Skip to main content
Publicidad

La fiebre de los simuladores absurdos

publicidad
feature
| PC - Reportaje |

Reconócelo. Siempre has querido ser una cabra, un oso pardo o una joven paloma seductora, conducir un autobús en constante línea recta por el desierto o dar rienda suelta a tu creatividad con una aspiradora robótica. Por suerte, estos "videojuegos" absurdos, cachondos y malísimos te dan esa oportunidad, algunos gratuitos que repasamos en MeriStation...

Reportaje

La simulación y la búsqueda de experiencias realistas siempre ha marcado sobremanera los videojuegos, llegando incluso a públicos expertos en una determinada tarea profesional. Hay ejércitos que utilizan simuladores aéreos para perfeccionar sus técnicas avanzadas de pilotaje, gente enganchadísima a una virtual vida social en Second Life, auténticos conductores del automovilismo internacional que le echan horas a Gran Turismo o Forza Motorsport, y futbolistas que prueban sus estrategias de partido en videojuegos FIFA. Pero por encima de todos estos simuladores serios y que buscan ofrecer sensaciones verosímiles, existen un puñado de extravagancias que a menudo se toman a sí mismas en broma y nos dejan hacer de todo o vivir la vida de seres que jamás nos habrían llamado la atención. ¿Quieres ver el mundo desde los cepillos y rodamientos de una aspiradora robotizada? Hay un juego para ti...

También lo hay si quieres probar a hacer puenting con una cuerda que no se enreda o si crees que tienes que coger algo de práctica en tus dotes como bebedor con pajita. El cachondeo con la simulación en videojuegos ha llegado a este impresionante punto gracias a la proliferación de los estudios independientes que no tienen que rendir cuentas comerciales ante una editora y la explosión del sistema de financiación colectiva (crowdfunding) que acaba promoviendo verdaderas locuras. Hay montones de juegos de ordenador que no tendrían jamás cabida en las estanerías de grandes éxitos en las tiendas. El último, Goat Simulator, un emulador de cabra nada más y nada menos que imita desde su cornuda y bajita perspectiva a grandes del sandbox como Grand Theft Auto. La diversión es instantánea en cuanto se dan las primeras zancadas y se descubre semejante ida de olla. Junto a él otra rama de cachondos, Surgeon Simulator 2013, por ejemplo, que invita a ser un torpe cirujano o Viscera Cleanup Detail, un juego basado en limpiar vísceras y sangre a golpe de fregona.

Fuera de este recuento se quedan propuestas que intentan ser más serias y de calidad, juegos que logran una profundidad jugable digna y que tienen un público amplio que los respalda, aunque muchos nos puedan parecer de risa. Por ejemplo, toda la serie Tycoon no tiene cabida aquí (Roller Coaster, Zoo, Prison...). Lo mismo para la amplísima gama de simuladores de trabajos de todo tipo creados por los alemanes Giants Software, TML o Excalibur, justo donde estarían Farming Simulator 2013 (vídeo Estamos Jugando arriba), Woodcutter Simulator 2013, Forklift Truck Simulator, Demolition Company, Garbage Truck Simulator, Street Cleaning Simulator, Surgery Simulator o Ski Region Simulator, entre otros. Basurero, conductor de autobús, granjero, demoledor de obra, cirujano... Una ingente cantidad de marcas que buscan reflejar profesiones reales en entornos medianamente realistas, como City Bus Simulator 2013 o el pack World of Subways Simulator, de TML Studios. No nos olvidamos tampoco de los para nosotros extrañísimos simuladores sociales y de ligoteo japoneses, una categoría a parte en todo el espectro de vidas virtuales.

La fiebre de los simuladores absurdos Captura de pantallaLa fiebre de los simuladores absurdos Captura de pantallaLa fiebre de los simuladores absurdos Captura de pantalla

Robot Vacuum Simulator 2013

Se popularizaron no hace mucho y son hoy un complemento de limpieza protagonista en los hogares. Los robots aspiradores a menudo redondos y capaces de chocar y cambiar de dirección para recorrer todo el suelo, alfombras o moquetas son un invento maravilloso, y los entregadísimos estudios Stolidus Simulations quisieron rendir homenaje a iRoomba y compañía. Por debajo del sofá, entre las patas de la mesa y sillas, y bien a fondo en las esquinas, nada puede quedar con motas de polvo o suciedad en estos hogares poligonales y súper vacíos, perfectos para deslizar nuestras escobillas. ¿Quieres probar lo eficiente que eres recorriendo lentísimamente todo el suelo de la casa? Puedes descargar Robot Vacuum Simulator 2013 gratis desde aquí. Entre sus virtudes están un pesadísimo modo multiplayer para dos jugadores, un menú soso como él solo y un mundo abierto que repite muebles hasta agotar Ikea. Galardonado con premios como "Mejor secuela del 2013". Pura magia que tienes que probar, aquí su curradísimo tráiler de lanzamiento:

Soda Drinker Pro

Juegazo donde los haya. La idea es fresca, beber refrescos en vasos con pajita a través de diversos niveles como una playa con una distancia de dibujado de media sombrilla o una pradera con osos panda poligonados con más simpleza que la pelota del Pong. Sus creadores, no del todo claros, lo han puesto de oferta a 2,25 dólares y aún así es caro. Obviamente fue súper exitoso en Steam Greenlight en cuanto se disparó su financiación. El gameplay es sencillo -claro-, con las teclas WASD miramos a nuestro alrededor y con el ratón inclinamos el vasito hasta introducir la pajita -con un nivel de detalle tan alto que no tiene agujero- en la boca y clicar para absorber. Nada que envidiar a los grandes first person shooters, esto es acción pura que da hasta para trasladarse a la Realidad Virtual. Esta chica tan maja nos lo presenta como la revolución que es:

Desert Bus

La fiebre de los simuladores absurdos Captura de pantallaLa angustia, el vértigo y el desenfreno que vive cada día un conductor de autobús en un deshabitado y monocromático desierto con carreteras rectilíneas y paradas desangeladas son experiencias que quisieron adaptar al videojuego los ocultos desarrolladores de Desert Bus, un título de 1995 que no compró nadie. Hoy isponible para jugar desde navegador y gratuito, este simulador con gráficos 16 bits nos pone al volante del transporte urbano en una atmósfera de calor y poca vida, retándonos a aguantar 8 horas de trabajo. Estamos ante un videojuego donde el jugador se divierte tanto que le llamará la atención el zarandeo del ambientador de pino colgado del espejito retrovisor o cómo suben y bajan tímidamente los marcadores de velocidad al frenar en una parada para recoger a... nadie. Puedes probarlo desde aquí, si es que de verdad tienes ganas y tiempo que perder.

Bungee Jumping Simulator

Y pasamos a deportes extremos simulados precisamente de forma extrema, extremadamente penosa. Giants Software, los que sorprendieron al mundo con series como Farming Simulator o Woodcutter Simulator, se alejan del tono realista, vistoso y serio y en este emulador de puenting (arriba) se olvidan de hacer algo entretenido de jugar y que sea más profundo que hacer giros con el ratón y calcular el momento de freno. Volteretas imposibles en el aire mientras cae nuestro saltador con cuerda que no se le enredda en el cuerpo pese a los giros. Todo muy ilógico y con un punto catastrofista, hasta con una secuencia censurada en caso de muerte por caer al suelo sin que funcione la sujeción elástica y ya de paso con la cámara atravesando todos los elementos del escenario. Saltos desde una grúa, desde el dique de una presa, un puente romano o desde un globo aerostático a 300 metros, por qué no. Estas cuerdas virtuales pueden con todo y no desplazan al globo. No hay más de diez áreas de saltos, para qué crear más entornos.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad