Skip to main content
Publicidad

El Dante más cabronazo

publicidad
feature
| PS3 360 - Minireport |

Dos maneras de desarrollar. Acción a la japonesa frente a diseño europeo. La serie Devil May Cry muta en DmC dejando atrás sus raíces niponas y enfrentándose a un presente orquestado por Ninja Theory. Dos visiones, dos Dantes y un único objetivo: conseguir que la licencia de Capcom siga en cabeza de la acción.

Minireport

¿Qué te parece el nuevo diseño de Dante en DmC? Participa en nuestra encuesta en Facebook o déjanos tu comentario en el foro. También puedes leer nuestro análisis de DmC desde aquí.

El 15 de enero se produce oficialmente una nueva mutación en esto de los videojuegos bautizados como reboot, un “renacer” en toda regla que están viviendo algunas de las sagas más longevas de la industria. Es el caso de DmC, siglas de Devil May Cry, nombre por el que siempre se ha conocido a la serie de Capcom, que cambia de manos para evolucionar a un concepto de juego que mantiene la base pero modifica los pilares que sobre ella se depositan. Se pierde el Dante japonés y se gana un Dante occidental y a la moda (“emo” para muchos) que tiene potencial para hacerse valer, pero que debe redimirse ante los jugadores que echan de menos al cazador de demonios original.

Europa vs. Japón

El jugador que se anime por este renacer de la serie de Capcom se encontrará con un título producido por Ninja Theory y no por Capcom Production Studio 4. En su currículum, este equipo de desarrollo ubicado en Cambridge cuenta con dos juegos de la presente generación que se han ganado el beneplácito de la crítica. Primero llegó de la mano de SONY Heavenly Sword, un hack and slash maduro y bello que estrenó a Cell en PS3. Más tarde, y ya siguiendo la tendencia multiplataforma, Ninja Theory dotó al género un toque aventurero profundizando en el uso de un segundo personaje con Enslaved en PS3 y en Xbox 360. La carta de presentación de la compañía resultó más que positiva a Capcom para que dejara en manos de este equipo el renacer de DmC.

Dante en Devil May Cry, más maduro, contra Nero, joven e inexperto, en la línea del Dante de DmC.
Dante en Devil May Cry, más maduro, contra Nero, joven e inexperto, en la línea del Dante de DmC.

En el frente nipón, Capcom Production Studios 4 ha producido el comienzo de la serie Devil May Cryrecordemos que nació como un descarte de Resident Evil– y se ha encargado de títulos como Resident Evil Code Veronica, Resident Evil 3: Némesis, Dino Crisis y Viewtiful Joe, entre otros. La calidad conseguida con la primera parte se fue al traste con la secuela, que es considerada como la “oveja negra” de la familia por la merma de la calidad. La tercera parte mejoró el resultado apostando por una precuela y cerrando la trilogía en PS2. Con la next-gen, Capcom mantuvo la base de la serie en Devil May Cry 4, ahora con un Dante de mayor edad. Ya que le vimos crecer en el pasado, ¿tendrá Ninja Theory más oportunidades con el personaje?

En términos de diseño y dejando al margen al personaje protagonista, con DmC se nota la mano occidental de Ninja Theory y la pérdida de ciertos clichés artísticos habituales en las pinceladas digitales niponas. Los estilos de los enemigos, por poner un ejemplo, mantienen ese toque oscuro y demoníaco, pero se dejan llevar por una visceralidad más realista que antaño. Resulta también llamativo cómo el perfil de los personajes femeninos se ha dado al realismo, dejando a un lado las curvas exageradas, especialmente en los pechos, pero sin perder ni un ápice de sensualidad. Las chicas de DmC sugieren más que enseñan, y mantienen una estética más contemporánea en su vestimenta, dejando atrás clichés demoníacos, vampíricos y diabólicos.

Kat, de DmC, vs Lady, de Devil May Cry 4. Cuestión de curvas.
Kat, de DmC, vs Lady, de Devil May Cry 4. Cuestión de curvas.

El giro artístico que ha dado DmC con respecto a los orígenes de la saga es perfectamente apreciable a los pocos minutos de juego. Lo barroco de los escenarios de Devil May Cry con aquellos castillos e iglesias cargados de transfondo clásico se mantiene en su justa medida, pues en DmC también nos vamos a enfrentar a este tipo de escenarios, pero con un toque diferenciador, donde todo es más real, menos estereotipado y enfocado a una sociedad próxima a la nuestra donde la tecnología y la magia negra van de la mano en la Humanidad. Lo que sí se ha respetado es el particular estilo musical de la serie, con temas de rock industrial de la mano de Noisia y Combichrist.

Kamiya vs. Antoniades

La personalidad de sus diseñadores también se hace notar en los dos Dantes. Aquellos elementos característicos y estéticos de los primeros títulos de la serie se han mudado junto a Hideki Kamiya a Platinum Games, con juegos como Bayonetta asumiendo el rol de “sucesor espiritual” –a grandes rasgos– de la obra inicial. En el plano físico, la primera versión del protagonista tenía un toque oscuro “a la japonesa” gracias a su pelo grisáceo, su fortaleza física visible y su gabardina roja. Se puede decir que el cazador de demonios representaba antes clichés propios del diseño nipón perfectamente reconocibles en otras producciones del territorio.

Kamiya, a la izquierda, y Antoniades a la derecha. El nuevo Dante tiene %22parecido%22 con su creador.
Kamiya, a la izquierda, y Antoniades a la derecha. El nuevo Dante tiene %22parecido%22 con su creador.

De aquel Dante ha quedado la soledad, el individualismo y el estilo de combate, además de los ejes centrales de la trama (sin entrar en destripes: hijo cuya madre fue asesinada por los demonios y con un hermano gemelo, Vergil, a quien no conocía), pero no la actitud ante la vida. Aquí, el nuevo Dante se transforma en un tipo egoísta, también solitario, pero capaz de jugar sus cartas sin preocuparse por los demás. La “versión 2.0” del cazador de demonios va más en la línea de Tameem Antoniades. El cambio radical apuesta por un Dante más joven, de pelo negro y cortado –despuntado– y complexión física más próxima al modelo de pasarela que al héroe vigoréxico.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad