Skip to main content
Publicidad

Destiny: Rey de los Poseídos vs Halo 5 Guardians

publicidad
feature
| XBO - Reportaje |

Cara a cara entre la nueva apuesta de Bungie y la saga que crearon y que ahora está en manos de 343i. Quién sale ganando por encima de todos es el usuario de Xbox One con estas dos propuestas.

Reportaje

Destiny y Halo tienen cosas en común. No estamos ante propuestas similares dentro del género de la acción en primera persona, y las virtudes y defectos de ambos títulos difieren no solo en ejecución sino también en concepto. Pero ambos juegos tienen un pasado y un presente que les une con más o menos fuerza dependiendo de cada momento. Destiny es la primera obra de Bungie tras dejar la saga que ellos mismos crearon: Halo. 343 Industries cogió las riendas de sus predecesores y ha impregnado su propio sello con cambios de todo tipo. Ambos, además, apuestan por una propuesta integral del concepto de juego FPS en el que hay elementos single player, cooperativos y multijugador competitivo. Ambos son, también, los dos shooters con mayor nota media en este 2015. El Rey de Los Poseídos ha cambiado drásticamente el Destiny que conocimos hace un año. Halo 5 da un paso al frente respecto a la primera entrega de 343 Industries. Pasado, presente y futuro se enfrentan cara a cara.

Destacar que en este cara a cara hemos puesto delante de Halo 5 Guardians a Destiny: El Rey de los Poseídos por ser la versión que amplía, mejora y agita la obra de Bungie como debería haber sido en un primer momento. Un juego que ahora sí explota las posibilidades que había presentado en el pasado y muestra lo que los creadores originales de Halo pueden dar de sí con su nueva IP. Un caso, ya lo hemos comentado, como el que vivimos con Reapers of Soul de Diablo 3, que convirtió un buen juego en una experiencia excelente.

Jugabilidad

En términos de jugabilidad ambos títulos tienen varias señas de identidad que los hacen similares. A fin de cuentas, Halo mantiene la base que creó Bungie, compañía que a su vez es la encargada de Destiny. Eso se nota sobre todo en el control preciso del personaje y en la resolución de tiroteos. Lo que conocemos como gunplay y que tan acertadamente supo introducir en consolas la compañía norteamericana. En ambos casos estamos ante juegos en los que las coberturas, las granadas o los saltos tienen un papel relevante durante las batallas por delante de otras propuestas que funcionan más a pecho descubierto.

Enemigos. Aunque Destiny tiene varios enemigos, la facción de los poseídos es la más prominente en la nueva entrega del juego. Y ésta cuenta con una gran variedad de monstruos que pueden darnos más de un dolor de cabeza a corta, media y larga distancia. Los más destacados acostumbran a ser los “jefes de la manda”, acompañados de enemigos que atacan cuerpo a cuerpo, francotiradores y otros soldados rasos a media distancia. No faltan extras que aportan más variedad, como las Brujas, los ogros, los infectados que explotan en nuestra cara o los caballeros armados con espadas. Delante de esto, Halo 5 destaca por la reforma de la facción prometea, que cuenta con nuevos Soldiers que representan un enemigo “intermedio” bastante competente, con caballeros más pesados y distintos a los anteriores y los clásicos ya crawlers y, en menor medida, Watchers. El Covenant destaca por los Élites, las batallas con los Hunters y algunas variantes de los jackales.

En ambos casos, la intensidad predomina a la estrategia que sigue presente aunque en menor medida que en anteriores Halo. La gran cantidad de enemigos es santo y seña de las dos propuestas jugables. Por un lado, en Destiny el caos es más evidente en ciertos momentos por librarse las batallas en espacios algo menos amplios que en Halo 5, donde la sensación es que a veces es algo más manejable el combate a pesar de tener en frente una gran cantidad de enemigos. Ninguna de las dos IA que se nos muestra en ambos juegos llega a las cotas de brillantez de los Halo de Bungie, y aunque son buenas y competitivas, seguramente la de Halo 5 está algo por encima en ciertos enemigos.

Destiny: El Rey de los Poseídos (360) Captura de pantalla

El sistema de combate también difiere bastante. Para empezar, las clases de Destiny nos permiten disfrutar de ciertas habilidades, tanto especiales como extras como las granadas o cuchillas, que marcan una manera de jugar según el guardián que escojamos, con el doble salto (incluso triple o tipo jetpack) como elemento de movilidad más destacado. Por su parte, tanto Locke como el Jefe Maestro tienen las nuevas características idénticas, con dashes y evasivas, apuntar manteniéndose sostenidos en el aire o hacer acometidas desde el aire o mediante sprint a los enemigos. Destiny es más ágil y tiene más opciones en este sentido ante un Halo que se siente algo más clásico a pesar de ser más rápido que algunos de los predecesores de la saga.

Jefes finales. En este punto, Destiny se lleva claramente la palma. El título de Bungie presenta una buena cantidad y variedad de jefes finales que nos obligan a enfrentarnos a ellos en distintos momentos y situaciones. Desde un Ogro Gigante a Oryx con sus constantes apariciones, el Eco o el impresionante jefe final que nos encontramos en la campaña. Halo 5 incorpora la mecánica del jefe final con Warden, pero es mucho menos exigente, se repite la propuesta en varias ocasiones salvo con una variación en el último enfrentamiento y en este sentido se siente que la propuesta no está tan aprovechada.

Armas y vehículos. Halo 5 muestra un arsenal y vehículos que es más variado y versátil que el de Destiny. El juego de Bungie cuenta con una gran cantidad de armas repartidas entre principales, secundarias y especiales, y aunque ha añadido algunas de muy interesantes (como las espadas), destaca más por tener variantes entre el tipo de arma que por tener una tipología repleta de opciones. En este sentido, Halo 5 ofrece un espectro de armas similar con sus variantes según facciones y añade algunas marca de la casa que son las que dan la diferencia. Novedades como la Hydra, otras especiales como el lanzagranadas de plasma o la variedad de torretas montadas que hay en el juego hacen que sea un espectro de armas algo más versátil. En todo caso, es en los vehículos donde las diferencias se acrecientan. Contra pronóstico, Bungie ha dejado en un segundo lado el uso de vehículos que es anecdótico en batalla, mientras que en Halo tenemos el repertorio habitual tanto por tierra como por aire.

Lo mejor de Destiny

  • Gunplay exquisito desde la primera partida
  • Las habilidades de los guardianes y su importancia en la mecánica
  • La integración de Jefes finales en las misiones

Lo mejor de Halo 5 Guardians

  • El diseño de niveles con toques de verticalidad moderada
  • Gran repertorio de armas y vehículos
  • Se ha renovado la facción de los prometeos, más variados

Halo 5: Guardians (XBO) Captura de pantalla

La Campaña

Destiny El Rey de los Poseídos ofrece una campaña corta pero muy intensa y que ajusta varios de los problemas que se vieron en su momento en la campaña original del juego. Tenemos variedad de situaciones y nuevas mecánicas que se añaden a nuestro avance –como pequeños puzles o una zona de sigilo- y en general el desafío de los nuevos enemigos y jefes hace que sea muy intensa. Además, a nivel argumental se explican las cosas bien, sin alardes pero tampoco sin omisiones como pasaba hace un año. El problema es que no es una de las bazas del juego y se nota por la duración de la misma. Si a esta ecuación le añadimos la campaña original de Destiny (la nueva versión llega con todo el contenido previo) tenemos una campaña más extensa, pero que peca de falta de variedad por la propuesta de la historia principal.

Por su parte, la campaña de Halo 5 Guardians mantiene señas de identidad de la saga y añade los nuevos enemigos para aportar algunas diferencias. Seguramente no pasa a la historia entre las mejores campañas de la saga, pero las diferencias entre Covenant y Prometeos y la amplitud de las batallas sobre vehículos ofrece una variedad de situaciones y un desarrollo que va claramente de menos a más con un tramo final –salvo el último capítulo- digno de mención. Para jugar en solitario es mucho más satisfactoria la obra de 343 Industries, aunque pincha en la narrativa y en el desenlace de un argumento que es claramente un impás al más puro estilo Halo 2 o Mass Effect 2, por citar dos ejemplos similares.

Lo mejor de Destiny respecto Halo

  • Mecánicas que van más allá de disparar a diestro y siniestro
  • La batalla con el Jefe Final
  • Una trama sencilla y autoconcluyente

Lo mejor de Halo 5 Guardians respecto Destiny

  • La escala de las batallas de mayor envergadura
  • Más variedad de situaciones de combate
  • El desafío a niveles altos es superior y aporta rejugabilidad

Halo 5: Guardians (XBO) Captura de pantalla

Cooperativo

Halo siempre ha sido sinónimo de cooperativo y sucede lo mismo con Destiny, una apuesta firme para que este mundo online se mantenga activo durante mucho tiempo. Las opciones cooperativas de Halo 5 Guardians han perdido algo de peso respecto a sus predecesores si nos fijamos en los cambios que se han registrado. No hay modo tiroteo ni tampoco las Spartan Ops. Eso sí, la campaña a cuatro jugadores en legendario sigue siendo una experiencia imprescindible para los amantes de los juegos de acción. De nuevo, lo mejor es disfrutar de luchar en compañía de amigos mientras uno lleva un Warthog y el otro dispara desde la torreta montada o combinar el asalto desde un scorpion con vehículos de apoyo más veloces cubriendo otras zonas del mapa.

El cooperativo en Destiny simplemente lo es todo. Las especialidades de cada guardián sirven para combinar ataques muy poderosos y repartirse tareas ante hordas de enemigos o jefes finales es una obligación. Además, el cooperativo toma todo el sentido del mundo en los Asaltos donde el desafío es creciente, en el Ocaso donde todo el equipo debe estar al nivel para poder seguir hacia delante y sobre todo en la Raid, donde se reparten tareas entre seis guardianes que cada uno tiene que saber hacer correctamente para triunfar. Bungie ha dado un paso al frente importante en el concepto de cooperación que va más allá de lo que ya le vimos hacer desde la primera entrega de la saga Halo.

Lo mejor de Destiny 

  • La formación de equipos según clases y especialidades cambia la manera de cooperar
  • Abrumadora cantidad de contenido centrada en el coop: aventuras, eventos públicos, asaltos, el Ocaso…
  • La Raid a seis jugadores exige que cada uno haga su tarea de manera correcta para que triunfe el colectivo

Lo mejor de Halo 

  • La experiencia cooperativa en Legendario es difícilmente igualable
  • El uso de vehículos a varias manos es una de sus virtudes

Destiny: El Rey de los Poseídos (360) Captura de pantalla

Multijugador competitivo

El multijugador competitivo es una de las bazas evidentes de todo FPS que se precie y en ambos casos no faltan propuestas interesantes tanto en el Crisol de Destiny como en la Arena de Halo 5. En el primer caso, seguramente el Crisol no es lo más destacado del título aunque se ha consolidado como una propuesta suficientemente variada para hacer disfrutar a los amantes del PVP. Destaca la presencia de varios modos de juego, entre los cuales Grieta y Caos –novedades del Rey de los Poseídos- son de los más divertidos por la locura que aporta a las partidas y cómo explota mecánicas del juego como son los ataques especiales de los guardianes o el uso de armas especiales y secundarias. No faltan modos clásicos como deathmatch, control o modos propios como los desafíos de Osiris, pero la sensación es que en este punto Bungie es más conservadora de la cuenta teniendo en cuenta lo que da de sí el PVE.

Arena es uno de los caballos de batalla de Halo 5 Guardians. Partidas cuatro contra cuatro en modos marca de la casa (equipos, fortalezas, todos contra todos, los desafiantes Swat o variantes de Asesino) donde el equilibrio ha sido una de las obsesiones de 343 industries. Se nota en el hecho que todos tienen las mismas habilidades y armas de inicio –algo que no está en el Crisol y que le pesa- y también en un sistema de divisiones que intenta equilibrar jugadores según su nivel. La propuesta de dicha modalidad tiene un componente competitivo y una solidez que se muestra superior a la de su contrincante, menos equilibrado en este sentido.

Lo mejor de Destiny

  • Incorpora el sistema de looteo a las partidas
  • Modos suyos como Grieta o Caos que explotan las características del título

Lo mejor de Halo

  • Pensado para competir desde el equilibrio y con la habilidad del jugador como principal argumento
  • Sistema de divisiones para repartir jugadores según nivel
  • Modos estrella como Swat se unen a novedades potentes como Fuga

Halo 5: Guardians (XBO) Captura de pantalla

Marcar la diferencia: Endgame vs Warzone

Ambos títulos tienen propuestas que los hacen únicos y que aportan un valor añadido a la compra del juego. Cosas que van más allá de la campaña principal o del multijugador. En Destiny eso es el Endgame, la verdadera razón de ser del juego. Una vez terminamos la campaña y llegamo al nivel 40 con nuestro personaje se abre un camino de progreso y de superar misiones impresionante. El endgame de Destiny en 2014 era repetitivo, tenía un looteo injusto y un sistema de progreso poco satisfactorio. Todo ha cambiado con el Rey de los Poseídos. Siempre tienes la sensación de avanzar y progresar. El nuevo sistema de aventuras te permite disfrutar de decenas de nuevas misiones variadas –y desafiantes- que se añaden a los clásicos contratos, hay nuevas misiones que se desbloquean a medida que avanzamos, los asaltos son mucho más acertados y la Raid pone a prueba la cooperación de los jugadores. La sensación de Destiny es que siempre hay algo que hacer en el juego, con la Raid en difícil estrenada recientemente como colofón. Y que se ha ampliado el contenido de tal manera que la sensación de repetición de propuestas ya no es tal.

Halo 5 Guardians, por su parte,  nos presenta un nuevo modo de juego: Zona de Guerra. Y el futuro de la saga seguramente pasará por aquí. Las batallas que ofrece esta propuesta no están en Destiny ni en otras propuestas de la propia saga de Microsoft. Doce contra doce con eventos con jefes y IA’s enemigas, una locura de vehículos y armas que condensa en mapas generosos todo lo que hemos visto de la franquicia y un sistema de suministros que siempre invita al jugador a echar alguna partida más para ganar experiencia, abrir nuevos sobres, conseguir nuevo arsenal y usarlo en el campo de batalla. Las refriegas que se generan en este modo son históricas y se disfrutan todavía más cuando en el equipo hay más de un compañero con el que coordinarse. El potencial para el futuro de esta modalidad no tiene límites.

Lo mejor de Destiny

  • La sensación que siempre hay algo que hacer
  • Progreso de personaje, integración de loot y recompensas ajustadas a nuestras hazañas
  • Como mayor es el reto, mayores son las recompensas
  • Poder hacer un guardián adaptado a tu estilo de juego

Lo mejor de Halo 5 Guardians

  • El sistema de equipos, IA’s enemigas y objetivos por cumplir es único a día de hoy en consola
  • Las batallas que se generan son el mejor sinónimo de épica
  • Sistema de suministros que permite a los jugadores ser protagonistas en algún momento de la partida
  • La mejor mezcla de cooperación y competición

Destiny: El Rey de los Poseídos (360) Captura de pantalla

 

Conclusión

Tanto Destiny: El Rey de Los Poseídos como Halo 5 Guardians se postulan como las dos mejores propuestas en el género FPS de Xbox One a día de hoy. En el caso de Bungie, la expansión ha cambiado radicalmente la entrega que llegó con más problemas de los previstos en 2014 y se ha consolidado como una experiencia excelente. Destiny es, sin duda, mejor juego para quienes busquen un cooperativo. El juego está pensado para jugar en compañía desde la primera partida y para explotarse al máximo en un endgame repleto de contenido variado. Tiene horas y horas por delante gracias a su sistema de progresión, a los desafíos que van desbloqueándose a medida que vamos progresando con nuestro guardián y el gran colofón son las raid, por la necesidad de cooperar con hasta seis jugadores. Si se quiere un PVE centrado en el cooperativo y larga durabilidad, esta es la elección.

Halo 5 Guardians, por su parte, gana la apuesta en el campo del competitivo. Tanto la Arena con todas las características y equilibrio que aporta como Warzone, que es la joya de la corona de esta entrega de 343 industries, se postulan como las propuestas más sólidas para disfrutar del PVP durante semanas en Xbox One. Arena sabe mantener la esencia Halo con varias novedades que lo hacen más rápido y dinámico –sin convertirse en un Call of duty como se ha dicho alguna vez- mientras disfrutamos de varios de los modos estrella de la saga. Zona de Guerra es una manera de concentrar Halo en partidas con 24 jugadores, IA’s enemigas, vehículos, armas poderosas y un sistema que se hace adictivo y altamente rejugable. Por último, si lo que se busca es una campaña para disfrutar de principio a fin, seguramente Halo 5 Guardians es la opción por variedad y desarrollo jugable de la misma, ya que en El Rey de los Poseídos la campaña en sí es una porción muy pequeña del conjunto del juego a pesar de ser también divertida (y si le sumamos la original del juego, peca de repetitividad y una dificultad escasa). En el juego de Bungie, apostar por él solo por la campaña es desaprovechar el juego.

Dos propuestas distintas en concepto pero con similitudes y que son perfectamente complementarias. Eso sí, si hay que decidir una de las dos, lo mejor es ver en qué destacan respecto la otra.

Destiny: Rey de los Poseídos vs Halo 5 Guardians Captura de pantalla

Vosotros, de elegir, ¿Qué experiencia preferís?

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad