Skip to main content
Publicidad
Epic Mickey 2: El Retorno de Dos Héroes

Epic Mickey 2: El Retorno de Dos Héroes

review_game
| |

Tras sorprender con una de las propuestas más originales de Wii, Warren Spector y Disney hacen regresar al icónico Mickey Mouse para sumergirlo en otra odisea de dibus, imaginación, pintura y números musicales. Pero esta vez, no vendrá solo. Mickey y Oswald, sacad punta a ese pincel y recargad ese rayo eléctrico, pues esta vez hará falta el doble de todo para superar Epic Mickey 2 incluso en PS Vita

Iconos
Ahora que su sucesora está prácticamente entre nosotros, echar la vista atrás y ver el catálogo de Wii se convierte en un ejercicio de nostalgia reciente en el que salta a la vista el componente familiar e infantil que ha caracterizado la producción para el hardware de Nintendo, que dominó las ventas de la actual generación merced a convertirse en un must-have para un sector demográfico bien diferenciado del habitual de PlayStation 3 y Xbox 360. Hemos tenido muchas risas y colorido inocente en Wii. Pero la consola que hizo del control mediante un sensor de movimiento su estándard se nos ha puesto seria en ocasiones, brindando juegos de corte más adulto como el salto de la saga Call of Duty con Modern Warfare Reflex, The Conduit, la obra de Suda51 No More Heroes, el soberbio y monocromático Mad World, o el divertidísimo y sanguinario House of the Dead: Overkill. Pero existen algunos más, entre ellos uno que se atrevió a romper varias barreras, entre ellas la de la inocencia que siempre, siempre había embargado a su protagonista, sin duda el ratón más famoso de la Historia.

Fue en 2010 cuando salió al mercado una de esas curiosidades, rarezas para muchos, que de vez en cuando el sector nos brinda. ¿Qué hacían mezclados los nombres de dos entes tan dispares como el encantador Mickey Mouse de la todopoderosa Walt Disney y el de Warren Spector, gurú cuyo currículum exhibe títulos de culto uno tras otro como Wing Commander, System Shock, Thief o Deus Ex? La mezcla aparentemente incompatible de Epic Mickey se convirtió en una receta explosiva que brindó al catálogo de Wii uno de esos juegos que, en una generación en la que la fotocopia entre sagas es palpable hasta decir basta, se atrevió a exhibir la bandera de la originalidad. De acuerdo, sufría de problemas como una cámara que daba mucha guerra, siendo de esos títulos que un pulido extra para equilibrar niveles –los había aburridos y otros en cambio eran soberbios- le habría sentado estupendamente. Pero el concepto de pintar y descubrir ya estaba ahí, y la dirección artística, el detalle en cada fase 2D que representaba cortos clásicos del ratón animado, los golpetazos de mezcla entre el universo Disneyano inocente y el tono oscuro con ramalazos Steampunk, y ese final que sorprendía al descubrir las razones verdaderas del enemigo y lo que este necesitaba de  Mickey –un detalle del guión que ciertamente no veríamos en una producción Disney estándar-, lo convirtieron en una rara avis, un título para niños sin ser para niños. O un título para niños pero hecho del mismo modo que el cine infantil de los 80, con inteligencia y sin darles todo hecho.

Oswald, antagonista en el primer juego, se convertirá en el más fiel de los compañeros en Epic Mickey 2
Oswald, antagonista en el primer juego, se convertirá en el más fiel de los compañeros en Epic Mickey 2


No fueron pocos los que quisieron ver las pintadas de Mickey y su pincel celestial corriendo por los circuitos HD de los sistemas PlayStation 3 y Xbox 360. Por ello, el estudio Junction Point y Disney han abandonado la exclusividad para abrazar la multiplataformidad -incluso en un port portátil para PS Vita directo de sobremesa- en Epic Mickey 2: El Retorno de Dos Héroes, secuela que sigue los cánones y tópicos no escritos de ser una continuación más grande, más espectacular y más colorista, con novedades en el plano jugable y audiovisual como una localización de voces para los personajes principales y una gran cantidad de NPCs secundarias, aunque quizás no las necesarias que brindan ese toque de 'algo más' que más de uno habríamos querido ver en su salto a sistemas de más potencia que Wii. Aunque no adelantemos acontecimientos aún. Mejor comencemos por el principio con el obligatorio “Érase una vez…

“Once Upon a Time…”
El Páramo, esa tierra creada por el mago de Fantasía Yen Sid (Disney deletreado al revés) en la que dibus olvidados conviven y en la que Mickey aterrizó por accidente, se recupera tras lo que el Doctor Loco y sus secuaces robóticos provocaron junto a Shadow Blot. Oswald the Lucky Rabbit, otrora mudo antagonista en el anterior título, ayuda junto con su novia Ortensia, el Gremlin Gus y el desastre andante del Goofy animatrónico –una imagen ciertamente siniestra del personaje al que estamos acostumbrados desde hace décadas- a reconstruir su ciudad y el resto de Wasteland. De repente, la labor se ve interrumpida por fuertes sacudidas que ya le llevan a pensar que el doctor Loco está haciendo de nuevo de las suyas. Pero al parecer no es así. Y es que el maloso doctor Loco ha cambiado, como nos canta –todo su diálogo es en forma de Opera Rock, forzando incluso a otros como Oswald a contestarle también cantando para continuar- durante su presentación inicial en forma de un número musical soberbiamente traducido al español y ejecutado en la más pura tradición Disney. El Páramo amenaza con ser destruido por fuertes terremotos de los que se desconocen las causas, pues él no los está provocando. El científico le pide a Oswald ayuda, llevándoselo consigo. Ortensia y Gus deciden acudir entonces al único que podrá ayudarle, al héroe de las Guerras contra las Manchas: Mickey Mouse.

Mickey debe recuperar el pincel mágico y adentrarse de nuevo en El Páramo
Mickey debe recuperar el pincel mágico y adentrarse de nuevo en El Páramo


Aquí comenzamos ya a tener el control del ratón, en forma de un agradecido tutorial para todos aquellos que no jugaron al primer juego, y en el que nos adentramos en el taller de Yen Syd para buscar de nuevo el pincel – con las escobas de fantasía acompañándonos mientras escuchamos las características notas del número musical más recordado de la mítica Fantasía, el Aprendiz de Mago. Después de una primera misión en la que tenemos que activar todos los proyectores para poder navegar entre las distintas localizaciones del Páramo, que mezclarán nuevas con algunas viejas conocidas del primer Epic Mickey, el doctor Loco, convertido en animatronic , nos canta con sentimiento que solamente quiere vivir y respirar entre los dibus como uno de ellos, informándonos de que puede parar los terremotos q están destruyendo la tierra de los dibus olvidados, una odisea con algún que otro giro de guión que nos llevará por varios capítulos de extensa duración cada uno –solo el primero, Bienvenida a Casa, ya puede tenernos ocupados varias horas el ser completado sin realizar apenas misiones paralelas, solamente explorando y ajustándonos al gameplay-, en el que los entornos y fases cambiarán constantemente de estilo artístico, de infiernos a cuevas con estatuas mesiánicas, de pantanos fantasmales a laboratorios, cañones del viejo oeste, ciudades que flotan en el aire, cementerios, parques de atracciones  o fábricas de artículos de broma.

El problema es que la historia central se dosifica de manera muy espaciada, ya que al inicio apenas se nos brinda detalles más que hay terremotos, que el doctor Malo ahora es bueno y que hemos vuelto al Páramo, debiendo de pasar unas horas de juego para poder enterarnos de cosas tan elementales como que el científico los puede detener y que a lo mejor los seísmos no son naturales. Unas horas en las hemos ido de misión en misión –devolver la energía a tal elemento, investigar tal cueva, ir a tal punto cruzando esto, hacer varios puzles-, acumulando el juego en ocasiones un ritmo fluido entre las fases 2D, 3D y los puzles, pero avanzando en la mayoría de estas por inercia de acontecimientos y no dándole el protagonismo que los escenarios en los que estamos requerirían. La fluidez también se resiente con bastantes puzles cuya única razón de ser estriba en potenciar el elemento cooperativo y que no añaden nada al desarrollo más que coger un objeto, ponerlo en un lado o darle corriente a una pantalla escondida. En su duración, el juego puede tenernos ocupados entre 13 y 20 horas, dependiendo de si vamos directos a por la historia principal o nos detenemos un poco con las misiones paralelas o simplemente a explorar.

Mickey y Oswald deberán colaborar mano a mano para superar cada reto
Mickey y Oswald deberán colaborar mano a mano para superar cada reto

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Junction Point Studios
Género: 
Aventura
Subgéneros: 
Musical
Lanzamiento: 
20/06/2013
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PSV
También en:
360 3DS PS3 Wii WiiU
+7

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad