Skip to main content
Publicidad

Juegos insólitos

publicidad
feature
| DC MSX NES 3DS N64 DS PC PS2 PS3 PSN SNES TX16 360 - Reportaje |

No sólo de shooters vive la industria. Repasamos 30 juegos extraños, inconcebibles a priori, pero que finalmente vieron la luz y quedaron como oasis en un sector que se mueve por corrientes temáticas y genéricas. Ideas locas, conceptos sorprendentes.

Reportaje

insólito, ta.
(Del lat. insolitus).
1. adj. Raro, extraño, desacostumbrado.

No hace falta ser un lince para darse cuenta de que la industria de los videojuegos se mueve por ciclos. Lo que algunos llamarían crisis, podría considerarse más bien la evolución lógica de un medio muy joven que se ve obligado a convivir con otros más veteranos, como el cine, la música, la televisión o la literatura, todos ellos mercados -guste o no, cualidades artísticas al margen- de ocio y sobre todo, consumo masivo. Si en el cine se pone de moda una temática (los zombies, sin ir muy lejos) ésta no tardará en saltar a otros soportes, y esto incluye los videojuegos. Que hayamos tenido docenas de títulos protagonizados por los no-muertos, contenidos descargables sobre los mismos, etcétera, no es ningún capricho. Corresponde a una razón puramente económica, deriva de un estudio del mercado: dale a la gente aquello que consume, hazte un hueco entre los demás.

Juegos insólitos Captura de pantalla

Esta tendencia no es nueva, pero la tenemos tristemente reciente: la retirada de Flappy Bird, una de las sorpresas (virales) más grandes que ha vivido nuestra industria en los últimos años, derivó en la aparición en la AppStore y Google Play de clones del título creado por Dong Nguyen. Los hay de todo, con animales diferentes cruzando tuberías, vallas, cajas de madera o incluso sierras mecánicas. Lo importante es coger una parte del pastel, no dejar que sea una sola persona la que se lleve el mérito. La industria se adapta, así, a tendencias. Y este es el motivo por el que si en la generación de las 16bits predominaban los géneros como los plataformas (con Mario Bros y Sonic como iconos), los juegos de lucha 1vs1 y beat'em ups en salones recreativos a finales de los 80/primeros de los 90 (¿los culpables? Street Fighter, y Double Dragon/Final Fight, respectivamente), o pegando un salto drástico en el tiempo, para llegar a la última generación (la que hasta el año pasado seguía siendo -mal-llamada la 'next-gen'), los shooters, juegos de acción en primera persona (o desde el hombro). El renacimiento de Call of Duty, el intento de Electronic Arts por hacer lo propio con Medal of Honor, franquicias exclusivas como Halo, Killzone, Resistance, títulos más ambiciosos como Gears of War o Bioshock, franquicias legendarias mutando ya de forma nada disimulada hacia lo 'trending' (Resident Evil), etcétera. 'La generación de los shooters', en definitiva.

No, este no es otro artículo sobre Call of Duty.
No, este no es otro artículo sobre Call of Duty.


Pese a todo, aunque es innegable que nuestra industria se mueve por corrientes temáticas o genéricas, como ya se ha aclarado, existe una pequeña resistencia. Ahora es mucho más fácil llegar a ella porque la etiqueta 'indie' se ha masificado, tenemos docenas de juegos pequeños e independientes, hechos con poco dinero pero mucha imaginación, en los que lo importante no es tanto seguir la fórmula del éxito, sino buscar una nueva. Costes de desarrollo bajos, ambiciones desmedidas. Limbo, Braid, FEZ, Minecraft, Plants vs. Zombies o Angry Birds (ahora franquicia multimillonaria, en su momento un modesto título para smartphones) serían algunos ejemplos de títulos que se han abierto camino. Pero no han sido los únicos. Grandes compañías que ahora se dedican a la réplica, en su momento abrieron puertas hacia otros mundos. Estudios que arriesgaron, los hubo desde el principio. Y sobre esto hablaremos en este artículo.

Parodius.
Parodius.


Viñeta (convertida en viral) que ejemplifica perfectamentela idea del artículo. Todos los juegos recogidos aquí podrían ser fruto de que el jefe hiciera caso del tercero de la mesa, en lugar de lanzarlo por la ventana.
Viñeta (convertida en viral) que ejemplifica perfectamentela idea del artículo. Todos los juegos recogidos aquí podrían ser fruto de que el jefe hiciera caso del tercero de la mesa, en lugar de lanzarlo por la ventana.
Los juegos insólitos, como hemos querido definirlos, son aquellos que sobre el papel podrían sonar como una locura, como algo absurdo en una industria algo encorsetada en lo que respecta al consumo masivo, pero que aún con todo han llegado a ver la luz. Unos fueron buenos, otros mediocres, pero la idea como tal se premia por su valentía y arrojo, por buscar hacer algo diferente. Otros lamentablemente no salen, eso sí, quedándose como prototipos. ¿Ejemplos? Shinji Mikami estuvo planteándose durante medio año sacar adelante un juego donde se controlara a una cucaracha (algo no innovador, como veremos en el texto, pero sí arriesgado a día de hoy). También, aquel célebre caso de título descargable llamado Privates, producido por la cadena de televisión británica Channel 4, que consistía en introducirse en vaginas con marines de tamaño reducido, utilizando preservativos a modo de casco. La idea era lanzarlo en Xbox 360, pero Microsoft lo desestimó por su claro carácter sexual.

A lo largo del artículo recogeremos treinta casos de títulos que encajarían dentro de esta descripción. No obstante, para acotar, hemos decidido no incluir títulos para smartphones o tablets, dado que pertenecen -de forma evidente- a una corriente independiente donde no entraña tanto riesgo sacar estas propuestas adelante (habiendo de todo, incluso un título donde puntúa reventar espinillas), y también se han excluído juegos para máquinas recreativas o en las que el control sea 'especial'. Es decir, Donkey Konga (controlado con bongos), Samba de Amigo (con maracas), etcétera, no forman parte del artículo dada que su particularidad máxima reside en el control y no tanto en sus mecánicas.

Moonwalker.
Moonwalker.

El tercer grupo de proyectos excluídos corresponde a aquellos juegos 'experimentales' por naturaleza que se basan más en la interacción con el entorno que en plantear un videojuego con sus reglas más estrictas (superación de niveles, etc.). Obras del calado de Dear Esther o la (excelente) producción al competo de ThatGameCompany no encontrarán refugio en este texto. Dicho todo lo anterior, vamos con la lista de juegos que vieron la luz aunque (sobre el papel) pudieran sonar como cosas absurdas o incapaces de sobrevivir en un mercado tan competitivo como en el que nos movemos. Y por supuesto, estáis invitados a aportar los nombres que se os vengan a la cabeza en los comentarios.

Flower.
Flower.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad