Skip to main content
Publicidad

Call of Duty: Black Ops II, Pre Análisis

publicidad
feature
| WiiU PC PS3 360 - Minireport |

Treyarch y Activision vuelven a la carga con la franquicia más exitosa de la presente generación. La secuela de Black Ops salta a PC, Playstation 3 y Xbox 360 el próximo 13 de noviembre. Hacemos el último alto en el camino previo al análisis.

Minireport

Call of Duty es sinónimo de éxito sin precedentes. Desde que Modern Warfare rompiera moldes el año 2007 la saga de acción en primera persona de Activision se ha convertido en la franquicia a seguir por cantidades de dinero generado y jugadores jugando a sus juegos. El fenómeno Call of Duty lleva cinco años en lo más alto y todos han querido copiar su fórmula. Son decenas los juegos  compañías que han intentado formular un videojuego que consiguiera atraer parte del pastel que se lleva Activision. Sin éxito y sin conseguirlo del todo, ya que se han ido rompiendo récords de ventas en salida, ventas totales, reservas… de todo. Black Ops 2 llega este mes de noviembre de la mano de Treyarch con la intención de remover los cimientos instaurados y conocidos.

Infinity Ward siempre había tenido la vitola de compañía número uno dentro del seno de Activision. Fueron los encargados de crear el exitoso  Call of Duty: Modern Warfare y romper las previsiones más optimistas de todo el mundo. Después llegaría la secuela con Modern Warfare 2 y el año pasado la tercera entrega de una propuesta de conflicto moderno que rompía las reglas de la saga Call of Duty, hasta el momento ambientada en batallas históricas del pasado. Los números dieron la razón a Infinity Ward, pero la realidad es que la compañía se alternaba el desarrollo con otra que hacía las cosas de lo más bien: Treyarch. Se encargaron de World at War, para muchos un juego con reminiscencias procedentes de Call of Duty clásico y que no estaba al nivel de lo visto en Modern Warfare. En realidad, simplemente eran propuestas distintas.

A pesar de no ser un trabajo de Infinity Ward, Black Ops ha cautivado a millones de jugadores.
A pesar de no ser un trabajo de Infinity Ward, Black Ops ha cautivado a millones de jugadores.

Pero después de volver a romper moldes con Modern Warfare 2, el proyecto de Treyarch fue el de demostrar su valía como desarrolladora y tutear a Infinity Ward, siempre en el buen sentido ya que la relación entre compañías nunca se ha puesto en duda ni nada por el estilo. Black Ops pretendía acercarse a la fórmula Modern Warfare. A saber: campaña espectacular y vistosa con muchos momentos cinematográficos, multijugador rápido y accesible, donde todo el mundo gana y donde la personalización de personaje, de armas y las perks están a la orden del día; por último el apunte cooperativo, la tercera vía que en el caso de Treyarch es el rompedor –por esquema dentro de un juego bélico, no por original- modo zombis. El resultado final fue otro éxito para Activision a todos niveles: Treyarch no tenía nada que envidiar a Infinity Ward en esto de hacer FPS al estilo Modern Warfare y mantenía propuestas propias.

Black Ops era una entrega que ubicaba la acción en plena Guerra Fría. Por lo tanto se sigue sin estar en el conflicto moderno (Oriente Medio, etc.) de los Modern Warfare pero se ubica en un escenario mucho más cercano a la actualidad. La segunda entrega de Treyarch quiera aunar en este espacio de tiempo aunque más adelante –años ochenta- y añadir la novedad de un futuro cercano –año 2025- para aportar novedades interesantes a su mecánica de juego. Algo que por lo que se está viendo tiene pinta de funcionar. Falta añadir el multijugador marca de la casa que sigue las directrices de las últimas entregas y un modo zombies que se renueva con jugosas novedades. La lucha tiene dos frentes: mejorar lo visto en la saga y ofrecer contenidos nuevos, nada de meras actualizaciones.

Call of Duty: Black Ops (Xbox 360)
Call of Duty: Black Ops (Xbox 360)

Call of Duty ha entrado en un espiral de cierta controversia importante en estos últimos años. Son los juegos más jugados en PSN y Xbox Live sin discusión –ni Halo puede toserle en Xbox 360- y se venden millones y millones de copias anualmente. Pero esto no quita que haya una corriente con argumentos contrarios a muchos elementos del juego, sobre todo referentes al motor de juego, a la campaña y algunas cosas del multijugador. Motor desfasado, scripts excesivo, linealidad y pasillero, nula IA enemiga… son elementos que forman parte de las campañas de Call of Duty y que se revisten de espectaculares secuencias, ritmo elevado de juego y mucha, mucha, acción. Treyarch es lo primero que quiere atacar en uno de los tres pilares de los que se conforma Black Ops 2: la campaña. Su dualidad temporal es el elemento diferencial.

Oscuro y crudo 
La campaña es uno de los elementos que acostumbra a estar en el punto de mira de los jugadores más críticos con Call of Duty por muchas de las razones ya enumeradas anteriormente. Black Ops 2 tiene un elemento importante en la mochila de la experiencia de la primera entrega: la narrativa. Sin ser un elemento vital, si es cierto que Black Ops es seguramente el Call of Duty que mejor narra los acontecimientos argumentales y el desarrollo del mismo. Black Ops 2 pretende seguir esta línea, destacando además por el tono oscuro y crudo que se recoge de la primera entrega. Es un FPS, pero quiere ofrecer elementos impactantes donde la sangre, muertes y situaciones duras son el pan de cada día en operaciones como las que ocupan el juego.

La variedad de situaciones es uno de los elementos a tener en cuenta en la campaña.
La variedad de situaciones es uno de los elementos a tener en cuenta en la campaña.

Pero lo que realmente pretende cambiar la concepción de la campaña de Black Ops 2 es el cambio de tiempo constante que viviremos como jugadores. Se anunció como una de las grandes novedades de esta nueva entrega y todas las demostraciones que se han podido ver en ferias y eventos de Activision así como la información facilitada por la compañía confirman que a nivel jugable la variedad será clave. En una parte de las misiones estaremos en puntos de conflicto de los años ochenta como puede ser Angola, con el enfrentamiento entre norteamericanos y facciones que no son muy amigas como pueden ser Cuba con Fidel Castro a la cabeza o Rusia. El camino que se hace desde los inicios del villano Raúl Menendez hasta su poder en el año 2025 ofrece enemigos de diversa índole y dos puntos de vista distintos muy interesantes.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad