Skip to main content
Publicidad

Juegos Ocultos PC, Vol 1

publicidad
feature
| DOS PC - Reportaje |

Seguimos explorando plataformas en busca de títulos que, a pesar de su calidad, buenas ideas y capacidad de innovar, no alcanzaron por algún motivo la notoriedad de otros nombres que sí se convirtieron en sagas y perduran en nuestros días. En esta ocasión nos lanzamos al (casi) infinito mundo del compatible.

Reportaje

Juegos Ocultos PC, VOL 1 Captura de pantalla

Afrontar un Juegos Ocultos en cualquier plataforma tiene sus complicaciones, pero hacerlo en PC es especialmente duro cuando la plataforma alberga miles y miles de juegos a lo largo de su densa historia, con cientos de ellos bastante desconocidos por diferentes circunstancias -estudios desaparecidos, falta de conservación y otros factores-. Es por ello que afrontamos este primer intento con la clara idea de no querer abarcarlo todo pero sí de dar una muestra variada de la clase de títulos que podemos encontrar este espacio. Como siempre en esta línea de artículos, entendemos como "Juegos Ocultos" un amplio abanico de posibilidades. Es imposible generalizar los conocimientos que tiene cada lector de los juegos que nos ocupan, así que para lo que algunos es bien conocido para otros muchos puede ser todo un hallazgo. Respetando esa base, optamos por incluir en estas páginas desde títulos muy pocos conocidos en líneas generales, a otros que si bien tienen más nombre y quizás incluso fueron populares en su día, fueron sin embargo abandonados y dejados a su suerte, sin secuelas o actualizaciones oficiales que continuen su legado. Se espera que con esta combinación de ideas, resulte una selección interesante de cara a una gran variedad de lectores -y siempre bajo la promesa de que no será el último artículo sobre esta temática en PC-.

Crusader No Remorse

Uno de los últimos juegos antes de que EA tirara definitivamente a la papelera el legado de Origin. Crusader es un cambio de tercio para los creadores de Ultima o Wing Commander, un juego de acción pura e isométrico desarrollado con el motor de Ultima VIII. No era sin embargo un mata-mata ni mucho menos, su historia, contada con escenas digitalizadas, era apasionante, y a la hora de entrar en acción era un auténtico espectáculo, con un escenario en el que prácticamente cualquier objeto era manipulable o destrozable. Ir a las bravas suponía muchas veces la muerte, por lo que había que evitar activar alarmas y usar el entorno contra los enemigos. Era una auténtica delicia visual en 1995 pese a que el mundo avanzaba a las 3D y fue un juego con grandes críticas y relativo éxito. Llegó a tener una secuela directa, prácticamente al año siguiente: No Regret, pero se considera algo inferior y más simple que No Remorse aunque también un gran juego de acción. Hubo intentos de resucitar la serie en PSP pero EA no se dejó convencer.

Radix: Beyond The Void

Crusader fue lanzado en el 95, y tuvo conversiones de consola en el 97. Cuando salió hubo voces que lo criticaron por “no ser 3D”, que era la ola creciente e imparable de aquella época, llamándolo desfasado. Mucho de esto, quizás con todavía más intensidad, se puede ver Radix, uno de los muchos juegos que publicaba Epic a mediados de los 90. El juego es, por así decirlo, Doom en versión espacial, un juego de auténtica vieja escuela, en el que a cada paso nos aparecían decenas y decenas de robots no demasiado inteligentes pero letales en grupo, obligándolos a ir a las bravas y a movernos con agilidad para sobrevivir e imponerse a las hordas enemigas en medio de explosiones en cadena. La gran desgracia de Radix fue coincidir en el tiempo con Descent, niña bonita de la nueva ola 3D. Eran juegos muy diferentes, Descent era infinitamente más complejo de manejar y apostaba por enfrentamientos limitados pero intensos, con enemigos difíciles, mientras que Radix tenía esa esencia de vieja escuela de disparar o morir. Un juego de gran calidad, algo corto quizás, pero mucho más desconocido de lo que merece.

Ravenloft: Stone Prophet

La lista de RPGs que el tiempo ha enterrado es larga y daría perfectamente para su propio reportaje. Stone Prophet es uno de los juegos de la etapa final de SSI, lanzado en una época de transición depués de la compra por parte de Mindscape en el 94. El estudio se había caracterizado, entre otras cosas, por sacar gran partido a Advanced Dungeon & Dragons, realizando numerosos juegos basados en la IP -algunos legendarios-. Stone Prophet no es el mejor de ellos ni mucho menos, pero es un juego muy desconocido con méritos para merecer bastante más. Fue el segundo juego de SSI basado en Ravenloft, uno de los reinos más fascinantes y duros de AD&D, llevándonos en esta ocasión al desierto de Har’Akir, un entorno de inspiración fantástico-egipcia. Además de la variedad que suponía tener una ambientación que no fuera fantástico-medieval, Stone Prophet era un muy buen juego de rol, bastante difícil aunque no tanto como otros exponentes del género, y, especialmente, contaba con una banda sonora absolutamente mágica y memorable. Sus gráficos estaban ciertamente desfasados frente a otros títulos, pero más allá de eso tenemos un juego olvidado más que recomendable.

Clive Barker's Undying

Patrick Galloway es un investigador paranormal que recibe una angustiada carta de un amigo para ir a su mansión y desentrañar el misterio de una maldición que afecta a su familia. Así comienza la primera incursión seria del autor de Hellraiser en los videojuegos, y así comienza una potente historia de terror y acción alimentada por el Unreal Engine, que fue un auténtico soplo de aire fresco en el campo de los FPS. Los gráficos y la ambientación estaban al más alto nivel, contaba con un entorno terrorífico, una historia muy trabajada y algunos momentos particularmente tensos, además de ser un juego bastante puntera para la época. Su historia pecaba de lineal pero era un mal necesario para trenzar la historia y los personajes de una forma que fuera efectiva narrativamente, cosa que conseguía. Combinando la acción, basada en el uso de distintas armas y conjuros que le daban variedad al combate, con la intensa trama y esa ambientación tan especial, resultaba un juego inolvidable.

Sacrifice

Abandonado, pero nunca olvidado. Sacrifice es uno de los juegos de estrategia más originales, diferentes y disparatados de la época. Después del gran éxito de MDK, el estudio Shiny de Dave Perry -Earthworm Jim-, se lanzó a varias aventuras que no convencieron del todo (en concreto, Wild 9 y RC Stunt Copter, un simulador de helicópteros de control remoto). Pero el gran proyecto era Messiah, un juego con un largo proceso de desarrollo de varios años y que era la estrella del estudio. Otro grupo paralelo y bastante pequeño cogió parte de ese motor y lo aprovechó para construir un juegos de estrategia y acción como ningún otro. Con grandes dosis de humor absurdo, una imaginación nada convencional y unos gráficos muy llamativos, Sacrifice nos ponía en el papel de un hechicero, que iba adquiriendo diferentes conjuros e invocaciones con los que debía asaltar el altar de su rival. Su campaña variaba entre lo serio, lo sarcástico y lo lunático, con algunos actores de peso para dar fuerza a algunos personajes -Tim Curry por ejemplo, que siempre que ha pasado por un videojuego lo ha bordado- y momentos épicos combinados con hechizos de los más extraños y diseño de criaturas totalmente original. Una joya más que recomendable entonces y ahora.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad