Skip to main content
Publicidad

Juego del Año 2012

publicidad
feature
| PC PS3 360 - Minireport |

Como cada año, la redacción de Meristation se reúne para decidir el título más destacado del año, a la vez que invita a los lectores a elegir su propio candidato. 2012 ha sido un año de grandes títulos y, como siempre, la elección ha sido complicada, pero sólo puede quedar uno y el veredicto

Minireport

Como todos los años, la redacción de Meristation se ha embarcado en la intensa tarea de elegir entre un favorito de todos los juegos lanzados durante este 2012 y, también como todos los años, no ha sido un camino fácil. Desde el mismo comienzo ya sabíamos que iba a ser complicado, teníamos los 12 Juegos del Mes, que son por derecho automáticamente candidatos a esta elección, y luego siempre reservamos algunos puestos para seleccionar títulos que creemos que merecen estar en esa lucha aunque no hayan sido los más votados en el mes de sus respectivos lanzamientos. Los 15 que compusieron la lista final de nominados que presentó Guillem Caballé y que podéis ver en el video de arriba forman una lista de gran calidad, pero éramos conscientes de que en el camino se habían caído títulos muy meritorios que podían haber estado ahí perfectamente. Sin embargo, el funcionamiento de esta clase de premios siempre es el mismo: no todos pueden ser los primeros. La lógica de los votos y las mayorías van descartando nombres de peso y enorme calidad, una dinámica que se repite sin contemplaciones a la hora de votar a los propios candidatos de esta lista, todos fantásticos y seguro que muchos en lo más alto de las listas particulares de cada uno. Se habló, se discutió, se argumentó y finalmente se votó, con un resultado que al final resultó claro en cuanto a diferencia de votos: Dishonored es nuestro juego del año 2012.

juegodelanyo-cabecera.jpg Diseño web

Siguiendo un proceso que ya es bien conocido en la industria del videojuego, la época de “ocaso” de una generación de máquinas suelen presentar por un lado juegos con una madurez técnica que nos hacen dudar de si estamos jugando con las mismas plataformas de hace unos años, pero a la misma vez suelen ser también años dominados por secuelas y ofertas que no suelen tener el factor sorpresa a su favor. Nos maravillamos ante lo conseguido por unos estudios que conocen como nunca el hardware con el que trabajan, pero a la misma vez es más difícil que nos sorprendan, especialmente con una secuela. Hay muchas segundas, terceras y cuartas partes este año y ante esa circunstancia no se puede negar que Dishonored resulta inmediatamente destacable. La lógica dentro del sector del videojuego dicta que los nuevos nombres tienen mejor recepción al principio de una generación de máquinas para comenzar así una franquicia de éxito que perdure durante la misma, pero el juego de Arkane no sólo ignora ese aviso sino que además se presenta como un título singular y diferente, revestido con ideas de otro tiempo, evolucionadas y refinadas para que todo el mundo pueda descubrir su valía.


Tanto Arkane como el propio Dishonored son hijos de Looking Glass, el gran estudio que revolucionó el videojuego durante la segunda mitad de los 90, una revolución socavada y que muchos creían robada y desaparecida para siempre. Pero las grandes ideas siempre encuentran el camino de regreso y la inspiración e influencia de sus obras se han dejado notar en algunos de los grandes títulos de esta generación: Bioshock, Deus Ex: Human Revolution y ahora Dishonored, han recogido el legado dejado por el estudio que en su día creó Ultima Underworld, System Shock y Thief. Un legado que nos habla de mundos dinámicos en el que las reglas están para romperlas, en el que el jugador tiene las herramientas necesarias para forjar caminos que ni siquiera los desarrolladores conocen, de entornos dinámicos que nos permiten experimentar y disfrutar del peso de nuestras acciones sabiendo que son nuestras y solo nuestras, no automatismos que pasan “porque tienen que pasar”. En el mundo de Looking Glass el diseño es el rey y todo está al servicio de él. Arkane, un estudio fundado por un ex-EA Francia en los tiempos de Origin y gran apasionado de Ultima Underworld -Raphaël Colantonio-, siempre ha tenido clara esa influencia. El fichaje de Harvey Smith, ex-Origin, ex-Looking Glass, pieza clave en la creación de juegos como Deus Ex, no hizo más que confirmar el rumbo que llevaría a Dishonored a reclamar ese legado.

Pero por muy atractiva y sólida que sea la base, se necesita algo más para crear un videojuego que pueda dirigirse de tú a tú frente a las colosales superproducciones de hoy en día. La presencia en el proyecto de Viktor Antonov, el director artístico de Half-Life 2, garantizaba que la estética y el diseño visual de Dishonored no pasara desapercibido frente a la tecnología bruta de otros juegos, mientras que el apoyo de Bethesda, que había decidido comprar el estudio de Lyon ante su gran potencial, aseguraba los recursos necesarios para competir en el espacio de los grandes. Lo demás, trabajo intenso de un grupo de desarrolladores apasionados que sabían que estaban creando algo especial. El resultado esun juego fantástico, singular y diferente que ha cautivado a la redacción hasta el punto de elevarlo por encima de otros juegos que este año también nos han impresionado en más de un sentido.

Dishonored es un juego especial y eso se percibe desde el primer momento. La melancólica ambientación victoriana de Dunwall resulta cautivadora, con unas calles en donde la miseria y la grandeza ostentosa comparten naturalmente el espacio para formar un conjunto coherente y creíble. La historia y sus personajes también llaman poco a poco nuestra atención, con auténticos toques maestros narrativos como ese corazón que nuestro protagonista puede usar para conocer los pensamientos más oscuros de las personas que le rodean. Pero donde Dishonored realmente nos gana es con su magistral diseño, con esa libertad de poder afrontar cada misión y objetivo de la manera que queramos o podamos, con ese generoso abanico de poderes con el que podemos infiltrarnos por los lugares más insólitos y resolver las situaciones de formas siempre distinta si lo deseamos, por la gran ejecución de sus subsistemas que hace que todas las acciones del juego sean entretenidas y estén repletas de posibilidades, por su interés en que recaiga sobre nosotros el peso de nuestras acciones y éstas se vean reflejadas a nuestro alrededor. Dishonored no es “meramente” un shooter, ni un juego de acción, rol o infiltración, es todo eso y mucho más, un título creado bajo una filosofía que no cree en géneros o encasillamientos sino que persigue una experiencia interactiva total y completa. La obra de Arkane nos ha sorprendido e impresionado más que cualquier otro juego de este magnífico 2012 y por ello creemos que es merecedor de esta distinción por nuestra parte.

juego-del-anyo---dishonored_td-605x300.jpg Diseño web

FINALISTA: Mass Effect 3
En un relativamente distante segundo lugar aparece uno de esos juegos que ya sospechábamos que estaría en la lucha incluso antes de que saliera el mercado. Era el fin de una de las series más importantes y definitorias de esta generación, el fin de viaje para un Shepard con el que hemos descubierto una nueva galaxia, con el que hemos vivido grandes aventuras, conocido nuevas culturas y hecho amistades inquebrantables con nuestros compañeros a bordo del Normandy. Héroe Boy Scout o canalla pega-periodistas capaz de vender a su abuela por conseguir sus objetivos, los jugadores hemos marcado el camino de nuestro Comandante y éste nos ha marcado a nosotros durante estos años. La tercera parte tenía la complicada tarea de cerrar una serie cargada de emotividad, con unos personajes y un universo que han calado hondo pero el resultado ha tenido sus muchas y brillantes luces atrapadas en una gran y densa sombra. La colosal polémica sobre el final y las más que fundadas acusaciones de Deus Ex Machina han ensombrecido la discusión sobre el juego, tapado sus puntos más sobresalientes, momentos memorables con tus compañerosy detalles como la tan exitosa como sorprendente incorporación de un multijugador que muchos pensaban que sería un complemento inútil y sin valor. Sin duda, nos hubiera gustado que el final hubiera sido mucho más redondo pero a pesar de eso, una parte significativa de esta redacción reconoce los triunfos del juego en particular y de la trilogía en general.

Juego del Año 2012 Diseño web

Terminado de contabilizar el voto a las 0:00 del día 21 de Diciembre en este hilo, tenemos un claro veredicto: Halo 4 es el nombre elegido para ser Juego del Año 2012 por los lectores de Meristation. Con una sólida comunidad establecida y una cuarta entrega que ha superado las expectativas de muchos, está claro que en 343i pueden sentirse muy orgullosos de seguir portando bien en alto la llama del Jefe Maestro. La nueva trilogía ha arrancado de una forma realmente sobresaliente, con un juego que explota como pocos el hardware de 360 para crear el Halo más gráficamente impactante de todos. Pero además de eso, el gran reto que tenía este nuevo comienzo era el de presentar cambios interesantes y atractivos en el multijugador, que movieran en una nueva dirección una fórmula ganadora pero no hasta el punto de romperla, algo que también se ha logrado. Con una gran campaña, multitud de extras y un paquete repleto de contenido presente y futuro, Halo 4 se ha ganado la lealtad y la aprobación de millones de aficionados en todo el mundo, algo que se ha reflejado inequívocamente en nuestras votaciones, con 135 votos para el proyecto de Microsoft.

En segundo lugar, y en una dura pugna con Journey (103 votos), el juego finalista que ocupa el segundo puesto es Dishonored (109 votos), que también parece haber convencido a muchos de nuestros lectores con sus virtudes aunque no hasta el punto de desbancar al Jefe Maestro.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad