógica en base a la velocidad, el tipo de obstáculo y la posición de la moto si no queremos acabar fuera del circuito. A ese nivel básico aún funciona bien y es posible sacar diversión en dosis cortas. Pero en materia de circuitos o torneos es tan ramplón (a pesar del editor) que, a menos que te atrape la nostalgia, seguramente no pasarán muchos minutos antes de que decidas cambiar a otro juego.

Los Mejores Juegos de NES Mini Captura de pantalla

26. Galaga

Aunque la selección de juegos incluidos en NES Mini sea un festival retro, pocos de sus nombres pueden competir con Galaga a la hora de lanzarnos hacia atrás en el tiempo. El arcade de Namco es en esencia una versión potenciada de Galaxian, juego que a su vez nació del intento de esta compañía por competir con el hiperconocido Space Invaders de Taito. Los tres fueron muy exitosos, pero dado que Galaga es más cercano a nosotros, también es el más agradable para coger y echar una partida hoy en día. La nave sigue limitándose a un movimiento lateral en la zona inferior de la pantalla, pero las rutinas enemigas son mucho más variadas, lo que lo convierten en un shoot 'em up más estimulante dentro de su sencillez. Eso sí, la puesta en escena, con una presentación visual simple y carencia casi total de música, peca de anticuada al lado de otros congéneres. Y huelga decir que tampoco puede competir en ambición o contenido con muchos de los otros juegos de la lista, diseñados años después y/o con una consola de uso diario en mente. Pero dentro de los objetivos que se marca sigue siendo apañado, así que todavía puede resultar tentador volver para mejorar marcas a modo de descanso entre aventuras más completas.

Los Mejores Juegos de NES Mini Captura de pantalla

25. Ghosts 'n Goblins

Otro gran nombre de las recreativas, que por desgracia no ve aquí su mejor versión. Pero a pesar del recorte gráfico respecto al arcade original, que incluye parpadeos de sprites, el juego de Capcom tiene un estilo visual vibrante, capaz de aunar una ambientación de cuento de terror medieval con un diseño de personajes y localizaciones al borde de la caricatura. Este peculiar “horror cómico” se vuelve más obvio cuando el caballero Arthur, en constante peligro de muerte, recibe daño y se pone a correr en calzoncillos entre zombis y demás seres de ultratumba. Quizá sea una metáfora que alude al propio jugador, también desnudo ante las amenazas del juego, porque la dificultad de Ghosts 'n Goblins roza la crueldad. Aunque los controles son lo suficientemente precisos, una vez en el aire la maniobrabilidad de Arthur es nula hasta que volvemos a pisar el suelo, lo que deriva en situaciones donde percibimos peligros a los que nuestras manos reaccionan, pero el mando ya no. El juego no parece tener esta limitación en cuenta, así que si bien el plataformeo tiende a ser simple, algunos enemigos aparecen y nos atacan con rapidez, convirtiendo el avance en un proceso de ensayo-error y mucha paciencia. Aun así, la presencia de continuaciones ilimitadas palia un poco la frustración, y el encanto de su atmósfera bipolar nos puede impulsar a intentar seguir viendo un poco más de él. Para amantes de los retos aún merece ser jugado, simplemente no cuentes con terminarlo y disfruta de lo que ofrece mientras la cordura te lo permita.

Los Mejores Juegos de NES Mini Captura de pantalla

24. Donkey Kong Jr.

Aunque a nivel histórico no tenga la relevancia de su antecesor, Donkey Kong Jr. merece atención por varias razones. Para empezar, fue el encargado de renombrar a Jumpman como Mario, y de paso invirtió los papeles para convertirlo en el villano. Esto, además de una curiosa anécdota, sirve para justificar un ligero replanteamiento del concepto: el juego sigue consistiendo en una serie de pantallas por las que debemos ascender superando diferentes tipos de obstáculos, pero cambiar el protagonista humano por un simio abre nuevas posibilidades de desplazamiento que a su vez transforman los niveles. Las escaleras son sustituidas por lianas que el hijo de Donkey Kong puede trepar de forma individual o por parejas si extiende los brazos. Es una mecánica interesante, ya que la primera opción es más lenta, pero la segunda nos deja más expuesto a los peligros que bajan por ellas. Por lo demás, es una secuela de manual que plantea nuevos niveles sobre una base familiar. Un buen arcade de su época que todavía se deja jugar y requiere un puñado de intentos para cogerle el truquillo. Es de agradecer que, a diferencia del port del primero, sí cuente con todas las pantallas de la recreativa, aunque a menos que te sientas más cómodo con el tipo de movimiento propuesto para Donkey Kong Jr., puede resultar redundante en una colección que podría haber apostado por una mayor variedad de sagas. Y más a sabiendas de que la propia NES dispone de una edición con ambos juegos en el mismo cartucho.

Los Mejores Juegos de NES Mini Captura de pantalla

23. Castlevania II: Simon's Quest

Viendo que Nintendo y Konami han optado por incluir dos de los tres Castlevania de NES, seguro que más de uno se preguntará por qué dieron prioridad a Simon's Quest sobre Dracula's Curse, tercera y por lo general mejor valorada entrega. Aunque pueda resultar decepcionante, es comprensible porque precisamente la segunda parte propone una experiencia muy diferente a las otras dos. A pesar del éxito del original, esta secuela decidió probar algo nuevo: abandonó la acción directa y la exploración en una dirección para dar un pequeño giro hacia los RPG, añadiendo pueblos con NPCs para interactuar y un desarrollo más abierto. Incluso los que renieguen del cambio y prefieran la fórmula clásica seguro que al menos pueden valorar su ambición y ganas de empujar la saga hacia nuevos horizontes, con ideas como un ciclo día-noche que rige la entrada a las casas, el poder de los enemigos y los finales del juego. O el uso de los corazones de un modo no tan diferente a las almas de la saga Souls (sirven para mejorar el látigo, comprar ítems y subir de nivel, pero su contador se reinicia al quedar sin vidas). Por desgracia, estas ideas se ven lastradas por un juego que no termina de hacerles justicia, con un sistema de pistas demasiado críptico, una traducción deficiente y multitud de trampas o exigencias en el plataformeo que rozan lo absurdo. Es demasiado obtuso como para disfrutarlo plenamente en la actualidad (a menos que se tenga conocimiento de antemano o una guía), pero a modo de curiosidad vale la pena echarle un vistazo para entrever lo que podría haber sido.

Los Mejores Juegos de NES Mini Captura de pantalla

22. Final Fantasy

Como origen de una de las sagas más longevas y exitosas de la industria, así como principal abanderada del género fuera de tierras japonesas, el primer Final Fantasy es un pedacito de historia que enriquece la colección. Y ante la ausencia de algún Dragon Quest, el título de Square además es el único representante de los JRPG por turnos, por lo que será capaz de encontrar a su propia audiencia. El problema es que también nos puede recordar por qué durante años fue uno de los géneros nicho por excelencia, incapaz de romper ciertas barreras entre el gran público. Su vasto mundo, con aldeas, mazmorras, vehículos y una historia de cierto interés chocan contra una serie de trabas que ahora cuesta más pasar por alto. El sistema de combate aún funciona a un nivel básico, con varias clases para elegir y una flexibilidad que permite probar diferentes estrategias, pero se ve lastrado por una dificultad con picos altos, un ritmo lento, e inconveniencias como que los personajes pierdan su turno si el enemigo al que iban a atacar es derrotado antes por otro compañero. Estas asperezas se juntan con una interfaz anticuada y convierten a Final Fantasy en un juego con encanto (la música en particular eleva la experiencia), pero desfasado. Aunque sea una buena lección de historia, a menos que te guste mucho la materia puedes acabar mirando el reloj para ver cuánto falta para el recreo. Con vistas a disfrutar en la actualidad, habría sido preferible optar directamente por Final Fantasy III. O Dragon Quest IV.

Los Mejores Juegos de NES Mini Captura de pantalla

21. Pac-Man

¿Qué hace falta decir sobre este clasicazo de Namco? Seguro que ya lo conoces e incluso lo has probado, así que nos podemos saltar la parte sobre el disco amarillo comiendo puntos en un laberinto mientras huye de fantasmas. El “Comecocos” es y siempre será la quintaesencia de los videojuegos, o al menos una de ellas. Por norma no es un nombre particularmente asociado a NES, ya que tuvo su origen y auge en recreativas para luego saltar a toda clase plataformas. Pero tampoco le vamos a hacer ascos por ello, puesto que nunca sobra tener una versión a mano. Esta no es quizá la mejor, ni ofrezca todas las posibilidades de algunas secuelas que salieron después, pero transmite con suficiente solvencia el espíritu de Pac-Man: sencillo y potencialmente adictivo. A estas alturas es un título muy básico, sí, pero al igual que otras obras atemporales que definen el concepto mismo de videojuego (como Super Mario Bros., Tetris o DOOM), eso no consigue quitarle mérito. Cuando tienes un concepto único y lo ejecutas bien, las florituras no se hacen tan necesarias. Por supuesto, si la propuesta no va contigo, lo has quemado a lo largo de los años, o tienes alguna versión mejor (como Ms. Pac-Man), revivirlo aquí dista de ser uno de los reclamos de NES Mini. Pero es Pac-Man. Es historia viva de la cultura videojueguil, y todavía conserva su capacidad para invitarnos a otra partida.

Los Mejores Juegos de NES Mini Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad