Skip to main content
Publicidad
God of War Collection

God of War Collection

review_game
| |

PS Vita recibe por primera vez al furioso Kratos en una conversión de sus dos primeras aventuras que llegan ahora en formato digital. Acción, brutalidad y mitologia se dan la mano en un port que no aprovecha todas las posibilidades del hardware

“Soy lo que los Dioses han hecho de mí”

god_of_war_3_the_eye__wallpaper_drf0c.jpg Captura de pantallaCuando se estrenó en plena canícula de un ya lejano 2005, quedó inmediatamente claro que God of War no era otro machacabotones en tercera persona más, sino que tenía ese aura no solo de AAA carísimo y cuidado, sino de aquellos destinados a convertirse en referentes evolutivos de géneros. Exploración, plataformas, puzles y combates, brutales combates componían una oferta jugable a la que muchos le achacaron solamente un defecto: brevedad. Y es que la odisea de un espartano que se enfrentaba a los dioses de la mitología griega hacía gala de una jugabilidad y capacidad de atracción de esas que hace que no sueltes el mando hasta que los créditos aparecen tras un final tan poderoso como todo su desarrollo previo.  God of War no solo se convirtió en todo un referente y techo gráfico a superar en PS2 -60 FPS constantes-, sino que además fue uno de los primeros títulos que popularizaron los Quicktime Events, insertados magistralmente no solo en los combates, sino en el resto de su desarrollo jugable. Las llamadas Espadas del Caos, con sus cadenas extensibles, brindaron combates frenéticos e intensos, en los que nuestros enemigos caían a puñados en ocasiones. También teníamos la Espada de Artemisa, más lenta, pero de mortal golpe. Y además podíamos desatar la ira de los Dioses con poderes como la genial Mirada de Medusa, o la potente Furia de Zeus y sus rayos.

No eran pocos los que se preguntaban cómo Sony iba a superarse a sí misma. La respuesta vino en forma de secuela que aumentó la escala de todo lo visto hasta tocar el techo técnico de PS2. Algo que hacía ya desde su primer nivel, una de las mejores fases introductorias jamás creadas en forma de combate contra el Coloso de Rodas que dejaba bien claras las intenciones del juego en cuanto a la espectacularidad y épica. Todo aumentó hasta el límite de lo que PS2 podía dar de sí: la escala de los escenarios, la variedad en las localizaciones, el aumento de la violencia -destripar jabalíes, arrancar el ojo a los cíclopes, cercenar las alas de los grifos en pleno vuelo-, con instantes memorables como cuando debemos escapar del Hades, con esos centenares de brazos que pugnan por agarrarnos, el primer vuelo con Pegaso, o la sección de plataformas a superar bajo el abismo de una enorme catarata. Todo ello llevándonos a un final de revelaciones y luchas familiares en la mejor línea de la tragedias griegas por antonomasia.

God of War Collection (PSV) Captura de pantalla
God of War Collection (PSV) Captura de pantallaGod of War Collection (PSV) Captura de pantallaGod of War Collection (PSV) Captura de pantalla

Multiplicando por cuatro la cantidad de enemigos y Final Bosses, God of War II añadió nuevos elementos a las mecánicas de combate, exploración y puzles, como eran la capacidad de ralentizar el tiempo momentáneamente o el poder viajar en Pegaso y planear con las Alas de Ícaro. Junto a las Espadas de Atenea contábamos también con la Espada del Olimpo, el Martillo Bárbaro y la Lanza del Destino. En cuanto a magias, el Temblor de Atlas, la Furia de los Titanes o el utilísimo Perdición de Tifón (arco que dispara ráfagas de aire) nos ayudaban en nuestra cruzadade furia y sangre. Varias urnas y reliquias y multitud de cofres eran las recompensas a quienes decidían explorar un poco los vastos escenarios por los que se movía Kratos. Ahora, las dos aventuras del espartano llegan a PS Vita en un recopilatorio que sigue siendo imprescindible por la enorme calidad que estas dos obras siguen atesorando dos generaciones después, sobre todo por el Cross-Buy recibiendo gratis las versiones HD para PS3, aunque a nivel de control y gráficos Vita salga perdiendo cuando no tendría por qué hacerlo.

Lo primero que llama la atención son los controles. El esquema de control de PS2 se ha adaptado a la portátil, pero aprovechando más que necesitando las funciones táctiles de Vita.  Y decimos aprovechando porque los God of War de PSP fueron un ejemplo de cómo mapear un control de sobremesa en un dispositivo que solo disponía de un stick y no tenia 4 de los botones del mando de PS2. En Vita seguimos sin tener ni L2 ni R2, por lo que el panel trasero táctil se encarga de interactuar con el escenario a la hora de manejar cajas para los puzles, cofres y puertas que abrir, además de otros como salvar la partida, acciones que a veces realizaremos sin querer por el simple hecho de que toquemos el panel trasero sin darnos cuenta.

God of War Collection (PSV) Captura de pantallaGod of War Collection (PSV) Captura de pantallaGod of War Collection (PSV) Captura de pantalla

El problema viene en su implementación en sí, carente del mínimo de originalidad y que parece hecha con prisa, algo que dado su uso considerable a lo largo del juego no debería haberse tomado tan a la ligera. La pantalla viene a sustituir a L3 y R3 para desencadenar los devastadores ataques tipo Furia de Titanes o la Ira de los Dioses, junto a  pulsando sus iconos correspondientes. Desde luego que el estudio de Sanzaru, que cuenta en su haber con otros ports como los de Sly Cooper, no se ha querido complicar demasiado la vida en este apartado, ya sea por causas de tiempo de desarrollo o que el material original tiene casi una década, pero lo cierto es que el mapeado de control no es tan satisfactorio ni logrado como en Chain of Olympus o Ghost of Sparta. Una pena, puesto que la jugabilidad, por más años que quieran echarle, sigue siendo bárbara, con un ritmo de combates, saltos, puzles y ejecuciones de enemigos todavía de referencia y de desarrollo cuasi perfecto.

Otro aspecto es que a nivel visual también decepciona un poco lo visto, sobre todo después de ver lo sobresaliente que la remasterización HD de los dos primeros GoW en PlayStation 3 lucían. Contando con potencia para ello –sobre todo teniendo en cuenta títulos como Killzone: Mercenaries, LittleBigPlanet o Tearaway-, PS Vita desaprovecha la ocasión de lucirse a nivel visual con el espartano, implementando un framerate que llega a 30fps y además sufre bajadas cuando la pantalla se llena de enemigos, momentáneas, pero que ahí están. El material de origen se resiente en las escenas de video, que se convierten en lo peor de la propuesta sufriendo su baja resolución que no ha sido aumentada y que denotan un port de PS2 a Vita sin pasar por proceso de remasterizado.

God of War Collection (PSV) Captura de pantallaGod of War Collection (PSV) Captura de pantallaGod of War Collection (PSV) Captura de pantallaGod of War Collection (PSV) Captura de pantalla
God of War Collection (PSV) Captura de pantallaGod of War Collection (PSV) Captura de pantallaGod of War Collection (PSV) Captura de pantalla

Por suerte, y aunque obviamente se nota el paso del tiempo, el aspecto in-game del juego sigue siendo tan efectivo como siempre, con la majestuosidad de la escala de sus escenarios y la estupenda dirección artística. A nivel sonoro tenemos el mismo espectáculo de voces –Kratos, como siempre, gana en inglés por su contundencia-, efectos de sonido y banda sonora a golpetazo de sampler electrónico para reseñar con maestría la intensidad del combate, pero se nota que para meter todo el conjunto en la portátil han tenido que comprimir también este apartado, por lo que habrá quien no note diferencia y habrá quien sienta que la música o los sonidos no suenan con la misma contundencia, en particular el apartado de voces.

Conclusión: 

Llegados a este punto, a muchos se les pasa una única pregunta por la cabeza: “¿Merece o no la pena pasar por caja?” Bueno, lo cierto es que esto sigue siendo God of War en estado puro, un espectáculo de jugabilidad, ritmo y diseño artístico impresionante que da igual que pasen diez que veinte años. El problema es que esta colección es recomendable para los que no tengan la gran remasterización de los dos primeros GoW en PS3 que venía con Remote Play para Vita, ya que además Sony tiene el detalle de implementar el Cross-Buy y brindarnos las dos entregas de PS3 si compramos la Collection en Vita. Y esto le generará a algunos otra pregunta: “¿Por qué jugar esta versión inferior para Vita si puedo activar el Remote Play con la de PS3 y stremear el contenido a Vita partiendo de una versión superior?” a la que debe contestar quien se lo plantee como opción. Recomendada también si se quiere llevar uno las dos primeras aventuras de Kratos a todas partes sin tener que usar PS3 como intermediaria cada vez que se quiera jugar, quien no conozca al espartano o no haya jugado estas versiones y solo pueda hacerlo en Vita tiene aquí uno de esos títulos obligados que todo jugador debe conocer si le gusta el género, con más de 20 horas de juegos y trofeos que lograr –los mismos que PS3-,  aunque esta vez el dios de la guerra no brille con la misma intensidad que en sobremesa por la tara de un port que debería estar más cuidado y que tendría que haberse fijado más en los portentosos GoW de PSP.

Lo MejorLo Peor
Las dos primeras entregas siguen sin perder un ápice de su enorme carisma y jugabilidad
El desaprovechamiento de las posibilidades gráficas de Vita a la hora de hacer esta versión
Más de 20 horas de juego y acción en estado puro con uno de los iconos Sony y en formato portátil
La implementación del control táctil, sin aprovechar tampoco y forzado
El Cross-Buy, que nos regala las superiores versiones HD de PlayStation 3 y además vienen con Remote Play
La compresión en el audio, que reduce su contundencia y espectacularidad
Su precio de 20 euros es más que justo

Puntuación

Bueno
Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.
Cómpralo sin miedo.
Jugabilidad

God of War sigue siendo un prodigio de jugabilidad y furia, pero las opciones táctiles han sido implementadas de manera forzosa y poco imaginativa. Dos propuestas con más de una veintena de horas

Gráficos

Ambos juegos lucen de manera inferior a la gran remasterización de PlayStation 3, y aunque el aspecto ingame sigue siengo estupendo, el framerate está a 30 y las cinemáticas son de baja resolución

Sonido

El tener que meter ambos títulos en una portátil le ha jugado en contra al audio, que ha recibido una tasa de compresión que resta la contundencia a la que nos tenía acostumbrados. Aún así, todavía una sinfonía de efectos y música explosiva a día de hoy

Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 24.95 € Comprar >
PAL/ES 28.90 € Comprar >
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Beat'em up
Lanzamiento: 
08/05/2014
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PSV
+18Lenguaje soezSexoViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad