Skip to main content
Publicidad
Assassin's Creed III: Liberation

Assassin's Creed III Liberation

review_game
| |

Se acabó la sangre santa de las Cruzadas. Se terminó la fastuosidad de la Italia renacentista. Cambio de época, cambio de ritmo, cambio de armas, pero el enemigo y la mentalidad de conquista siguen siendo los mismos. Miembros del Credo de los Asesinos, sed bienvenidos al Nuevo Mundo de la mano de la bella y mortífera Aveline de Grandpré

El Nuevo Mundo. Así fue como en 1492 Cristobal Colón llamó a la tierra inexplorada y virgen a la que acababa de arrivar un 12 de octubre de hace más de 500 años.  Un entorno libre de la asfixiante monarquía europea, de la grandeza decadente que Reyes y Papas exhibían por todo el viejo continente. Un mundo lejos de las conspiraciones políticas, de las maquinaciones, del ansia de poder y vileza. Un vergel inexplorado del que tomar posesión y al que llevar el consolidado credo religioso monoteísta del viejo continente. Y una metáfora adecuada para comparar la nueva obra de Ubisoft, la tercera entrega cronológicamente numerada y el capítulo alternativo (aunque brevemente complementario) que es este Liberation para PS Vita. Si bien la sobremesa es exclusiva de la épica odisea durante 30 años en la vida del medio inglés, medio Mohawk Connor Kenway , el terreno portátil es terreno absoluto de un juego que comparte que cruza en un momento dado los caminos de ambos personajes –en Vita podemos jugar incluso una misión DLC con él en Nueva York-, pero cuyo protagonismo recae por primera vez tras las demandas de muchos, en los delicados pero capaces hombros de Aveline de Grandpré, Dama noble de triste pasado y buena familia que a los ojos de la sociedad compra ropajes, se pasea por las zonas altas y cuida su aspecto, pero que entre las sombras se transforma en una Asesina de la Hermandad, siguiendo el Credo y repartiendo justicia contra un invasor que ha llegado exigiendo en vez de solicitando, arrancando en vez de negociando, a una tierra que dista mucho de aquellas que otrora nombres como Altair o Ezio recorrieron. Una tierra que modifica el rico mármol, las engalanadas calles, por madera y caminos de tierra en un clima de calidez y pantanos habitual de la Nueva Orleans del siglo XVIII. Respetables damas y capaces caballeros, sed bienvenidos al Nuevo Mundo.

Louisina, 1765
La niña Aveline pasea con su madre, una dama noble a pesar del color de su piel, casada con un próspero y rico mercader que comercia con Europa y cuenta con sus propios barcos. De repente una gallina le llama la atención, y va tras ella. La sigue en un tutorial iniciático para aprender los movimientos más básicos y cuyo aspecto visual y gráfico se nos justifica más adelante, pero de repente pierde a su madre, Jeanne, que desaparece. Años después, la ya adulta Avi despierta de una pesadilla de su infancia que por desgracia fue real. Su madre desapareció, y su padre, Philippe Olivier de Grandpré contrajo nupcias con Madeleine de L’Isle para que ella no creciese sola. Su madrastra, a pesar del color de Aveline, la quiere como si fuera suya y se muestra presta a apoyarla en todo. Pero la niña que perseguía animales ha crecido, optando por un destino ciertamente impensable: Avy es una asesina, la mejor del grupo de la Hermandad que custodia Louisiana, ya que a las armas y características de los Assassini puede sumarles sus armas de mujer, que le dan acceso y vías de actuación reservadas sólo a una fémina. Comprometida con sus raíces, Aveline lucha por su tierra y por sus hermanos de raza, aboliendo la esclavitud con los medios que puede, y con la ayuda de Gérald Blanc, empleado que Philippe considera algo más para su niña. Y no se equivoca, puesto que Gérald es otro asesino, entrenado también por el misterioro Agaté, líder y mentor de la casta asesina de la Hermandad en Nueva Orleans. Pero un problema mayor que la esclavitud se está gestando en los bajos fondos y prósperos barrios de Louisiana. El viento trae un eco de traición, de rendición ante una potencia de la vieja Europa, de esclavismo y sufrimiento. El mundo de Aveline está a punto de cambiar. Y el credo la someterá al mayor de los desafíos en una historia que si bien tardará en arrancar, irá tomando forma a medida que vamos completando las secuencias del protagonista más misterioso de toda la saga. Y decimos misterioso (Spoiler) porque aquí no hay un Desmond Miles que dirija la acción desde el presente. No sabemos quién es Aveline de Grandpré más allá de lo que nos cuentan en la somera introducción de Abstergo y su breve perfil. No hay lazos con una descendiente. Nada. Solamente el pasado ignoto en el que constantemente nos hallamos (Fin Spoiler). Ambientado como su hermano de sobremesa en un período de tiempo extenso, Liberation se situará entre 1765 y 1780.

La oscuridad y la noche, compañeros de un miembro de la Hermandad
La oscuridad y la noche, compañeros de un miembro de la Hermandad


Y es que es esa decisión de no saltar al presente como en los Assassin de sobremesa lo que ayuda a meternos más en la cetrina piel de la asesina y en el universo del juego, del cual sabemos que estamos en el Ánimus por los clásicos elementos de sincronización o secuencias de la vida de ese personaje. El recorrido de Avy nos llevará por toda Nueva Orleans, desde la ciudad de Louisiana y su disparidad de clases sociales –abierta por completo desde sus caminos adyacentes hasta su puerto y sus estrechas calles en un mapeado considerable teniendo en cuenta su portabilidad- hasta más allá de sus muros, siendo cada secuencia un cambio de escenario. De hecho (Spoiler) tras la ciudad nos adentraremos en los cenagosos y nada solitarios pantanos, jugando con una Aveline que trepa de forma encomiable por árboles y copas tanto visual como jugablemente, en un entorno genial en el que los caimanes son peores que los soldados (Fin Spoiler). La escala de estos irá creciendo hasta encontrarnos con algunos como los de la Secuencia 4 que verdaderamente son un hito por su escala y ambición el verlos en un hardware portátil. En total nos encontramos con unas diez secuencias con varias escenas dentro de estas en forma de misiones principales y también secundarias –por ejemplo matar un objetivo con el traje de Dama puesto-, que superan la decena de horas de juego para aquellos que vayan corriendo por el modo Historia, haciendo misión principal tras misión principal y sin pararse a nada. Para el resto, los que quieran sincronizar cada atalaya, encontrar cada hoja del Diario y desbloquearlo todo –aparte de la siempre estupenda sensación sandbox de perderte por mapeados a tu propio ritmo haciendo lo que quieras-, la duración se extenderá, pudiendo llegar a duplicarse incluso con el modo multijugador o el juego del Comercio.

Abstergo
¿Se puede trasladar una jugabilidad totalmente calcada de sobremesa a un entorno portátil? Ubisoft Sofía así lo ha hecho. Aquellos que estén acostumbrados a los AC anteriores le cogerán el truco pronto a Liberation. Aprovechando la oferta física y táctil de PS Vita, todos los botones y paneles táctiles sirven para algo, incluso la cámara –usada al más puro estilo Frobisher Says en un par de ocasiones. La cruceta servirá tanto para activar la Vista del Águila -que revelará aliados, enemigos, objetos y pistas en el mapa-, como para cambiar de hombro el arma de fuego al estilo Uncharted, recargarla o entrar en el modo de cadena de asesinatos, un QTE opcional de muerte rápida pensado para aquellos que se acerquen a la saga por primera vez por el que, aprovechando que la acción en pantalla se ralentiza, marcamos las cabezas de los enemigos con el dedo y Aveline hará el resto, matando tanto con armas de cuerpo a cuerpo como de fuego, aunque esto último está limitado a la cantidad de balas que tenga en el cargador. Con Círculo interactuaremos con el mundo del juego a través de acciones contextuales como abrir puertas o registrar cadáveres para obtener armas y dinero, aparte de servirnos para enfundar las armas. Cuadrado, en perfil bajo –andando con tranquilidad y procurando que nadie sospeche- servirá para sacar el arma que tengamos equipada, por defecto la daga oculta que se retraerá en cuanto soltemos el botón. En modo combate será nuestro principal botón de ataque, soltando golpes de meleé o a distancia según el arma equipada. Con aquellas que sean cortantes, podremos alternar ataque o contraataque. Cuando un enemigo se adelante y nos golpee, tocar Círculo en el momento adecuado servirá para que Aveline realice un movimiento Counter, que seguido de otro botón alternará distintas acciones: Círculo y de nuevo círculo servirá para agarrar al enemigo y lanzarlo, Círculo y Triángulo usará la herramienta que tengamos equipada –disparar sin apuntar, estrangular con un látigo-, Círculo y Cuadrado desencadenará un mortal uso del arma cuerpo a cuerpo que llevemos, con una serie de golpes con el machete o ambas dagas ocultas en rápida sucesión, Círculo y X desarmará al enemigo y nos pondrá su arma en nuestra mano, aunque también, en caso de que haya toda una línea de fuego apuntándonos, podremos usarlo a modo de escudo humano y lanzarlo después contra ellos. Mantener círculo apretado sirve para que tengamos la guardia alta en todo momento.

La carga de asesinato nos permitirá eliminar varios de un solo gesto mediante la pantalla táctil de Vita
La carga de asesinato nos permitirá eliminar varios de un solo gesto mediante la pantalla táctil de Vita


En caso de contar con toda la interfaz en pantalla –el desconectarla completamente sirve para sumergirnos por entero en la experiencia histórica inmersiva que un Assassin’s Creed logra brindar, aunque en este caso se torna necesario dejar algún que otro elemento-, a la derecha hallaremos un círculo que nos informa de las armas y herramientas equipadas, la munición en caso de ser de fuego/proyectiles una de ellas y el número de veces que podemos usar la carga de asesinatos. Al pulsarla nos aparecerán dos semicírculos que podemos manejar con los sticks o el dedo. A la izquierda las armas que portaremos y que usaremos con Cuadrado, a la derecha las herramientas que utilizaremos con Triángulo. La elección dictaminará nuestra forma de combatir/asesinar. Por ejemplo, equipados con un tomahawk de arma y una pistola de herramienta, podemos enzarzarnos en ataques contra varios objetivos y alternar cortes con disparos reflejos que irán más o menos certeros según mantengamos apretados Triángulo o, en caso de que la herramienta sea un látigo, espadazos y latigazos con los que incluso seremos capaces de estrangular a cualquier soldado que ose interponerse en el paso de un Assassini. Durante el recorrido nos encontraremos con armas pequeñas, ideales para un cuerpo a cuerpo discreto y que podemos portar en una mano; de categoría media, con más opciones de cara a un combate en toda regla, y pesadas y potentes que usaremos a dos manos, tanto de fuego como de meleé. Estas podrán ser arrebatadas a los enemigos, aunque también compradas en las armerías locales.

Otra parte de la interfaz muestra la identidad que llevamos en ese momento y su notoriedad. Como en todos los AC, cuando nos vean realizando acciones no usuales como pasear con un arma desenfundada o trepar por una fachada a la vista de todos, es posible y probable que los soldados se fijen en Aveline y la tengan vigilada a partir de ese momento. La notoriedad del personaje aumenta cuando entramos en conflicto. Y se identifica con un círculo que rodea cada icono de identidad que va creciendo hasta rodearlo por completo. Amarillo significa que los guardias son conscientes de nuestra presencia y que pueden detectarnos e investigarnos; Naranja es que directamente nos preguntarán en cuanto nos vean; Rojo es que somos el enemigo público Nº 1 del momento y van a matarnos sin mediar palabra. Reducir el nivel de notoriedad es posible mediante acciones específicas como sobornar a Jueves para reducir la notoriedad de la Avi asesina, matar a testigos para disminuir el nivel de la Dama –divertido y sutil-, y arrancar carteles localizados al español de Se Busca para que no persigan a la esclava. Cada acción estará representada en el mapa mediante un icono distinto que podemos señalar para ir directamente hacia él, y podemos realizarlas con el traje que llevemos puesto en ese momento, aunque en caso de haber tenido una escaramuza fortuita despues de haber reducido la notoriedad provoca que el recorrer de nuevo las calles una segunda o tercera vez seguidas para disminuirla se torne en una acción mecánica y tediosa. Si la notoriedad de la esclava se encuentra en Naranja, podemos cambiarnos en algunos de los vestidores repartidos por toda la ciudad a la Dama, e ir arrancando carteles. Siempre que seamos la Aveline asesina, nuestra notoriedad estará siempre en Amarillo por defecto.

Arrancar carteles, clave para reducir la notoriedad de nuesta identidad de esclava
Arrancar carteles, clave para reducir la notoriedad de nuesta identidad de esclava

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
7,7
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 13.99 € Comprar >
PAL/ES 13.99 € Comprar >
PAL/ES 19.99 € Comprar >
Desarrolla: 
Ubisoft Sofia
Género: 
Acción, Aventura
Subgéneros: 
Sandbox
Lanzamiento: 
31/10/2012
Plataforma: 
PSV
+18Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad