Skip to main content
Publicidad

Las 5 mejores TV para jugar

publicidad
feature
| PC PS4 XBO - Reportaje |

Con la entrada en el mercado de la tecnología 4K y la masificación de los LED, la decisión a la hora de elegir el compañero para nuestra consola puede parecer difícil. Desde Meristation os traemos las principales recomendaciones para escoger el mejor televisor, así como nuestra elección personal para disfrutar al máximo de esta generación.

Reportaje

Llevamos ya dos años de lleno en la nueva generación de consolas, y con los usuarios de PS4 y Xbox One enfrentados por cuál es la mejor de las dos consolas, los ‘Nintenderos’ esperando el anuncio oficial de la nueva NX y los ‘PCeros’ defendiendo que su plataforma está a años luz de las demás, se ha pasado por alto un importante detalle. Estamos hablando de los televisores, el principal soporte tanto para consolas como para ordenadores y que esta generación también está dando un vuelco espectacular. ¿Qué tipo de televisor es mejor? ¿Cuál debería comprar? ¿Qué tendencia veremos en los próximos años? Desde Meristation repasamos la actualidad más puntera del mercado de paneles para ayudaros a que decidáis cuál es el mejor compañero para vuestra máquina de entretenimiento y os ofrecemos nuestro TOP personal de recomendaciones para que disfrutéis al máximo de esta generación.

Empezaremos, pues, hablando de las principales alternativas que existen en el mercado actualmente: Plasma, LCD y LED (o el más reciente OLED). Cada una tiene una serie de ventajas y desventajas frente a las demás, y eso es lo que vamos a poner sobre la mesa para que, en base a ello, toméis una decisión. Mención aparte merecen las resoluciones y características adicionales, de las cuales hablaremos en el último apartado de este reportaje. Así que, lo dicho, veamos con qué tele os quedáis, jugones.

lg-oled-tv-55em9600-vs-led-tv.jpg Captura de pantalla

LCD

El LCD podría considerarse la tecnología más antigua y barata de las tres, y quizá por ello sea la que más presente está en los hogares. Es una evolución de los antiguos monitores (CTR). Los paneles LCD son delgados y planos, y se componen de un panel de cristal líquido en el que se encuentran los píxeles, que requieren de un sistema de iluminación externo para conseguir proyectar las imágenes. Tradicionalmente se utilizaban lámparas fluorescentes, pero ahora se usan LED, y de ahí la evolución natural hacia esa tecnología.

Los paneles LCD son muy finos, pesan poco y, lo más importante, tienen un consumo energético realmente bajo. Esto, unido a sus precios, que son bastante asequibles, posicionan a esta tecnología como la opción más masificada. Pero no os engañéis. Que sea la alternativa más común no significa que sea la mejor. Los LCD se han quedado muy atrás, en sus formatos más grandes siguen siendo muy caros, su ángulo de visión y contraste son bastante malos y la calidad de imagen se resiente si les da la luz del sol.

Así que, por todo lo anterior, la alternativa LCD es la menor recomendada, por lo general, para cualquier uso en la actualidad. Son baratos y gastan poco, pero, ya sabéis, aquí pasa como con todo, lo barato sale caro, y los LCD ya no están para buenos trotes. Si tenéis un televisor con esta clase de tecnología (yo mismo soy poseedor de uno), no es que estemos jugando en unas condiciones muy inferiores, pero la renovación sería recomendable.

Plasma

Con el plasma pasa como con los juegos Indie. Los más puristas defienden que es la mejor tecnología aún a día de hoy, pero son muchos otros los que se decantan por el LED. La tecnología del plasma consta de lámparas de gas que iluminan cada píxel de forma independiente, lo cual permite alcanzar una calidad muy alta en los negros y una imagen mucho más definida que en los LCD, sobre todo en lo tocante a la representación de los colores. 

¿El problema? Pues hay varios. En primer lugar, el plasma solo se utiliza en televisores con paneles de gran tamaño, generalmente a partir de las 40 pulgadas. Y en segundo lugar, su precio, que sigue siendo tan elevado a día de hoy sobre todo por los costes de fabricación, que no han conseguido reducirse con el paso del tiempo. Además, cabe destacar aquí que el plasma es, a día de hoy, una tecnología moribunda, sobre todo teniendo en cuenta el potente avance de los televisores LED y OLED.

Sin embargo, el plasma es una opción con muchas ventajas al margen de su precio. Como decimos, la calidad es sorprendente, y la nitidez de las imágenes en movimiento es total. Es por ello por lo que los más aficionados al cine y los videojuegos suelen optan por esta alternativa. De modo que, como conclusión, lo dicho. El plasma es la opción más ‘pro’ para los que se consideran entendidos en la materia, así que si puedes permitírtela (y encontrarla), pues a ello, porque la diferencia con respecto al LCD es considerable.

maxresdefault.jpg Captura de pantalla

LED

El LED es el hermanito guapo de las pantallas LCD, y de hecho, no es más que un LCD con un panel posterior formado por diodos LED. Sin embargo, por este mero hecho, las ventajas con respecto a la primera tecnología de la que os hemos hablado son numerosas.

En primer lugar, el consumo eléctrico es mucho más reducido. Además, el empleo de esta tecnología también consigue pantallas muy finas y con un peso muy ligero. Por otro lado, presenta un mejor contraste en las imágenes proyectadas, obteniendo tonos más nítidos, colores más brillantes y un negro bastante puro, ya que los diodos que muestran este color simplemente se quedan en negro. Por lo visto no llega a la calidad que ofrecen los negros del plasma (y de hecho, a este respecto hay muchas discrepancias entre los defensores de una y otra tecnología), pero hace lo suyo.

La tecnología LED es la más extendida en la actualidad. Se pueden encontrar televisores LED a precios razonables, y otros, bueno, a precios menos razonables. Pero lo cierto es que el LED es la alternativa más recomendable porque engloba lo mejor que puede tener un televisor, y prácticamente todos incluyen funciones de televisión inteligente (Smart TV). Además, tienen una gran fiabilidad ya que los LED tardan mucho tiempo en empezar a dar signos de desgaste.

Hace unos años, los LED eran una alternativa cara y de reciente implantación, y aún a día de hoy, sigue siendo una opción que muchos ven como demasiado ‘nueva’. Sin embargo, el LED es ahora mismo la opción más asequible y que ofrece una mayor relación calidad-precio. Sin embargo, debemos tener en cuenta a la hora de adquirir un televisor LED en fijarnos si lo que ofrece es ‘Full-LED’ (o sea, el panel LED al completo) o ‘Edge-LED’ (LED solo en los bordes). Los segundos son más baratos pero presentan unos colores más ‘lavados’, mientras que los primeros son más caros y consumen más pero ofrecen unos colores más realistas.

OLED

La diferencia con los LED es que los diodos OLED son orgánicos y emiten luz propia, al contrario que los LED, cuya función se resigna a iluminar el panel de los televisores en los que se encuentran. Los OLED van más allá y mejoran, aún más, tanto el consumo energético como el grosor de pantalla que pueden ofrecer los paneles basados en la tecnología LED. Esta mejora permite diversas facilidades, como el diseño de paneles curvos, pero como contraprestación, pues ya os podréis imaginar cuál es la pega: su precio. Estamos ante la última tecnología del mercado y eso se paga, por lo que los paneles OLED son junto al Plasma la mejor opción, pero comparten con él su elevado precio.

Resoluciones 

Una vez analizadas las características de cada panel, y previamente al veredicto sobre cuál o cuáles son los mejores para los más jugones, haremos un breve repaso por las resoluciones y características añadidas que podemos encontrar hoy en día en los televisores del mercado. En primer lugar, las resoluciones quedan actualmente englobadas en dos grupos: Full HD (1920x1080 píxeles) y UHD o 4K (3840x2160), aunque en este grupo también podríamos englobar la recientemente presentada 8K (7680x4320). ¿Y cuáles son las diferencias, os preguntaréis? Pues básicamente, a mayor resolución, mayor información en cada píxel de la pantalla, y, por ende, mayor calidad.

A día de hoy, contar con una resolución Full HD en pantalla es más que suficiente, ya que aún existen muy pocos contenidos que aprovechen la tecnología 4K y, cuando empiecen a hacerlo de forma masiva (en el cine doméstico y las sobremesa, sobre todo), lo harán mediante reescalado, por lo que podremos disfrutar de esos mismos contenidos en nuestros televisores con resolución Full HD. Algunos vídeos de Youtube y juegos de PC ya están a UHD, pero la tecnología aún no está masificada.

maxresdefault_1.jpg Captura de pantalla

Características adicionales
Por otro lado, las tecnologías más comunes que podemos encontrar en los televisores actuales son las siguientes: tamaño de pantalla (pulgadas), tasa de resfresco, conectividad, 3D, ‘Smart-TV’ y WiFi.

  •         Pulgadas: esta es fácil. Evidentemente, a más pulgadas, mejor, pero no siempre es necesario tener el televisor más grande. Mientras que la elección suele depender en su mayoría de factores externos como la ubicación de nuestra consola o el espacio del que dispongamos, la recomendación general es moverse entre las 32 y las 40 pulgadas. Además, son estos tamaños los que resultan, por lo general, la mejor opción en cuanto a calidad-precio en los cuatro tipos de paneles y los más cómodos a la hora de jugar. Cabe destacar también en este apartado las ventajas adicionales que ofrecen las pantallas curvas a la hora de darle caña a nuestras consolas. Mayor inmersión, un mejor campo de visión (al curvar la pantalla todos sus puntos están a la misma distancia de nuestros ojos) y la reducción de la luz ambiental son algunas de sus principales características, pero, de nuevo, deberemos pagar la diferencia.
  •      Tasa de refresco: aunque los fabricantes no son sinceros a la hora de aportar este dato, la tasa de refresco o Hz es la frecuencia con la que las imágenes cambian en pantalla. Actualmente puede ser de 50, 60, 100, 120, 240… y es especialmente importante en los televisores 3D y no demasiado relevante en los paneles LED, ya que solo se deben actualizar los colores cuando cambia la imagen.
  •       Conectividad: aquí la cuestión es fácil. Puertos HDMI, USB y PC, así como extras añadidos como Bluetooth o las opciones que añadan los ‘Smart-TV’.
  •        3D: ha sido una tecnología que, sobre todo en el panorama de los videojuegos ha tenido una repercusión muy poco relevante. Muy pocos títulos aprovechan esta tecnología y, además, según un estudio el 3D ‘cabrea’ a los jugadores más que gustarles al otorgarles una mayor inmersión. Es una opción que encarecerá el precio y es un añadido bastante prescindible, pero para los amantes de esta tecnología, lo cierto es que las cifras que se piden por televisores con ella se han reducido bastante en los últimos años y ahora pueden ser una opción dentro de lo asequible.
  •   Smart-TV y WiFi: y llegamos a la guinda del pastel de las características añadidas. Los Smart-TV otorgan muchas de las funcionalidades de los Smartphones, sobre todo de Android, a los televisores, convirtiéndolos en centros de ocio autónomos con los que podremos navegar por Internet, ver vídeos en Youtube y hasta utilizar aplicaciones de la Google Play Store. Esto, añadido al WiFi, nos permitirá exprimir al máximo nuestro televisor. Si sois de los más exigentes a la hora de comprar un nuevo juguete y os gusta devorar los contenidos online, los ‘Smart-TV’ son vuestra opción.

Conclusión y TOP 5
Llegados a este punto, ya os estaréis imaginando que la decisión se inclina a favor de los televisores LED si lo que buscamos es una alternativa económica y OLED si lo que queremos es disfrutar de la máxima calidad sin importar el presupuesto. Los LED son ahora los nuevos LCD, y están tan extendidos y masificados que podemos encontrar paneles de esta tecnología entre 32 y 42 pulgadas en un intervalo de precios que ronda los 200 y 400 euros. Por otro lado, la opción OLED se plantea como la clara ganadora en el tope de gama en cuanto a precios, resoluciones, prestaciones y características se refiere y su rango de precios en las anteriormente citadas resoluciones empieza en los 600 euros. Todo ello, claro, sin tener en cuenta los añadidos para los más exigentes, como el panel curvo o las resoluciones UHD, que encarecerán el precio llegando a duplicarlo.

¿Y qué opinamos nosotros? Pues lo dicho, que para jugar con la actual generación de consolas, un televisor LED de ese intervalo de pulgadas es más que suficiente, y si el precio o el espacio son un problema, disminuir las pulgadas no es ningún drama. Así que ya sabéis, el LED, a día de hoy, es la opción más asequible y que mejores resultados ofrece a un precio razonable, mientras que la tecnología OLED hará las delicias de los jugones que más demandan y puedan permitírsela. Así, este es el TOP 5 de los mejores televisores para el ocio digital que os recomendamos desde Meristation:

5. Sony Bravia KDL-50W829
LED, Full HD, 3D y Smart TV en un panel de 50 pulgadas y a un precio que ronda los 800 euros. Es difícil de encontrar en España, pero la calidad de este televisor merece tanto la pena que es lo que nos ha hecho posición. Y para los amantes del fútbol, ojo a su ‘Live Football Mode’, una auténtica delicia.

5bravia.jpg Captura de pantalla

4. Samsung UE40H5500
40 pulgadas, LED, Smart-TV y un montón de funcionalidades propias, incluido un Modo de Juego que mejora la experiencia en nuestras consolas reduciendo los tiempos de refresco y mejorando los colores, esta bestia del gaming tiene un precio que se sitúa por debajo de los 400 euros y se plantea como una de las opciones más asequibles de la lista.

4samsung.jpg Captura de pantalla

3. Panasonic TX42AS600
LED, 42 pulgadas, Full HD y el mejor tiempo de respuesta de su clase (30ms frente a los más de 65ms del resto de televisores Panasonic) convierten al TX42AS600 en la mejor opción a tener en cuenta para los más jugones dentro de la oferta de Panasonic. Además, fijaros en su precio: poco más de 400 euros. Sin duda, otra opción de gran calidad a un precio realmente competitivo.

3panasonic.jpg Captura de pantalla

2. Sony KD-65X9005B
Y entrando en el territorio de los tope de gama, el segundo de la lista se vende por la friolera de 4.100 euros y cuenta con resolución 4K, panel LED, WiFi, Smart-TV, Modo Juego y hasta detección facial. El juguetito, cuyo sistema de audio incorporado posee una calidad altísima, hará las delicias de aquellos que anhelan la máxima inmersión posible tanto en lo tocante a la imagen como al sonido. Y también tiene 3D e incluye dos pares de gafas (cosa no muy habitual en el mercado de televisores con este añadido, ya que la mayoría las venden por separado), por si sois de los que os gusta esta tecnología.

2sony.jpg Captura de pantalla

1.     Samsung UE65JS9500 Curved
Llegamos a la cima de este TOP con el UE65JS9500 de Samsung. Pantalla curva, 4K, Smart-TV, LED y 2400Hz convierten a este monstruo en uno de los mejores televisores del mercado para disfrutar de nuestros juegos favoritos. Eso sí, a un precio de 4.000 euros, así que preparad el bolsillo. Si decidís haceros con él, atentos a su funcionalidad de imágenes dinámicas, diseñada especialmente para jugar y que ofrece una calidad extraordinaria.

1samsung.png Captura de pantalla

 

Y a vosotros, ¿qué os parece este TOP 5? ¿Añadiríais algún modelo más? ¿Cuál es vuestra tecnología favorita a la hora de disfrutar al máximo de vuestras consolas?

 

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad