Skip to main content
Publicidad

Convierte tu PS2 en una máquina retro

publicidad
feature
| PC PS2 - Regreso al pasado |

En enero de 2013, PlayStation 2 se convirtió oficialmente en una máquina retro. Desde su retiro, la máquina de Sony contempla su enorme legado y los grandes logros alcanzados, entre los que se encuentra su papel como plataforma para cargar juegos antiguos gracias a los numerosos recopilatorios lanzados por compañías como Capcom, Sega, SNK o Taito.

Regreso al pasado

Poco más de un año ha transcurrido desde que una de las máquinas más relevantes que han pasado por nuestras manos dejara de ser fabricada. En enero de 2013, Sony anunciaba que dejaba de producir nuestra queridísima PlayStation 2, tras la friolera de trece productivos años de vida y unos impresionantes 150 millones de unidades distribuidas por el mundo, que la convierten en la videoconsola de sobremesa más vendida de la historia hasta el momento. Un sistema que supuso la consolidación de Sony como uno de los principales actores de la industria, a la cual su presencia hizo alcanzar nuevos horizontes.

Por supuesto, una trayectoria tan longeva como la de la primera consola negra de Sony siempre produce una cantidad ingente de títulos de lo más variopinto. Como siempre, es el tiempo  el que  ya está  situando a algunos en el panteón de los clásicos, mientras que otros, pese a haber sido grandes éxitos en su momento, perderán vigencia poco a poco o, simplemente, soportarán muy mal el paso del tiempo a nivel técnico y serán relegados al ostracismo. Aunque siempre recordaremos Metal Gear Solid 2 y 3, Ico, las sagas de lucha de Namco, las entregas de Grand Thef Auto, la saga God of War y una buena cantidad de joyas escondidas y brillantes a los ojos del jugador más clásico, como Odin Sphere. En su momento, ya se realizó  desde Meristation una selección de los mejores títulos que PS2 nos legaba tras su despedida, en un reportaje sobre el tema, como guía para seleccionar entre un catálogo tan apabullante y variado.

La gran PlayStation 2 en su primer modelo. Una consola que recogió el ya tremendo legado cedido por su antecesora y lo expandió hasta alcanzar cotas estratosféricas
La gran PlayStation 2 en su primer modelo. Una consola que recogió el ya tremendo legado cedido por su antecesora y lo expandió hasta alcanzar cotas estratosféricas

Pero nuestro objetivo,  en esta mirada a PlayStation 2 como un sistema orientado a jugadores retro, no es el de glosar las bondades de los títulos más conocidos de PS2, suficientemente asimilados por la comunidad, relativamente recientes y que ya están siendo, incluso, objeto de reediciones. Lo que hoy pretendemos desde este Regreso al Pasado es ofrecer una guía acerca de una parcela muy específica del catálogo de esta gran máquina. Una que la perspectiva que  ahora tenemos nos permite tildar de pionera, puesto que después se ha ido incrementando en sus sucesoras con un considerable número de lanzamientos que continúan la senda abierta por los que hoy rememoraremos. También, como no, por los servicios digitales de descarga en los que este tipo de material está a la orden del día, con resultados igual de dispares que los que ahora analizaremos.

Nostalgia por fascículos

Hablamos, como ya habrá imaginado el avispado lector, del fenómeno de los lanzamientos recopilatorios de grandes clásicos de generaciones anteriores. Es evidente que no estamos ante nada que se inventase en los años de gloria de PS2. En tiempos tan remotos como los de las dos grandes venerables Mega Drive y SNES, nos encontramos ya con Williams Arcade´s Greatest Hits, un recopilatorio aún bastante rudimentario de recreativas muy antiguas, interesante hoy solamente para coleccionistas empedernidos. En la época revolucionaria de los 32 bits, PlayStation ya acogería algunas recopilaciones de muchísima calidad,  de entre las que destacaremos dos joyas como R-Types, con los dos primeros episodios de la saga en su versión recreativa, o Super Pang Collection, una estupenda unión, auténticamente pixel perfect, de estos magníficos títulos, dotada de una banda sonora remezclada con muchísimo cariño y que es, aún hoy, la mejor opción existente en consolas para disfrutar de estos clásicos tan populares en nuestro país.

Super Pang Collection traía a nuestras PS1 un recopilatorio imprescindible en el que tenían cabida las tres primeras recreativas de la franquicia, de enorme éxito en nuestro país.
Super Pang Collection traía a nuestras PS1 un recopilatorio imprescindible en el que tenían cabida las tres primeras recreativas de la franquicia, de enorme éxito en nuestro país.

No hace falta recordar que el salto tecnológico que se produce entre la generación 32 bits y sus sucesoras es muy grande, a todos los niveles. Superior según todos los indicios al que se ha producido entre la pasada generación y las nuevas consolas que empiezan a instalarse en nuestros salones. Las posibilidades de las nuevas PlayStation 2 y la primera Xbox (la cual, recordemos, era un ordenador con carcasa de consola) abrían la posibilidad de realizar ports de juegos añejos sin ningún tipo de problema, con muchas menos limitaciones de RAM que en la generación anterior, donde es sobradamente conocida la limitación de PlayStation en este sentido. De repente, las posibilidades se multiplican. Durante la generación de PS2, los títulos de sistemas anteriores ya no solo podrán ser portados a otras consolas sino que, finalmente, llega al mundillo la posibilidad de que sean incluso emulados por estas nuevas máquinas. Esto abrirá una nueva vía a la que prácticamente la totalidad de las compañías en activo que gozaban de pasado glorioso se entregarán en mayor o menor medida, a la caza de un nuevo nicho del mercado cada vez más creciente: el jugador retro, aquel que ha seguido la evolución del mundillo desde su origen, o el que se aproxima a este tipo de lanzamiento para conocer los juegos del ayer.

Sea mediante ports o utilizando las herramientas recién adquiridas de la emulación, lo cierto es que, una vez cerrado su ciclo vital, el catálogo de PlayStation 2 nos brinda la posibilidad de jugar con una cantidad francamente impresionante de juegos clásicos, provenientes de las generaciones anteriores y de recreativas relativamente recientes en el tiempo. El goteo de este tipo de lanzamientos nos brinda ahora una oportunidad única de disfrutar desde una consola, y por tanto en una pantalla de televisión y también de manera completamente oficial, de una tremenda colección de clásicos que abarca casi todos los géneros y a las compañías más destacables de los 80 y 90.  Sin los inconvenientes, complicaciones de configuración o incompatibilidades que nos encontramos en otros campos y métodos como, sobre todo, la emulación desde el ordenador, fenómeno que hay que situar de manera inequívoca en la raíz del florecimiento de estos recopilatorios al que las compañías se subieron cual tren en marcha para aprovecharlo en su legítimo beneficio.

Salvo casos muy aislados, a finales de los 80 y durante toda la década de los 90 las compañías solían olvidarse por completo de sus clásicos, haciendo borrón y cuenta nueva y mirando siempre hacia delante. Sin embargo, los aficionados querían seguir jugando a los títulos que les llevaban divirtiendo desde hacía años, por lo que comenzaron a surgir emuladores que les brindaban dicha oportunidad.
Salvo casos muy aislados, a finales de los 80 y durante toda la década de los 90 las compañías solían olvidarse por completo de sus clásicos, haciendo borrón y cuenta nueva y mirando siempre hacia delante. Sin embargo, los aficionados querían seguir jugando a los títulos que les llevaban divirtiendo desde hacía años, por lo que comenzaron a surgir emuladores que les brindaban dicha oportunidad.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad