Skip to main content
Publicidad

Así era From Software antes de Dark Souls y Demon's Souls

publicidad
feature
| PC PS4 XBO - Reportaje |

No todo son Souls y Bloodborne en el saber hacer de From Software, capaz de crear casi setenta juegos de lo más variados desde la era de PSX hasta el día de hoy. Estos son algunos de los nombres destacados de su legado antes de la saga Souls.

Reportaje

From Software es una de las compañías más exitosas de los últimos tiempos y una de las desarrolladoras japonesas que está nadando contracorriente en un momento en el que parece que los equipos del país del Sol Naciente no tienen el dominio de la industria que consiguieron durante los años noventa y principios de los 2000. Algo que Inafune, creador de Mega Man, ha descrito más de una vez. Pero algo que no va con la compañía de Miyazaki. Con Demon’s Souls se destaparon como un estudio a seguir y no han parado de crear grandes joyas con la saga Souls y Bloodborne. Pero From Software es mucho más que los Action RPG de estos últimos siete años. Es un largo recorrido desde PSX hasta día de hoy.

De hecho, la compañía cumple este 2016 30 años de su creación, aunque no fue hasta 1994 cuando empezaron en esto de los videojuegos. El primero de los títulos que crearon salió para Playstation, y desde entonces han generado una gran cantidad de series y entregas. Casi setenta títulos más tarde, pocos desconocen quienes son estos desarrolladores de Tokyo. Con la llegada de Dark Souls 3, ya disponible desde el pasado 12 de abril, nos decidimos a ver qué otros grandes títulos presentó From Software en su longeva historia. Algunos, como el primero que nos ocupa, ya mostraba ciertos elementos que hemos visto triunfar a posteriori en la saga Souls. 

Y es que aunque no lo parezca, From Software ha sido mucho más que Dark Souls. Y la compañía quiere ser más que esta saga en el futuro. Cuando Miyazaki pronunció esas palabras en noviembre de 2015 en las que decía que no podían estar “toda la vida haciendo Dark Souls” algunos pensaron, probablemente, que “¿no es esto lo que habéis hecho hasta ahora?” y la respuesta es no. de King’s Field hasta Armored Core, pasando por Rune, juegos más recientes como Ninja Blade, incluso adentrándose en algunas sagas archiconocidas como Monster Hunter. Esto es lo que hacía From Software antes de Souls.

King’s Field

King’s Field es una saga de cuatro juegos que se estrenó en Playstation, donde salieron los tres primeros, y tuvo la cuarta entrega en Playstation 2. El título nos ambientaba en medio de un universo de corte medieval fantástico, era en primera persona y tenía varios elementos en común con los Souls, como un estilo de combate duro, muchas muertes para poder avanzar y monstruos y bestias que debíamos eliminar a nuestro paso. Además, a nivel narrativo también dejaba lagunas e interpretaciones en el objetivo final que tenía nuestro personaje durante su aventura. Juego de corte RPG en el que el terror estaba muy presente gracias a la tremenda atmósfera que transmitía el título desde el primer momento hasta el último. El tiempo no pasa en balde para juegos de esta generación (32 bits), pero es cierto que para su momento ofertaba cosas distintas a las que ya habíamos visto en otros frentes.

Armored Core 3

Armored Core es otra de las sagas longevas que ha tenido From Software a lo largo de los años. Estrenada también en Playstation y con continuación en Playstation 2, nos centramos en la tercera entrega numerada que es, para muchos, la mejor de todas. Un título de batallas con robots que tenía mucha más libertad que la primera parte y una dificultad más ajustada que en la segunda parte. El título contaba con armas variadas y devastadoras, un ritmo de juego rápido y ágil y la posibilidad de usar aliados que te podían ayudar en tus misiones. Acción sin descanso para un juego pensado para amantes de los “mechas” que eso sí, tenía un control algo duro que podía hacerse poco gratificante durante las primeras horas de juego. A posteriori salieron seis entregas más, incluidas algunas para Playstation 3 y para Xbox 360.

Otogi

El género del hack and slash empezó su auge con el nuevo milenio y fueron varios los que intentaron emular el éxito de nombres como Devil May Cry primero y Ninja Gaiden después. En 2002 From Software se atrevió con Otogi, un título en el que controlamos a Raikoh mientras intenta acabar con hordas y hordas de enemigos. Exigente y desafiante, con fases realmente desesperantes, destacaba por su gran acabado visual tanto a nivel técnico como en diseños, la interacción con escenarios y un toque RPG presente en la compra de armas, subida de niveles y aprendizaje de hechizos que se fundían perfectamente con la accesibilidad a la hora de ejecutar combos de todo tipo. Algunos problemas de cámara y apuntado de enemigos podían llegar a frustrar, pero en general Otogi se convirtió en un título muy especial y querido entre los usuarios de la primera Xbox. Y con motivos de sobra.

Kuon

Kuon salió en Playstation 2 en el año 2004 y era un acercamiento de la compañía japonesa al género del Survival Horror. Un título que no tuvo una gran recepción entre la prensa pero que ha ido ganando enteros y buenas caras entre la comunidad con el paso de los tiempos. El juego se basa en un tipo de historia de terror clásica japonesa llamada Kwaidan, que se basa en historias de fantasmas. Controlamos a nuestro personaje con el analógico y podemos correr con la particularidad que eso nos drena la vida y atrae a los enemigos. Con meditación podemos recuperarnos. Tenemos dos tipos de ataque, físico y mágico (pudiendo también invocar criaturas variadas) y se ambienta en el Japón feudal. Su atmósfera, el acabado audiovisual y el desarrollo del juego lo hacían más que interesante aunque tuviera algunas mecánicas no tan pulidas.

Another Century’s Episode

Otro juego de acción y robots que en este caso no salió de Japón pero fue todo un exitazo entre el público nipón. Corría el año 2005 cuando From Software se animó a probar algo que se parecía a ese éxito llamado Zone of the Enders de Kojima, pero con muchos elementos originales. El título era dinámico y ágil y ofrecía una trama en la que controlábamos a robots originales de nueve animes dedicados a esta temática. ESto nos permitía jugar en emplazamientos sacados de dichas series con el gancho que suponía. Gráficamente potente, con misiones muy variadas (fases de francotirador, otras de defender una zona con condicionantes de lo más originales) y robots con sus movimientos únicos y diferenciados, el resultado era puro fanservice para los amantes de este tipo de batallas.

Enchanted Arms

From Software se puso a prueba con el género JRPG de corte más clásico con Enchanted Arms, un título que seguramente no pasará a la historia de los juegos de rol nipones pero que tenía cosas que lo hicieron convencer entre no pocos usuarios. Tenía una historia que atrapaba desde el primer momento y contaba con varias mecánicas originales. Por un lado un campo de batalla en el que debíamos tener en cuenta una gran cantidad de características (posición de los personajes, área de efecto de ataques, hechizos, etc- a lo que se le sumaba el sistema de gólems, descomunales bestias que debíamos recolectar, entrenar y saber utilizar en el campo de batalla. A todo esto, no había muchos combates aleatorios y eso lo hacía llevadero. Cierto es también que era muy lineal y que pecaba de simpleza en su desarrollo, además de no ser demasiado difícil que digamos.

Lost Kingdoms (Rune)

También para Gamecube y también apostando por un género diferente pero siempre dentro de lo que la industria japonesa mejor ha sabido dar. Así salió a luz Lost Kingdoms, uno de los primeros títulos para Gamecube que ofrecía una mezcla entre RPG, juego de cartas al estilo Magic y estrategia en tiempo real. Un juego que destacaba por un sistema de combate relamente orignial: movernos por la zona de combate mientras los enemigos nos intentan atacar y usamos, para defendernos, cartas mágicas de tres tipos (hacer aparecer un monstruo para un ataque rápido, invocar monstruos hasta que mueran e invocaciones más poderosas con ataques demoledores). El argumento no era demasiado interesante y técnicamente era mejorable, pero el sistema de cartas -más de cien- y la exploración del mundo, además de un sistema de control preciso y sencillo, hacían que fuera una experiencia interesante para, por lo menos, probar.

Chromehounds

A From Software ya se la conocía como los creadores de Otogi, y cuando prepararon el desembarco de Chromehounds, primer título para Xbox 360 que realizaban, su objetivo era seguir con el camino desarrollado en el mundo de los robots gigantes. Un juego pensado para atraer al mercado japonés a la consola de MIcrosoft y que contaba con una variedad interesante de robots, situaciones diversas y la posibilidad tanto de personalizar los ‘mechas de distintas maneras’ como de controlarlos desde un primer momento con un manejo de lo más sencillo y adaptado al jugador.  El título no era un portento técnico que digamos, tenía una IA enemiga mejorable y probablemente se podía hacer más corto de lo esperado, pero conseguía divertir y entretener durante la sesiones en las que disfrutábamos de su buena variedad de misiones.

Ninja Blade

Salió el mismo año que Demon’s Souls. Y quién lo diría. From Software lanzó tars tres años de desarrollo Ninja Blade, un juego que parecía llamado a competir directamente con Ninja Gaiden II, al menos por su aspecto, temática y desarrollo. Pero este hack and slash con grandes dosis de acción y espectacular por el frenetismo de escenas y situaciones que se mostraban en pantalla era un recopilatorio enorme de Quick Time Events uno detrás de otro. No paraban de saltar, en muchos casos excesivos y en otros entorpeticendo la acción. La sensación de película interactiva estaba muy presente y la mezcla llegaba a funcionar por momentos, aunque se acababa cayendo en la reiteración de situaciones, reciclaje de escenarios y poca variedad de enemigos. Un juego entretenido que eso sí, estaba completamente a las antípodas de lo que sería ese mismo 2009 Demon’s Souls, el título que cambiaría por siempre a la compañía japonesa.

Lo más surrealista: Metal Wolf Chaos

No podemos acabar un repaso a algunos de los trabajos de From Software antes de la saga Souls sin mencinoar a Metal Wolf Chaos, un juego de acción en tercera persona hecho par aXbox en 2004 solo para Japón. El título es una mezcla de robots gigantescos y un patriotismo fuera de toda medida. El protagonista es un presidente de los Estados Unidos ficticio de nombre Michael Wilson que usa un enorme mecha llamado Metal Wolf mientras intenta luchar para acabar con los invasores de su país comandados por el vicepresidente y principal enemigo de Wilson, Richard Hawk. El título se convirtió rápidamente en un juego de culto, alcanzando elevadas cifras de dinero en el mercado de segunda mano debido a su rareza. Y es que aunque solo salió en Japón, todas las voces estaban también en inglés. Una rara avis dentro del catálogo variado y extenso de From Software.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad