Skip to main content
Publicidad

Las mejores Bandas Sonoras de 2016

publicidad
Reportaje

Tras las miles de noticias que se han dado acerca del juego del año y el respectivo concurso que hemos hecho en Meristation acerca de quién debía ganarlo, la mayoría de la gente toma en cuenta su aspecto gráfico, la historia, los personajes o la trascendencia que puedan llegar a tener a lo largo de sus vidas, según su calidad. Sin embargo, hay mucha gente que desestima uno de los aspectos más importantes de este compendio de artes visuales, tecnológicas y de diseño como son los videojuegos, y este aspecto es la música.

Algo que a simple vista puede parecer mero relleno o un complemento para el juego, la mayoría de las veces forma un pilar importante en el mismo. Quién no recuerda con anhelo Zelda’s Lullaby, la canción en 8 bits de Mario o sin ir más lejos, el tema principal de The Elder Scroll’s V: Skyrim. Estos y una extensa lista de títulos crean la banda sonora de muchas de nuestras vidas y con motivo de la latente importancia que tiene la música en la historia del videojuego y en nuestra historia, voy a dar un repaso a las mejores bandas sonoras que este año nos han dado algunos de los muchos videojuegos que han salido. Dicho esto, comenzamos.

las-mejores-bso-2016_td-605x300.jpg TD

UNCHARTED 4: EL DESENLACE DEL LADRÓN

Creado esta vez por Henry Jackman (ya que en los anteriores títulos la épica vino de la mano de Greg Edmonson) la banda sonora de la saga de Uncharted se ha convertido en un auténtico himno en la historia de los videojuegos modernos. El juego de cuerdas, viento y percusión in crescendo que nos evoca irremediablemente unas ganas impetuosas de correr y saltar como el señor Drake, hace de la obra de Naughty Dog un ejemplo de título que muestra un especial interés y cuidado por la música en sus videojuegos. El hecho de que transmita a la perfección los sentimientos que el protagonista tiene en ese momento, que exista una verdadera tensión por parte del jugador según la situación que se presente en el juego y que traten su música (sinfónica) como algo único, creado por y para el juego, hacen de la banda sonora de Uncharted 4: El desenlace del ladrón una de las mejores del año.

INSIDE

Playdead tiene un concepto diferente a la hora de realizar videojuegos, pero eso no quiere decir que sea malo, al contrario. Como ya pasaba en Limbo, en Inside el jugador conecta con el niño con cierta angustia. La atmósfera, el entorno, la magnitud de las cosas frente a tu diminuta existencia y los innumerables peligros que acechan sin ser consciente uno realmente de ellos, transmiten una sensación de pesar inconmensurable. Sin embargo, no sólo las características mencionadas anteriormente forman el todo de Inside, ya que la música y el sonido tienen un toque sutil pero esencial. Martin Stig Andersen y Gunver Ryberg son los responsables de añadir a esta atmósfera este compendio de angustiosas disonancias y sonidos acordes al juego que, justamente, ha sido nominado a mejor juego del año.


FURI

Este juego fue un auténtico descubrimiento sin quererlo. No sólo por su estilo, su imagen, sus mecánicas o su dificultad, sino por la música que ha escogido para cerrar su círculo de neones, cyberpunk y futurismo de serie B. Y es que el Synthwave y el Vaporwave  han sido los géneros en alza del año y el resurgimiento de la electrónica ochentera evolucionada a un nuevo nivel. Ya nos avisaba Hotline Miami o Far Cry Blood Dragon de este cambio, y es que Furi toma su relevo de la mano de grandes compositores del género como bien pueden ser Carpenter Brut (al cual ya oímos en Hotline Miami), Waveshaper o The Toxic Avenger, entre otros muchos. Este género de sintetizadores y chulería nos acompañarán en toda nuestra frenética, y muchas veces estresante, aventura, y es que no sólo contentos con ello, estos autores te harán desear ponerte una beisbolera, comprar un Testarosa de los ochenta y escuchar toda su discografía galopando sobre cuatro ruedas todas las playas de Miami.

DOOM

Mick Gordon es el encargado de hacernos querer destruir a todo bicho viviente en DOOM, y es que el compositor australiano especializado en poner las sintonías principales en juegos como los nuevos Wolfenstein y Killer Instinct, The Order, o próximamente Prey, ha dado su Do(om) de pecho con la banda sonora de DOOM, que ha sido la clara (y merecida) ganadora en los games Awards, acompañada de un conciertazo de Gordon. El rock en su estado más hardcore acompañan de manera magistral al título de Bethesda, y es que esta banda sonora explica (a modo de guitarra barítona, afinaciones muy bajas, sextas y séptimas cuerdas al aire y dobles bombos) de una forma exacta el cometido principal del juego: Matar. No sólo eso, sino que también se puede percibir la pasión con la que Mick Gordon ha creado esta espectacular OST simplemente fijándose en los detalles que este compostitor ha dejado en su obra, ya sea el hecho que cargar la escopeta recortada se vea acompañada por una nota musical o que si el tema “Cyber Demon” se pasa por un espectrograma se pueda ver con facilidad cantidad de pentagramas invertidos y cifras ‘666’. Mick Gordon, eres un genio.


DARK SOULS III

Hablar de la saga Souls de manera objetiva es muy difícil para el que escribe estas líneas, ya que personalmente se ha convertido con su LORE, sus personajes, sus zonas, su dificultad y sus jefes, en algo más que un juego, se ha convertido en una leyenda, un lugar oscuro donde resguardarse de este mundo de videojuegos casual, con historias estereotipadas y géneros machacados. Y es que muy probablemente sea algo así para la mayoría de los jugadores que hayan completado los juegos, que acaban cogiendo cariño hasta al mínimo detalle. Sin embargo, y dejando opiniones personal a parte, el nuevo título de Dark Souls no destaca únicamente por estas características, las cuales han mejorado a medida que ha evolucionado la saga, sino también por su banda sonora. Y es que el nuevo título de From Software es experto en contar historias a través de la música y aportar épica cada vez que suena una nota. Creado principalmente por Yuka Kitamura y Motoi Sakuraba, y reincorporando a Kokia ( la soprano japonesa que participó en Demon’s souls) la banda sonora de Dark Souls 3 es posiblemente la mejor OST de la saga (aún sin contar con los DLC’s, que también tienen una sinfonía excepcional), rediseñando melodías ya míticas y aportando nuevas ideas como añadir música en el menú de inicio que, de una manera u otra, prepara al jugador para lo que le viene encima, hace de la música de Dark Souls 3 una sinfonía de instrumentos, ópera gótica, acero, muerte y decadencia y la convierte en una de las mejores bandas sonoras del año y, en mi opinión, de la década.

 

BATTLEFIELD 1

Por muy negativa que pueda ser, la guerra siempre ha tenido cierta épica. La lucha encarnizada entre la supervivencia y la imposición de un ideal ha sido cruel a la par que emotivamente intenso a lo largo de los siglos, y si a esa épica de la batalla se le añade de manera correcta una banda sonora sale algo como el Battlefield 1. A pesar de que muchos pensáramos que era muy difícil innovar en los FPS, DICE lanzó Battlefield 1, ambientado en la Primera Guerra Mundial (no es una guerra muy explotada),  y rompió todos los cánones actuales con respecto a la guerra moderna, creando un juego de batallas a la altura de los primeros títulos de la saga y además, le incorporó una banda sonora digna de una superproducción de Hollywood para reforzar ese sentimiento de lucha que se podía llegar a tener en La Gran Guerra. Johan Söderqvist y Patrick Andrén son los compositores responsables de esta emotiva banda sonora de música épica in crescendo digna de una película de Nolan y a la par una de las mejores del año.

FINAL FANTASY XV 

Discusiones aparte sobre el juego en sí, en lo que no hay dudas es que su música es excepcional y un aditivo que mejora el resultado final de la decimoquinta parte de la saga, que han conseguido reinventarse sin perder la esencia de sus predecesores, que es lo que en un principio querían a mi parecer. Con Yoko Shinomura al mando de la música y con la sorprendente colaboración del grupo indie británico “Florence + The machine” , la banda sonora de Final Fantasy XV aporta variedad, intensidad, tranquilidad y tensión a partes iguales y parece estar en sintonía con los personajes, los paisajes, las escenas y la trama, algo muy complejo en el mundo de los videojuegos. Esto coloca a Final Fantasy XV (al menos en el apartado audiovisual) como uno de los títulos más impresionantes del año y, como no, con una de las mejores bandas sonoras de 2016 (por no hablar de la aportación de John Graham con el preludio cinemático del juego Final Fantasy: Kingsglaive)

THE LAST GUARDIAN

Tras más de una década de espera, Team ICO y Fumito Ueda nos han dejado al fin disfrutar de su tercera obra de poética audiovisual, y es que The Last Guardian, y a pesar de salir en el límite del año, ha sido uno de los mejores videojuegos de 2016. El concepto con el que el equipo de Ueda trata los personajes hace que irremediablemente esboces una sonrisa sin quererlo, por su pureza, por su inocencia y por el amor tan natural que transmite cada detalle dentro del juego. Esto es muy complicado de conseguir, y uno de los motivos por los que lo ha conseguido es probablemente por su música (la cual toma una especial relevancia a lo largo de todas sus obras como bien pueden ser ICO y Shadow of The Colossus), unas veces casi imperceptible, discreta y pequeña y otras veces grande, poderosa, intrusiva y tensa. Un conjunto de aspectos muy similares a la personalidad de uno de los protagonistas, manso a la par que indomable o tierno a la par que terrorífico. Ésta sinfonía corre a cargo de Takeshi Furukawa (que ha trabajado en la saga de Star Wars y Star Trek)  que es el encargado de crear este conjunto de increíbles sintonías con la ayuda orquestal de la Sinfónica de Londres y con la ayuda coral de Trinity Boys Choir. Por la manera en la que música y juego se unen y por la capacidad empática que produce dicha fusión, la banda sonora de The Last Guardian es también, una de las mejores del año.

FIREWATCH

Otro juego a destacar por la manera diferente de realizar las cosas es Firewatch, y es que este juego independiente de la desarrolladora Camposanto me pareció impresionante en todos los aspectos. Un juego que merece la pena jugar por la tranquilidad que te impregna, por la belleza visual que aporta y por la banda sonora de Chris Remo (compositor también de Gone Home y de Thirty Flights of Loving) que produce un sosiego tremendo para el cuerpo y el alma. Una música que roza el zen en algunos momentos y que otras, según el desarrollo del juego, puede evocar a la tristeza. Sin embargo, aquí tenemos otra banda sonora destacable del año que nos llena de sentimientos y emociones (a veces enfrentadas).

NO MAN'S SKY

Frente a las duras críticas que tanto el juego como el equipo desarrollador se han llevado, si algo salva a No Mans Sky, a parte de su atmósfera, su colorido y su belleza visual, es su música. 65daysofstatic es quien aporta este sonido tan característico a No Man’s Sky. Todo realizado a base de sintetizadores y teclados Midi, la banda sonora nos sumerge de lleno en el universo y nos ayuda a comprender lo que hay más allá del juego: El universo. Algo bello a la par que peligroso, lleno de vida y vacío a partes iguales, en una inmensa belleza en la que lo único que existe en años luz sois tu y tu nave. Todos estos sentimientos enfrentados los muestra el juego, y la punta de lanza responsable es su música.


Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad