Skip to main content
Publicidad
Odin Sphere: Leifthrasir

Odin Sphere: Leifthrasir, Análisis PS4

review_game
| |

Remake que renueva al genial Odin Sphere de PS2 para hacerlo, simplemente, un juego imprescindible. Disponible para Playstation 4, Playstation 3 y PS Vita con textos traducidos al castellano.

Odin Sphere: Leifthrasir es, para decirlo de manera rápida y concisa, la última maravilla que sale de la factoría de Vanillaware. Creadores de auténticas fábulas que intentan fundir con éxito historias de cuento con videojuego, han vuelto a demostrar que en esto de los beat’em up en 2D son únicos en pleno siglo XXI. Leifthrasir es más que una revisión del título que ya tuvo muchos adeptos en Playstation 2; es un remake que parece un juego totalmente nuevo –salvo por la historia y el acabado artístico- y es probablemente el producto más redondo y completo de los últimos que han publicado estos genios japoneses. Y decir esto con Muramasa y Dragon’s Crown bien presente entre nosotros no es precisamente poca cosa.

Para quien no conociera la obra original, explicar que el título se basa en narrar los efectos devastadores de una gran guerra que se está dando en un mundo de hadas. La primera de las protagonistas es Gwendolyn, una valquiria hija del rey Odín que siempre ha vivido a la sombra de su hermana. Ésta muere en combate en los primeros combates y nuestra heroína intenta hacer todo lo posible para ganarse el amor que nunca le ha profesado el rey. Con un tono oscuro en más de una ocasión y varios giros argumentales, la trama va ganando en interés a medida que se desarrollan los acontecimientos.

Odin Sphere: Leifdrasir (PS3) Captura de pantalla

Los personajes están llenos de matices, y como si de una obra de teatro se tratara, veremos situaciones y una puesta en escena de lo más atractiva, como cuando Gwendolyn habla con su propia conciencia, representada por un pájaro, con la que debate y muestra las dudas internas de la protagonista. Iremos conociendo nuevos personajes como Velvet, una hija no reconocida del Rey y que es santo de devoción del mismo por recordarle al único amor verdadero que ha tenido; Oswald, el comandante del ejército enemigo que también ganará protagonismo en cierto momento; Mercedes, una hada que tiene un peso específico en la trama de Gwendolyn y que luego pasa a ser protagonista; y Cornelius, el príncipe de Puka transformado en conejo. Todas sus historias están más o menos conectadas, sus acciones tienen repercusión en el desarrollo de la trama y aunque son “libros” independientes, acaban desembocando en un final común.

El desarrollo del juego probablemente podría haber ofrecido mucha más libertad, con acceso a los libros de cada uno de los personajes mucho antes y no en un formato lineal como sucede –sobre todo porque ansiamos jugar con Oswald o Velvet y eso tarda lo suyo en llegar- algo que a nivel narrativo, teniendo en cuenta las historias que nos cuentan, es bastante factible de realizar (salvo por algún detalle argumental). Pero esto no quita que el juego atrape de tal manera que no nos demos cuenta y llevemos 20 horas sin parar y, tras algunas sesiones más, terminemos la aventura rondando las 40. Y qué 40 horas más brutales, la verdad.

Odin Sphere: Leifdrasir (PS3) Captura de pantalla

Si Bayonetta fuera en 2D
Si Bayonetta fuera en 2D, sería algo muy similar a lo que tenemos en este Odin Sphere: Leifthrasir. El gran cambio respecto a la entrega original de 2007 se encuentra precisamente en el sistema de combate y las posibilidades que tenemos con nuestros personajes. Se estuvo diciendo por activa y por pasiva que el título había bebido del sistema de Muramasa, y es verdad, pero también es cierto que las posibilidades de encadenar combos, ataques especiales y acciones definitivas es mucho mayor que el título de Wii y su Rebirth para PS Vita. El sistema de combate es uno de los grandes aciertos de un juego que ofrece también exploración, backtracking y rol.

Nuestros protagonistas cuentan con un botón para atacar, otro para saltar y un botón superior para hacer movimientos evasivos. Lo que puede parecer algo excesivamente simple se convierte en un despliegue de posibilidades impresionante. Podremos atacar de distintas maneras según la dirección en la que apuntamos, y en esto incluimos algo que no estaba en el juego original como hacer launchers para seguir atacando desde el cielo, embestidas en el aire para empalar enemigos a media distancia, caídas poderosas al suelo y seguir combatiendo. Contamos con muchas opciones a las que se añade el botón de guardia, que se hace con el mismo ataque (cuadrado) y que permite bloquear pero también hacer instant-blocks para contragolpear enemigos.

Odin Sphere: Leifdrasir (PS3) Captura de pantalla

Los combos se despliegan a una velocidad de vértigo, siempre y cuando sepamos esquivar con evasivas o bloqueos los ataques enemigos, y se multiplican gracias a los ataques especiales. A medida que encontramos unas piedras escondidas por los mundos que visitamos ganaremos nuevas habilidades que se pueden usar desde menú –muy RPG, pausando el combate- o con atajos con el botón de redonda y la dirección. Combinar los ataques con los especiales es sencillo, intuitivo y permite destrozar a decenas de enemigos con una propuesta que recuerda a veces a Viewtiful Joe por la armonía con la que tenemos que ir combinando y sucediendo los golpes.  Lanzamos un barrido para superar el escudo enemigo, una vez golpeamos dos o tres veces, los levantamos con el launcher, seguimos con golpes, lanzamos un especial que los aturde y caen al suelo, desde el cielo los golpeamos cayendo en picado, los congelamos con una ventisca y acabamos con todos ellos. Una secuencia maravillosa que nos permite sumar más de 100 golpes, neutralizar mid-bosses durísimos y conseguir la ansiada puntuación S en esa fase.

El combate cambia de manera drástica con cada personaje que escogemos. Gwendolyn es la primera de ellas y nos muestra un abanico de posibilidades interesante, destacando por los ataques especiales que le permiten congelar enemigos, aturdirlos y golpear múltiples de ellos con varios proyectiles. Pero esto cambia radicalmente con Cornelius, un conejo que lleva consigo una espada y tiene una agilidad de ataques normales muy superior a la valquiria. Cpaz de moverse a gran velocidad, cuenta con un elenco de ataques que firmaría el propio Link: cortes en círculos mientras avanzamos, corte vertical con salto o el clásico caída desde arriba con la espada apuntando al suelo.

Odin Sphere: Leifdrasir (PS3) Captura de pantalla

Podemos seguir con Velvet, la que mejor se desenvuelve en combos aéreos, capaz de golpear fácilmente más de 20 veces sin tocar el suelo y que cuenta con una especie de cadena que atrapa enemigos a media distancia para seguir combinando ataques cuando parece que el cuerpo del enemigo se nos escapa de nuestro rango. Oswald probablemente es el personaje más devastador de todos gracias a su modo Berserker con el que nos transformamos y despedazamos a una velocidad increíble a los monstruos. Con Mercedes, en cambio, cambiamos el sistema de combate cuerpo a cuerpo por un abanico de disparos a media y larga distancia con su ballesta como gran protagonista. La jugabilidad cambia, aunque es cierto que se repiten algunas localizaciones y enemigos mientras avanzamos y eso merma algo la experiencia a pesar de todo.

Las hordas de monstruos que nos acechan pueden defenderse, atacar desde el aire, disparar proyectiles, autoinmolarse o ser invisibles a nuestros ojos entre otras características. Cambian patrones según el lugar en el que estamos (no es lo mismo las hadas de un bosque que los fantasmas del inframundo) pero han perdido fuelle respecto a los personajes. Nos explicamos: el juego original era bastante difícil en muchos momentos, y aquí se mantiene la exigencia pero es cierto que en combates rasos con enemigos normales nuestro abanico de posibilidades es tan extenso que es mucho más letal que las opciones de ataque que tenía Odin Sphere en Playstation 2. No se convierte en un paseo, pero sí que hay cierta rebaja. Por otro lado, los combates contra jefes intermedios y contra jefes de área siguen siendo duros y complicados, además de variados por sus patrones cambiantes y ciertos elementos que van apareciendo en la zona, por lo que es importante ir siempre con el nivel adecuado. Lo mejor es no destripar lo que hacen algunos jefazos, pero solo basta decir que van a caballo entre la originalidad y el surrealismo absoluto.

Odin Sphere: Leifdrasir (PS3) Captura de pantalla

El toque RPG es clave
Aquí entra el sistema RPG en acción. El combate es el que es, pero sin nivel no llegaremos a ningún lado. A medida que vamos matando enemigos subiremos niveles de experiencia, pero la exploración es importante porque recolectaremos todo tipo de objetos. Por un lado semillas que podremos plantar y hacer crecer con unos materiales (fozones) para conseguir comida que sube experiencia. Por otro lado, la cocina. Podremos conseguir recetas de cocina para pedir comida en los restaurantes ambulantes (solo tenemos que darles la comida para que la cocinen) o en los de la ciudad de Puka (pagando con monedas) para ganar una cantidad ingente de experiencia. A más nivel, más poder. Los fozones también sirven para potenciar nuestras habilidades activas (ataques especiales) o pasivas (como congelar más tiempo, que el Berserker dure más segundos, etc.). Por otro lado, tendremos talentos que podremos desbloquear con otros objetos para hacer más completo a nuestro personaje (dañar más por la espalda, ser más poderosos cuánta menor vitalidad tengamos…).

Que estamos más en un Action RPG que en un hack and slash 2D también queda en evidencia por la gestión de nuestro equipo. Usar las botellas con hálito para recuperar vida, ataques tipo ciclones, brasas o veneno, detener la acción para combinar materiales para crear mediante la alquimia más de estos productos, y continuar luchando es tan importante como saber combinar ataques y especiales. Esto invita al jugador a explorar el mundo que nos rodea para conseguir nuevos tesoros, recolectar dinero matando enemigos y conseguir habilidades escondidas. El mundo es un sinfín de habitaciones tipo fases y en algunos casos algo laberíntico repartiéndose sobre todo con zonas circulares que permiten acceder a distintas puertas (en Muramasa  el escenario nos obliga a movernos a distintos niveles de altura para cambiar entre las áreas, y aquí esto se recrea con espacios en círculo y varias salidas a las que poder ir). Buscaremos llaves para llegar a lugares cerrados o a jefes, compraremos mapas a los comerciantes para no perdernos detalles ni sorpresas y revisitaremos zonas para conseguir ese nivel de experiencia que nos falta. El juego invita a ello.

Odin Sphere: Leifdrasir (PS3) Captura de pantalla

Algunos extras
El título llega completo de modos para que las 40 horas se multipliquen si los jugadores lo desean. El Xtra Game cuando lo terminamos sube el nivel de los enemigos mientras mantenemos todo lo conseguido anteriormente. A ello se añade el modo infierno, con la vida limitada a 200hp (una locura ya que hay jefes que te quitan más de 300 de un golpe) o un modo basado en jefes finales con varias rondas que tenemos que superar estando ellos a nivel 50 y sin checkpoints ni poder usar objetos. Además, Vanillaware ofrece también el Odin Sphere original para quien quiera recordar la experiencia de 2007.

Un cuento para la vista
A nivel visual, poco se puede decir que no se vea en los vídeos o en las capturas. Vanillaware son únicos recreando mundos de fantasía bucólicos y expresivos como los suyos, y Odin Sphere mantiene el apartado visual que lo hizo tan especial en 2007, con lugares repletos de detalles, enemigos curiosos y originales y unos personajes, desde los protagonistas hasta los NPC y los grandes enemigos, que derrochan carisma por los cuatro costados. Lo mejor, además de verlo en alta definición, es la fluidez de los 60 frames por segundo respecto a la obra original, que tenía bajones importantes. Es cierto que en alguna batalla con algún jefe hemos notado algún tirón, pero nada que afecte la jugabilidad ni sea realmente relevante. Una preciosidad en movimiento que se acompaña además de una banda sonora que ya era magistral y que lo sigue siendo, capaz de transmitir a través de los oídos lo que vemos con la vista. No es para menos teniendo a Sakimoto (Final Fantasy  Tactics, Vagrant Story) al frente de la composición. El título llega en castellano (voces en inglés y japonés) para no perder detalle de la trama.

Odin Sphere: Leifdrasir (PS3) Captura de pantalla

Conclusión: 

Odin Sphere: Leifthrasir es una de las aventuras más especiales que tiene Playstation 4, Playstation 3 y PS Vita en su catálogo. Un juego de acción que toma prestada la base de la entrega de 2007 y la remueve totalmente con un sistema de combate rápido, brutal y variado como pocos. La acción no se detiene en ningún momento y los cambios en las mecánicas de los personajes –todos distintos entre sí- hacen que estemos ante un juego adictivo como pocos.  Con un componente RPG muy presente en la subida de niveles, mejora de habilidades, gestión de equipo o el original sistema de alimentos y cocina, su espectacular acabado audiovisual con 60 frames por segundos y una dirección artística marca de la casa, Odin Sphere: Leifthrasir es probablemente la obra más sólida de Vanillaware, especialistas en ofrecer títulos tan únicos como este. Es cierto que el nuevo sistema de combate hace que algunos tramos sean más sencillos que antaño –los enemigos no tienen tantas opciones de frenarnos- y se repiten algunas localizaciones y situaciones, pero no empaña las decenas de horas en las que estaremos atrapados con sus personajes, el interesante argumento o la banda sonora de Sakimoto. 

Lo MejorLo Peor
El sistema de combate: renovado totalmente, brutal, frenético y lleno de posibilidades
La dificultad baja un punto en ciertos momentos por las opciones que tenemos
Los cambios jugables según cada personaje
Se repiten algunas localizaciones y situaciones
Las batallas con jefes finales y jefes intermedios
A nivel audiovisual luce de maravilla
Decenas de horas de juego y muchos extras que lo hacen rejugable
Añade el Odin Sphere original de PS2

Puntuación

Excelente
Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.
Cómpralo sin pestañear.
Jugabilidad

Juego de acción en 2D que mezcla un sistema de combate totalmente renovado, profundo y versátil con elementos de exploración y elementos de rol con subida de experiencia, mejora de habilidades, creación de ítems mediante la alquimia y demás. Unas 40 horas de juego sin conseguir descubrirlo ni desbloquearlo todo con batallas frenéticas donde destacan sobre todo los jefes finales.

Gráficos

La dirección artística mantiene la joya que vimos en Playstation 2 pero todo es mucho más vivo, colorido e impactante con los gráficos en alta definición y60 frames por segundo que son un gran avance comparado con los problemas de rendimiento de la obra original. Destacan sobre todo los personajes, jefes finales y algunas localizaciones.

Sonido

La banda sonora de Sakimoto permite cerrar los ojos y adentrarte en un cuento de hadas a través de sus melodías, todas adaptadas a cada uno de los escenarios y momentos en los que nos encontramos. Cuenta con voces en inglés y en japonés.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
9
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 51.29 € Comprar >
PAL/ES 51.29 € Comprar >
PAL/ES 54.90 € Comprar >
Desarrolla: 
VanillaWare
Género: 
Acción, Aventura
Subgéneros: 
Beat'em up
Lanzamiento: 
24/06/2016
Voces: 
Inglés
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS4
También en:
PS3 PSV
+12Violencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad