Skip to main content
Publicidad

Las chicas de Suda 51

publicidad
feature
| Wii WiiU PS3 PS4 360 XBO - Reportaje |

Lo llaman el Tarantino de los videojuegos. Goichi Suda se ha ganado a pulso este apelativo con sus creaciones, algunas más exitosas que otras, pero todas nacidas a partir de un ADN compartido entre sus propuestas. La violencia se suma como un ingrediente más a las chicas. Dedicamos este reportaje a repasar las musas nacidas de la mente de un autor japonés. ¿Obsesión por el género femenino o márketing?

Reportaje

El ADN de Suda51

Diferente, políticamente incorrecto, atrevido, desconcertante, visceral y violento. Seis términos que se podrían ampliar mucho más y que definen en menos de una línea a uno de los creativos japoneses más destacados del momento. Hablamos de Goichi Suda, conocido en los fueros digitales con el pseudónimo de Suda51, y responsable de Grasshopper Manufacture, desarrolladora independiente antaño, ahora vinculada a GunHo Online Entertainment, gigante de los juegos multijugador asiáticos –están tras el popular Ragnarok Online–. Por su trayectoria profesional, muchos lo consideran el Quentin Tarantino de los videojuegos. Argumentos no faltan para situar a este hombre entre los creadores de videojuegos con carácter de “autor”.

Para que este apelativo tenga sentido es necesario que los trabajos de un profesional como Suda51 tengan suficientes elementos propios y característicos replicables a lo largo de su trayectoria. Son signos que dan forma al ADN de sus videojuegos y que se encuentran a poco que se rasca en la superficie del código fuente. Este japonés nacido 1968 comenzó en esto de las maquinitas cuando se alistó a las filas de Human Entertainment, desarrolladora en la que trabajó en Clock Tower y en Fire Pro Wrestling. Antes de dedicarse a picar código y diseñar personajes, el amante de las mujeres exuberantes trabajó como sepulturero, profesión que explica muchas cosas, además de ser un declarado aficionado de la lucha libre mexicana y adicto a sus máscaras.

Una mente capaz de crear tomando como punto de partida la destrucción.
Una mente capaz de crear tomando como punto de partida la destrucción.

Las comparaciones con Tarantino pueden generar amor y odio a partes iguales entre los aficionados a los videojuegos, pero existen elementos que conectan la trayectoria de estos dos autores con bastante solidez. El primero y más visible es la violencia explícita en sus creaciones; basta ver un tráiler de proyectos recientes como No More Heroes o su precursor Killer7 para percatarse del uso de la sangre a espuertas; el segundo, sin duda, es la transformación de temas aparentemente oscuros como el trabajo de asesino a sueldo con situaciones que trascienden de los frívolo como el caso de Travis Touchdown, una suerte de friki pajero convertido a asesino a sueldo. Mondo Zappa, protagonista de su próxima creación, Killer is Dead, no se queda atrás en esperpento.

Las gotas de sangre desprendidas en sus obras, algunas incluso con cambio de color a modo de ligera censura como el caso de No More Heroes en Europa, corren por las venas de personajes que representan un estilo visual propio, otro de los patrones de comportamiento de los juegos del diseñador. Sus coloridos escenarios estilo cel shading distan mucho del concepto de dibujo animado afable que en ocasiones llegan a representar, y que son más próximos al parisino teatro Grand Guignol con la violencia, las vísceras y lo nefasto del ser humano como protagonistas. Gracias a la forma, los juegos de Suda51 durante la última década son perfectamente reconocibles.

No More Heroes, primero lanzado en Wii y más tarde llevado a consolas HD.
No More Heroes, primero lanzado en Wii y más tarde llevado a consolas HD.

Y la última cadena de este ADN indiscutible se une entre los brazos de las mujeres virtuales que a lo largo de los años han tenido presencia y protagonizado sus creaciones. Porque Suda51 tiene la habilidad de convertir a una puta en una señorita digna de ver; a una adicta a las armas en una rival remarcable, y hasta de transformar el burdo y mundano cortejo de una prostituta futurista en un minijuego con algo de buen gusto. Las chicas de Suda51 son las que son, bestias sensuales y femmes fatales, no se olvidan, nunca caen en lo genérico y se convierten en iconos de sus juegos. Seña de la casa, como se suele decir, y hasta obsesión del autor, como le sucede con la cosplayer Jessica Nigri, que, salvando siempre las distancias en el paralelismo, puede considerarse como una “obsesión” del japonés equiparable al binomio Tarantino-Uma Thurman.

La gran pregunta que muchos se harán llegados a este punto es: ¿Utiliza este diseñador japonés la figura de la mujer con una finalidad puramente comercial o de lo contrario recurre a las curvas con sentido y cabeza, tratando de dotar a sus juegos de un estilo propio? Quienes han jugado a alguna de las propuestas de Goichi Suda sabrán diferenciar entre sus personajes femeninos y, por ejemplo, la presencia de actrices porno como Sasha Grey y Tera Patrick en la serie Saint's Row. No negaremos por polémico, controvertido y políticamente incorrecto que resulte que en el marketing ayuda contar con una fémina cuando el público objetivo al que te enfrentas es mayoritariamente masculino, pero éste no es el caso particular de las chicas Goichi Suda, que exprimen perfiles clásicos confiriéndoles sentido en el juego.

La pareja cinematográfica Tarantino-Thurman, un clásico del autor.
La pareja cinematográfica Tarantino-Thurman, un clásico del autor.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

Publicidad