Skip to main content
Publicidad
Publicidad

Disgaea 2: Dark Hero Days

Back to Hell
Back to Hell
review_game
| |
24366 visitas
Nadie podía haber escrito una historia tan irreverente y desenfadada como lo hizo Nippon Ichi con Disgaea. Han pasado unos cuantos años desde que disfrutásemos por primera vez de las aventuras de Lahart y compañía, primero en sobremesa, luego en portátil. La secuela espiritual del señor del Inframundo, recibida con elogios por la prensa especializada, hace lo propio en PlayStation Portable siguiendo exactamente la misma premisa de su antecesor. Unos retoques aquí y allá, reescalado gráfico, un nuevo capítulo protagonizado por Axel y humor a raudales. Disgaea, Infierno y Prinnies, todos a una.

Es difícil explicar los motivos, pero Disgaea 2 nunca ha contado con la popularidad del primero, con el éxito que haría de la franquicia un punto y aparte dentro del género. A la hora de buscar a los culpables de esta situación hay que señalar al argumento como uno de los principales responsables de este hecho, alejado de la grandilocuencia y genialidad de su antecesor, en tanto abarca una temática bastante similar a la original. A la falta de sorpresa e innovación que presentó en su día, lo que le llevó a ganarse la aceptación de la comunidad de aficionados, pero no necesariamente de la prensa especializada o de los jugadores casuales que asomaron la cabeza para ver qué ofrecía esta peculiar propuesta. Siempre le faltó una chispa para no convertirse en lo que finalmente ha sido con el paso de los años: la secuela de uno de los títulos más originales de esta década (o de la pasada, según como cada uno quiera entenderlo).

meris_pspdisgaea2_3.jpg Captura de pantalla

La misma chispa que nunca tuvo Disgaea 3 y que le ha condenado al ostracismo más absoluto en lo que a ventas se refiere, aunque con la ventaja de ser un proyecto enfocado en el seno de PlayStation 2. Nada se le podía reprochar a nivel gráfico en comparación al resto de SRPGs que aparecían en aquella época. Tanto es así que lo que primero se entendía como un guiño al pasado (por eso de hacer uso de diseños que se alejaban de las 3D de otros títulos, léase el caso de Final Fantasy Tactics) pronto se convertiría en un rasgo característico de la franquicia. El problema es que Nippon Ichi nunca pensó en las consecuencias de saturar hasta el infinito esta vertiente jugable que, si de algo podía presumir, era precisamente de contar con una jugabilidad inmaculada, impresionante, maravillosa. Sencillamente majestuosa puesta en comparación con cualquier otro SRPG que hubiese visto la luz hasta ese momento.

meris_disgaea2pspen_3.jpg Captura de pantalla

Nadie puede poner la mínima pega al entramado jugable que desarrolló el estudio japonés, pese a que a lo largo de los años nunca obtuvo buenos resultados en producciones que no llevasen el sello de Disgaea de por medio, incluso tratándose del mismo equipo de desarrollo. Tal vez sea este el impulso que necesitaba Nippon Ichi para decidir recuperar sus licencias más importantes o exitosas en el país del sol naciente, adaptándolas a las virtudes de PSP. Por el camino se añaden algunas novedades aquí y allá, un nuevo capítulo jugable en el que tomamos el control de Axel, el carismático héroe que nos acompañaba en la edición original, características propias que encontrábamos en Disgaea 3 y abundante contenido descargable que viene a confirmar lo que ya sabíamos: la dinámica del estudio japonés está tomando el mismo rumbo de tantas otras compañías que, entre excusa y excusa, sirven al público un producto mejorado que vuelve a hacerse un hueco en el mercado.

meris_disgaea2pspen_1.jpg Captura de pantalla

Demonios, todos ellos
Disgaea 2 es un refrito del original, con todo lo que esto conlleva. Abandone el lector toda mala referencia que estas palabras puedan contener: el hecho de que sea un port de una 'obra maestra' (nótese el uso de comillas, para los más susceptibles en este sentido) le aleja de los problemas habituales de los títulos del género, por lo que se trata de algo que debemos celebrar, antes que lamentar. Esto nos lleva a enfrentarnos ante un título cuya base es idéntica a la del primer Disgaea. La única ciudad que visitamos durante la aventura es nuestro pueblo natal, desde el que tenemos acceso a un portal dimensional que nos permite viajar hacia cualquier dirección en el momento que deseemos. Las tiendas, misiones secundarias, objetos, etcétera; todo se encuentra aquí. Antes de entrar en materia es aconsejable, no obstante, tener una ligera idea de qué clase de historia estamos a punto de protagonizar, algo en lo que profundiza esta secuela desde que introducimos el UMD en la consola por primera vez.

meris_disgaea2pspen_2.jpg Captura de pantalla

Las nociones básicas del argumento no han cambiado. Éste permanece inmutable respecto a la edición original que recibimos de Cursed Memories: que nadie espere novedades en este sentido, al menos no en lo que respecta a Adell, el héroe de turno. Precisamente con una bonita escena familiar se levanta el telón. La acalorada discusión que mantiene Adell con su madre y resto de familia es el primer indicativo de que algo raro sucede en los alrededores. Los cuernos que presentan los aldeanos sólo nos confunden aún más. Pronto descubrimos la razón, que se esconde tras la maldición que el poderoso Overlord Zenon lanzaba sobre las tierras de Veldime, convirtiendo a todos sus aldeanos en demonios. Sólo uno (el que nos toca encarnar) ha sobrevivido al hechizo del señor del Inframundo, por lo que a él le corresponde salvar lo poco que queda de honradez del mundo en el que vivimos.

meris_disgaea2pspen_11.jpg Captura de pantalla

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
xmorochox
Lun, 18/03/2013 - 21:09
alguien sabe donde lo puedo descargar para psp?
8,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Género: 
Rol, Estrategia
Lanzamiento: 
18/02/2010
Voces: 
Inglés, Japonés
Texto: 
Inglés
Plataforma: 
PSP
+12

Add to my games

publicidad

Metacritic

publicidad
Publicidad
Publicidad