Skip to main content
Publicidad

El videojuego más valioso de la Historia

publicidad
feature
| NES 3DS WiiU PS3 PS4 360 XBO - Minireport |

¿Cuánto pagaríais por un cartucho de Nintendo NES que contenía tres minifases sacadas de Tetris, Rad Racer y Super Mario Bros.? ¿Y si os decimos que estamos hablando de uno de los pináculos del coleccionismo a nivel de miles de dólares? Pasad, pues esta es la historia de uno de los cartuchos más caros de la Historia.

Minireport

The Wizard of NES


El videojuego más caro de la Historia Captura de pantallaLos años 80. En Estados Unidos, la década de los ochenta fue de un resurgir ‘económico’ –entre comillas-, de un culto a lo material, al cuerpo, a la ropa. La gente se partía la cabeza con el condenado cubo de Rubik; coreaba el Power of Love de Huey Lewis o el Maniac de Flashdance; ellos vestían como Don Johnson en Miami Vice, ellas como Madonna; y los cines nos regalaban sueños cinematográficos de amigos buscando tesoros, parapsicólogos cazando fantasmas –feliz 30 aniversario, Ghostbusters-, quinceañeros que atravesaban el tiempo en DeLoreans volantes, o a los actioners del cine de acción puro y físico matando malos de acento árabe, cubano o ruso a manos llenas. Ahora en pleno revival, este período fue el caldo de cultivo en el que el videojuego moderno se asentó. Conducido por una NES que devolvió a inversores, estudios y público la fe en el sector, el sistema de Nintendo cogió al mercado con una fuerza inusitada, convirtiéndose en un icono en cualquier sitio, ya fuese de Oriente o de Occidente –y los clones que trajo consigo, de los que os hablamos en el reportaje de Consolas de los Chinos.

En una Estados Unidos en la que cualquier cosa de éxito se procuraba convertir en un ‘American Way of Life’, por supuesto en Nintendo vieron el potencial que la NES tenía para atraer a las masas. Era lo molón, era lo extremo, lo nuevo y lo ‘radical’, que se decía en los USA constantemente (sí, el de la melena es George Clooney). Y para que os deis cuenta los más jovenzuelos criados en la HD del increíble alcance de NES, hasta tuvo –más o menos- su propia película: The Wizard nos contaba una de esas historias de superación –la verdad es que la motivación del personaje era bien triste-, la de Jimmy Woods, que no superaba la muerte de su hermana gemela, pero que por una serie de circunstancias terminaba de camino a una competición de videojuegos con NES de protagonista, partidas al Ninja Gaiden, y una final epiquísima a Super Mario Bros. 3 -que aún ni había salido en Estados Unidos-, en pantallas gigantes y con público coreando cada movimiento –y nos vienen ahora con los e-Sports- que por supuesto Jimmy, alias The Wizard,  ganaba en el último segundo

El videojuego más caro de la Historia Captura de pantallaEl film, hijo de su época, estaba dirigido por entero para cualquier niño del mundo que tenía o ansiaba una Nintendo Entertainment System –amén de enseñarnos un utilísimo truco para Mario Bros 3 relacionado con la flauta-, y de hecho se lo critica como un anuncio Nintendo de 90 minutos con Product Placemente por todas partes, pero con momentazos tan campys como el del Power Glove, ahora ridículo, pero en la época algo así como el santo grial infantil -controlar un juego con tu mano y no con un pad, moviéndola a un lado y a otro y haciendo gestos, imagináos. Convertida en cinta de culto, al año siguiente de su estreno Nintendo convocó una competición de videojuegos a la que bautizó como la Nintendo Wolrd Championships –el nombre de la de The Wizard molaba más: “Video Armageddon”-, que se desarrolló por 29 ciudades a través de todo Estados Unidos.

El objetivo era bien sencillo: Lograr las metas de cada uno de los tres minijuegos o minifases creadas a partir de los originales durante los 6 minutos y 21 segundos de tiempo que se daba, extraídas de títulos NES como Super Mario Bros., Rad Racer -que ya salía en The Wizard- y Tetris. En Mario Bros. el objetivo era coleccionar 50 monedas tan rápido como se pudiera; en Rad Racer terminar una vuelta; en Tetris lograr lo máximo posible en el tiempo que quedase. Pero aunque la participación fue enorme y los premios generosos, si por algo ha pasado a la historia es por el elemento a priori más barato de todo el evento:

El propio cartucho de juego.

El videojuego más caro de la Historia Captura de pantallaEl videojuego más caro de la Historia Captura de pantallaEl videojuego más caro de la Historia Captura de pantalla

El videojuego más caro de la Historia Captura de pantallaHace poco os contábamos las ediciones de Colección más caras y/o exclusivas que habíamos visto hasta la fecha. Pero hay más, y una vez nos adentramos en territorios más de coleccionismo a nivel superior, vemos que las 125.000 libras de la Collector’s de Grid 2 + un coche de carreras de verdad no son nada comparadas con los 100.000 dólares pagados por un solo, único y rarísimo cartucho de una consola de hace más de 30 años. En sí es un cartucho de NES modificado -99 vidas en Mario, sin límite de tiempo en Rad Racer, Game Over permanente en Tetris si la pantalla se llenaba- con tres minijuegos basados en los títulos antes citados, pero al haber tan pocos ejemplares y encima nunca sin estreno comercial, lo ha ido aupando poco a poco a la categoría de coleccionismo de alto nivel en sus dos versiones.

Considerado el juego más valioso de todo el catálogo NES, y de los más raros junto a la versión NTSC de Stadium Events –no tanto en Europa pero sí de las más rara avis que coleccionar en América-, de Nintendo World Championships se repartieron 90 copias a los finalistas de la competición cuanto esta terminó. Diferenciados por su tonalidad gris, cada cartucho posee un número que permite su identificación a la hora de tasarlo, aparte de un llamativo selector para establecer los límites de tiempo. Pero junto a estos, 26 más fueron fabricados aparte para un concurso especial del magazine Nintendo Power, destacando en el hecho de que, a pesar de ser iguales en todo a los grises –excepto en la calidad del pegamento usado en la etiqueta-, venían dentro de una cubierta dorada como la de The Legend of Zelda. Son estas, las ediciones doradas del Nintendo World Championships, las que se han llegado a definir como uno de los santos griales del videojuego, tan raras como la pistola GunCon y la memory card doradas para PlayStation dentro de un maletín de asesino entregadas como premio del E3 1998 del juego Elemental Gearbolt.

El videojuego más caro de la Historia Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad