Skip to main content
Publicidad
Guilty Gear Xrd -SIGN-

Guilty Gear Xrd -SIGN-

review_game
| |

Arc System Works se viste de gala para el lanzamiento de su mejor título en más de una década. Guilty Gear Xrd supone un salto generacional en su catálogo que no necesita un hardware a la última para ser disfrutado, todo gracias a la ingeniosa y original puesta en escena que luce el juego.

Vivimos tiempos difíciles en este nuestro mundillo (aunque con las mareantes cifras de dinero que ya se manejan, seguramente los diminutivos ya no tengan cabida), tiempos de los que solo son conscientes los que ya llevan unas cuantas generaciones en esto. Precisamente el último y más reciente salto generacional es una buena muestra de ello, ya que si no es el más soso y desangelado de toda la historia, poco le queda para serlo. Y es que, al menos a nivel técnico, está resultando ser el salto menos perceptible de todos. Sin entrar en las tan traídas y llevadas polémicas de los remakes HD, los 1080p y los 60 fps, la realidad es que de momento tanto One como PS4 poco han hecho para sorprendernos y maravillarnos a un nivel siquiera cercano a como lo hicieron 360, PS3 o sus antecesoras tras más de un año de recorrido. Puede que la culpa la tenga la industria, que no es ni mucho menos la misma, o que el nivel técnico ha alcanzado un listón tras el cual ya nada asombra por muchos polígonos y efectos de más que se metan en los juegos. Sea como fuere, el caso es que por ahora la única prueba de que nos encontramos en una nueva generación la tenemos en que nuestras consolas se llaman Xbox One y PlayStation 4 en lugar de Xbox 360 y PlayStation 3.

Ante tal situación, lo único que puede sorprendernos es el ingenio, la inventiva, pero eso también lleva bastante tiempo escaseando en esta industria más allá de los canales indie y alternativos. Seguramente es por ello que Guilty Gear Xrd, el juego que ahora nos disponemos a analizar, ha supuesto para nosotros la primera prueba de que un salto generacional es posible, y eso que el título además de para PS4 también se ha lanzado en PS3. Y ojo, que más allá de los 1080p de una y los 720p de otra, ambas versiones son idénticas. Arc System no ha echado mano del lamentable truco de downgradear la versión old gen para así tratar de resaltar las virtudes de la versión new gen, como ya hemos visto en no pocos títulos que han llegado a ambas generaciones. No le ha hecho falta por la sencilla razón de que las herramientas que estos genios de la lucha 2D han empleado están basadas en el motor a priori más usado en la última década: el Unreal Engine 3. Una prueba evidente de que la industria pide a gritos más cerebro y menos músculo para seguir evolucionando.

Los cambios de cámara y primeros planos que se activan a la hora de ejecutar ciertos ataques son tan espectaculares como si de secuencias de una película de anime de alto presupuesto se trataran.
Los cambios de cámara y primeros planos que se activan a la hora de ejecutar ciertos ataques son tan espectaculares como si de secuencias de una película de anime de alto presupuesto se trataran.

Dejando a un lado el apartado visual, Guilty Gear Xrd no reinventa la rueda jugablemente hablando, pero tampoco le hace falta. Lo que sí pone encima de la mesa es un pulido y un perfeccionamiento de las mecánicas que Arc System lleva luciendo en sus 17 años de experiencia como desarrolladora de juegos de lucha. Puede que no tenga el pedigrí de Capcom, ni el encanto de la antigua y añorada SNK, pero ya va siendo hora de poner a Arc System en el lugar que le corresponde, que no es otro que como mínimo el mismo nivel en el que se encuentran las más grandes en esto del género de las tortas. Y es que Guilty Gear Xrd no solo no tiene nada que envidiarle a los últimos Street Fighter y Tekken anunciados recientemente, sino que además posee virtudes de las que tanto Capcom como Namco deberían tomar nota para sacar a sus sagas de más postín del estancamiento en el que actualmente se encuentran, al menos a nivel visual. Aunque claro, teniendo en cuenta la legión de seguidores tan susceptibles a los cambios que adoran ambas franquicias, sería arriesgado hacerlo.

Entre gears anda el juego

Guilty Gear Xrd es un juego que se lleva haciendo de rogar bastante tiempo por diversas razones. La primera es ese vicio tan común en el género de explotar cada título hasta la extenuación por medio de revisiones, expansiones, actualizaciones, reajustes y balanceos varios. Debido a ello, y sin contar ese extraño y fallido experimento que fue Guilty Gear 2, nos encontramos con que el último GG completamente nuevo fue ni más ni menos que Guilty Gear X, título lanzado originalmente para la placa recreativa Naomi (en esencia, una Dreamcast destinada a salones arcade) en el ya lejano año 2000. A partir de entonces, revisiones y más revisiones que incluían un caótico 2 vs. 2 e incluso un beat ’em up al estilo Final Fight. La última de dichas revisiones fue Guilty Gear XX Accent Core Plus R, lanzada en 2012. Pero el chicle no se podía estirar más tiempo, y tras una época convulsa en la que los derechos sobre la franquicia estuvieron en el aire (la otra razón por la que un Guilty Gear 3 no acababa de llegar), Arc System ha decidido al fin hacer borrón y cuenta nueva para lanzar un GG partiendo de cero. Tras haberlo disfrutado a fondo, podemos decir que la espera, por larga que haya sido, ha merecido la pena.

Guilty Gear Xrd -SIGN- (PS3) Captura de pantalla

Guilty Gear Xrd -SIGN- (PS3) Captura de pantallaGuilty Gear Xrd -SIGN- (PS3) Captura de pantalla

Gracias tanto a BlazBlue como a Persona 4 Arena (eso sí, tampoco hay que olvidar el reivindicable Battle Fantasia, a pesar de ser completamente poligonal), sabemos de qué es capaz Arc System a nivel visual en la era de la alta definición. Sus sprites bidimensionales a 720p, excelentemente animados y derrochantes de carisma, unidos a unos escenarios tridimensionales tratados con unas texturas de inteligente colorido y disposición que hacen que píxels y polígonos casen perfectamente, eran hasta ahora la más perfecta muestra de hasta dónde es capaz de llegar un apartado visual cuando la artesanía se da la mano con una manera más industrializada de hacer las cosas. Pues bien, Guilty Gear Xrd, tal y como mencionamos en la introducción, es un salto evolutivo de todo eso, algo sorprendente teniendo en cuenta que el juego usa el más que veterano Unreal Engine 3 para construir sus gráficos.

Los gráficos bidimensionales siempre han tenido un problema: la alta cantidad de memoria que consumen. Ello se lleva haciendo patente desde los tiempos de la primera PlayStation, cuando la consola de 32 bits de Sony sudaba la gota gorda a la hora de mover entornos 2D debido a sus dos exiguos megas de RAM. Ya en tiempos más recientes, los King of Fighters XII y XIII volvieron a demostrar que ni siquiera consolas tan potentes como Xbox 360 o PlayStation 3 podían albergar ambiciosos sprites 2D con garantías sin llevar a cabo sacrificios como bajar la resolución de los personajes o aplicar diversos filtros para ocultar en la medida de lo posible la tremenda pixelación que éstos sufrían.

Los escenarios ofrecen un derroche de imaginación y buen hacer a la altura de los personajes que luchan en ellos.
Los escenarios ofrecen un derroche de imaginación y buen hacer a la altura de los personajes que luchan en ellos.

Por supuesto, con modelados poligonales este problema no existe, aunque por el camino se pierde ese encanto visual de antaño, un look artesanal que los más nostálgicos (y aquellos que buscan de vez en cuando algo distinto al vendaval poligonal presente hoy día en la inmensa mayoría de títulos) sin duda agradecen. Pues bien, para contentar a todo el mundo, los chicos de Arc System han cogido el Unreal Engine 3, motor de solvencia ya más que contrastada en lo que a manejar polígonos se refiere, y lo han “bidimensionalizado” usando un sistema tan sencillo como es el de desmontar y recortar las secuencias de movimiento de cada luchador, para luego volver a montarlas como si de los frames de animación de un juego de lucha clásico se trataran. Los modelados también han sido pasados por un filtro cel shading para otorgarles un aspecto similar a una serie de animación nipona, los efectos físicos de la ropa (que tan irreales quedan en no pocas ocasiones, como por ejemplo puede verse en el pañuelo que Makoto, luchadora de Street Fighter IV, lleva atado al cuello) han sido tratados a mano para que casen perfectamente con las animaciones “frame a frame” de los luchadores, y las texturas han sido dispuestas de manera que la iluminación del entorno no pueda afectarles.

¿El resultado? Simplemente sensacional. En los luchadores de Guilty Gear Xrd se encuentran presentes todas las ventajas de los modelados poligonales (personajes tan grandes como uno quiera ponerlos, la máxima resolución posible, ningún límite en el número de animaciones, cambios de ángulo y cámara a la hora de plasmar visualmente las técnicas más poderosas…) y los sprites bidimensionales (colorido, nivel de detalle, mayor sensación de contundencia e impacto…), y ninguno de sus defectos. Si a esto añadimos los entornos poligonales tratados con la maestría habitual en Arc System, obtenemos como resultado un apartado visual que sorprende y maravilla de la misma manera que Rayman Origins lo hiciera un tiempo atrás. No nos cansaremos de repetirlo: Arc System ha llevado a cabo una revolución en el aspecto visual digna tanto de contemplarse como de ser reivindicada. Ojalá cunda el ejemplo y algún día podamos ver un Street Fighter, un Tekken o un King of Fighters tratados de la misma manera. Para ello no hace falta disponer de un hardware de características mareantes, tan solo es necesario hacer gala de ingenio, inventiva y tener ganas de alejarse de la norma establecida.

El modo historia de Guilty Gear Xrd no incluye combates que disputar, aunque a cambio nos ofrece todo un largometraje al más puro estilo anime, mucho más disfrutable y digerible que las visual novels de otros juegos de Arc System.
El modo historia de Guilty Gear Xrd no incluye combates que disputar, aunque a cambio nos ofrece todo un largometraje al más puro estilo anime, mucho más disfrutable y digerible que las visual novels de otros juegos de Arc System.

Daisuke Ishiwatari, ese hombre

Y ya que estamos con las reivindicaciones, es justo y necesario que destaquemos de una vez a Daisuke Ishiwatari como el genio que es, algo así como un Miyamoto de los juegos de lucha. Bastante tiempo lleva demostrándolo, pero es que en este Guilty Gear Xrd echa el resto. Seguramente, ese acabado artesanal que luce el juego se debe a él, ya que si no se ha encargado de crear y desarrollar todos y cada uno de los apartados del juego, poco le ha faltado. De las 25 personas que se han encargado de programar Guilty Gear Xrd dentro de Arc System Works (el denominado Team Red), Daisuke Ishiwatari ha metido mano en lo siguiente: dirección general, concepto original, dirección de doblaje, diseño de juego, diseño de personajes, ilustraciones, artworks, planificación, banda sonora, composición de letras para los temas vocales, bocetos, escenarios, storyboards… Vamos, que un poco más y se pule el juego entero él solito, como los programadores pioneros solían hacer en los viejos tiempos de los 8 bits.

Hora de saltar al ring

Ya hemos destacado lo suficiente el apartado gráfico como para dejar bien claro que el juego merece ser adquirido solo para admirar cómo luce en pantalla. Pero claro, el apartado visual no lo es todo en un título, ni mucho menos. ¿Es el salto generacional de Guilty Gear Xrd tan perceptible en lo jugable como en lo gráfico? Obviamente no, y es que en un género como éste ya poco margen queda para la experimentación, a no ser que quieras irte por las ramas y acabar creando algo distinto a un one vs. one clásico. No es esa la intención de Arc System, por lo que Guilty Gear Xrd no supone una revolución, pero sí una evolución de todo lo visto anteriormente. La plantilla de personajes, teniendo en cuenta que nos encontramos ante un juego completamente nuevo en lugar de la enésima revisión de un título previo, es bastante decente: un total de 17 luchadores disponibles, aunque eso sí, tres de ellos ocultos en un principio.

Guilty Gear Xrd -SIGN- (PS3) Captura de pantalla

Guilty Gear Xrd -SIGN- (PS3) Captura de pantallaGuilty Gear Xrd -SIGN- (PS3) Captura de pantallaGuilty Gear Xrd -SIGN- (PS3) Captura de pantalla

El primero (Elphelt Valentine) deberemos desbloquearlo vía DLC, aunque de momento podremos hacerlo de manera gratuita. Para el segundo (Sin Kiske) ya hay que pasar por caja, aunque ojo, ya que también podremos desbloquearlo durante el juego sin soltar un céntimo, así que por ahí sigue sin haber problema. En cuanto al tercero, Leo Whitefang, aquí ya no hay medias tintas: si queremos desbloquearlo, habrá que pagar sí o sí, a pesar de que es obvio que dicho luchador ha sido incluido en el disco de juego. Se ha tratado de enmascarar este hecho por medio de un parche de actualización necesario para activarlo, pero no hay duda ninguna de que nos encontramos ante otro de esos lamentables casos en los que tendremos que volver a pagar para disponer de contenido por el que ya habíamos pagado previamente. Por supuesto, Arc System no es la única compañía que lleva a cabo estas estafas (no se nos ocurre otra manera de definirlo), pero por mucho que se extiendan y por muy habituales que se vuelvan, no nos cansaremos de seguir denunciando estas injusticias ante las que el consumidor no cuenta con defensa alguna.

Además de las tres novedades antes mencionadas, hay otras dos nuevas incorporaciones al universo Guilty Gear, éstas ya disponibles de inicio: Bedman y Ramlethal Valentine. Los veteranos de la saga son un total de 12: Sol Badguy, Ky Kiske, May, Potemkin (ojo a su rediseño), Axl Low, Zato-One, Chipp Zanuff, Millia Rage, Faust, Venom, Slayer e I-No. Todos cuentan con nuevos ataques y movimientos especiales. Bien es verdad que se echan en falta personajes históricos como Baiken, Johnny, Zappa o Bridget, pero Guilty Gear Xrd es solo el principio, así que podemos estar seguros de que Arc System lanzará en menos de un año una revisión del presente juego con los ya habituales balanceos y nuevas incorporaciones de personajes.

Sin Kiske, hijo de Ky Kiske, es uno de los cinco nuevos luchadores que debutan en Guilty Gear Xrd. Hace gala de una personalidad alegre y desenfadada, aunque oculta un oscuro secreto.
Sin Kiske, hijo de Ky Kiske, es uno de los cinco nuevos luchadores que debutan en Guilty Gear Xrd. Hace gala de una personalidad alegre y desenfadada, aunque oculta un oscuro secreto.

En lo referente al sistema de control, siguen presentes los cinco botones de ataque: puñetazo, patada, golpe rápido, golpe fuerte y dust (ataque que proyecta al enemigo hacia atrás o hacia arriba para que podamos combear a placer). La barra Burst (para cortar cualquier ataque o combo del rival) y la de Tension (para ataques especiales y técnicas tanto de defensa como contraataque) también son más que familiares para los habituales a la saga. Además les sonarán técnicas como el Roman Cancel (para detener de raíz cualquier movimiento que efectuemos y así librarnos del tiempo de recuperación pertinente) o el Instant Kill (para acabar un combate de la manera más espectacular y rimbombante posible). Y por supuesto ahí siguen estando presentes el salto largo, el doble salto y las proyecciones aéreas que dan pie a unos juggles muy similares a los de la franquicia Marvel Vs. Capcom. Pues bien, todas estas mecánicas se han pulido y ampliado, ofreciendo nuevas vías de ataque, defensa y estrategia a todo interesado en profundizar en ellas.

En lo referente a modos de juego, tenemos el clásico arcade (compuesto por un total de 8 combates contra la IA), versus (contra la IA o contra otro jugador en la misma consola), M.O.M. (donde conseguimos medallas con las que mejorar a nuestros personajes), tutorial (para aprenderlo todo, desde lo más básico hasta las técnicas más complejas), challenge (diversos desafíos para cada personaje), misión (parecido a desafío, solo que con retos más específicos), training (el clásico entrenamiento libre), story (ojo, aquí no jugamos, solo somos espectadores), database (con las clásicas galerías de personajes, artworks, banda sonora aislada, vídeos…), y por supuesto el juego online, con salas dedicadas, combates personalizados, libres o especializados de cara a las estadísticas reguladas a nivel mundial.

Guilty Gear Xrd -SIGN- (PS3) Captura de pantalla

Guilty Gear Xrd -SIGN- (PS3) Captura de pantallaGuilty Gear Xrd -SIGN- (PS3) Captura de pantalla

El modo historia merece mención aparte ya que, como acabamos de apuntar, no es jugable en modo alguno. Es algo así como una película de animación (las secuencias están construidas con el motor del juego, tratamiento “frame by frame” incluido) que nos narra los acontecimientos relacionados con el nuevo arco argumental que nos ofrece Guilty Gear Xrd. Si esta manera de narrar la historia es acertada o no, ya queda a juicio de cada uno, aunque bajo nuestro punto de vista, la aprobamos plenamente. Y es que quien quiera combates ya tiene a su disposición un buen número de modos de juego tanto offline como online. Al menos, esta narración es mucho más dinámica, espectacular y entretenida que la ofrecida en los últimos modos historia de los juegos de Arc System, más cercanos a las mecánicas y maneras de una visual novel construida a golpe de imágenes estáticas, con una cantidad sobrecogedora de texto y unos cuantos combates aquí y allá. Así que bienvenida sea esta nueva manera de narrarnos una historia que, si bien no sorprende en su eje central (el combate contra Ramlethal Valentine y las conspiraciones del Cónclave), sí que lo hace en la multitud de flashbacks que nos ofrecen nuevas y jugosas revelaciones sobre los pasados de Sol Badguy, That Man y el origen de los Gears.

El apartado sonoro nos ofrece voces en inglés o japonés. Ambos doblajes son de alta calidad, no en vano ha sido el propio Daisuke Ishiwatari el encargado de su supervisión. La banda sonora es tan intensa y rockera como es de esperar en la franquicia, con de nuevo el incombustible y omnipresente Ishiwatari componiendo y supervisándolo todo. El online, al menos hasta donde hemos podido probarlo, funciona casi sin fisuras gracias a un reciente parche que ha mejorado la experiencia, y se espera alguno extra en el futuro para acabar de ofrecer un buen servicio al respecto. Tanto la versión de PS3 como la de PS4 comparten servidores en juego cruzado, algo que se agradece para no fragmentar una comunidad que seguramente decrecerá con el tiempo, y es que ya se sabe que a la hora de jugar online el referente único y atemporal no es otro que Street Fighter. Pero esto en Guilty Gear Xrd es un mal menor, ya que el juego hace gala de una IA impecable contra la que da gusto luchar ya seas un novato o un experto en el género de las tortas.

Conclusión: 

Guilty Gear Xrd pone en pantalla unos gráficos espectaculares, los cuales ofrecen una fusión entre bidimensionalidad y tridimensionalidad como nunca antes se había visto, y todo usando herramientas al alcance de cualquiera, pero que a nadie se le había ocurrido usar de este modo. Es el juego de lucha más intenso, grandilocuente y pulido que ha parido Arc System Works hasta la fecha, y eso desde luego es decir mucho. Dotado de un buen número de modos de juego offline, una IA de las mejores vistas en un one vs. one, unos combates vertiginosos, 17 personajes poseedores de un acabado fenomenal y un entramado online solvente, está especialmente recomendado para los aficionados al género que buscan diversión antes que competición, aunque el equilibrio del que hacen gala sus luchadores y el buen número de mecánicas y técnicas disponibles para profundizar también lo hacen ideal para darse de tortas con los amigos.

El juego ya lleva un tiempo disponible tanto en Estados Unidos como en Japón, y aunque su llegada a Europa parece estar confirmada, ésta no se ha producido al menos mientras acabamos de redactar el presente análisis. Eso sí, cuando llegue lo hará únicamente en formato digital, por lo que si queremos el juego en formato físico no tendremos más remedio que acudir a la importación. Mención especial para la edición coleccionista del título, la cual incluye un llavero con la forma de la hebilla del cinturón de Sol Badguy, un CD con una selección de la estupenda banda sonora, y el Codex, un pequeño libro de 68 páginas que resulta ser toda una chuchería para el aficionado a la franquicia, ya que rebosa contenido entre el que se incluyen completas biografías de todos los personajes aparecidos en la saga, un pormenorizado resumen de la historia de cada uno de los juegos lanzados hasta la fecha, un glosario de términos y una selección de las ilustraciones más espectaculares de Daisuke Ishiwatari.

Lo MejorLo Peor
El apartado visual: original, sorprendente y tremendamente espectacular.
Es obligatorio pagar para poder desbloquear a uno de los 17 personajes disponibles.
El primer Guilty Gear completamente nuevo en mucho tiempo.
La historia principal no ofrece demasiado interés, y su nula interactividad no gustará a muchos.
Modos de juego para parar un tren.
Aunque es normal que la versión estadounidense que poseemos no se encuentre en español, no albergamos esperanzas de que en su lanzamiento europeo (si es que finalmente se produce) se nos ofrezca una traducción al castellano de los textos.
Sistema de juego equilibrado, pulido y dotado de numerosas capas de profundidad.
La banda sonora, más rockera e intensa que nunca.

Puntuación

Excelente
Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.
Cómpralo sin pestañear.
Jugabilidad

La jugabilidad de Guilty Gear Xrd sigue siendo tan frenética y espectacular como es habitual en la franquicia. Su sistema de combos, contras, juggles y proyecciones consiguen hacer que se cuente entre lo mejor del género.

Gráficos

Tan buenos que por sí mismos son capaces de dar la sensación de que se ha producido un salto generacional en la franquicia, a pesar de que el juego es idéntico tanto en PS4 como en PS3. Los vídeos no le hacen justicia, hay que verlo de frente, en una buena pantalla HD, para que puedan ser admirados en todo su esplendor. Son los gráficos 3D más bidimensionales jamás creados, y sin duda deberían marcar tendencia ya que suponen la fusión perfecta entre las virtudes visuales de los juegos de lucha clásicos y modernos.

Sonido

Daisuke Ishiwatari vuelve a regalarnos una banda sonora intensa, rockera y desenfrenada a más no poder. Los 10 temas vocales (incluidos en un CD en la edición coleccionista del juego) tampoco tienen desperdicio alguno. En lo referente a las voces, tanto el doblaje inglés como el japonés se encuentran situados a un mismo nivel de calidad.

Multijugador

Con un referente tan claro y único como Street Fighter IV, algo así como el League of Legends de los juegos de lucha, es difícil para un título del género ofrecer algo que logre mantener una comunidad numerosa y fiel a lo largo del tiempo. Guilty Gear Xrd lo intenta con un online solvente y bien nutrido, aunque mucho nos tememos que en cuanto SF V irrumpa en el mercado ya no quedará nadie con quien jugar.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
9
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Arc System Works
Género: 
Acción
On-line: 
2 Jugadores
Lanzamiento: 
08/01/2015
Plataforma: 
PS4
También en:
PS3
+16Juego onlineViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad