Skip to main content
Publicidad

Las mejores BSO de juegos de 2015

publicidad
feature
| 3DS WiiU PC PS3 PS4 360 XBO - Reportaje |

En lo musical 2015 ha sido un año lleno de maravillas sonoras. Y antes de que termine vamos a repasarlo mes a mes todo aquello que ha sido un festín para nuestros oídos.

Reportaje

las-mejores-bso-2015_td-605x300.jpg Captura de pantalla

Las Mejores BSOS 2015 del videojuego

Como venimos haciendo todos los años, aprovechamos el final de 2015 para resumir lo que ha dado de sí el mundo del videojuego desde varios ángulos, incluido el musical. De hecho, desde que empezó en enero hemos asistido a un despliegue de bandas sonoras estupendas en todos los géneros posibles, desde la acción a las aventuras gráficas, desde el drama hasta la comedia. Musicalmente podemos coger 2015 y enmarcarlo, porque vaya maravillas han sonado por ahí. Pero a diferencia de 2014 no vamos a limitarnos a escoger unos cuantos títulos, sino que esta vez vamos a repasar mes a mes los juegos que han ido saliendo –originales, versiones y Remasters- y las bandas sonoras que mejor han sonado, unas directamente integradas y otra a golpe de click con el enlace para que podáis escucharlas. Melómanos y melómanas, amantes del placer sonoro, empezamos, aunque como decimos siempre ojalá pudiéramos incluir a todas las BSOs que nos gustaría.

Enero: Calaveras, Indies y Cuentos

Desde luego que el año no pudo haber empezado mejor, con ese estupendo Remaster de una obra maestra enorme que no envejece como es Grim Fandango. Obra de Peter McConnell, veterano de LucasArts y autor de partituras memorables que en esta ocasión se lució con su mejor composición que ha sido remasterizada por la sinfónica de Melbourne brindando una BSO con base de Jazz, Bebop y Swing a la que añadirle Blues, Mariachi, rock playero 50s y hasta Tango. Pero cambiamos radicalmente, ya que en enero empezamos a conocer a Chloe y a Max en ese sleeper que ha sido Life is Strange y sus climax de infarto en cada episodio con una BSO en la que el folk melancólico de guitarras acústicas y sonoridades chill-out dominan en general en sus canciones indie y los temas hipnóticos de Jonathan Morali en toda la partitura, fundiéndose con la fotografía, la experiencia y el drama de su historia en una obra que llevar siempre en el movil, iPod o tener a mano la lista en Spotify. Y dejamos Enero atrás con el gran trabajo de un Motoi Sakuraba acompañado de Go Shiina en su preciosista Tales of Zestiria, variado y grandilocuente a veces, intenso en otras, evocador y delicado entremedio.

 

Febrero: Una Luna, una Orden y una Bolita rosa

Que Koji Kondo tiene su nombre escrito con letras de oro en la música de videojuegos es poco cuando uno asiste a uno de sus conciertos de Zelda. Para el particular Majora’s Mask, una entrega lanzada tras el clamoroso éxito de Ocarina of Time que buscó diferenciarse por la oscuridad de su trama y desarrollo y que llegó en febrero a 3DS, Kondo deja esto claro desde un tema inicial perfecto que empieza de forma agradable y sencilla, y acaba por volverse oscuro como el propio juego. Hay quien no le gusta, pero la complejidad del juego no es tarea fácil de acometer musicalmente. Pero para joya The Order 1886, que en su banda sonora nos encontramos con un portento complejísimo, oscuro y que nunca se excede de lo que parece un límite tonal impuesto por sus autores –nada de coros grandiosos por ejemplo-, Jason Graves de Dead Space y Austin Wintory de Journey. Desde el drama victoriano del tema inicial a la épica apagada de los violines y cellos de Agammenon Rising, esta BSO grabada con todo lujo y una enorme orquesta en Abbey Road merece tener mucho más reconocimiento que el juego para el que se creó y es de lo mejor del año. Pero dejémonos de tanto drama y mejor pasamos de mes con Kirby y el Pincel Celestial, básicamente una mezcla de temas clásicos modificados con tempo/instrumentación distinta y otros nuevos, pero que resulta tan fresca como a la vez familiar, y acertada en todo momento, que se convierte en una de las mejores de la serie.

 

Marzo: Un Bosque, un Reino, una Matanza y un Sufrimiento

Desde su presentación estaba claro que Ori and the Blind Forest iba a ser una de las perlas visuales del año. Pero a nivel sonoro es de esos títulos que su música engrandece la belleza visual y escuchada de forma aislada es un espectáculo de delicadeza y lirismo. La obra de Gareth Cooker es extraordinaria, alcanzando la épica, moviéndose por la oscuridad pero siempre sin renunciar a la belleza. Cambiamos a lo bestia con Hotline Miami 2 y su bso, algo así como un buen chute de pura lisergia sonora directa al oído y de ahí al cerebro, es una fusión sonora con claro sabor MIDI/Trance usado para que la música se adapte a la perfección a la estética sucia y desfasada con los píxeles por igual. Pura decadencia sonora en una mezcla sonora impresionante creada para estimularte y seguir los compases. Miramos a la épica con el espectacular Pillars of Eternity, compendio de puro clasicismo y Fantasía ideal para tener de fondo leyendo/escribiendo algo de Espada y Brujería en un delicado trabajo evocador de Justin Bell. Aunque ahora toca ponerse serios, y es que teníamos esperanzas tras los temazos de la serie Dark Souls, pero el trasfondo victoriano de Bloodborne se apodera de una BSO propia sin Motoi Sakuraba pero con una mezcla de compositores japoneses y americanos que da como lugar esto: El juego de Cellos y voz de mujer de su corto pero contundente tema inicial; piezas como Cleric Beast remiten al Dracula de Wojciech Kylar –esos sonidos guturales al inicio para ir creando tensión-; y otras del estilo de  Priest Gascoigne nos elevan el hype al pelear como buena marcha coral de combate. Tan brutal como el juego, pero mejor terminamos con algo mucho más encantador, ese Etrian Mystery Dungeon estrenado en marzo en Japón para 3DS, demostración del estilo clásico de ese genio y veterano que se llama Yuzo Koshiro y que no podíamos dejar de mencionar.

Abril: Una Pala, una Espada y un Pato

Como preámbulo a lo que cataríamos en Occidente este mismo mes de diciembre, 3DS recibía el port del Xenoblade Chronicles de Wii, y eso significa una joya musical enorme de 4 CDs que va de un estilo a otro adecuándose a lo que el género de Rol le demanda –ahora drama, ahora intensidad para los combates, ahora sencillez, ahora humor. Compuesta a doce manos, con seis músicos distintos, Yasunori Mitsuda –Chrono Trigger, Chrono Cross, Soul Sacrifice- lideró un equipo que se permitió el lujo de tener a Yoko Shimomura, legendaria de los músicos de videojuego nipones junto a Uematsu, Koshiro o Kondo. Pero nos permitimos recordar el pasado gracias a la estupenda versión para móviles que Capcom sacó de su menos genial Ducktales Remastered. El homenaje empieza desde el mismo menú inicial, en el que el tema original de Patoaventuras suena incluso respetando el estilo MIDI nota a nota, simplemente añadiendo mayor contundencia a cada estallido del tema. El resto son los temas originales con el mismo tipo de tono MIDI y elementos techno, solo que remezclados pero sin alejarse de la sonoridad original. Ahora que para ejercicio retro el de Shovel Knight estrenado en 2014 pero  que llegó este año a las consolas, ya que los amantes de las melodías MiDi encontrarán aquí una fabulosa BSO de Jake Kaufman con ese sonido añejo del chiptune en la que encontramos además una sorpresa: Nada menos que la colaboración de Manami Matsunae, legendaria compositora de Capcom con joyas como Magic Sword, Batman: Return of the Joker de GB o el primer Mega Man.

 

 

Mayo: Un Brujo y mucha Pintura

Poderoso, imponente, espectacular. Mayo fue el mes del brujo, el mes de Geralt y el estreno de uno de los GOTYs del año con The Witcher 3. Siendo un juego polaco, basado en una obra literaria de referencia en el país, no es de extrañar que se haya buscado algo con mucha identidad y personalidad propia. Se ha tirado de la tradición local, contando con el grupo folk Percival, que presta las poderosas voces de sus integrantes para crear temas vocales que nos ponen el corazón en un puño, acompañados de melodías fantásticas que dan ese tono épico y aventurero necesario, pero con un sabor diferente de la fantasía fantástica tradicional. Marcin Przybyłowicz y Mikolai Stroinski han hecho otro trabajo maravillo que sumar a sus ya ilustres carreras, y aquí os ponemos el corte The Trail para dejar testigo sonoro de su maestría contundente. Cambio radical a un trabajo musical completamente diferente el que hacemos ahora con Splatoon, que no es que vaya a pasar a la historia, pero a veces una banda sonora destaca por lo bien que encaja en el juego. Y en ese sentido Splatoon se funde y añade aún más caña y acción a los combates con sus guitarras, baterías y aire rockero con voces Vocaloid deformadas más aún.

 

 

Junio: Un Fantasma, un Murciélago, Dinosaurios y Fantasía

Otro mes cargado de estrenos, ahí donde escoger en Junio de este año, y aprovechando su salida en consolas ponemos aquí el estupendo trabajo de Daisuke Ishiwatar y Galneryus para BlazBlue Chrono Phantasma Extend, un arcade de lucha con canciones variadas no de relleno sino de calidad, siempre aceleradas pero sin olvidar la melodía, como esta con reel celta y todo. El cambio al tono de la BSO Batman Arkham Knight es evidente, tan atmosférica como desde Asylum, apostando por  un espectro bajo en el que pesa más crear atmósfera que imponer una fanfarria. Muy bien aplicada, con la intención de acompasar la investigación pero reseñar como se debe los momentos de acción y los más dramáticos de todo el juego. Pero para potencia la de The Elder Scrolls Online, estrenado este año en Xbox One y PS4 con Tamriel Unlimited, cuyo tema inicial de Jeremy Soule se acerca al de Skyrim pero de lejos. Tamriel TES Online no está al nivel de Skyrim –era muy difícil-, pero posee suficiente variedad y suena así de bien como para que nos hagamos eco de ella. No nos podemos ir sin hacerle un huequito a esta: LEGO Jurassic World, ya que siendo una adaptación oficial de la serie y encima de LEGO, pues por descontado contiene esa obra maestra de John Williams que sólo con su tema inicial ya evoca un mundo de aventuras.

 

Julio: Una Diosa, un Guerrero, un Fantasma y un Viaje

Tras alucinar en 2014 con ella, con la excusa de la versión para Vita pudimos escuchar la que es una de las mejores BSOs que hemos oído en un Japan RPG –y hemos escuchado unas cuantas. Ar Nosurge no solo tiene una BSO variada que puede ir desde un ritmo Breakbeat a repentinamente una pieza coral ominosa pasando por un desenfadado tema circense, ecos a la música andina o celta de la saga Atelier, o algo de guitarras acústicas Chill Out, sino que la calidad de sus composiciones es enorme. Un trabajo tan brillante como complejo, dado que la música participa del gameplay del juego hemos encontrado algunos himnos de combate espectaculares. Otro trabajo que merece recordarse por llegar a PS4 es Journey, segunda vez que escuchamos a Austin Wintory este año –aun quedan más. Comenzando por un cello solitario en Nascence que nos da la bienvenida a ese desierto de arena eterna, la complejidad y maestria de esta BSO crece conforme avanzamos. Pero es en su tema final, sabiamente subtitulado Apotheosis, en el que la partitura trasciende la pantalla reflejando uno de los tramos finales más inolvidables del videojuego.  Una pequeña mención aprovechando que también llegó a PS4 para The Vanishing of Ethan Carter, estrenado en PC en 2014 y trabajo mayúsculo dentro de su microcosmos hipnótico electrónico-ambiental de Mikołaj Stroiński, y sobre todo God of War III, compuesto a 10 manos por cinco compositores y tan coral y densa como el espectáculo visceral al que musicaba y vimos remasterizado este verano.

 

 

Agosto: Un Asesino, una Reunión y un Apocalipsis

Otro sleeper del año en cuanto a la gran acogida crítica y de público que ha tenido, Until Dawn mira a los slashers 80s y 90s en su argumento y concepción visual, pero en su BSO se contagia de ellos en la atmósfera tanto como de los clásicos, en un claro eco a los trabajos del maestro de la tensión Bernard Herrman como su recordada Psicosis con esos violines y cellos frenéticos añadiendo nerviosismo cuando nos toca huir del asesino. Mención especial merece la canción de los créditos y su excelente puesta de largo muy al estilo True Detective. El siguiente es una pesadilla a la hora de elegir, porque hablamos del recopilatorio Rare Replay… Venga ya, es imposible elegir, es una pesadilla porque aquella Rare de antaño clavaba tanto los gráficos como la música, variada y adaptada a cada experiencia. ¿Elegimos ese aún cañero GoldenEye, el atmosférico Perfect Dark, el cachondeo de Conker, el temazo MIDI de las Battletoads, la majestuosidad del enorme Kameo? Una pequeña muestra en un título de 30 juegos.  Pero volvemos a cambiar de tercio con Everybody’s Gone to the Rapture y  la magnifica BSO de Jessica Curry, que consigue una obra atmosférica a medio camino entre la lírica tristeza de Dear Esther y la tragedia victoriana/tensión de Amnesia 2, con temas que entran en el momento exacto y siempre con el tono y tempo adecuado y la hermosura de sus ejecuciones a violin, cello, piano. Un trabajo enorme de la siempre maravillosa Curry, la cual por desgracia tiene una enfermedad grave que ha confesado recientemente y poco a poco deberá dejar de trabajar. Una pena, pues se nos va uno de los mejores compositores del momento.

 

Septiembre: Un Soldado, un Papel, un Niño y un Partido

Mes concurrido y difícil elegir entre tanto estreno, en Tearaway Unfolded, ejemplo de cómo hacer un port, la gran BSO del juego que mezclaba diferentes estilos como música celta, tonos country y hasta temas más propios de un cuento infantil sigue presente, ampliada pero construyendo sobre la calidad del original. En NBA 2K16 de nuevo -y lo decimos cada año- 2K se supera y nos entrega un trabajo que este año viene firmado por tres DJs, DJ Premier, DJ Mustard y DJ Khaled quienes han elegido los 50 temas que componen la BSO del título con The Ramones, Nas, Jay-Z, Imagine Dragons o Santigold. En lo nuevo de los autores de Amnesia que es SOMA tenemos una obra muy retro en cuanto a sonoridades electrónicas de los 80, muy en la línea Tangerine Dream y otros representativos de la época incluso con partes a piano o de cariz industrial para la atmósfera. Undertale, esa experiencia que salió de la nada y ha conquistado al sector con una fuerza enorme convirtiéndose en lo mejor valorado del año, viene con un trabajo del mismo firmante del juego, Tobyfox, basado en el Chiptune como el de Shovel Knight, pero enorme, complejo, variado, triste, alegre y sobre todo absolutamente hipnótico, tanto como la increíble experiencia que es Undertale y la forma en que se carga los convencionalismos habituales de buenos y malos, aunque os parezca tan sólo otro enésimo indie de aire retro pixelado por su aspecto.

Pero no nos olvidamos de ese Frankenstein sonoro llamado MGS V The Phantom Pain con Harry Gregson-Williams a la cabeza de un grupo de músicos aunque esta vez sólo produciendo –apenas firma dos pistas-, con Justin Burnett –alumno de Hans Zimmer desde la época noventera de Media Ventures- y el novato Ludvig Forssell llevando las riendas y uno de esos usos para estudiar, ya que la música entra justo cuando debe entrar, con el tempo exacto en cada momento, ya sea intenso, dramático, violento, atronador, melancólico y cohesionado de forma perfecta, absolutamente perfecta desde el punto de vista del montaje sonoro engrandecido con la colección de canciones ochenteras de la época que escuchamos en el Walkman –detallazo Hideo, detallazo. Para el recuerdo el Quiet’s Theme, desde ya de los mejores y más bellos de toda la serie y cantado por la propia actriz del personaje, réquiem perfecto para la despedida de Kojima de la serie que él mismo creó.

 

Octubre: 4 Aventuras, 3 Conciertos, Robots y Lana

Tres juegos es uno es lo que puede considerarse la Nathan Drake Collection, con tres Uncharted que musicalmente fueron creciendo a cada entrega. El Nate’s Theme de Greg Edmonson es ya obligatorio de mencionar en una pista que dimensiona el concepto de aventura como muy pocas, pero destacamos este lírico y solemne Reunion de Uncharted 2 o el precioso Drake’s Return de Uncharted 3, un corte de sentimiento entre tema y tema de acción con percusión y sonoridades árabes. En Transformers Devastation tuvimos sorpresón al encontrarnos con notas del mismísimo Vince DiCola, autor de la partitura de la película de animación basada en la serie y estrenada en 1986. Sus sintetizadores están mezclados en el Main theme de una BSO que enseguida se muta en pistas más estilo Platinum, con riffs de guitarra constantes, batería y algo de orquesta de fondo en un estupendo ejercicio muy metalero. Este octubre ha sido impresionante, pues Jesper Kyd siempre es un placer escucharlo, y la sorpresa de Warhammer: End of Times Vermintide viene con un trabajo que huye del tópico habitual de Fantasía oscura dándonos temas puro Kyd tendiendo a la experimentación electrónica. Cambio radical pegamos a la alegría, sonrisa y despreocupación de un Kirby’s Woolly World encantador y puro Nintendo. Nos paramos un momento en los eclécticos tracklists de Rock Band 4 –ese Suspicious Mind de Elvis- y Guitar Hero Live –cañero Chop Suey de System of a Down- porque deben mencionarse ya que la música es su jugabilidad.

Mucho, de todo como decimos, pero queremos destacar dos trabajos enormes. El primero, por supuesto, ese Halo 5 Guardians de Kazuma Jinnouchi, que tras ser secundario en MGS IV y Halo 4 adquirió aquí el protagonismo total componiendo un trabajo enorme, orquestalmente de ejecución impecable, y que recurre al Halo Theme de O’Donnell pero luego aplica su propia mezcla orquestal y electrónica con fuerza, pero sin huir de las rendiciones. Pero también tenemos de nuevo al amigo Austin Wintory –a este hombre no se le agota la imaginación- que en Assassin’s Creed Syndicate concibe una de las mejores BSOs de la serie. El piano es un recurso muy usado en la saga AC como introductorio de temas, pero la percusión digital y arreglos electrónicos habituales aquí han sido cambiados por un clasicismo de violines, cellos, trompetas, coros femeninos (la preciosa voz de Holly Sedillos) y un sonido orquestal con algunos solos estupendos. Puro sonido victoriano que da fe de la maestría de Wintory, ya que no repite nada de su anterior The Order 1886.

 

 
Noviembre: Otro Apocalipsis, una Guerra y una Tumba

En noviembre el ritmo de estrenos no bajó apenas, y los AAA se sucedieron. Empezamos con Rise of the Tomb Raider, que tras la experimentación musical de la anterior entrega reseñó el carácter forjado de Lara con un ejercicio más solemne, reseñando la emoción de cada tumba descubierta al tiempo que sus peligros –se nota la influencia de genios como Jerry Goldsmith en Bobby Tahouri-, y sin renunciar a los samplers agresivos.  No podemos olvidar el espectáculo al que nos tienen acostumbrados en StarCraft II, que con el estreno de Legacy of the Void y a la vez cierre de la densa historia narrada. Jason Hayes & Mike Patti, con algunos temas del veterano Glen Stafford, firman una partitura sinfónica que no renuncia a la electrónica estilo Mass Effect, con cariz grandilocuente, épica militarista, momentos de paz y estupenda de escuchar en temazos como este We Stand Ready. Seguimos con la guerra, aunque estelar, ya que Star Wars Battlefront emplea un ejercicio constante de homenaje como en las anteriores entregas. No sólo se dedica a usar los míticos temas de John Williams, sino que los remezcla pero sin tocar las notas. Hablamos de El Imperio Contraataca cuando Boba Fett y Han Solo. Leia por descontado usa su tema, y Luke pega espadazos con el mitiquísimo Star Wars theme mezclado con Binary Sunset. Es parte de la batalla de Hoth con el asalto al final de la Amenaza Fantasma, o la suite de Endor con notas de cuando Luke y Leia saltan en el puente del Episodio IV en un ejercicio referencial de notas y temas-contratemas genial. Pero aparquemos las sinfónicas, porque hay que destacar también el trabajazo de Inon Zur en Fallout 4. Y lo es porque no busca destacar, sino puntuar, ejercicio más complicado de lo que parece, reseñando la desolación, la pérdida sin faltar el combate.  Y de regalo estaciones de radio con canciones USA de los 40 y 50 para redondear un apartado tan estudiado como trabajado.

 

 

Diciembre: Una Carrera, un Viaje y un Coloso Skell

De Fast Racing Neo esperábamos cosas buenas, pero el resultado ha sido mejor aún. Y como claro deudor de la fórmula F-Zero/WipEout, este arcade difícil como el solo y de velocidad imposible viene con un tracklist puro Dance, Trance, Dubstep y Electrónica en mini-sesiones para cada pista, con temas diseñados para acelerarnos los sentidos desde que el semáforo volador se pone en rojo. Giro de 180º para hablar de nuevo de la serie Trine, recién llegada ayer a PS4 con su Trine 3, que aunque no ha sido lo que esperábamos Ari Pulkkinen no decepciona con su estilo de cuento de Fantasía medieval en un tempo relajado y sin prisas con flautas sonando así de bien. Pero el coloso de diciembre tiene otro nombre, y se llama Xenoblade Chronicles X. Lo que más sorprende es que este gargantuesco trabajo de varias horas y CDs viene firmado por un solo compositor, Hiroyuki Sawano, que puede presumir de tener en su currículum a Kill la Kill, Sengoku Basara y su obra más difundida: Ataque a los Titanes. La BSO de Chronicles X es una bestialidad de varios géneros, estilos y aspectos fusionados en un tracklist tan vasto como las horas que pasamos jugando. ¿Qué elegimos? ¿Su Theme X? ¿alguno de los corales con toques Vocaloid? Tenemos toques techno con los skells, orquestaciones para los Jefes, temas cantados de estilo americano. De todo, pero escuchad su pedazo de obertura primero.

Aqui terminamos, sabiendo que nos hemos dejado muchas por el camino. Y es que 2015 ha sido un año espectacular para la música del Videojuego. ¿Cuáles han sido vuestras favoritas? ¿Qué canción o lista os ponéis en el PC? Y sobre todo, ¿cuál echáis en falta? Ponedlas en los comentarios y repasemos el año para que quede cuanto más completo mejor.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad