Skip to main content
Publicidad

Forza Horizon 2 vs Driveclub

publicidad
feature
| PS4 XBO - Reportaje |

Playstation 4 y Xbox One han recibido en estas últimas semanas dos nuevos referentes del género de la conducción. Dos títulos imprescindibles para sus catálogos que se ven las caras frente a frente. Así son y así se diferencian las obras de Playground Games y Evolution.

Reportaje

Dos juegos de conducción para dos consolas distintas. Dos exclusivos esperados con ganas para afrontar estos últimos meses de 2014. Dos títulos que inevitablemente se han ido mirando por el retrovisor aunque no sean iguales ni tampoco pretendan competir. No en vano, uno está en Playstation 4 y el otro está en Xbox One. Pero ya que quieren convertirse en los reyes de la conducción más salvaje de la nueva generación de consolas, lo mejor es ponerlos frente a frente. Y ver quién llega antes a la línea de meta. Así son, en esto se parecen y en esto se diferencian Forza Horizon 2 y Driveclub. La conducción de nueva generación que ya ha arrancado definitivamente.

Playground Games consiguió con Forza Horizon 2 algo que parecía improbable: convertirse en referente dentro de su propia franquicia. A pesar de ser discípulos de Turn10 y de ser una secuela de un spin-off. Su juego de conducción en mundo abierto ha cautivado mucho más de lo que lo hizo Forza Motorsport 5 y se ha convertido en uno de los imprescindibles de Xbox One. Al otro lado, el segundo en llegar. Driveclub fue uno de los grandes reclamos cuando se anunció Playstation 4.  De la mano de Evolution (creadores de Motorstorm y con gente que estuvo implicada en Project Gotham Racing), el juego de conducción para la consola de Sony se reafirma como una bestia tecnológica y un título clave en este primer año de la plataforma sobremesa. Ya los valoramos en su momento en el análisis, pero ahora toca hacerlo cara a cara.


Driveclub vs Forza Horizon 2

Concepto de juego

 Mucho se ha hablado del concepto de juego de uno y otro juego. El soplo de aire fresco que ha supuesto la experiencia Forza Horizon 2 ha sido objeto de algunas comparaciones en análisis de Driveclub, aunque la realidad indica que ambos modelos tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Ni todos los juegos tienen que cerrarse a campeonatos marcados desde el menú de juego ni tampoco los títulos de conducción deben pasarse al Open-World de manera obligada para considerarse punteros en el género.

Forza Horizon 2 (360) Captura de pantalla

   Forza Horizon 2 (360) Captura de pantallaForza Horizon 2 (360) Captura de pantallaForza Horizo 2 recibe el pack de coches Mobil Captura de pantalla

Forza Horizon 2 cuenta con más de 300 carreteras que cruzan todo tipo de ciudades, suben y bajan montañas, pasan por zonas de tierra, cruzan campo a través y, cuando te cansas de ellas, directamente te puedes lanzar al prado que tenemos al lado de la carretera.  La sensación de libertad es una de las grandes virtudes del juego de Playground Games, que nos permite no solo disfrutar de los viajes hasta los eventos que hay repartidos por el escenario, algo que da más posibilidades para perderse buscando extras y secretos y rompe con el carrera-carrera constante, sino que además sabe exprimir su naturaleza de tal manera que consigue que el mero hecho de perderse por el mundo de Forza circulando por donde queramos, sin objetivo, se disfrute enormemente.

Por su lado, Driveclub no tiene esta vocación Open World que algunos han reclamado. Y aunque tiene cierto sentido la petición en cuestión (el simple hecho de disfrutar por libre de los espectaculares escenarios por los que pasamos) sus virtudes y posibilidades son otras: Contar con una gran variedad de circuitos que encontraremos en cinco localizaciones distintas: Escocia, Chile, Noruega, Canadá y la India. ¿El resultado de elegir estos lugares? Que están perfectamente diferenciadas  y tenemos una buena variedad de carreteras a las que nos enfrentamos. No tenemos la libertad de movernos por ellas si no es compitiendo, pero a cambio contamos con muchos contrastes.

   DriveClub (PS4) Captura de pantallaDriveClub (PS4) Captura de pantallaDriveClub (PS4) Captura de pantalla

La conducción

La conducción es clave para discernir si un juego de coches encaja con nosotros o  no. La respuesta de los vehículos y su verosimilitud –que no realismo- respecto a los homónimos de verdad que recrean. Naturalmente, con licencias ya que ambos tienen un corazón salvaje y arcade en su ADN. De ahí que se adopte un concepto híbrido en el que haremos todo tipo de acciones sobre la carretera impensables en un simulador puro pero exigente a la hora de controlar el vehículo que tenemos en nuestra mano. En este sentido, seguramente Driveclub tiene un toque más arcade respecto a la propuesta de Playground Games. Suponemos que no hace falta recalcar que no es algo malo por definición ni viceversa.

Driveclub obliga a medir muy bien cuando aceleramos al salir de una curva, y como debemos contravolantear para mantener el control del vehículo. Pero es cierto que el control de los súper coches del juego de Playstation 4 cuenta con un sistema de derrapes y unas frenadas en el último momento que lo acercan al clásico arcade de conducción. Por el contrario, a pesar de ello, el juego tiene un sistema de penalizaciones en el que acortar en una curva o chocar contra nuestros rivales no nos sale a cuenta porque nos ralentizarán el coche. Esto hace que el juego no se convierta en un título de conducción alocada aunque tengamos más opciones de corregir algunos excesos… inevitables. Corazón arcade que invita a no sobrepasarnos en el campeonato de turno.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad