Skip to main content
Publicidad
FIFA 16

FIFA 16, Análisis

review_game
| |

FIFA 16 no se duerme en los laureles y lucha por mantener a toda costa el trono del fútbol virtual. Mejoras en todos los frentes que se le criticó en FIFA 15 y con una apuesta por modalidades ya consolidadas para uno de los mejores juegos de la saga.

FIFA no quiere ceder el trono del fútbol que tanto le costó conseguir en la pasada generación de consolas. Después de años a rebufo, EA dio la vuelta a la situación del balompié virtual y esto no quiere que se vuelva a voltear. Al menos es la sensación que deja FIFA 16, un videojuego que se toma en serio todas las críticas que recibió la anterior entrega y que echa un vistazo al concepto de simulación como hacía entregas que no veíamos. Cuando el contendiente es bueno toca apretar los dientes y trabajar más. Y esta vez son muchos los cambios a mejor que se habían demandado y que se han integrado en el juego. Porteros, disparos lejanos, defensa o la velocidad de los delanteros se han equilibrado para ofrecer una experiencia que promete fútbol en estado puro. 

Había motivos por los que mirar con cierta desconfianza lo que se traía entre manos EA Sports con esta nueva entrega. FIFA 15 quemó a un gran grueso de usuarios que se encontraron con una retahíla de situaciones que acababan con la paciencia del más tranquilo. Se anunciaron unos porteros Next Gen que resultaron ser los peroes en años por sus malas salidas, su poca fiabilidad en remates o cobertura en el primer palo y la sensación real de que de la nada te la podían armar. A esto se le añadió una descompensación ataque-defensa excesiva. Los delanteros con el balón en los pies tiraban diagonales siendo más rápidos que defensas incapaces de girar con velocidad a por su presa. No era complicado meter goles superando seis y siete rivales arrancando desde el mediocampo en categorías altas (Primera División). La guinda estaba en los disparos lejanos, con esas parábolas imposibles que los porteros tragaban sin compasión. 

FIFA 16 (PS4) Captura de pantalla

A todo esto se añade un hecho, y es que ya llevamos algunas entregas en las que el juego final cambia sustancialmente después de su salida. Nos pasó con FIFA 14, que se transformó vía parche cuando buena parte de la comunidad estaba celebrando el ritmo más pausado del título y la mayor aleatoriedad de situaciones. Pasó con FIFA 15, un juego que nos mostró una demo más que convincente y posteriormente se convirtió en el título arcade desgranado anteriormente. Y claro, la demo de FIFA 16 ha gustado pero “Y sí?”. Pues no. Al menos en su lanzamiento, FIFA 16 mantiene las bases que se han visto en la demostración. El día antes de la salida del review se actualizó con un parche de 347 megas que hizo saltar las alarmas sobre si el juego se había convertido en FIFA 15. Para nada. El parche no toca ni la velocidad de los jugadores ni nada por el estilo. Así que FIFA 16 es lo que hemos jugado estas semanas y es un gran simulador de fútbol. 

Jugabilidad: agilidad y precisión
Es lo primero que destaca de esta nueva entrega de FIFA, los cambios que se han realizado en términos de agilidad y dinamismo. Estamos ante un título más pesado -en el buen sentido de la palabra- donde los jugadores no son tan ágiles como antaño a la hora de girar sobre su propio eje y donde los jugadores ya no son máquinas que pueden lanzar pases a compañeros que se encuentran justo a su espalda. Desde un primer momento veremos a jugadores que para girar con el balón controlado dan algunos toques de más, son más lentos de movimiento y eso les deja algo más expuestos. Aprender a controlar etas situaciones es importante porque el riesgo crece por varios motivos más.  

FIFA 16 (PS4) Captura de pantalla

El primero es que los pases ya no se regalan. La típica jugada del lateral que la pasa al extremo, y este de primeras la manda en diagonal hacía atrás al delantero, es ya historia. Aquí un pase complicado acaba con un balón mordido o con un esférico en pies del rival. Es especialmente sangrante cuando tenemos “prisa” para sacar el balón desde la línea defensiva, porque regalos así permiten al contrario armar contragolpes letales. Pero hay más elementos que juegan un papel importante en esta sensación de mayor imprecisión: los espacios. Se han achicado espacios, y no es raro tener jugadores encima de nosotros al poco de recibir el balón. Esto hace que nuestra menor agilidad y la presión que tenemos sobre nuestro jugador haya muchas más situaciones de error. Hay que aprender a controlar los jugadores y qué podemos hacer con ellos. Hay centrales que no están para recortar delanteros, por ejemplo. 

FIFA 16 nos limita el toque de balón rápido a cualquier precio, que eso no significa que no podamos jugar a un toque ni mucho menos, y nos penaliza en la conducción del esférico. Es un cambio de tercio importante en una saga que en su última entrega premiaba el uno contra uno por encima de todas las cosas, con jugadores controlando el balón siendo más ágiles y teniendo mayor movilidad que los que nolo tenían. Naturalmente, esto reporta en jugadas y situaciones que se dan en la vida real. Buscar el pase fácil al lateral, delantero que toca de cara al media punta, o extremos que frenan cuando se iban por banda, recortan y tocan hacia atrás. No es capricho, es necesidad porque sino perderemos la posesión. 

FIFA 16 (PS4) Captura de pantalla

Todo esto se traduce en muchas situaciones de contacto, balones que quedan divididos y pérdidas constantes. En lo que contacto físico se refiere no hay demasiadas variaciones a lo que hemos visto desde FIFA 13, cuando el motor de colisiones se estabilizó tras estrenarse de manera algo accidentada en FIFA 12. Veremos saltos a por balones divididos, segadas que acaban con un jugador en el suelo y rifi rafes realistas, aunque es cierto que no perdemos por el camino esa “secuencia trágica de rebotes” made in FIFA que nos permite ver como un delantero se lleva por delante a trompicones a dos o tres defensas o como un balón dividido cae, casualmente, en pies de un jugador en posición franca. Se sigue dando, pero dentro del conjunto no es algo sangrante… hasta que perdamos un partido por una jugada así, claro. 

Qué ruede el balón
El balón es protagonista siempre en los juegos de fútbol, y hay que decir que desde hace algunas temporadas la física del esférico se recrea muy bien tanto en FIFA como en PES. En el caso de FIFA 16 seguimos con un tacto similar al de la anterior entrega, pero por los cambios en mecánicas lo vemos comportarse de maneras novedosas. Balones mordidos que se quedan cortos o disparos que acaban botando antes de llegar al guardamenta son algunas de las nuevas reacciones que veremos debido a lo comentado anteriormente, a esos pases y salidas precipitadas que hacen que los jugadores lancen el balón de manera forzada. Lo cierto es que en conducciones, en pases a ras de suelo y en disparos desde todos los ángulos (disparo seco, con efecto en faltas, de calidad desde la frontal, definiendo ante el porteor…) su recreación es la deseada. Solo en algunos desplazamientos largos echamos en falta algo más de peso, siendo convincente y alejado de esos balones de playa que veíamos hace tres o cuatro años. 

FIFA 16 (PS4) Captura de pantalla

Una defensa infranqueable
Es, sin duda, uno de los grandes cambios de esta nueva entrega. Se han mejorado en animaciones pero sobre todo en velocidad de reacción. Se acabaron los defensas que son incapaces de girar para cubrir una diagonal de un delantero de FIFA 15, aquí reaccionan a tiempo, corrigen muy bien situaciones adversas y en general se mueven con cierta coherencia de equipo. Veremos a centrales que saben calcular su posición cuando hay un pase alto elevado (menos efectivo que en otras entregas), y los veremos intentar no dejar huecos entre ellos, ampliando la sensación de achique de espacios que comentábamos. De nuevo se usa el sistema de defensa táctico que tantos buenos resultados está dando en la saga: botón para perseguir, entrada normal y entrada fuerte (ambas permiten que el defensa se recupere a mayor velocidad para no quedar tan vendido), botón de apoyo, presionar y de la camiseta y marcar al jugador corriendo hacia atrás. 

Las defensas no son perfectas, y aunque se ha vendido que la defensa actúa como un bloque, es cierto que tiene algunas fisuras. Varios equipos con los que hemos jugado tienen tendencia a que los laterales suban demasiado y dejen espacios enormes en las bandas. Es cierto que el tempo de juego se ha rebajado y ya no hay escapadas tan letales -el central puede ir a cerrar sin problemas- pero se generan varias situaciones por estos laterales algo despistados. Se puede editar en la estrategia a seguir, pero se echa en falta que de manera orgánica, si un lateral sube, el centrocampista de turno cierre un poco el espacio que deja su compañero. También fallan algo en los centros avanzados, una de las novedades de este año. El delantero se desmarca muy bien ante esta característica y a veces el central no responde como debería. No sucede siempre, pero sí que algunas jugadas podríamos esperar más. 

Toca y vete: Ataque colectivo
Las jugadas impresionantes escapando de varios jugadores no han desaparecido de nuestras herramientas ofensivas, pero sí que precisan de habilidad para hacerlas y ya no vale ir cambiando de dirección con el sprint pulsado. Los delanteros rápidos no son tan decisivos porque con el balón bajan enteros de velocidad, algo lógico aunque sea una regla que no se confirmara hace justo un año. Por esto, lo más importante en el apartado ofensivo es saber tocar entre los delanteros y buscar el hueco para filtrar el balón. Es tremendamente satisfactorio ver como sale más a cuenta aguantar y lanzar un pase que no intentar arrasar un delantero contra cuatro defensas a ver qué sale. 

Seguimos teniendo regates y cambios de dirección útiles (L2 sirve y mucho para ello) pero sin poder emborracharnos de balón. Se ha añadido un regate sin balón que permite hacer fintas y poder cambiar de dirección que tiene su utilidad a gran velocidad, pero que a veces muestra alguna animación poco verosímil en ciertos movimientos. Dentro del área, saber ponerse en disposición para rematar es clave, ya que no vale disparar de cualquier manera o buscar algo fácil como el palo corto del portero, que ahora está resguardado. Tenemos nuevas animaciones para definir dentro del área, y es más importante que nunca la posición del delantero o si está con la pierna buena o mala encarando a portería. En general, los jugadores tendrán que acostumbrarse a nuevas mecánicas también a larga distancia. Desde fuera del área, los disparos lejanos piden mucha más potencia para salir en dirección a la escuadra, y eso significa que la precisión baja muchos enteros. No será nada raro disparar raso o lanzar pelotas demasiado flojas a las manos del portero. Se acabaron los goles de exterior desde 40 metros.  

FIFA 16 (PS4) Captura de pantalla

Eso sí, a cambio tenemos de vuelta el tiro de calidad. No en una versión letal como en alguna entrega anterior (FIFA 10) pero sí con bastante peligro. Dentro del área o cuando encaramos un mano a mano con el guardameta es nuestra mejor arma para superar al portero y marcar. Desde la frontal, si vamos con la pierna buena del delantero y ajustamos la potencia, también será un recurso muy útil. No consideramos que esté roto, pero sí que es una herramienta que tiene más eficacia que los disparos normales desde fuera del área por ejemplo. 

Entre un juego de centros absolutos como FIFA 14 y un juego donde no hacía falta como FIFA 15 se encuentra FIFA 16, que potencia los balones colgados al área con una gran cantidad de remates convincentes que podemos dirigir y acertar si pulsamos en el momento justo pero que sobre todo destaca por la mecánica del centro. Se ha añadido un centro avanzado como gran novedad, y lo cierto es que tienen mucho peligro. No valen desde cualquier posición ni lanzarlos de cualquier manera, pero sí que un centro bien medido de esta manera tiene más opciones de éxito que otros. El delantero se desmarca de manera magistral ante estos balones mientras que a veces, no siempre, los defensas no están a la altura de las circunstancias. Siguiendo con los balones al área, llegar a línea de fondo y dar el pase de la muerte también sigue siendo útil, aunque los defensas están más avispados al corte que el año pasado. 

FIFA 16 (360) Captura de pantalla

Entre todas estas novedades y cambios también falta mencionar el pase fuerte, otra característica nueva que permite lanzar un balón a gran velocidad hacia un jugador. Si se controla bien es muy peligroso porque cruza líneas defensivas con facilidad, aunque el control del receptor es mucho menos preciso y, por ejemplo, si rematamos de primeras un pase de este tipo tenemos que ir con cuidado si no queremos lanzarlo por encima del travesaño. En todo caso tiene su miga dominarlo porque puede desencallar situaciones de defensas posicionales inmóviles ante nosotros. En todo caso, sí que hemos visto que las jugadas a balón parado tienen un porcentaje elevado de acierto por encima de otras jugadas. Faltas en la frontal entran con cierta facilidad, no como en FIFA 15 pero mantienen mucha efectividad, mientras que veremos varios córners también con final feliz (o trágico, si es en contra). 

Esto sí son porterazos
Se anunció a bombo y platillo la llegada de los porteros Next Gen con nuevas animaciones, pero el fracaso fue estrepitoso. Esta vez sí se han conseguido recrear auténticos porterazos que son auténticas bestias debajo de los palos. Es sin duda una de las mejores noticias de esta entrega: son felinos en disparos de fuera del área (fallan más con tiro de calidad), en las jugadas dentro del área responden con acierto y en el uno contra uno saben aguantar, lanzarse a un costado y sacar manos de handbol en disparos a bocajarro. Además, también son un seguro de vida en balones altos o en córners demasiado cerrados. Ya sea cogiendo el balón o despejando con los puños. Se han acabado los goles en el primer palo, las salidas que no tenían en cuenta tapar la portería y en las faltas se lanzan y detienen, aunque sean algo más vulnerables en libres directos cercanos. De hecho, probablemente para algunos “paren demasiado”, pero se agradece sentir esta fiabilidad porque también es más satisfactorio cuando metemos gol. 

FIFA 16 firma un acuerdo exclusivo con el Real Madrid Captura de pantalla

CPU vieja conocida
Hay cosas que no cambian en FIFA, y una de ellas es la más que discutible CPU que año tras año arrastra el juego y hace que jugar en solitario no sea, tal vez, la mejor de las propuestas para uno. Y es que la CPU sigue manteniendo una IA discutible que hace que se repitan patones y estilos de juego de manera continuada aunque juguemos con equipos distintos, haciendo que se pierda realismo cuando disfrutamos de algunas de las múltiples modalidades con las que cuenta FIFA 16. Hasta nivel profesional la CPU es fácilmente ganable y no tendremos problemas con ella. En Clase Mundial empiezan los problemas. Se la puede vencer pero a costa de ver como los equipos juegan con un dominio del balón que puede llegar a ser desesperante. Por no hablar del modo leyenda en el que las diferencias se agrandan. 

El principal problema no es que la CPU sea mejor que nosotros, sino la falta de variedad de patrones que ofrecen los equipos. Podremos acabar dominados por un Boca Juniors o por un Vilarreal sin problemas durante la pretemporada del Barça, y veremos escasas diferencias entre los estilos de uno u otro equipo. Una CPU podría ser muy buena pero jugar al pelotazo porque ante el Madrid, un recién ascendido es como se siente más seguro. Pero no, por el contrario veremos como se lanzan pases entre los jugadores del equipo rival a gran velocidad y precisión mientras esperamos poder rebañar el balón en algún momento. De nuevo los sliders serán nuestros aliados, aunque a medias: es una manera de reducir el éxito de ciertos elementos del partido, pero vale para todos los equipos iguales. Y esa es la principal queja. Si en la vida real no juega igual un Atlético que un Arsenal, aquí ya debería llegar la hora de que se intentara recrear aunque fuera con algunos patrones básicos. 

FIFA 16 firma un acuerdo exclusivo con el Real Madrid Captura de pantalla

Y eso que como es habitual podremos cambiar la tendencia y estilo de juego de nuestro equipo desde el modo estrategia, que no solo permite toquetear la formación sino también actitudes de los jugadores en el terreno de juego y estilo de juego del equipo, permitiendo que se estire más o menos, que busque más remates dentro del área o esperar en la frontal, etc. Detalles que cuando jugamos nosotros se notan por la disposición y dinamismo de los jugadores pero que no acaban de marcar el perfil deseado cuando es la CPU quién está al mando de nuestro principal rival. 

Fútbol femenino y otras novedades
A nivel de modos de juego y licencias, FIFA 16 destaca por la novedad del fútbol femenino, que permite disfrutar de 16 selecciones nacionales del deporte rey practicado por las chicas ahora que este año ha sido el Mundial. Lo más significativo de este modo es sin duda como el tacto y la recreación de los partidos es distinta a la de los jugadores masculinos. Menos precisión, el balón no tan pegado al pie y movimientos que se han creado con cierta gracia. No estamos ante un FIFA con skins de chicas, sino que se ha querido dar un trato distinto a estos partidos y el resultado es interesante, algo que seguramente agradecerán mercados como Estados Unidos donde la selección de fútbol femenina, además de ser top, es muy seguida. 

FIFA 16 (360) Captura de pantalla

A nivel de licencias, destaca la presencia de multitud de campos (todos los de la Premier, cuatro españoles, tres franceses, tres italianos y dos argentinos entre muchos otros) y el hecho de haberse mantenido las ligas presentes e importantes de Europa como la española, inglesa, francesa, italiana, alemana (todas ellas con segunda división y en el caso de la Premier, hasta la cuarta) y muchas otras como las ligas de Australia, Austria, Bélgica, Dinamarca, Holanda, Noruega, Polonia, Portugal, Irlanda, Rusia, Arabia Saudí, Escocia, Suecia, Suiza, Turquia, Estados Unidos y las ligas latinoamericanas de Argentina, Chile, Colombia, México y 15 equipos de Brasil. De nuevo, la asignatura pendiente por sacarle un pero a este despliegue (además de la falta de alguna licencia como la mayoría de equipos de la Serie B o equipaciones de varios equipos sudamericanos) es en selecciones nacionales, donde siguen faltando conjuntos africanos y asiáticos. 

Carrera offline, Carrera online
El modo principal offline vuelve a ser un modo carrera que tiene una presentación muy parecida a la que ya conocíamos y que aporta algunas novedades en su propuesta. La primera que nos encontramos es la de los torneos de pretemporada con equipos de todo el mundo, a lo que se le suma la posibilidad de entrenar a jugadores cada semana para mejorar varios atributos. El resto se mantiene bastante continuista, con retoque sen ciertos traspasos (no hemos visto el clásico movimiento raro en un equipo que no debería poder pagar según qué jugadores) y la posibilidad de gestionar todo lo que atañe al club a nivel de dirección deportiva, entrenador y jugadores. El sistema de trapasos con el presupuesto, las negociaciones entre clubes y con los jugadores son lo más divertido de este modo, sin duda. En modo carrera, como es habitual, podremos escoger si queremos jugar como entrenador y contorlarlo todo o como Soy Leyenda, siendo un jugador dentro del conjunto. Junto a ello no falta la posibilidad de jugar a las ligas y copas de cada país, la nueva retahíla de juegos de habilidades, partidos rápidos o partidos de la semana que están enlazados con las jornadas reales de cada semana. 

De nuevo es en contenido online donde FIFA marca la diferencia con una gran cantidad de propuestas que se mantienen en estos últimos tiempos. Por un lado tenemos las temporadas en línea, donde tenemos que subir de división tras un período de diez partidos, a lo que se le suman las Copas que se pueden jugar los fines de semana cada quince días. A ello se mantiene el modo cooperativo para dos jugadores bajo el mismo paraguas de temporadas y, cómo no, el modo Clubes Pro donde podemos crear un club, fichar amigos y otros jugadores y quedar para participar en partidas de hasta 11 vs 11 con un rendimiento de netcode muchas veces mejor que el del propio modo cooperativo. 

Pero el rey sigue siendo FUT. Ultimate Team es para muchos el motivo principal de compra de una entrega de FIFA, y en EA lo saben. Por eso, a su clásica fórmula de crear nuestro equipo a base de jugadores, conseguir química entre ellos, subir divisiones y ganar partidos en torneos ya sea online u offline, se ha añadido el modo Draft. Se trata de una modalidad interesante que nos invita a elegir una formación y a escoger un jugador de cinco que se nos proponen para cada posición con la intención de crear el mejor equipo (a nivel de calidad y de química) posible y enfrentarnos en series de cuatro partidos para ganar recompensas en forma de monedas o sobres. Lo interesante del modo es que todos los jugadores del título están disponibles, por lo que nos puede tocar jugadores inimaginables o inalcanzables en el modo normal, como es el caso de las leyendas que están disponibles en Xbox en exclusiva. 

Apartado técnico
Visualmente FIFA 16 mantiene los elementos reconocibles de la saga y un estilo muy continuista respecto a sus anteriores entregas Next Gen. Destacan las caras de algunos jugadores conocidos -no todos ya que algunos fracasan en el intento de recrear fielmente rasgos faciales- y la recreación de varios estadios que parecen estar hechos al dedillo, sobre todo en el caso de los ingleses. A nivel visual el juego cuenta con varios detalles como el césped que se va deteriorando, acabados en camisetas de los jugadores de calidad y un sinfín de animaciones marca de la casa que hacen que casi todo fluya de manera correcta. Se echa en falta todavía un salto más importante en las nuevas plataformas, y hay varios detalles como el público o las celebraciones de los goles que siguen sin transmitir la pasión que se les presupone. Pero el acabado, en general, es más que notable para un juego que ha añadido algunos efectos bien trabajados, como la niebla que ocupa ciertos partidos y juega malas pasadas a nivel de visibilidad. 

La banda sonora vuelve a ser un espectáculo con una tracklist variada y completísima para los menús que toca diversos géneros y nos presenta grupos musicales que más temprano que tarde escucharemos en las radios. A ello se añaden cánticos realistas de varios campos -como el You’ll Never Walk Alone del Liverpool- y un griterío en general bien llevado, que eso sí contrasta con los comentarios de Manolo Lama, Paco González y Antonio Ruiz. De nuevo, tópicos y pistas de audio que nos conocemos de memoria, algunas frases nuevas que no acaban de encajar y que son tan específicas que se nota demasiado cuando se repiten de un partido a otro y la sensación, otra vez, que los comentarios en inglés son bastante más productivos.

Conclusión: 

FIFA 16 toma nota de todo lo que debía mejorar y ataca cada uno de los problemas identificados hace un año. El juego nos presenta un sistema defensivo totalmente mejorado, eficaz y realista en el que se ofrecen herramientas para frenar a los delanteros más habilidosos gracias a defensas que se anticipan, corrigen su posición y reaccionan a tiempo. A ello se han añadido unos porteros sí son Next Gen de verdad con actuaciones memorables en todo tipo de situaciones y se ha revisado y mejorado todo el sistema de disparos lejanos y mecánica de pases, mucho menos automáticos y menos precisos que antaño. El ritmo de juego es más pausado -todavía podría ajustarse más- y se ha reequilibrado el sistema de ataque, con delanteros veloces que ya no son tan decisivos y en el que el juego colectivo gana enteros por delante del uno contra uno. 

Con menos desborde, mayor circulación de balón, más importancia de la posición del jugador para asistir o disparar y pases por alto menos eficaces, el resultado es un juego con un componente de simulación más acusado que deja atrás la propuesta excesivamente arcade de su predecesor. Además, algunas de las novedades, como el centro avanzado o el pase fuerte, añaden más posibilidades para que el usuario controle lo que puede realizar en el terreno de juego. 

Pero FIFA 16 no es un juego perfecto y se arrastran algunos tics, como esas jugadas en las que los rebotes acaban beneficiando descaradamente a un atacante o algunos huecos que dejan los laterales (eso sí, algo más defendibles con los centrales yendo al espacio ante delanteros que ya no son tan rápidos con el balón en los pies). Por no hablar de una CPU que sigue siendo el gran lastre de la saga, sin estar al nivel esperado en dificultades elevadas y con un dominio exasperante del balón y la evidente falta de estilos distintos que diferencie un rival de otro, algo que desesperará a los que jueguen en solitario.

FIFA 16 tiene cosas por pulir, pero se mantiene como un producto completísimo gracias a una ingente cantidad y calidad de modalidades (en este punto hay cierto conservadurismo, cierto es) donde reinan, otra vez, las propuestas online como Temporadas, Cooperativo, Clubes Pro o el estelar Ultimate Team y su nueva apuesta Draft; con un completo modo carrera para los amantes del juego offline, imbatible en licencias a las que se suma el fútbol femenino y una banda sonora marca de la casa por los menús. Como producto, poco se le puede echar en cara desde hace tiempo en propuestas pensadas para todo tipo de jugador. Lo bueno es que este año, además, la jugabilidad vuelve a estar acorde.

Lo MejorLo Peor
La defensa, totalmente mejorada: por fin se puede hacer frente a delanteros relámpago
La CPU arrastra los problemas de siempre: abusiva en niveles altos y sin cambios según equipos
Revisión y mejora del sistema de disparos y de pases, menos automático y menos precisos
Algunas situaciones marca de la casa en forma de rebotes o porcentaje de acierto a balón parado algo elevado
Esto sí son auténticos porteros Next Gen
Se echan en falta algunas selecciones más y más estadios españoles
La sensación real de que el juego colectivo gana enteros por delante del uno contra uno
Hay un FIFA para cada tipo de jugador gracias a sus modos estrella: Clubes Pro, FUT, Carrera, Cooperativo, Temporadas...
Portento a nivel de licencias, con el añadido este año del fútbol femenino

Puntuación

Muy Bueno
Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.
Cómpralo.
Jugabilidad

Defensa totalmente renovada, mucho más eficaz, capaz de ser útil ante delanteras rápidas y que sabe corregir situaciones adversas. A ello se le suma mejores porteros que nunca, sistema de pases y disparos totalmente revisado y mejorado y un juego en el que el colectivo está por encima del uno contra uno, entre otras cosas por la presión que impregnan los centrocampistas y defensas y por una rebaja evidente en la agilidad de movimientos de los jugadores con el balón en los pies que los hacen más vulnerables. Algunas novedades como el centro avanzado y el pase fuerte aportan más variedad de herramientas sobre el terreno de juego, mientras que otras como el regate sin balón, a pesar de su utilidad, todavía tiene margen de mejora. No faltan tics de la saga (esos rebotes beneficiando a porteros o faltas y córners con porcentaje de peligro elevado), pero en general la apuesta por la simulación es evidente comparado con FIFA 15. Menos efectividad de pases largos por alto, menor importancia de la velocidad como atributo y un ritmo de juego más pausado... aunque todavía podría ajustarse más.

Gráficos

Gráficamente el juego sigue la línea de su predecesor, con algunas mejoras en detalles, más caras de jugadores conocidos recreadas con fidelidad (contrastan lo poco que se parecen los que no están recreados) y en general, cuando jugamos con la cámara in-game se ven los campos con detalles de sombras, el césped que se va desgastando, la presencia de novedades como el spray del árbitro, etc. La física del balón es acertada en la mayoría de situaciones, respondiendo de manera verosímil, y el contacto de jugadores mantiene lo que ya vimos en anteriores entregas. Buena reacreación de varios estadios, sobre todo los ingleses.

Sonido

Banda sonora en los menús marca de la casa con un sinfín de canciones de todo tipo de géneros y grupos que hace agradable la navegación. Los estadios cantan algunos cánticos propios identificables fácilmente, pero por el contrario seguimos teniendo unos comentaristas en castellano que no se asemejan a sus narraciones reales ni aportan ritmo ni variedad suficiente. En inglés mantienen un gran nivel general.

Multijugador

Es la estrella del juego, ya que hay un FIFA para cada jugador gracias a sus potentes modos de juego a nivel online. Clubes Pro, Cooperativo, Temporadas y FUT, que añade esta temporada el modo Draft, responden a perfiles de usuarios que pueden ser totalmente distintos entre sí y ofrecen un abanico de posibilidades impresionante. El rendimiento del netcode es bueno por lo que hemos probado en términos generales.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,8
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 19.95 € Comprar >
PAL/ES 36.67 € Comprar >
PAL/ES 42.90 € Comprar >
PAL/ES 44.90 € Comprar >
Desarrolla: 
EA Sports
Género: 
Deportes
On-line: 
2 Jugadores
Lanzamiento: 
25/09/2015
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PS4
También en:
360 PC PS3 XBO
+3Juego online

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad